CERRANDO EL 2010 BLOGGERO

Se cierra el 2010 y se abre el 2011.

Época ésta de hacer el balance del año que se va y preparar los propósitos del año que entra. Debería hacerlo, pero para no variar, estos últimos días del año me he cogido un catarrazo de espanto, que me ha dejado hecha unos zorros, y lo que menos me apetece ahora mismo es ponerme a hacer balances y previsiones, ufffffff..... He publicado ya en internet un Balance Viajero y otro Balance Literario, de dos de mis grandes pasiones, y el Balance Vital, con vuestro permiso, prefiero dejármelo para mí misma.

No ha sido malo el 2010, o al menos en mi caso no ha sido tan malo como lo pintaban. Digamos que seguimos tan perdidos como siempre pero mantenemos nuestra ilusión de buscar nuevos caminos, y eso nos reconforta y nos hace seguir adelante.

Y una de las cosas de las que me siento más orgullosa es de haber podido recuperar mi actividad bloggera. Soy consciente de que en los últimos meses he publicado unos posts que han convertido este blog en un auténtico cajón de sastre inclasificable, pero no me importa. Si tu vida es caótica, tus sentimientos aún lo serán más y un blog debe reflejarlos. Espero mantener esta actividad en mayor o menor medida en el año 2011 y ya de pedir, que el 2011 sea un poquito mejor que el 2010 (y si no, como dice el dicho, Virgencita, que me quede como estoy).

Así las cosas, sólo me queda desearos una buena entrada de año 2011 y un abrazo muy fuerte a todos aquellos que en alguna ocasión han pasado por este blog.


Itaca

AL MAL TIEMPO, BUENA CARA

No puedo con los taxistas de Madrid, no es ningún prejuicio establecido, pero es que estoy harta de que la gran mayoría de ellos te reciban con malas caras, te quieran timar dándote mil vueltas, siempre estén de mal humor y te perdonen la vida por llevarte a donde quieras (eso cuando lo hacen, que hay veces que si la distancia es corta, directamente se niegan). Creo que mantener una actitud positiva es crucial en la vida, y mucho más aún en momentos difíciles, como los que estamos atravesando con la crisis, y lo que nos queda. Además, yo no puedo permitirme poner mala cara en mi trabajo e ir perdonándole la vida a mis clientes, porque probablemente me echarían y con razón. Por ello, no puedo entender que algunos, como por ejemplo "algunos" taxistas de Madrid se lo puedan permitir.

Precisamente por esa razón no suelo coger taxis, no me gusta pagar por un servicio que me parece tremendamente caro (una carrera en Madrid difícilmente baja de los 10€, y por ese importe yo he llegado a coger un vuelo) y encima que me perdonen la vida y tenga que dar las gracias por pagar por algo que resulta incómodo y que te hace pasar un mal rato.

Por eso, cuando el lunes pasado cogí un taxi y me encontré un taxista encantador, tenía la sensación de que aquél había sido mi día de suerte. Pero no sólo eso, sino que a lo largo de todo el trayecto (que fue bastante largo) estuvimos hablando de los beneficios de la actitud positiva ante la vida. Estaba de acuerdo con que muchos taxistas están permanentemente amargados, y me dijo que él siempre afrontaba la vida con optimismo, y que con ello, las cosas buenas eran mejores y las malas, no se notaban tanto.

Hablamos de la tal comentada crisis, y me dijo que, por supuesto, hay gente sin trabajo a la que le van fatal las cosas y tienen razones de peso para quejarse. Pero que todos aquellos que conservan su trabajo y que siguen ganando más o menos lo que ganaban hace un par de años, no tienen derecho a quejarse, porque muchas cosas son más baratas hoy que hace dos años. Ya sé que los negativos se quejarán de que ha subido la gasolina, la luz, el pan... pero si lo pensamos bien, no tenemos derecho a quejarnos, sobre todo viendo cómo está la situación actual y cómo se encuentran algunos que sí tienen razones de verdad para quejarse.

Creo que debemos salir a la calle con la mejor sonrisa que tengamos, ver la parte positiva de las cosas (que siempre la hay) y minimizar el impacto de la negativa. Ser felices con lo que tenemos, valorar todos los buenos momentos que nos da la vida, por insignificantes que sean, y aprender de los malos para superarnos a nosotros mismos y crecer personalmente.

Una sonrisa siempre hace más fáciles las cosas. Y aunque el mal tiempo nos aceche, nuestra mejor cara podrá con él.

PROYECTO 333

Creo que aún no lo he comentado por estos lares, pero últimamente estoy intentando volverme un poquito minimalista. Es difícil, diría más, en mi caso imposible, pero si podemos volvernos un poquito menos consumista, cuidar un poco más el mundo en el que vivimos, reciclar y vivir con menos cosas, pues la verdad es que se está mucho mejor.

