DE PASEO CON EL ABUELO ANTONIO

Abuelo Antonio… tú de paseo por la Plaza Mayor de Segovia… Ya era hora (demasiados años han tardado) de que el Ayuntamiento de esta ciudad contemplando la Catedral, justo frente al Teatro Juan Bravo y al lado del Ayuntamiento de Segovia, emblemático lugar donde aquel rememorado 14 de abril enarbolaste la bandera republicana. Curioso que ese acontecimiento sucediera precisamente aquí, en la conservadora y recia Segovia.

¿Te apetece dar un paseo por esta ciudad que un día habitaste? Podríamos caminar tranquila y sosegadamente, recorrer la Plaza Mayor, la calle Real, bajar al Acueducto, volver a subir y perdernos por la Judería Vieja, rodear la Catedral, bajar hasta el Alcázar, contemplar las maravillosas vistas sobre la Vera Cruz y el Parral, y luego volver tranquilamente hasta aquí. Venga, vamos…

Empezemos por la Plaza Mayor. Aquí podemos ver, un poco retranqueada, la torre de la Iglesia de San Miguel, donde se casaron mis abuelos. También cuentan las crónicas que cuando el rey Enrique IV murió en Madrid, su hermana Isabel estaba en Segovia, un jinete salió de Madrid y en pocas horas llegó a Segovia para anunciar la noticia a la infanta, y ésta, inmediatamente, se autoproclamó Reina de Castilla precisamente en este lugar.

No es cerrada la Plaza Mayor de Segovia, pero no por ello deja de tener un cierto encanto caduco, con el Ayuntamiento a cuyo balcón tú te subieras un día, el Teatro Juan Bravo, que lleva el nombre del Comunero Segoviano, o la mismísima Catedral con sus diecisiete capillas si no me equivoco.

Si quieres, podemos coger la calle Real hacia abajo, llegar a la Iglesia de San Martín y contemplar la estatua del comunero Juan Bravo, natural de estas tierras, enmarcada con el Torreón de Lozoya al fondo. También él se levantó por la libertad, como tú lo hicieras en otro contexto histórico siglos después. Me gustan especialmente estos dos levantamientos segovianos, tan extraños y únicos en estas tierras yermas…

Pero dejemos la política, abuelo, y continuemos caminando. No sé si quieres pararte a descansar, reposar el cuerpo en un banco e imbuirnos de la magia de este lugar empedrado. Con los arcos románicos de San Martín, el empedrado de la plaza y Juan Bravo, indolente al paso de los tiempos, enarbolando la libertad por bandera… No sé si lo conoces, pero allí arriba han abierto hace años el Museo Esteban Vicente, te lo digo porque no estaba aún aquí cuando tú paseabas por estas calles. Y es que Segovia posee un encanto especial de piedra callada. En ella existen iglesias maravillosas: San Martín, San Millán, San Esteban, San Justo, San Miguel...

Seguimos caminando Calle Real abajo, dejamos la Casa de los Picos a nuestra izquierda, quieres asomarte al mirador desde el que se ve la Iglesia de San Millán y la Mujer Muerta al fondo… Hace un soleado y maravilloso día primaveral del invierno de Segovia. Estamos teniendo suerte, abuelo, ya sabes qué frío suele hacer por estos lares…Pero hoy no hace frío ni en el ambiente ni en nuestros corazones. Por aquí pasaron también los Reyes Católicos en su día, aquí estaba la Puerta de San Martín. Fíjate en la placa que lo indica, rememora aquel día en que ambos la traspasaron y juraron antes de entrar los fueros de la ciudad.

Como veo que estás cansado y no quieres seguir bajando hacia el Acueducto y la Plaza del Azoguejo, si quieres mejor damos la vuelta y volvemos a retomar la Calle Real, vamos hablando de tus experiencias en esta ciudad, y yo te cuento cómo he seguido tus pasos por media España y parte del extranjero.

Sí, no te extrañes, he seguido tus pasos en tu Sevilla natal, incluso he estado en capilla una madrugá ante tu Cristo de los Gitanos, al que le dedicaste tu hermosa Saeta. También he estado en Baeza, donde empezaste tu actividad como profesor, y luego más tarde en tu adorada Soria, donde conociste el amor de tu pequeña Leonor. Recuerdo haber paseado por el sendero del río, de camino a San Saturio, el mismo lugar donde tú tantas veces paseases, haber visitado la iglesia donde os casasteis y haber seguido tus huellas por la ciudad del Duero…

Pero también he recorrido muchas veces esta ciudad de Segovia tras tus pasos, e incluso te presenté mis respetos ante tu tumba en Colliure, un lugar lleno de nostalgias, mágico, intenso, único...

No hablemos de cosas tristes, abuelo, hoy toca disfrutar de este paseo y del placer de estar juntos. Sigamos caminando, dejando la Plaza del Corpus y la Sinagoga atrás, encaminando nuestros pasos por la Judería Vieja, rodeemos la catedral por su girola y volvamos de nuevo al punto de donde comenzamos este paseo, a la Plaza Mayor.

