AL ABUELO ANTONIO. IN MEMORIAN


Hoy se cumplen setenta años de la muerte del gran poeta Antonio Machado, y desde aquel aciago día España permanece huérfana del hombre que nos enseñó lo que verdaderamente significaban las palabras Respeto y Libertad. No podía dejar pasar este día sin honrar la memoria de este hombre que ha sido algo así como un abuelo para mí. De su mano aprendí a recitar versos y a recorrer los campos de Castilla en pos de ese sol que siempre se esconde tras el horizonte. Cuando fui mayor, aprendí a valorar el inmenso trabajo político que realizó en aquella España dividida y herida, de la que aún hoy sufrimos sus ecos.

Machado nació en Sevilla, pero tras pasar más de veinte años de su juventud en Castilla, su alma se volvió en cierta medida castellana. Nadie como él habló de estas tierras, ni de los anhelos del hombre, ni defendió la libertad tras una bandera tricolor. El abuelo Antonio, el hombre bueno que un día como hoy de hace muchos años nos abandonó y nos dejó huérfanos para siempre.

Pero aunque hayan pasado setenta años y puedan pasar otros muchos más, su estela de hombre bueno no se olvidará nunca. Sigue cuidando de nosotros como una estrella iluminada a lo lejos, sobre el horizonte de esas tierras castellanas que tanto amó. A su tumba, aunque parezca mentira, siguen llegando cada día decenas de cartas, cientos de flores y visitas de personas que nunca lo conocieron y en los que sin embargo su poesía y sus ideas siguen anidando aún hoy.

Él, que nunca persiguió la gloria, ni dejar en la memoria de los hombre su canción, lo ha hecho mejor que nadie.

¡¡¡Cuánto te echamos de menos, querido abuelo Antonio!!!


QUE NO TE VENDAN AMOR SIN ESPINAS

Yo soy de las que piensan que en muchos retazos de nuestra vida el azar juega un papel predominante. En cuestión de las lecturas, estoy totalmente segura de ello (en el resto de cosas también, la verdad), hay libros que se cruzan en tu camino de repente y se saltan todas las colas de pendientes, y otros que coletean durante años hasta que acabas por leerlos. La lectura es una de mis grandes pasiones, y últimamente más aún, ya que gran parte de mi tiempo de ocio que antes destinaba a otro tipo de cuestiones, ahora lo destino aún más a leer.

Hos os quiero hablar de uno de los libros que he leído más recientemente, "El libro del amor esquivo", un libro que cayó en mis manos por casualidad; nunca había oído hablar de él, pero leyendo la contraportada, me pareció interesante. Después, a lo largo de su lectura, se reveló como mucho más interesante aún. El hecho de que tenga un premio (en este caso ha sido finalista al premio Nadal en la edición de este año) suele echarme para atrás. Es algo así como un acto reflejo, simplemente que un libro haya obtenido un premio me hace desconfiar de él, ya que en muchas ocasiones el premio no es merecido, sino que se otorga por razones de otra índole. Sin embargo, en ocasiones ocurre el milagro y te encuentras con un excelente libro además de un premio literario. Esto es precisamente lo que me ha ocurrido a mí leyendo "El libro del amor esquivo", que me he llevado una maravillosa sorpresa con un libro que no conocía de nada (ni siquiera había oído hablar de él) y que me ha encantado. Con ello, compenso en buena medida el gran fiasco sufrido hace unos tres años con un Premio Nadal, "Llámame Brooklyn", que me resultó totalmente infumable.

Lo primero que me llamó la atención fue la ilustración que consta en la portada, una mujer desnuda mirando no se sabe hacia dónde, y detrás un hombre pertrechado tras un periódico abierto. Detrás de la mujer existe un árbol, de manera que los cabellos de ésta y las hojas del propio árbol parecen confundirse al menos en la primera visión. Fijándote con más detalle, te das cuenta de que es una ilusión óptica, pero en esa primera impresión, me vino a la memoria la imagen de Dafne escapando de Apolo y convirtiéndose en laurel para así poder escapar de los brazos del dios. Eso sí que fue un amor esquivo, y tan esquivo, Dafne tuvo que salir corriendo y renunciar a su propia vida para esquivar a Apolo, en esa historia que inmortalizó tan magníficamente Bernini en una de sus esculturas más famosas. Ya desde la propia portada me gustó, así que una buena edición, una buena portada, el atisbo de una historia interesante en la contraportada? y de pronto surgió la magia, empecé a leer el libro y aún me gustó más, me enganchó de principio a fin.