Y como leo varios blogs de esta temática, hace poco me llegó la noticia del Proyecto 333. La idea es simple, un poco complicada inicialmente de llevar a cabo, pero creo que factible. Se trata de ser feliz con lo que tenemos y más aún, de ser feliz con menos. Para ello, deberás escoger 33 prendas incluyendo ropa, joyas, accesorios, chaquetas, calzado etc. No está incluido en esas 33 prendas ni el pijama, ni la alianza ni la ropa del gimnasio. Yo me voy a tomar mi propia licencia (a riesgo de no cumplir lo que indica el proyecto) y no incluir tampoco en el listado la ropa interior.


¿Qué tenemos que hacer?

Escoger 33 prendas de todas las anteriores, que serán las únicas prendas que nos pondremos desde enero hasta marzo. 3 meses más 33 prendas igual al Proyecto 333.


¿Hasta cuándo tengo de plazo para hacer mi lista?

Hasta la primera semana de enero. Seamos buenos y dejemos incluir los posibles regalos de Reyes al respecto si los hay (otra licencia personal que me tomo).


Puedes escoger tres comodines.

No nos engañemos, que con comodines se juega mejor. Puedes poner tres artículos más de reserva, que podrás cambiar por alguno de los integrantes de la lista si donas una de las prendas iniciales del proyecto.


Puedes intercambiar ropa con otras personas que participan en el proyecto.

Os dejo el link del grupo de facebook como enlace a este post.


Algunas recomendaciones...

Escoge colores que combinen bien entre sí, pero sobre todo ¡disfrútalo! y date cuenta de que es posible vivir y ser feliz con mucho menos de lo que tenemos.


Ahí va mi lista:

Tres pantalones (3)
Dos faldas (2)
Dos vestidos (2)
Unos zapatos (1)
Unas botas (1)
Dos abrigos: uno de lana y otro para agua (2)
Un chaquetón (1)
Cuatro rebecas o chaquetas (4)
Un bolso (1)
Una bufanda (1)
Unos guantes (1)
Un foulard (1)
Unos leotardos (1)... Ya veremos si en marzo si aprieta el calor los cambiamos por unas medias.
Tres jerséis (3)
Cuatro camisetas (4)
Unos pendientes (1)
Un collar (1)
Un broche (1)
Unas zapatillas de deporte (1)
Unas zapatillas para andar por casa (1)

He conseguido reunir mis 33, la verdad es que como no soy mucho de ropa, no me ha resultado tan difícil, aunque quizá haya tomado más licencias de las que te permite el Proyecto.

Ya os diré qué tal...


A ver si os animáis y me dejáis comentarios sobre vuestra experiencia 333.

JUGUEMOS AL CLUEDO

Tres ratones ciegos, mira cómo corren...

El viernes fuimos por fin a aver La Ratonera, en el Teatro Victoria, en el mismísimo corazón de Madrid. Esta obra de teatro lleva representándose desde principios del 2010 en este mismo emplazamiento, y aunque inicialmente he leído que no tenían previsto estar tanto tiempo, está siendo tan exitosa que han decidido prorrogarla (y bien que han hecho). No en vano, en Londres, esta obra de la inigualable Agatha Christie lleva representándose ininterrumpidamente durante 58 años, que ahí es nada.

Merece la pena ir a ver esta adaptación teatral. En primer lugar, está muy lograda estéticamente, y te traslada sin dudarlo a la Inglaterra de mediados del siglo XX. Pero es que además, el elenco de actores lo hacen francamente bien, y te da la sensación de estar jugando al Cluedo para descubrir quién es el asesino, al más puro estilo Agatha Christie. Como siempre, habrá que agudizar bien el oído y la intuición, porque el asesino puede ser quien menos te lo esperes, y cualquiera puede ser el próximo asesinado.... (música de intriga se oye en la lontananza.....).

Nosotros fuimos a precio de saldo, ya que encontramos unas entradas a través de atrápalo rebajadas al 50% para la sesión del viernes tarde, por lo que a pesar del frío reinante en Madrid, nos cogimos nuestros abrigos y nuestras ganas de disfrutar del mejor teatro y nos adentramos en los universos de la Ratonera, bajo la nieve que inunda la obra.

La historia es sencilla. Una pareja de recién casados deciden convertir un viejo caserón familiar en un hotel, y en medio de la tormenta de nieve reciben la visita de cinco huéspedes. Mientras, por la radio anuncian un asesinato que tiene mucho que ver con algunos de los huéspedes de esa mansión. Menos mal que aparecerá un policía dispuesto a intentar que no haya más crímenes e identificar al culpable, mientras la intriga, el suspense y el miedo se adueñan de todos los allí presentes.