Continuemos después nuestro paseo por la calle Daoíz en dirección al Alcázar. Seguro que has pasado muchas veces por este lugar, abuelo Antonio. Precisamente aquí, a mano derecha, empieza la calle de los Desamparados, donde se encontraba la pensión en la que viviste varios años aquí en Segovia. Es una pena, sólo una pequeña placa indica su ubicación, y a pesar de que muchos turistas bajan la calle Daoíz desde la Catedral hasta el Alcázar, pocos se fijan en la placa, y menos aún deciden bajar hasta tu casa, hoy convertida en museo. Del museo, mejor ni hablemos, ya sabes el poco espíritu comercial castellano. Yo misma, me he encontrado varias veces el museo cerrado, así que visitarlo se hace ciertamente difícil. Una verdadera pena, deberíamos conocer más de tu vida y del lugar donde moraste aquellos años.

Pero regresemos a nuestro paseo, es bonito bajar esta calle empinada hasta el Alcázar, no me digas que no. También hay historia callada bajo sus adoquines atemporales. Empezando por su nombre, el Capitán Daoíz, quien estudiaría aquí, en la Academia de Artillería de Segovia, y quien luego se levantaría contra los franceses en aquel memorable 2 de mayo de 1808 en Madrid abriendo el cuartel de Monleón. Otro levantamiento por la libertad, abuelo Antonio, lo que demuestra que este país no está muerto , aún seguimos luchando por lo que merece la pena.

Y por fin llegamos al Alcázar,este magnífico edificio que siempre me ha maravillado. Qué decir además de sus jardines, y de las vistas magníficas que se captan desde él. En su torre estudiaba astronomía el mismísimo Alfonso X el Sabio. Y desde una de sus paredes se despeñó aquel infante, nieto de los Reyes Católicos, llamado a heredar la corona conjunta de sus abuelos, y que la perdió junto a su vida en su más tierna infancia.

Siempre me ha gustado este lugar, y especialmente sus maravillosas vistas. Desde él podemos contemplar en el horizonte el magnífico y desconocido Monasterio del Parral, La Iglesia de la Virgen de la Fuencisla, patrona de la ciudad, o la magnífica y sobre todo mágica iglesia templaria de la Vera Cruz… Por aquellos parajes caminaría en su día San Juan de la Cruz, a quien incluso el pueblo de Segovia le ha hecho un Via Crucis para honrar su memoria…

Ésta es también en su pequeña medida tu ciudad. Sé que estuviste más ligado a Soria, donde siempre has dicho que pasaste los mejores momentos de su vida. Pero la recia Segovia también tiene su encanto, no se lo neguemos. Y sobre todo su historia bajo sus puertas cerradas y sus adoquines, sus silencios y sus nostalgias… y sus escasos, pero sonoros, gritos y alzamientos por la libertad.

No fue fácil tu vida, abuelo Antonio, tampoco en la fría Segovia. Pero al fin y al cabo aquí estuviste unos cuantos años, desde aquí viajabas en tren a Madrid cada fin de semana para tus reuniones en el Ateneo y tus visitas clandestinas a Guiomar… Seguro que podrías contarme tantas cosas de cómo era Segovia y cómo era España en aquellos convulsos momentos…

Y yo podría, y debería, contarte tantas cosas. Cómo has sido siempre el abuelo Antonio, con quien aprendí a disfrutar la poesía en el tránsito de la infancia a la adolescencia. Apuesto a que podría recitarte de memoria más de una veintena de tus poemas y muchos pasajes de otros de ellos. Cómo he querido seguir tu estela por todos los lugares en los que estuviste y de los que queda constancia.

Por eso, hoy más que nunca, me siento totalmente feliz al haber podido pasear de tu brazo por Segovia. Doy gracias a que, por fin, te hayan honrado como mereces, con tu estatua en la Plaza Mayor. Y es que nunca resplandeció tanto este lugar, ni probablemente fue tan importante como aquel 14 de abril. Tú estabas allí, tú enarbolaste la bandera…. Y a ti, abuelo Antonio, España y los españoles te debemos mucho, más de lo que algunos se imaginan. Porque fuiste un hombre bueno que quería hacer el bien. Un librepensador, alguien con los brazos abiertos a la libertad y la democracia.


No se me ocurre mejor manera de expresar tu forma de ser y de pensar y lo que significaste para España que como lo hizo Serrat: profeta, ni mártir, quiso Antonio ser, y un poco de todo lo fue, sin querer… Sí, fuiste todo ello y mucho más, incluso has sido el abuelo de una parte de mi generación. Abrazarte, pasear de tu brazo por Segovia hoy, es para mí un sueño.

Abuelo Antonio… ¿me dejas que te invite a un chato y una tapita en el Jose María? Venga… qué mejor manera de acabar este maravilloso paseo en esta agradable tarde primaveral de invierno.


UN BARRIO SÉSAMO PARA ADULTOS

 Recuerdo que hace unos meses vi en la tele un reportaje sobre Avenue Q, el musical más gamberrete, que tras su éxito en Nueva York y Londres, había llegado por fin a Madrid. Había pasado justo por delante del teatro donde lo estaban representando en Londres, y desde luego era todo un éxito. Los muppets al más puro estilo Barrio Sésamo tienen mucha gracia de por sí, pero eso sumado al contenido del musical seguro que lo hacía de lo más atractivo e interesante.
ANTECEDENTES DE UN MUSICAL QUE ES TODO UN ÉXITO.

