UN TRIÁNGULO AMOROSO COMPLICADO


CUATRO ESTACIONES Y UN DÍA: UN TRIÁNGULO AMOROSO COMPLICADO.


Cuatro estaciones y un día... un título que, como mucho nos informa sobre un espacio temporal. O eso pensé yo, cuatro estaciones del año y un día más, 366 días en total. Aunque también podían ser cuatro estaciones de tren, de autobuses, qué sé yo, pero aquello ya no encajaba tanto. Comeduras de tarro aparte, efectivamente se trataba de las cuatro estaciones del año y un día más. Y es que esta obra se desarrolla en ese espacio temporal.


Comenzará en otoño, asistimos a un encuentro entre Pilar y Manuel en la habitación de un hotelManuel, en realidad tiene una novia oficial, que no es Pilar, sino Marta, pero con Pilar tiene una atracción especial. En concreto, Manuel se siente atraído a partes iguales por las dos y se plantea lo difícil que es escoger a una sola de ellas cuando entre las dos se complementan y él siente como ambas son las mujeres de su vida.


Ese escenario (la misma habitación del mismo hotel) será aquél en el que se desarrolle toda la trama, donde Manuel se verá con Pilar, a donde Manuel llevará a Marta, donde ellas se conocerán y las cosas se complicarán más y más. Y así, irán pasando las estaciones, habrá momentos de ruptura, momentos de reconciliación, pero la historia irá dando giros y giros, cada vez más inesperados. Muchos de ellos te sorprenderán y otros quizá terminen por parecerte incluso previsibles según avance la trama pero, en general, creo que todos ellos resultan diferentes. Y es que esta obra resulta diferente, sorprendente, y creo que se disfruta de principio a fin.


La actitud de Manuel, o más bien Manuel en sí, en palabras de mi amiga Nieves, resulta totalmente “ostiable”. Y es que su personaje no deja de ser un inmaduro que parece que las quiere a todas: a Pilar y a Marta, y que pretende que todos se hagan amigos en chupipandi y vivan ese amor abierto y compartido, que resulta tan sumamente difícil. A lo largo del paso de cada una de las estaciones veremos si finalmente consigue lo que quiere… o no…

Por su parte, Marta y Pilar, dos chicas enfrentadas por un destino, que, según Manuel, se parecen tanto entre sí, quizá hasta el punto de complementarse e incluso compenetrarse entre ellas. Probablemente, si no se hubiesen conocido en las circunstancias en las que lo hacen (siendo una la novia oficial y la otra la amante) hubiesen podido llegar a ser incluso amigas.

Un triángulo amoroso que se irá estrechando más y más y sorprendiendo al espectador que, a escasos centímetros del improvisado escenario se irá fascinando más y más por esta obra.


.


UN REPASO A LOS INTÉRPRETES.


Al parecer, alguno de los tres actores que interpretan esta obra son conocidos por haber aparecido en determinadas series de televisión. Incluso Sergio Mur, quien da vida a Manuel, tiene experiencia sobre las tablas, ya que, precisamente en el Teatro Lara, interpretó hace unos años Closer junto a Belén Rueda. Sin embargo, para mí eran absolutos desconocidos.



Y como absolutos desconocidos, me quedé sorprendida muy gratamente por su explosión de frescura, por sus interpretaciones tan vibrantes, tan llenas de vida. Y es que, allí, a escasos centímetros de ellos, te crees todo lo que te quieran contarte. Alicia Rubio da vida a Marta y por su parte Sara Martín interpreta a Pilar, dos mujeres muy diferentes en algunas cosas y muy parecidas en otras, que pondrán el contrapunto al “ostiable” de Manuel.


Creo que uno de los puntos a favor de esta obra, una de las razones por las que está teniendo tanto éxito es precisamente por sus intérpretes, gente joven que le ponen muchas ganas sobre el improvisado escenario del vestíbulo del Teatro Lara. Esta obra y creo que también con los mismos intérpretes se llevó a cabo en Microteatro por dinero el año pasado y, según he podido leer por diversas crónicas en internet, gustó mucho.

Lo entiendo perfectamente, porque a mí esta obra me ha sorprendido y me ha gustado muchísimo por su frescura y su alegría, por su dinamismo y también por sus giros, algunos de ellos inesperados y otros no tanto. Te hace pensar en su argumento, en si es o no posible, en cómo ha cambiado el mundo y el modo de entender la vida en los últimos tiempos. Abre los ojos!!!
.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Para mí, ir al teatro, siempre y absolutamente es una grandísima idea. Sin embargo, algunas veces más que otras y esta vez me ha gustado muchísimo. Creo que fue una noche redonda: lo pasamos francamente bien con buena compañía, una buena obra de teatro diferente y anti-crisis, empezando por el precio de las entradas.


Me encanta cuando algo es capaz de sorprenderme como esta obra lo ha hecho. Y sin duda lo ha conseguido con creces. Me parece una idea estupenda el llevarla a cabo en un improvisado escenario en el vestíbulo de un teatro, esa proximidad a los actores que te permite meterte más en la historia, casi tocarla (y tocarlos) con los dedos. Y esa historia diferente, con unos actores que le ponen muchas ganas y que consiguen que, a pesar de jueves noche y que ya el cansancio de la semana va calando en los huesos, allá estuviésemos, disfrutando como enanos del noble arte del teatro.



Por lo que he podido ver, van a seguir representando varias semanas esta obra y aún estáis a tiempo de verla, ya que se van a pasar más o menos todo el verano por Madrid en el Teatro Lara. De verdad que es una ocasión perfecta para disfrutar de esta obra, con un formato fresco y diferente. El precio real de las entradas es de 16€, pero podéis encontrar ofertas por 12€ e incluso un 2 x 1. Y de verdad que merece la pena… ¡¡¡y mucho!!!


.

1 comentario:

  1. Habrá que ir a verla antes de que dejen de representarla, ya sabes. :-)

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)