Una obra deliciosa, que te hará pasar una tarde estupenda y disfrutar de una gran adaptación de una de las mejores obras de Agatha Christie. Francamente recomendable.




MI BOOKCROSSING PARTICULAR

Seguro que conoceréis el movimiento de liberación de libros denominado bookcrossing. De hecho, hace menos de un mes (el 14 de noviembre, para ser más exactos) hicieron una liberación masiva de libros por las calles de Madrid. Desgraciadamente, ese finde estaba fuera de Madrid, y como ya os comenté en un post anterior, me lo perdí :(

Sin embargo, he estado pensando en esos libros que llevo acarreando de provincia a provincia (en ocasiones algunos de ellos han vivido en diversos países y todo), en perfecto estado y totalmente olvidados durante años en estanterías cogiendo polvo. Es curioso, hace años estaba mucho más apegada a las cosas materiales, pero ahora la gran mayoría de ellas me da absolutamente igual. Y en el caso de los libros, procuro dejarlos, intercambiarlos a través de bookmooch, y por qué no, liberarlos para que otros puedan disfrutar de ellos.

Por ello, he decidido empezar a liberar alguno que otro libro por las calles de Madrid. En concreto, el primero va a ser "La ignorancia", de Milan Kundera. Este libro lleva la friolera de ocho añitos en mis manos, lo leí al poco de comprarlo (es una edición del Círculo de Lectores en perfecto estado) y desde entonces, que yo sepa, nadie ha vuelto a leer mi ejemplar. Asi que ya va siendo hora de liberarlo y de que alguien pueda disfrutar de él. Como podréis ver en las fotos, me he permitido escribir un texto en su primera página e invitar a aquél que lo encuentre a que se pase por este blog y me deje un mensaje o me envie un email. Me haría ilusión si lo hace, pero si no, con que disfrute de él y luego lo libere para que otros puedan disfrutarlo, me doy por satisfecha.

Espero liberar muchos más a lo largo del 2011 (uno de mis propósitos para el nuevo año) y que otros puedan disfrutar de la lectura de mis libros olvidados, hastiados de polvo y años.

LA HISTORIA DEL ESCUDO DE MADRID

El escudo más antiguo que se conserva en Madrid y representa a la osa (no al oso como comúnmente se cree) apoyada sobre una madroñera (que es el árbol, no el madroño como se cree, que es el fruto) se encuentra en la Casa del Pastor, bajo el viaducto de la calle Segovia. Sin embargo, hasta llegar a ese escudo (muy parecido al que hoy representa la ciudad de Madrid), hubo una profunda evolución en el escudo de la ciudad.

El escudo inicial estaba representado por una piedra y tenía un lema: “Fui sobre agua edificada, mis muros de fuego son”. Es una frase que puede explicar el asentamiento de la ciudad, ya que el lugar donde se erige el primigenio Madrid (las murallas del Madrid medieval se levantaban muy cerca del Viaducto, al lado de la actual Catedral de la Almudena, donde aún se conserva una parte de la inicial muralla medieval) era un lugar con abundante agua. En cuanto a la referencia a que los muros son de fuego, se trata del tipo de piedra con que fue edificada la muralla medieval: el pedernal, piedra que cuando es golpeada, produce chispas.

La inclusión de la actual osa (que forma parte del actual escudo de la ciudad) y las siete estrellas (incluidas en el actual escudo de la ciudad de Madrid y también en la bandera actual de la Comunidad de Madrid) fue posterior. 

Las siete estrellas se refieren a la constelación de la Osa Mayor. Con referencia a ello los historiadores no se ponen de acuerdo. Algunos aluden que tanto la actual osa como las estrellas se refieren a la constelación de la Osa Mayor y que la estrella que representaba la Estrella Polar es la situada junto al rabo de la osa en uno de los escudos. Otra de las relaciones es que la constelación de la Osa Mayor es la que tiene forma de carro, perteneciendo Madrid a la antigua Carpetum romana, la Carpetania que significa ni más ni menos que carro. Por eso, en uno de los siguientes escudos, Madrid ya incluyó una osa con siete estrellas en su lomo.


