SALVEMOS EL NOBLE ARTE DEL TEATRO

Ayer, a través de El País, me enteré de que un pequeño teatro madrileño está pasando las del Caín para poder estrenar su próxima representación. Por ello, han ideado un sistema de micromecenazgo para que personas de a pie como nosotros podamos poner nuestro granito de arena y con una pequeña aportación ayudarlos a salir adelante. A cambio, y dependiendo de la aportación, recibiremos un regalo. 


Se trata del Teatro Guindalera, en Madrid. Os dejo el enlace a la web donde podréis ver cómo ayudarlos. Deberéis ir a la web de La Tahona Cultural, donde os explicarán cómo poder ayudarlos. 


Os dejo además un vídeo en el que os explicarán de mil amores en qué consiste el Teatro Guindalera y su labor: 




Gracias. 

LA INFORMACIÓN ES PODER

Ayer por la mañana fui al cine a ver la última de Clint Eastwood. Tenía muchas ganas de ver esta película y soy consciente de que si no me daba prisa, probablemente perdiese la oportunidad de poder verla en pantalla grande. Así que aprovechando el descuento matinal (6€ por entrada, que siempre es de agradecer), allí me planté con ganas de disfrutar de esta película, que a priori debía gustarme por el actor principal, el director y la historia. Y de hecho, aviso que así fue.

UN DRAMA HISTÓRICO-POLÍTICO SOBRE EL CREADOR DEL FBI.


John Edgar Hoover, además del creador del FBI, es un personaje con una leyenda negra a sus espaldas. Pero tratándose de una película de Clint Eastwood, cualquier cosa era posible y me interesaba mucho ver qué enfoque le había dado el bueno de Clint, que si como actor es bueno, como director es una máquina, capaz de sorprendernos con toda y cada una de sus películas.

Hoover fue responsable de la creación del FBI, pero tanto investigó, y de tantas personas, que se convirtió en el principal enemigo de muchos. Aguantó en su puesto durante más de cuarenta años (hasta el día de su muerte), coincidiendo con ocho presidentes diferentes. Todos ellos le temían por la información que guardaba de ellos o de sus entornos. Precisamente por eso, ninguno se atrevió a destituirlo, y lay leyenda negra perduró después de su muerte.


Yo sabía poco (o más bien nada) de Hoover antes de ver esta película. Había visto el trailer en el cine y me quedé con la copla. Me sonaba vagamente su nombre, pero no lo relacionaba. Sin embargo, cuando vi en la tele un reportaje en el que aparecía DiCaprio hablando sobre esta película, habló de John Dillinger, uno de los grandes gangsters americanos, que cayó por el grupo de Hoover. En seguida me vino a la cabeza una película de hace un par de años, Enemigos Públicos, que contaba precisamente la historia de Dillinger y Hoover.

Pero es que la personalidad, la historia y la leyenda negra de John Edgar Hoover da para una película propia, y más aún, para un peliculón como éste. Profundiza en su historia, en todo lo que supuestamente hizo, en la organización del FBI (con sus pros y sus contras), incluso en su vida personal y sus tendencias sexuales. Una película biográfica que se centra en todos los aspectos de Hoover y que no te dejará indiferente.




ELENCO DE ACTORES Y ACTRICES: QUIÉN ES QUIÉN.


Tenemos una figura interesantísima y que da para una gran historia: John Edgar Hoover. Y sabemos que detrás de esta película está un director magnífico que, cada vez que rueda una nueva película, nos sorprende y nos encandila al mismo tiempo (larga vida al gran Eastwood). Ahora, sólo nos falta hablar del elenco de actores y actrices que la hacen posible.

1. LEONARDO DI CAPRIO VS JOHN EDGAR HOOVER.


Mira que a mí no me gustaba este actor. Es más, me horripilantaba (creo que me acabo de inventar un “palabro” nuevo). No podía con su cara de niño güeno y su tipo esmirriado en Titanic por ejemplo. Sin embargo, con el paso del tiempo, ha crecido como actor y como persona. Ya no tiene un físico endeble, ya no resulta tan guapo y sin embargo resulta muy creíble como actor, y cada película más y más. Y es que, si pienso en el DiCaprio de los últimos años (en títulos como Revolutionary Road,Shutter Island o John Edgar), en todos sus papeles me ha gustado y cada vez más.