Avenue Q lleva ya ocho años de éxito. Está claramente basado en la idea de Barrio Sésamo, y las marionetas protagonistas, mantienen una estética muy similar al Barrio Sésamo de toda la vida (seguro que nos acordamos de Coco, Triki y compañía). De hecho, Avenue Q también es un vecindario, donde conviven vecinos de todo tipo (humanos, monsters, puppets…).

Se estrenó en Broadway en el año 2003, tres o cuatro años después llegó a Londres (actualmente lo están representando en un teatro de Charing Cross Road, en pleno West End). Podemos disfrutar desde hace unos meses de este musical en Madrid, en concreto en el Teatro Nuevo Alcalá, donde se está representando con gran afluencia de público.

Sin embargo, en contra de lo que inicialmente pudiera parecer al tratarse de un musical con marionetas de estética Barrio Sésamo, no es ni de lejos un espectáculo para niños. Creo que no está recomendado para menores de 13 años, y es que la trama de este musical tiene un punto gamberro y otro punto de triste realidad. Avenue Q retrata el mundo y la sociedad tal como los vivimos hoy: el paro, la homosexualidad, el porno, el sexo, las frágiles relaciones humanas etc. Eso sí, lo trata desde una perspectiva de lo más graciosa, pero si buceas un poco más allá, está lleno de mensajes tristes que reflejan, ni más ni menos, nuestro hoy.
La estética y/o el mecanismo del musical son cuando menos curiosos. Al tratarse de marionetas, éstas son sacadas a escena por personas, por lo que en todo momento vemos a la marioneta al lado del actor o actriz que le da y vida. Al principio puede chocar, pero en seguida te acostumbras a tener dos caras de casi todos los personajes: marioneta y actor. Además, resulta muy divertido que el actor o la actriz pongan los mismos gestos que la marioneta, según el momento y el texto. Por ejemplo, si la marioneta pone cara de asombro el actor también, lo mismo si se enfurruña, si se avergüenza, si se ríe…

LOS HABITANTES DE AVENUE Q.

La historia comienza cuando Princetone llega a Avenue Q buscando una casa en alquiler. Inicialmente, había empezado su búsqueda en Avenue A, pero ha tenido que rebajar sus expectativas hasta encontrar un piso que pueda pagar. Allí se encontrará con el resto de los habitantes de este particular vecindario.

1. PRINCETONE.

Ya que la historia comienza con su llegada al barrio, por qué no empezar por él. Este personaje es un recién licenciado universitario, que mañana va a comenzar en su primer trabajo y busca un lugar donde instalarse. Casualmente, hay un apartamento libre en Avenue Q, por lo que se instala en él. El nombre del personaje alude a una de las Universidades más conocidas de EE.UU. lógicamente, y es que él es un recién licenciado que piensa en comerse el mundo. Con su jersey de cuadritos y su ego por todo lo alto, cree que desarrollará una estupenda carrera profesional y que todos se lo rifarán. La realidad (acorde con la realidad actual) termina siendo otra. Le llamarán del trabajo diciendo que han hecho una reestructuración y que no se presente, vivirá de lo que le pasen sus padres, sufrirá el incierto futuro laboral, el paro, los contratos basura… y se obsesionará con la idea de encontrar su meta en la vida (algo tan difícil muchas veces, podemos saber qué no queremos, pero lo que queremos es mucho más complicado). Comenzará una relación, también difícil, con otra de las vecinas, Kate Monster.

2. KATE MONSTER.

La pizpireta y resultona Kate no es una humana como Princetone, sino una monster pero con muchísimo encanto. Kate se queja porque no tiene novio, trabaja como ayudante de una vieja profesora en un colegio de niños y su meta en la vida (ella sí que lo tiene claro) es abrir una escuela para monsters. Sin embargo, Kate suspira por tener un novio que la quiera, se enamorará de Pricetone nada más verlo y vivirá una relación con él, pero sufrirá el desamor ya que él está más centrado en descubrir su meta en la vida y además habrá alguna pelandrusca que se cruzará en su camino. Resulta imposible no encariñarte con Kate, tan buena gente, tan maja, tan romántica y soñadora…

3 Y 4. ROD Y NICKY.

Pronto descubriréis por qué nombro a estos dos personajes conjuntamente. Son compañeros de piso, pero por su estética y su forma de ser, cualquiera que haya visto Barrio Sésamo en su vida, los relacionará sin dudarlo con los inefables Epi y Blas. Nicholas (Nicky para los amigos) es el equivalente a Epi, y Rod sería Blas. Rod tiene un problema, es homosexual y no se atreve siquiera a plantearse salir del armario, por mucho que Nicky quiera ayudarlo y que se acepte tal como es. Tendrán una gran discusión en la que Rod seguirá negando lo evidente y terminarán teniendo sus más y sus menos, pero al final triunfará la amistad entre ambos. Estéticamente y en la forma de ser son dos personajes totalmente opuesto. Nicky (Epi) es un auténtico desastre, se pasa la vida en chándal, no se sabe muy bien a qué se dedica… mientras que Rod (Blas) es casi perfecto, siempre con su traje, el impecable ejecutivo al que sin embargo martiriza ser gay y no querer reconocerlo.