"El libro del amor esquivo" se divide en tres historias o relatos largos. Entre los tres relatos existe una ligera conexión en la figura de Félix, el protagonista del primero de ellos, que sirve de eslabón al resto de los relatos. En estos otros dos relatos, los protagonismos de los mismos son personas que tienen una relación más o menos tangencial con el propio Félix. Siguiendo con los recuerdos y con las conexiones mentales, esto me recuerda a las trilogías de Baroja, donde los protagonistas nunca eran los mismos, pero que existía una conexión directa o tangencial entre todos ellos. Es una buena forma de contar historias.


DEL AMOR Y OTRAS HISTORIAS.

Si el azar campa a sus anchas en el mundo, especialmente en el caso del amor es mucho más intensa su influencia. El amor no solamente es ciego, sino que a veces está loco, pero loco de remate. Los amores vienen y van, a veces ni siquiera llegan del todo, o se van pronto, o en el mejor y más raro caso, se quedan siempre. Pero muchas veces el amor es totalmente esquivo, pasa por nuestro lado y no nos enteramos, siempre nos enamoramos de quien no se fija en nosotros y viceversa: en quien se enamora de nosotros, ni siquiera nos fijamos.

Este libro habla de historias paralelas, de historias de amor que no llegan a cuajar, de vidas que se cruzan y se separan, de historias de amor que empiezan y acaban, de aquéllas que no empezaron y que años después de pronto tienen lugar. En definitiva, un absoluto enjambre de historias paralelas entre las calles de Madrid, con personajes que de algún modo tienen conexiones entre sí, que a veces se cruzan en la calle sin conocerse y que un día coinciden y toman conciencia unos de otro. Madrid es una ciudad maravillosa donde muchas veces ocurren este tipo de cosas; en ocasiones cuando voy en el metro pienso en ese tipo de cosas, en la cantidad de personas con las que nos cruzamos cada día y que son totales deconocidos hoy y que quizá dentro de algún tiempo se conviertan en nuestros amigos, vecinos, parejas, compañeros de trabajo etc. Es lo que tiene vivir en una ciudad grande donde casi nadie se conoce. Otras veces los encuentros y desencuentros se producen por mero azar. A veces no coincidimos con alguien por espacio de escasos segundos, o sí coincidimos precisamente por ese azar que hace que nuestros pasos o nuestras miradas se crucen en un mismo instante. Es la omnipresencia del azar en nuestras vidas y nuestro mundo, prácticamente todo sucede por azar, y el paso que damos hoy quizá haga que mañana demos otro paso relacionado o cambien de una u otra manera el curso de nuestras vidas.


LOS RELATOS DEL LIBRO DEL AMOR ESQUIVO.


