ERES LA NOCHE, ESPOSA

Mi amigo Pedro, mi inseparable compañero de baile (en ocasiones con dos pies izquierdos), aunque no lo diga, aún no me debe de perdonar del todo que el último disco de Serrat, "Hijo de la luz y de la sombra" no haya sido capaz de enamorarme. No se mete conmigo porque sabe lo que es haberme llevado esa pequeña frustración con uno de mis grandes (una es sabiniana y serratiana, es lo que tiene).

Pero en este disco hay una joya de poema que se reluce aún más bajo la voz de terciopelo ajado del gran Joan Manuel. Sirva este post para que Pedro me perdone un poquito y siga bailando conmigo, compartiendo la mejor canción de este disco, realmente una joya serratiana:

Eres la noche, esposa: la noche en el instante
mayor de su potencia lunar y femenina.
Eres la medianoche: la sombra culminante
donde culmina el sueño, donde el amor culmina.

Daré sobre tu cuerpo cuando la noche arroje
su avaricioso anhelo de imán y poderío.
Un astral sentimiento febril me sobrecoge,
incendia mi osamenta con un escalofrío.

Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

La noche se ha encendido como una sorda hoguera
de llamas minerales y oscuras embestidas.
Y alrededor la sombra late como si fuera
las almas de los pozos y el vino difundidas.

Pide que nos echemos tú y yo sobre la manta,
tú y yo sobre la luna, tú y yo sobre la vida.
Pide que tú y yo ardamos fundiendo en la garganta,
con todo el firmamento, la tierra estremecida.

Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro.
Tu caudaloso vientre será mi sepultura.
Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,
verían que grabada llevo allí tu figura.

Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,
seguiremos besándonos en el hijo profundo.
Besándonos tú y yo se besan nuestros muertos,
se besan los primeros pobladores del mundo.

Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

Eres la noche, esposa
y yo soy el mediodia.

2 comentarios:

  1. El amor es lo que tiene, que muchas veces le exigimos mucho más de lo que puede darnos. No es culpa suya, es culpa nuestra que no estamos dispuestos a permitirle nada por debajo de la perfección. Por eso se representa bajo la formade un dios alado con los ojos vendados, incapaz de ver sus defectos más notorios. No, no es perfecto el disco, pero tiene canciones como la que nos ndicas, que borran el defecto de las que no están a su altura.

    ResponderEliminar
  2. Nada es perfecto en el mundo, tampoco el amor lo es. Pero en esta canción se une un poema grandioso al amor, una música perfectamente escogida y el mejor Serrat. Una pena que no pueda extenderse al resto del disco, pero por eso la elección del nombre del cd no es baladí, corresponde precisamente a la canción más bonita de todas. Gracias por pasarte y comentar, Pedro. Un abrazo

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)