5. GARY COLEMAN.
Seguro que recordáis al niño pequeñajo y regordete de Arnold, pues bien, lo han recuperado como personaje de este musical. El problema de este niño fue precisamente el haber alcanzado su meta en la vida con apenas 7-8 años, y encontrarse con 15 con que no tenía nada a lo que aspirar en la vida. Además, había sido timado por sus padres, contra quienes comienza un proceso judicial. Ahora, ya de veinteañero, vive en Avenue Q y se ocupa del mantenimiento de las casas del barrio.

6. MERRY CHRISTMAS.

Esta japonesa llegó a Estados Unidos para abrirse carrera en el mundo de la psicología y la terapia, pero se encuentra con que tiene que trabajar en un chino (una vergüenza siendo ella japonesa) y que vive con un gordo, vago y en paro. Sin embargo, también en Avenue Q encontrará algo especial, ya que podrá desarrollarse como terapeuta y ayudar a alguno de sus vecinos (porque más de uno necesitan ayuda urgentemente). A veces resulta estridente, pero es un personaje que le pone un contrapunto a la totalidad del grupo.

7. BRIAN.

Es el novio gordo, vago y en paro de Merry Christmas, pero también es un hombre tranquilo y de gran corazón. Inicialmente, aparecerá en la trama con su situación de desempleo (tan actual hoy en día), sin embargo, su meta en la vida es convertirse en un gran cómico y hacer reír a los demás. Profesión difícil ésta, especialmente para vivir de ella, pero Brian a su modo es feliz, es un hombre pachorrón, que vive relativamente bien con su novia, sin querer complicarse mucho la vida.

8. LUCY LA GUARRA.

Con una estética que recuerda en parte a la cerdita Peggy, Lucy es una exuberante mujer, un tanto guarrilla, que tendrá mucho que ver en la vida sexual de algunos de los habitantes masculinos de Avenue Q. De hecho, será un poco la rival de nuestra adorada Kate Monster por el amor de Pricetone.

 9. TREKKIE MONSTER.

Si con Rod y Nicky era inevitable la similitud con los dos habitantes de Barrio Sésamo Epi y Blas, Trekkie Monster nos recordará sin dudarlo al Monstruo de Las Galletas, aunque eso sí, en una versión más viciada, ya que este monstruo solamente piensa en sexo y porno (sobre todo este último), otro de los temas candentes que trata este musical. Sin embargo, esta mala bestia, terminará demostrando al final de la obra que también tiene su corazoncito.

En general, resulta un elenco de lo más original y gracioso, sin duda capaces de hacernos pasar un rato estupendo de musical.


LA ESTÉTICA BARRIO SÉSAMO. SENSACIONES DE UNA TREINTEAÑERA QUE PIENSA EN QUÉ SE HA CONVERTIDO SU INFANCIA.

No lo dudemos, Avenue Q es un musical gamberrete, pero al fin y al cabo no hace más que reflejar una realidad, la del mundo de hoy en día, aunque basándose en la estética de Barrio Sésamo, programa que los de mi generación veíamos ensimismados cada tarde. Por eso, este musical está orientado a esos mismos niños que fuimos un día, y que hoy se han convertido en adultos. Y si entonces reflejaban lo que era nuestra infancia, ahora hacen lo propio con lo que es nuestra etapa adulta.

Lo primero que tengo que decir es que te pasas un rato genial mientras estás sentado en tu butaca disfrutando del espectáculo. Te ríes, te sientes identificado en alguno de los temas, y en los que no te sientes identificado, no puedes menos que reconocer que el mundo actual efectivamente es así. Sin embargo, si lo piensas, si profundizas, si le das vueltas de camino a casa, el musical termina siendo duro, porque el mundo también lo es, sobre todo cuando te ves reflejado en él. Y te hace pensar y mucho (siempre que quieras, claro).

La temática del musical es variada, pero reflejo de la sociedad de hoy en día. En él se habla de la situación social y económica: del paro, de las dificultades para encontrar trabajo, de lo difícil que es llegar a fin de mes, de los problemas para encontrar una relación estable, de los mundos de internet, incluso del porno en internet (que no sirve de nada negarlo, porque aunque a nivel particular haya muchos que no lo utilicemos, es un negocio que mueve montañas de dinero y que tiene muchos seguidores), de los problemas de encontrar la meta de tu vida, de los problemas posteriores para hacerla realidad, de la frustración…. Y claro, no es que sea irreverente, es que es real y llama a las cosas por su nombre, lo que a veces no gusta.