Como os podéis imaginar, en el papel de John Edgar Hoover, de nuevo Leonardo Di Caprio lo vuelve a bordar, dando vida a un personaje lleno de matices y demostrando que es un actor como la copa del pino, y cada vez más. Llama la atención el gran cambio físico que experimenta Di Caprio a lo largo de la película, aunque lo vi en un reportaje en la tele y reconocía que no había sido capaz de engordar los 20 kilos que se supone que necesitaba para interpretar al Hoover maduro y anciano. Por ello, debía someterse a largas sesiones de maquillaje para interpretar al Hoover de los últimos años. La caracterización resulta fantástica y Di Caprio realizar una interpretación pasmosa.


2. ARMIE HAMMER VS CLYDE TOLSON.


El joven Clyde Tolson se convertirá en una pieza esencial en la vida de John Edgar Hoover. Se dará cuenta de que, probablemente junto a su secretaria, es la única persona en la que puede confiar, y mantendrán una relación muy profunda y a la vez muy difícil durante toda su vida. Entre Hoover y Tolson existe confianza, complicidad, pero también en algunos aspectos servilismo y un profundo sentimiento de amor homosexual que Hoover no parece dispuesto de aceptar en sí mismo, o al menos así se refleja en esta película.

Armie Hammer, este jovencísimo actor de apenas 25 años, era para mí un auténtico desconocido. Buceando en Internet he visto que protagonizó La red social, que como no la he visto, no puedo decir nada de su interpretación en ella. En J. Edgar lo hace bien, muy creíble en su personaje, discreto pero a la vez lleno de matices. También sufrirá una gran caracterización para dar vida al Tolson envejecido, de más de 70 años, que siempre, hasta el último momento y a pesar de los pesares, estuvo al lado de Hoover.


3. NAOMI WATTS VS HELEN GANDY.


Helen Gandy es la secretaria de Hoover durante toda su vida, a quien le entrega la responsabilidad de guardar su archivo secreto y de hacerlo desaparecer a su muerte. Al principio de su relación le propone matrimonio, pero ella lo rechaza porque dice que su aspiración no es casarse sino que quiere dar prioridad a su trabajo. Llegan al pacto de que ella será su secretaria al no querer ser su esposa.


El papel de Helen Gandy está presente a lo largo de toda la historia y la película. Se trata de una relación también un poco extraña, ya que, sin ser amigos, a veces rozan mucha confianza. Ella estará siempre al lado de Hoover, será algo así como su ángel de la guarda. En cuanto a Naomi Watts, creo que está irreconocible en su caracterización de Helen Gandy anciana. No he seguido mucho la trayectoria de esta actriz, pero sin tener un papel sobresaliente en esta película, lo hace francamente bien.

4. JUDI DENCH VS ANNIE HOOVER.


La veterana Judi Dench (a la que entre otros papeles recordaremos por su interpretación de la agente M en varias entregas de James Bond) interpreta aquí uno de los papeles más atractivos, o al menos más profundos de toda la película: el de la madre de John Edgar Hoover. La personalidad de Hoover vino muy marcada a su vez por la fuerte personalidad de su madre, que supo hacer de él un hombre fuerte. Podemos ver a lo largo de la película diversas escenas de esa fuerte relación entre ambos, llena de amor, respeto, casi idolatría (por parte de Hoover) pero también tesón, fuerza y voluntad. Desde la infancia de Hoover hasta la muerte de su madre con un Hoover de más de cuarenta años, ya erigido en el poder.


Me gusta mucho esta actriz, tiene una fuerza especial. Y en un papel como el de Annie Hoover la demuestra aún más. A ella no la tienen que caracterizar con más edad de la que tiene, pero aún con casi ochenta años, demuestra seguir siendo una gran dama de la escena, elegante y única.

Además de estos cuatro papeles fundamentales, existen otros muy importantes dentro del reparto. Sólo voy a nombrarlos para no extenderme demasiado en la opinión. Podemos destacar a Josh Lucas en el papel de Charles Lindbergh o Jeffrey Donovan en el de Robert Kennedy (el hermano del JFK).