Pero aquella osa iba andando sobre un prado y su actual posición, de pie y apoyada sobre un árbol, la madroñera, es del siglo XIII. A principios de dicho siglo, hubo un pleito entre la Iglesia y el concejo de Madrid referente al disfrute de ciertos montes y pastos de los alrededores de la ciudad. La solución final fue que los árboles con sus frutos y los animales pasarían a ser propiedad del concejo y la Iglesia se quedaría con los pastos. De ahí, que la tradicional osa que andaba y pacía sobre el prado se irguiese sobre la madroñera, demostrando así el reparto que se había llevado a cabo. Se desconoce por qué se utilizó precisamente la madroñera, ya que no era uno de los árboles más comunes en la zona.
Después vendrían otros cambios en el escudo, pero ya menores. El gran Emperador Carlos V (Carlos I de España y V de Alemania) otorgó a Madrid los títulos de coronada e imperial, incluyéndose por tanto la corona como elemento del escudo. Primero se situó esa corona sobre el árbol y posteriormente sobre el blasón del escudo. Las estrellas también vieron modificado su lugar de posición. Pero a grandes rasgos, y con permiso de algunas variaciones posteriores, desde hace más de cuarenta años el escudo de la ciudad contiene esos elementos y es el símbolo de Madrid (y si no, que se lo digan a la estatua del Oso  y el Madroño, recién recolocada en la Puerta del Sol y con la que la mayoría de los turistas se sacan fotos, además de ser uno de los puntos de encuentro de los madrileños).

LA CANCIÓN MÁS MALDITA DE SERRAT

Esta vez tengo que agradecerle a mi buen amigo Juan Carlos, el Carpetano, el haberme descubierto esta hermosa canción, "Edurne". Joan Manuel Serrat la escribió hace muchos años, más de 35, y ha habido muchos cambios históricos por todos conocidos. Cambios que la han convertido en una canción maldita que Serrat nunca canta. Pero es bella y desconocida, merece ser escuchada.

ERES LA NOCHE, ESPOSA

Mi amigo Pedro, mi inseparable compañero de baile (en ocasiones con dos pies izquierdos), aunque no lo diga, aún no me debe de perdonar del todo que el último disco de Serrat, "Hijo de la luz y de la sombra" no haya sido capaz de enamorarme. No se mete conmigo porque sabe lo que es haberme llevado esa pequeña frustración con uno de mis grandes (una es sabiniana y serratiana, es lo que tiene).

Pero en este disco hay una joya de poema que se reluce aún más bajo la voz de terciopelo ajado del gran Joan Manuel. Sirva este post para que Pedro me perdone un poquito y siga bailando conmigo, compartiendo la mejor canción de este disco, realmente una joya serratiana:

Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.

Daré sobre tu cuerpo cuando la noche arroje
su avaricioso anhelo de imán y poderío.
Un astral sentimiento febril me sobrecoge,
incendia mi osamenta con un escalofrío.

Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

La noche se ha encendido como una sorda hoguera
de llamas minerales y oscuras embestidas.
Y alrededor la sombra late como si fuera
las almas de los pozos y el vino difundidas.

Pide que nos echemos tú y yo sobre la manta,
tú y yo sobre la luna, tú y yo sobre la vida.
Pide que tú y yo ardamos fundiendo en la garganta,
con todo el firmamento, la tierra estremecida.

Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían que grabada llevo allí tu figura.

Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo.

Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

Y ESTA NAVIDAD... A PATINAR SOBRE HIELO

Ya llegó el frío, ya las luces navideñas (aunque este años recortadas por la crisis) y los escaparates de las tiendas nos anuncian a gritos que las Navidades ya están aquí. Y además, el tiempo acompaña en el anuncio, porque últimamente hace un frío que pela. Pero que haga frío a veces también tiene sus ventajas. Por ejemplo...

¿Qué mejor época que ésta para patinar sobre nieve? Pues sí, creo que es un plan de lo más apetecible, así que mayores y pequeños están llamados a la cita en pleno centro de Madrid. De hecho, desde la semana pasada se han abierto dos pistas de hielo para patinar, y podremos disfrutar de ellas hasta el próximo enero. Para quien esté interesado, sólo tiene que seguir leyendo este post:

1) A los niños de 4 a 12 años los esperan en la Pista de Hielo de la Plaza de Callao, para que puedan patinar y divertirse bajo el precioso árbol de Navidad situado en la misma plaza. Estará abierta hasta el 6 de enero. Además, la entrada es totalmente gratuita, eso sí, ya sabemos cómo se pone el centro en estas fechas, y con actividades gratuitas ya ni hablamos...

2) A los adultos y también a los niños también se les espera en la Pista de Patinaje de la Plaza de Luna, aunque en este caso la entrada cuesta 5€ de lunes a viernes y 7,5€ sábados, domingos, festivos, y los días de Nochebuena y Nochevieja. Esta pista permanecerá abierta hasta el 15 de enero.

Uy, con lo que me gusta a mi patinar... ya era ahora de que tanto frío nos trajese diversión incorporada. Yujuuuuuuuuuu!!!!!!