En un momento del espectáculo se habla de la infancia, de que cuando eres pequeño no te pueden contar lo que va a ser de ti de mayor porque te tirarías por un puente o algo parecido. Y es que uno piensa en la ¿idílica? infancia, se ve a sí mism@ viendo los capítulos de Barrio Sésamo en la tele, siendo tan ingenua y tan feliz… Pero sí, en la treintena ya no podemos seguir siendo tan ingenuos, tenemos que pagar facturas, llegar a fin de mes, levantarnos todos los días para trabajar queramos o no, o no tener trabajo aunque lo queramos, no saber cuál era nuestra meta, tener que cargar con las frustraciones y encima callarnos y no protestar, porque hay quien está mucho peor que nosotros. Pues bien, lo queramos o no, ése es nuestro mundo, esto es lo que nos ha tocado vivir, y tenemos que sobrevivir, porque para eso nacemos.

Creo que un musical como éste, que llama a las cosas por su nombre, está francamente bien, porque pasamos un buen rato, pero también deja un poso en nosotros mismos. Cada cual puede extraer su lectura, intentar sacar adelante su meta, o luchar por sobrevivir, sabiendo qué es lo que hay y qué es lo que podemos llegar a ser. En el fondo, madurar, y asumir que el Barrio Sésamo estaba muy bien cuando éramos niños, pero que ahora, tanto sus habitantes como nosotros hemos crecido, y éste es nuestro mundo.


Recomiendo encarecidamente que lo vayáis a ver, especialmente a todos aquellos que hemos crecido con Barrio Sésamo, porque, salvando las distancias, esto no deja de ser un Barrio Sésamo para adultos. Tiene un toque socarrón y gamberrete, pero también refleja fielmente la sociedad en que hoy nos toca vivir. Un mundo que nunca pensamos cuando éramos pequeños y veíamos Barrio Sésamo, teníamos todas nuestras expectativas impolutas y nuestros sueños seguían siendo posibles. Hoy lo son un poco menos, pero quizá el verdadero desafío hoy sea por un lado sobrevivir y por otro encontrar la felicidad en lo que se nos pone al alcance de nuestra mano. Hay una frase muy ilustrativa: No es más feliz quien más tiene, sino quien menos necesita. Es una verdad como un templo, y si conseguimos sobrevivir, tenemos que conseguir ser lo más felices posibles.

Ir a ver Avenue Q nos proporcionará un pedacito de felicidad, ya que nos echaremos unas risas seguro, pero también nos aportará una visión a la que luego darle vueltas de camino a casa y en los días sucesivos. Creo por tanto que es doblemente recomendable.

RECUERDOS DE AMISTAD POSITIVA

Hace unos meses mi amiga Ale me contó una experiencia maravillosa. Lo más curioso de todo es que la experiencia había sido horrenda (al menos para ella) pero sin embargo le sirvió para focalizarse en ella, aprender y mejorarla cuando se volviese a dar una situación similar. Os la cuento (espero que no le importe, aunque no le he pedido permiso, si no le parece bien, borraré este post):

Hará unos siete u ocho años (ufff... qué rápido pasa el tiempo y que mayor me hago) Ale, Diana y yo hicimos un viaje fantástico por las provincias de Salamanca y Cáceres, llegando incluso a ir hasta Mérida (Badajoz) a ver a Héctor Alterio interpretar su magnífico Yo, Claudio. Tengo recuerdos realmente maravillosos de esos días, nos cogimos un coche alquilado e hicimos un viaje fantástico, en la que la amistad que nos unía (y nos sigue uniendo) se palpaba en el aire. Lo pasamos genial, estuvimos en Ciudad Rodrigo, en La Alberca, Candelario, Guijuelo, Plasencia, Cáceres, Mérida e incluso la propia Salamanca. Hacía buen tiempo, hicimos turismo, condujimos casi hasta el amanecer y nos lo pasamos realmente fenomenal. No miento si digo que fue uno de los viajes más bonitos de mi vida, que espero que lo repitamos algún día y que todo lo que guardo de él son fantásticos recuerdos.

Pues bien, uno de los días (el primero de ellos, el que íbamos a visitar Ciudad Rodrigo, La Alberca, Candelario...) planeamos salir a una hora y por una serie de circunstancias salimos más tarde. Recuerdo que a mí no me importó demasiado, de hecho me levanté y me fui a desayunar a la Plaza Mayor de Salamanca mientras hacía tiempo. Hacía una mañana espléndida de verano y la Plaza Mayor es un espectáculo grandioso, un desayuno para disfrutar de estar vivia. Como os decía, al final salimos, con un poco de retraso, pero salimos. El caso es que a Diana y a mí no nos importó y decidimos aprovechar el resto del día. Pero a Ale le mortificaba aquel retraso, y yendo en coche no hacía más que quejarse por haber salido tarde, porque no nos iba a dar tiempo, porque los planes...

Me recuerdo a mí misma en el coche diciéndole que no importaba. Que lo verdaderamente importante era disfrutar de ese tiempo, de esa maravillosa experiencia que nos deparaba la vida, y del viaje realmente fantástico que terminamos haciendo. Pero no recuerdo mucho más de ese momento.

El caso es que, hace relativamente poco, me confesó que en unas jornadas de coaching, cuando le preguntaron por un momento en que su actitud había sido negativa y cómo poder mejorar su actitud en situaciones similares, se acordó de mí en la parte de atrás del coche, disfrutando de la vida y diciéndole que lo que había pasado no importaba, que teníamos el hoy por delante. Y que aquella experiencia, y mi actitud, le había servido de mucho.