HISTORIA HISTORIA…


Esta película está a medio camino entre el drama y la biografía, pero en cualquier caso su contenido es netamente histórico. La primera reflexión que se hace al principio de la misma es una reflexión en boca del propio Hoover y que tiene un contenido histórico. No recuerdo exactamente la literalidad del texto, pero lo que venía a decir era más o menos lo siguiente:


El problema de los historiadores es que cuando estudian la historia lo hacen desde la perspectiva del momento presente, de cuando la están estudiando. Y lo que ahora nos parece de una manera, probablemente cuando ocurrió fuese de otra muy diferente.
Hoover habla en ese momento del que fuese su primer jefe, quien comenzó la lucha encarnizada contra los bolcheviques sobre 1919 en EE.UU. Los comunistas bolcheviques eran probablemente en ese momento una amenaza para la seguridad norteamericana, ya que participaron en diversos atentados y pusieron muchas bombas, entre ellas una al propio jefe de Hoover, que se salvó de milagro. Para Hoover su jefe era un héroe, un verdadero patriota. Si lo miramos desde la perspectiva del hoy y lo que él y Hoover hicieron contra determinadas personas que supuestamente pertenecían o ayudaban a los bolcheviques, ya las cosas parecen diferentes.

Pero está claro que ésta es una película histórica. Como película, depende de una visión personal sobre todo del director, Clint Eastwood. Yo tengo un primo que es profesor de historia y siempre dice que su profesión es la decuentacuentos, ya que se pasa la vida contándoles historias a sus alumnos y nunca sabe si lo que está contando es cierto o no, ya que la historia nos la contaron a su vez de una manera, pero no sabemos si fue realmente así.


En J. Edgar podemos asistir a la historia del siglo XX de los EE.UU., en concreto desde los años 20 a la muerte de Hoover a principios de los 70. En ella aparecen episodios conocidos como el asesinato de John Dillinger, el secuestro del hijo de Charles Lindbergh, el asesinato de John F. Kennedy o la subida al poder del corrupto Richard Nixon (que se convertiría en el primer –y hasta ahora único- Presidente de los EE.UU. que dimitió de su cargo).

Hoover investigó a todos los que tenían poder, en sus archivos B existía información que muchos no querían que saliese a la luz. Le tenían miedo porque ni siquiera estaban seguros de lo que Hoover sabía sobre ellos y todos tenían muchos secretos. Investigó incluso la muerte de Marilyn Monroe, que siempre se ha dicho que los hermanos Kennedy (John y Robert) estuvieron detrás de ella.


La película por tanto posee un trasfondo histórico impresionante y la personalidad de John Edgar Hoover da para un verdadero peliculón. Para muchos Hoover fue casi un déspota, alguien que ejerció el poder más allá de los límites de la ley. Sin embargo, la visión de Clint Eastwood en película creo que es bastante objetiva. Retrata a Hoover sin enjuiciarlo, dándole al final un aspecto más humano (con sus virtudes y defectos) que maquiavélico, sin esconder ni las cosas buenas ni las cosas malas que hizo.

UNA PELÍCULA DE FLASHBACKS: ADELANTE Y ATRÁS.


Me gustan las películas de flashbacks, que van hacia delante y hacia atrás en la historia, ya que los momentos del pasado te ayudan a entender mejor el presente, e incluso el futuro. El problema que tienen es que en ocasiones crean confusión y no te enteras muy bien o hay detalles que se te escapan con tanto movimiento temporal.

Sin embargo, ésta no ha sido la sensación que me ha dado esta película. Queda muy claro cuándo estamos en el antes y cuándo en el después. La película de hecho empieza con un Hoover anciano que está contándole a un joven algo así como sus memorias, relatándole los hechos que acaecieron en su juventud, las hazañas que realizó y que le convirtieron en el que es hoy. No obstante, algunas de ellas aparecen maquilladas, no muy realistas con lo que de verdad ocurriese en su momento. Para ello, tendremos el ojo crítico de Tolson, que le recuerda a Hoover que podrá engañar al resto del mundo, pero no a él.


Creo que es sumamente difícil realizar una película de flashbacks y hacerlo bien, pero sin embargo Clint Eastwood lo borda, como todo lo que toca este gran director.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.


Creo que J. Edgar no defrauda, que una vez más Clint Eastwood ha conseguido una obra maestra. Con esa falta de color (no es en blanco y negro pero sí le da a los tonos azulados), con esa retrospectiva al supuesto hoy y al supuesto ayer (la técnica de los flashbacks), con ese ojo tan especial que tiene este director, ha conseguido una película sublime. Ha logrado una excelente historia, con un personaje que engancha, con un actor que lo borda (lo vuelvo a decir, me encanta la evolución de Di Caprio) y además ha conseguido presentarnos una figura controvertida como es la de Hoover desde una perspectiva de lo más objetiva.




Es una película que creo que no debéis perdérosla, y que si es en pantalla grande mucho mejor. Merece la pena invertir el precio de una entrada en ella, no os defraudará, os permitirá conocer más del siglo XX y de algunos de los acontecimientos que forman parte de la historia. Muy recomendable.