1. PRIMER RELATO: "CUANDO ERA OTRO".

El primer relato te engancha desde su primera página. Comienza con la historia de amor entre Félix y su primera novia, que nacieron en el mismo hospital y a la misma hora, y desde entonces no se han separado. Pero las cosas cambian un poco cuando terminan la carrera, su novia saca las oposiciones y él se queda en Madrid estudiando para esas mismas oposiciones que no ha aprobado. Después viene la ruptura, y tras una etapa oscura Féliz vuelve a salir a la calle y retomar las riendas de su vida, mientras sigue preparando las oposiciones. Una vez más, el azar hará que en su vida se cruce un nuevo amor en la figura de Luz, una chica a la que conoce por Eduviges, una viejecita encantadora, antigua vecina de los padres de Félix.
Este relato habla en un primer momento de la casualidad, de cómo en la vida se cruzan y se descruzan caminos, del tan mencionado como cierto dicho de que cuando una puerta se cierra, otra se abre. Félix conoce a Luz y empieza a vivir una vida sencilla y alegre a su lado, en una historia que al principio arranca poco a poco, pero que luego termina por estabilizarse a todos los niveles. Sin embargo un buen día, en un bar al que suelen acudir juntos con frecuencia, una persona enciende en ellos la llama del desasosiego. Gabriel es una persona que trabaja de algo parecido a relaciones públicas en ese bar, y una de las cosas que habitualmente hace es desvelarles su porvenir a los clientes. En esta ocasión es él quien con una frase dicha a cada uno de los amantes, a Féliz por un lado y a Luz por otro, desencadena las sombras de la traición, y los caminos una vez más se cruzan y se descruzan a veces por puro azar y otras veces por hilos y conexiones que desconocemos.

Se trata sin lugar a dudas de un relato trepidante desde el inicio hasta el fin, que te hace ir cayendo más y más en su historia y enredarte en ella. Lo que al principio parece una historia como tantas otras, termina complicándose y a la vez desvelándose poco a poco según vas leyendo. El final se presenta trepidante, aunque muchas de las cosas que no sabías las irás descubriendo en el segundo relato, donde las piezas empezarán a encajar una tras otra. De ahí que los tres relatos del libro estén encadenados, como una peculiar trilogía presidida por el azar.


2. SEGUNDO RELATO. "LA NIEBLA".

El protagonista del segundo relato es Gabriel, el relaciones públicas del bar al que muchas tardes acudían Luz y Félix. El personaje de Gabriel prácticamente no tiene peso en el primer relato, es un mero secundario que de alguna manera influye en la historia entre Luz y FéliX, pero poco más. Sin embargo, en este segundo relato, Gabriel es el absoluto protagonista de la historia. Conoceremos su infancia en una pequeña aldea gallega, las vueltas que ha dado por el mundo hasta recalar en el Madrid de los Austrias. Él cree que su pasado está totalmente olvidado, hasta que un buen día entra en el bar Flora, una vecina y un amor imposible y desvencijado de su adolescencia. Ella le traerá los mejores y los peores recuerdos de su aldea y su pasado.

Pero las cosas empezarán a complicarse poco a poco, en este caso los caminos que en el pasado no tomamos vienen a buscarnos en el presente. Y veremos cómo las cosas no son lo que a primera vista podrían parecer. Las conexiones con la historia de Félix y Luz son más de las que antes pensábamos ya que personajes que formaron parte del pasado de ellos vienen a formar parte tangencial pero inexorablemente de la historia actual de Gabriel y Flor.

Creo que este relato sin duda es el más duro de los tres, el que más se ajusta a la novela negra, una historia de intriga, de celos, de miedo, de intentos de escapar. Me gustó mucho, al igual que los otros dos, pero he de reconocer que fue el que me gustó quizá un poco menos. Probablemente porque con el resto de las historias del libro me sentía identificada de una u otra manera, y con ésta no. Aún así, la historia es buena y además no sólo desvela los secretos de la vida del propio Gabriel, sino que nos desvela algunos detalles relacionados con la historia de Félix y Luz, que no habíamos llegado a comprender del todo.


3. TERCER RELATO: "MOMENTOS ROBADOS".

El tercer relato fue sin duda el que más me gustó de todos, quizá porque la protagonista, Eva, se llamaba como yo, y también porque no podía evitar sentirme reflejada en algunas cosas en los rasgos de su personaje. Eva es una chica de un pueblo pequeño que ha venido a Madrid a ganarse la vida y malvive trabajando en una tienda de revelado de fotografía. Allí conocerá a un hombre que en gran medida le hará perder la cabeza y también modificar el curso de lo que ha sido su vida hasta ese momento, y con él empezará una relación amorosa que también tendrá un camino.