¿Qué queréis que os diga? A mí me pareció un regalo del cielo que una excelente amiga como Ale pudiese utilizar un recuerdo y una actitud mía para ser más positiva. Y es que ella misma ya es un regalo del cielo, una de esas amigas de verdad, con las que siempre puedes contar, cuya amistad está ahí siempre, a pesar de las distancias y de los pesares, contra viento y marea. Y esa amistad tan fuerte ya estaba presente en aquel coche y en aquel viaje, y hoy, tantos años después, sigue siendo igual de fuerte que entonces, aún más.

Hoy he tenido un pequeño choque con una persona con la que no encajo ni yo con ella ni ella conmigo. He decidido pensar en positivo y me ha venido a la cabeza cómo mejorar mi actitud. De repente se ha colado en mi mente este doble momento maravilloso: el recuerdo de una magnífica amistad que tuve y tengo tanto con Ale como con Diana, el absolutamente maravilloso viaje que hicimos tantos años atrás, y lo orgullosa que estoy de que mi amiga Ale se haya acordado de ese momento, convirtiendo lo negativo en lo positivo.

Muchísimas gracias a Ale, a Diana y a todas las personas maravillosas que tengo la inmensa suerte de tener como amigos, que sois muchos y muy buenos, soy muy afortunada por ello.


Y ya que me pongo pastelera... mejor lo dejo y propongo... Chicas, ¿por qué no planeamos un viaje como aquel para primavera u otoño? Sería genial :)

AUNQUE NO TENGAS NOMBRE

Iba a tener su primer hijo. En esos momentos se daba cuenta de lo compleja y a la vez simple que puede resultar la vida. Hacía unos años ni siquiera se hubiese planteado la posibilidad de que algún día ella misma pudiera ser madre, sin embargo ese momento había llegado de un día para otro, casi sin proponérselo, pero avanzando en las etapas de la vida, como sucede todo. Ahora, un universo entero se abría ante ella y debía tomar muchas decisiones, comenzando por el nombre que quería ponerle a su hijo. Aún era pronto, ni siquiera sabía el sexo del bebé, pero era algo que no tenía demasiada importancia. Si era una niña maravilloso, y si era niño magnífico. Pensaba en cómo sería su vida a partir de entonces, las cosas que haría con su hij@, los planes de futuro, su educación... o cosas tan triviales como de qué color pintaría su habitación, a qué parque le llevaría en las tardes de sol. Pero antes que nada tenía que pensar en el nombre, y ésa era una decisión fundamental, ya que el nombre de una persona le marca de por vida. Era necesario hacer una lista de nombres de niño y otra de nombres de niña, buscar información en internet sobre el significado de cada uno de ellos, su historia, las características de la personalidad de cada uno de ellos, y un largo etcétera de circunstancias y detalles que hicieran que su balanza se inclinara hacia un lado u otro y encontrar el nombre perfecto.

Paseando de tienda en tienda llegó a sus manos un libro de nombres. El libro en sí era muy simple, de fácil manejo, tapas duras y perfecto papel satinado. Se dividía en dos partes: la primera se dedicaba a los niños y la segunda a las niñas. En ambas secciones se hacía un listado por orden alfabético en el que aparecían prácticamente todos los nombres que existían y al lado de cada uno de ellos su significado. En el caso de que quisiera obtener más información sobre algún nombre en concreto, ya buscaría en internet o en otros libros.
Elegiría un nombre, luego le gustaría otro, se encapricharía con un tercero, volvería al primero. Y así una y otra vez a lo largo de meses y meses, como una veleta azotada por el viento, que en gran medida era su propia personalidad y que ahora se veía incrementada por la hormonas en revolución.

Se sentó en un banco del parque en aquel atardecer de verano. Le dolían los pies hinchados, pero su cuerpo estaba lleno de vida. Abrió el libro, ojeó la primera página, la primera foto, se perdió en el horizonte dormido de las pupilas de aquel niño sonriente. Empezaba la lista de los nombres de niños: la A, de Alberto, Álvaro o Antonio, luego la B y la C, la D, la E... hasta la Z. Ojeaba los listados por encima, se fijaba en los nombres que en principio le gustaban, hacía listas mentales. Le gustaba César, le gustaba Rodrigo, o Luis o Alberto. Luego llegaba el turno de los nombres de niñas, y otra vez vuelta a empezar: la A de Alba, la B de Blanca, la C de Carmen... un listado alargado como la sombra del ciprés, hasta llegar a la Z. También de niñas tenía algunas ideas en la cabeza: Henar, o Lis, o Inés...

Tantos nombres, tantos significados bajo ellos, tantas historias que contar, tantas personas que los han llevado y que han escrito su propia historia...

