CUANDO ROMPE LA SÉPTIMA OLA

Después de un tiempo con el blog abandonado, y para no perder la costumbre de hablar sobre mi mundo por estos lares, vuelvo a la carga, en este caso haciendo un post lector. Aprovecho para hablaros de dos de los libros que he leído últimamente. Se trata de Contra el viento del norte y su continuación, Cada siete olas, dos de los libros más de moda entre las novedades del momento. De hecho, ayer mismo me merendé Cada siete olas entre aeropuertos y aviones, y me sorprendió descubrir cómo algunas personas que estaban allí también lo estaban leyendo.

No es que me guste guiarme por novedades editoriales, de hecho no suele ser lo normal en mí, pero esta vez he caído con todo el equipo en la historia de Emmi Rother y Leo Leike, dos personas normales que, un buen día, a causa de un error en la dirección de un email se conocen por vía cibernética. De esa manera tan banal y tan casual (como la vida misma) comenzarán una relación virtual que en muchos momentos tendrá visos de convertirse en real.

Sin afán de destripar en demasía ni el argumento del primero ni del segundo, os diré que estos libros se leen en nada. Más que un libro se trata de una recopilación de los emails que Emmi y Leo se van intercambiando a lo largo de más de dos años. Podremos asistir a sus transformaciones internas, al corrimiento de tierras de sus vidas, a sus miedos, a sus viajes, a sus relaciones en el mundo real. Pero hay algo en ese secreto virtual que pesa demasiado, y al final el lector tiene ganas de más, de meter la nariz en sus soledades y su intimidad. Ya lo decía mi amiga Belén: Cuidado, que engancha!

No creo que vayáis a encontrar en ninguno de estos libros una lectura redonda, de ésas que se cuelan entre nuestros libros de cabecera. Está escrito de la misma manera fresca y ágil que se escriben los emails, a veces sin pensar, a veces pensando demasiado. Y su lectura tiene que ser igualmente fresca, cargada además de esos sentimientos que en los emails tenemos miedo de sacar a la luz. Pero los terremotos existen en la vida real, cómo no van a existir en las emociones!!!!

Nunca he vivido una historia de amor por internet, pero eso no me impide sentirme un poco Emmi en algunas cosas y otro poco Leo en otras. Conozco esas sensaciones, esos miedos, esos silencios... A veces creemos que tenemos nuestra vida muy atada y muy bien enfocada, hasta que aparece alguien, un ente a veces irreal, que viene en forma de email o de comida de trabajo, pero que se cuela en nuestras vidas y nos hace tener miedo de nosotros mismos. Y llega la duda, el quiero pero no quiero, el no debo pero y si debo? Corrimientos de tierra en nuestra vida y nuestras emociones al fin y al cabo.


Es recomendable que empieces la lectura por el primero de ellos, Contra el viento del norte, el otro te aseguro que vendrá rodado. Después de conocer a Leo y a Emmi, dejarlos colgados de un interrogante... después querrás saber más sobre qué ocurre con ellos, qué les tiene deparado el destino o sus propios sentimientos.

Una vez... hace algún tiempo... una persona que fue en sí misma un corrimiento de tierra en mi tranquila existencia me escribió: Un recuerdo real en un mundo cada vez más virtual...


Eso son estos dos libros, y juntos serán capaces de llevaros consigo hasta que la séptima ola por fin rompa con fuerza.


2 comentarios:

  1. Tengo ya ganas de leerlos, que sois muchos los que los recomendáis. Además ya sabes que yo sí he vivido una historia de amor por internet, así que tengo curiosidad, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Internet es un arma poderosa, que sin duda puede desatar emociones de muchos tipos, incluido por supuesto el amor.Yo sí creo en estos amores cibernéticos, y ambas novelas me encantaron, por su frescura y por su "supuesta" espontaneidad.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)