Eva encuentra en la fotografía uno de sus hobbys, el hallazgo casual de una cámara en sus manos en medio de la Plaza Mayor le abrirá los mundos de la fotografía y lo que empezó siendo un simple entretenimiento, terminará convirtiéndose en su profesión. Eva hace fotografías en cualquier esquina de Madrid y entre sus cientos de ellas un día hará una a un cantante famoso, por lo que venderá esa foto a una revista del corazón y se verá involuntariamente inmersa en el mundo de los paparazzi, convirtiéndose en una de ellos. Por medio de ese trabajo descubrirá involuntariamente las partes oscuras de la personalidad de su pareja, haciéndole en cierta medida cambiar de rumbo sentimental. Entre medias, aparecerá una tercera persona, un compañero de trabajo, también paparazzi, con el que comenzará una relación mucho más sosegada. Y ése es el punto de su vida, aunque ha habido anteriormente otro, en el que su camino se cruzará, pero de manera muy tangencial, con Félix, el protagonista de la primera historia. Y es que en este Madrid tan grande a veces las coincidencias se multiplican y parece que todo se reduce a las cuatro calles de un pequeño pueblo donde todos se conocen.
Para mí éste es el mejor de los tres relatos del libro sin lugar a dudas, es una historia que engancha, tremendamente interesante, aunque en el caso del primero de los relatos también posee una historia que engancha. En cualquier caso, la personalidad de Eva es arrebatadora, una versión de una heroína moderna muy sui generis.


MI EXPERIENCIA.

Básicamente mi valoración del libro es muy positiva, razón por la que sólo puedo recomendároslo. Fue una auténtica sorpresa inesperada, uno de esos regalos que el propio azar trae hasta tus manos y que vas descubriendo poco a poco, hoja a hoja. Creo que las historias de los tres relatos son realmente buenas y no sólo el contenido sino la forma de desarrollo. Su autor, Rubén Abella, posee una prosa ágil y fácil de seguir, que sabe atrapar al lector desde las primeras páginas y mantener su atención hasta el final. Curiosamente, lo mío no son precisamente los relatos, ya que prefiero las novelas, en las que una historia se presenta realmente desarrollada, no con la sensación de que se ha quedado a medias. Es cierto que los relatos contenidos en "El libro del amor esquivo" no son relatos cortos, sino relatos de una extensión media, con las páginas suficientes para desarrollar cada una de las historias que en ellos se cuentan. Es cierto también que cualquiera de las historias de los tres relatos habría servido para una historia de una novela. Aún así, me gustó todo del libro, lo disfruté, lo paladeé y me convenció; a pesar de ser un desconocido para mí, a pesar del premio que en lugar de aportarle valor se lo quita, a pesar de todo lo que queramos oponer.

EL RUMOR DEL MAR

Perdón por el abandono, hace semanas que no pasaba por aquí a dejaros un trocito de mi vida dentro de esta botella blogera que tan pronto está varada como va dando tumbos ola aquí y ola allá. Últimamente he estado liadilla con cosillas que van surgiendo también ola aquí y ola allá, o como estoy en tierra firme y bastante lejos del mar por cierto, pues esquina aquí y esquina allá, nada que reseñar especialmente, la verdad.
Y hoy me he acordado del viaje que hice a Coruña a mediados de enero. Eso de cogerse un vuelo low cost y de pronto desvanecerte de las prisas de Madrid y verte frente al mar disfrutando del sol de invierno y del buen marisco a partes iguales, no tiene precio (para todo lo demás, ya sabéis, la tarjetita esa de débito que anuncian). También me he acordado de cómo rompían las olas en el espigón al lado de Riazor, antes del temporal eso sí, que después creo que rompían demasiado. Y yo que soy de tierra de mar (aunque ahora viva en secano), sé que cuando el Cantábrico se encrespa, es realmente peligroso. Pero es bien bonito ver romper el oleaje contra la costa y pasear frente al mar, y dejar que los pensamientos fluyan y se pierdan en el horizonte...

Hoy mi vida recoge una calma pacífica mientras ahí fuera ruge la tempestad y las olas encrespadas se estrellan vete tú a saber dónde.

¿Qué habrá sido de mi botellita intrépida que andaba ola alante y ola atrás intentando llevar mis pensamientos al otro lado del océano??