El frescor de la tarde comenzaba a notarse a esas horas en las que el sol ya era un disco rojizo escondiéndose en el horizonte. Una leve brisa hacía ya más ligero el ambiente después del día de calor sofocante en la gran ciudad. Faltaba ya poco para agosto, para irse a la playa y mirar ese mismo disco rojizo deshacerse sobre el horizonte azulado de ese mar que tanto quería. Era ya la hora de volver a casa, tomarse algo fresquito y descansar para el día siguiente. Cerró el libro, se palpó su vientre que ya empezaba a abultar y a gritar el secreto de su felicidad al resto del mundo y pensó:

Te siento muy dentro y te voy a amar el resto de mis días, eres mi felicidad absoluta, aunque no tengas nombre

VÉRTIGO

Miró hacia abajo y vio las olas del Cantábrico chocar con estruendo sobre las piedras del fondo del acantilado. A un lado el verde, al otro el azul infinito del mar y el cielo que se dan la mano. La brisa marina la envolvía, la sumergía, la empujaba. Pensó por un momento en la locura momentánea, fugaz, única. En cómo en un segundo podía volar sin alas, en cómo la brisa marina la abrazaría en su encuentro con el azul infinito.

Se dio la vuelta, vio los seguros verdes de su tierra firme. Volvió a andar lentamente y olvidó la locura transitoria de aquellos segundos.

Sintió Vértigo. El mismo que se siente en un primer beso.


EL SIGNIFICADO DE LAS ITACAS

LA HISTORIA DE ULISES

Personalmente, he de confesar que siempre he sentido fascinación por la historia de Ulises y de su patria, Ítaca. Esa historia fantástica, llena de aventuras y de peligros que Homero retrató de forma tan fiel en "La Odisea". Ulises, rey de Ítaca. Cuando se produce la Guerra de Troya a consecuencia del rapto de la bella Helena, el rey Agamenón convence a Ulises para que vaya a la guerra. Una vez producida la caída de la mítica Troya con la historia del famoso caballo, Ulises comienza el periplo que habrá de llevarle de vuelta a las playas de Ítaca. Lo que él no sabe entonces es que tardará en arribar a Ítaca más de veinte años, en los cuales habrá de recorrer las aguas de medio Mediterráneo y vivir todo tipo de aventuras, buenas y malas, conocer nuevos territorios, nuevas gentes, la ira de los dioses y la obsesión por él de alguna diosa, incluso el canto de las sirenas que hace que los hombre enloquezcan.

Pero Ulises finalmente regresará a Ítaca, tras un larguísimo viaje, lleno de aventuras y de experiencias, que nunca podrá olvidar. En Ítaca le esperan su esposa, la bella y paciente Penélope, y su hijo Telémaco. Penélope ha esperado más de veinte años la llegada de Ulises y ni por un momento ha pensado que no regresaría; ante la presión de los numerosos pretendientes que querían casarse con ella para conseguir el trono de Ítaca, finalmente acepta casarse con uno de ellos cuando finalice la mortaja de su anciano padre, pero el mito cuenta que lo que tejía por el día los destejía por la noche, ganando tiempo para el regreso de Ulises. Penélope y Telémaco siguen teniendo el mismo amor por Ulises que tenían el día que lo despidieron en una de las bahías de Ítaca y nunca han pensado que no regresaría. Ulises al llegar a Ítaca se disfraza durante un tiempo hasta recuperar por sus propios medios el trono de Ítaca al enfrentarse a todos los pretendientes y vencerlos. Penélope reconocerá en él a su esposo y con ello esta historia tiene un final feliz.


EL SIGNIFICADO DE ÍTACA

La historia de Ulises puede ser en sí misma muy bonita, fantástica, llena de aventuras, con todos los ingredientes necesarios para una gran novela, y tal es así que La Odisea es sin duda una de las mejores novelas de todos los tiempo y una referencia bibliográfica imprescindible. Es difícil encontrar a alguien que no conozca la historia de Ulises y Penélope, la Guerra de Troya, el episodio del mástil y el canto de las sirenas... Pero el verdadero significado de Ítaca es algo mucho más íntimo y sencillo, un espíritu que Kavafis, milenios después de la historia de Ítaca, supo reflejar perfectamente en el maravilloso poema que podréis leer al final de este post.
Ítaca es el camino, Ítaca es la vida misma. La VIDA es lo mejor que tenemos y muchas veces la dejamos pasar sin pena ni gloria, permitimos que la rutina y los días grises nos anulen y nos olvidamos de lo que verdaderamente tiene importancia. El concepto de Ítaca encarna el concepto de la sabiduría, de lo que aprendemos a lo largo de nuestro camino y nuestra existencia, de lo que vamos acumulando poco a poco en la mochila de nuestras vivencias y nuestros recuerdos, aquello que siempre llevamos con nosotros mismos.

