VESTÍAS DE AZUL

Muchas veces en la vida las cosas dependen en gran medida del color que tengan, o del color con el que las quieras ver. Hay colores que se quedan grabados en nuestras retinas en un recuerdo imborrable, simplemente basta con cerrar los ojos para volver a verlos.


Esta tarde he acabado de leer "La flor de mi secreto". Sí, no es un error tipográfico, lo he acabado de leer, porque aunque casi todos conoceréis la película de Almodóvar, lo que he estado leyendo estos últimos días fue el guión en que se basó. Escrita y remodelada por nuestro querido Pedro, quizá esta película es la que más me gusta de toda su filmografía. Casualmente, hace años que no la veo. Recuerdo que le tenía en Oviedo, cuando vaya en navidad tengo que recordar buscarla y tráermela a Madrid, me apetece volver a verla. Este guión recoge el texto de la película en sí, y al final del libro un Epílogo que contiene las reflexiones del autor. No sé si debe a que Almodóvar es libra como yo, o a que la fascinación que siempre he sentido por sus películas hace que me sienta aún más identificada con él y su forma de sentir, pero es que sus reflexiones podrían ser mías.


Almodóvar dice algo así como que las películas no son lo que son sino los recuerdos que has guardado de ellas. Yo tengo muchos recuerdos de La Flor de mi Secreto después de tantos años, retazos de aquí y allá que probablemente no existan en la cinta original sino en mi cabeza. Pero hay un recuerdo intenso, el momento en que Echanove y Marisa Paredes se cruzan en medio de una manifestación, ella está huyendo de sí misma, él buscando ni sabe qué. Mucho tiempo después él le dirá "De azul vestías tú el día que huyendo de tu vida, te chocaste con la mía". Me ha alegrado ver que esta frase era una de las que Almodóvar quería resaltar de toda la película, esa escena del encuentro en medio de la huída, ya que mis recuerdos selectivos otra vez han sido almodovarianos. Porque Almodóvar nos dice en el epílogo del libro que es cuestión de colores.


Curiosamente esta escena se basa en una escena de la inolvidable Casablanca. Cuando Bogart vuelve a ver a Bergman ella le pregunta si recuerda el día que los alemanes ocuparon París, el último día que se vieron. Él le constesta: "Los alemanes vestían de gris y tú de azul

4 comentarios:

  1. qué curioso.. a mí no me gusta nada almodóvar, qué le voy a hacer.. pero quizás leído me guste más (es que los actores españoles..)

    ResponderEliminar
  2. No es que sea de mis directores fetiche pero me gusta mucho.

    En cuanto a lo de los colores... yo tengo mas recuerdos a través de los olores. Una colonia, un olor corporal... me llevan al pasado en un plis plas.

    ResponderEliminar
  3. ALmodóvar... ni me gusta, ni me disgusta. Hay pelis que sí, pelis que no, pero sí hay imagenes y frases que se quedan clavadas.

    ResponderEliminar
  4. Una escena que me encanta es cuando discuten en la cocina Chus Lampreave y Rossy de Palma (me parece memorable).

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)