Kavafis fue capaz de realizar un poema sencillamente precioso, porque hablar de la historia mítica de Ulises pero interpretándola desde el verdadero sentido de la vida. Sus palabras han traspasado milenios, de la Grecia antigua a nuestros días, haciendo que ambos mundos se dén la mano y se miren cara a cara. Ha sabido transmitirnos a través de su poema el significado de las Ítacas, el significado de las vidas, de las cosas buenas y malas que nos van sucediendo y que nos hace aprender, caernos, levantarnos y seguir hacia adelante mirando al futuro con los ojos bien abiertos pero sin olvidar el pasado que nos ha hecho como hoy somos. Pero lo más importante de todo es vivir el hoy, hacer que cada uno de nuestros presentes sean vividos intensamente, como si el mundo fuera a acabarse mañana. Si vivimos cada día con ilusión, si somos capaces de disfrutar de cada momento, de conseguir sacar la parte positiva que todas las cosas tienen, al final de nuestras vidas, cuando por fin lleguemos a las costas de la Ítaca anhelada podremos echar la vista atrás y sentirnos satisfechos y orgullosos de todo lo que hemos hecho, tanto lo bueno como lo malo. Nadie podrá decirnos que no hemos vivido y lo que es peor, nosotros mismos no podremos echarnos en cara que hemos dejado pasar la vida. Porque uno se suele dar cuenta de las cosas cuando es demasiado tarde, cuando finalmente arriba cansado a las costas de Ítaca, cuando ya no hay vuelta atrás porque lo hecho, hecho está, y lo que no hemos hecho no podremos volver a tener la oportunidad de repetirlo. Por eso la "Itaca" de Kavafis es una auténtica oda a la vida y a nosotros mismos, y si no nos aprendemos el texto de memoria, deberíamos al menos llevar siempre el sentido de sus palabras dentro de nosotros mismos y no olvidar el significado real de la vida y el significado de Itaca.



LA TRASCEDENCIA DE ITACA EN MI VIDA

Después de tantos años, me siento tan identificada con el nombre de Itaca como con mi propio nombre. El significado de mi nick aúna la historia de Ulises en su regreso a Ítaca y el maravilloso poema de Kavafis con el canto a la vida que contiene en sí mismo. Ese mismo poema, adaptado, se convirtió en una preciosa canción "Viatge a Itaca", de LLuis LLach, que aunque con modificaciones, mantiene en gran medida el texto del poema de Kavafis traducido al catalán. La versión extensa de la canción dura más de quince minutos intercalando pasajes enteros de música instrumental y otros pasajes en que Lluis Llach canta el texto de Itaca. Para mí es un auténtico remanso de paz para las depresiones, un oasis en el que me sumerjo en días grises. En la canción de Lluis Llach incluso se puede oír el sonido de las olas del mar al fondo, y resulta relativamente fácil embarcarse junto a Ulises y soñar las aventuras vividas por el mismo, imaginarse atado la mástil para no volverse loco mientras escucha el canto de las sirenas, los peligros del mar, la obesión de la diosa, las venganzas del Olimpo, la cruenta guerra de Troya y el abrazo de Penélope al final del viaje...

Personalmente siempre llevo a Ítaca guiando mis pasos y mi camino, porque la propia Ítaca es el camino. Además las referencias a la antigua Grecia en mi casa suelen ser más o menos constantes, incluso tengo un oso de peluche que lleva conmigo media vida y que se llama precisamente Ulises. Por todo ello, al elegir mi nick en el ciberespacio, tanto en ciao como fuera de él sin duda ése tenía que ser Itaca. Porque creo que resulta realmente difícil condensar en un sólo término tantos significados y emociones.


LLUIS LLACH: VIATGE A ITACA

 
 
 
KOSTANTINOS KAVAFIS. "ITACA"



Cuando emprendas el viaje hacia Ítaca
Debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni la cólera del airado Poseidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.

Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Poseidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.

Debes de rogar que el viaje sea largo,
que sean anchos los días de verano
que te vean arribar con gozo, alegremente
a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano y ámbar
y perfumes placenteros de mil clases.

Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca,
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino
mejor será que dure muchos años
y que llegues ya viejo a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.

No has de esperar que Ítaca te enriquezca
Ítaca te ha concedidoya un hermoso viaje.
Sin ella, jamás habrías partido,
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.


Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

VUELVE EL 2X1 DEL GRUPO VIPS

Vuelve el 2 x 1 al Vips... Qué buena noticia para la cuesta de en..... digo febrero!!!! Porque aunque ya hayamos pasado el primer mes del año, el segundo se presenta con condiciones muy similares al anterior.

Me hacen gracia a mí los 2x1 de la cadena Vips, al final, consiguen sacarte de casa un martes y que te gastes 15€, y encima estamos encantados de la vida por lo barato que nos ha salido la cena. Buen marketing para tiempos de crisis, sí señor. Pero miremos la parte positiva:

- Tenemos un montón de restaurantes donde elegir: Vips, Ginos, Wok, Fridays, Tío Pepe... en Madrid además tenemos uno de estos prácticamente en cada esquina.

- El descuento se aplica directamente sobre la carta, de manera que siempre pagas el plato de mayor valor. No te obligan a consumir ni bebidas, ni postre ni nada. Puedes calcular perfectamente lo que quieres gastarte.

- No es que estos restaurantes vayan a recibir próximamente la estrella Michelín, pero hay que reconocerles que son lugares agradables, donde poder salir a cenar con tu pareja, con amigos o incluso con los niños.


Por ello, tenéis como enlace adjunto el link para descargaros el cupón (si a alguien le interesa).

A disfrutar el 2x1 del Vips, todo un clásico en estas fechas!!!! :)