UN SEPTIEMBRE TEATRAL

En este mes de septiembre creo que no lo he hecho mal del todo. Así como quien no quiere la cosa, he podido disfrutar de algunas de las obras teatrales en la cartelera madrileña. He reseñado algunas de ellas en el blog, otras en Ciao, otras aún no he hablado de ellas...Y ya que estamos a final de mes, me parece que puede ser una buena idea hacer un pequeño resumen de las obras teatrales y espectáculos de los que he podido disfrutar este mes de septiembre. 

TEATRO:

Iba a ir a ver al Brujo y sus Mujeres de Shakespeare, pero finalmente no pude ir (tener un bebé es lo que tiene, que a veces te desmonta los planes). Otra vez será, aunque le reconozco gracia suficiente, no soy yo admirado del Brujo por encima de todas las cosas precisamente. 

Sí pude ir a ver y disfrutar de Locas en el Teatro Lara. Me quedé absolutamente fascinada por este montaje teatral, en el Off del teatro (el vestíbulo), con una cercanía total a las actrices. La obra era excelente, las dos actrices, fantásticas, ¿y qué decir del giro final?... Decir que Locas es un montaje maravilloso, que espero que vuelvan a representar pronto, porque con tres únicas representaciones, ha habido muchas personas que se han quedado con las ganas. 
Valoración: Matrícula de Honor. 

También fui a ver El año que viene fue mejor en el Teatro Bellas Artes. No tenía mucha intención en ver esta comedia, que me resultaba bastante prescindible. Me encontré más o menos con lo que esperaba, una obra de teatro prescindible pero una comedia que durante una hora y media entretiene. Aún la tenéis en cartelera, para quien le interese. 
Valoración: Bien

Finalmente, también he podido ir a ver Macabaret, en el Teatro Alfil. Se trata de un musical protagonizado por muertos vivientes, algo que probablemente nunca hubiese ido a ver, pero Yllana siempre tiene un voto de confianza por mi parte, y si encima me invitan a ir gratis desde su teatro, no se puede decir que no. Desgraciadamente, hacía mucho tiempo que no veía algo tan absurdo, tan raro, tan para salir corriendo. Como así hicimos, antes de la mitad de la función. 
Valoración: Suspenso


CIRCO

Ayer, sin ir más lejos, fui a ver Eoloh, del maravilloso e inigualable Circo del Sol en los Teatros del Canal. Parece mentira, pero era la primera vez que veía a los del Circo del Sol en directo en uno de sus espectáculos y he de decir que, aunque se trate en esta ocasión de una obra de pequeño formato en un teatro, ¡¡¡¡me lo pasé como una enana!!!! Van a estar varias semanas más en Madrid, por lo que aún estáis a tiempo. Sin duda merece la pena.
Valoración: Matrícula de Honor.


CONCIERTO: 

Y lo que no podía perderme por nada del mundo fue el concierto de Sabina y Serrat el 19 de septiembre en el Palacio de los Deportes en su gira de su último disco: La Orquesta del Titanic. Nos los pasamos fenomenal, volvió a ser un momento histórico disfrutar de estos pájaros sobre el escenario. Aunque da pena, se les ve mayores, especialmente a Serrat. Fue una noche mágica, aunque no tanto como la de cinco años atrás, cuando los vimos actuando juntos en ese mismo lugar. 
Valoración: Notable Alto


No ha estado mal septiembre. Veremos qué nos depara octubre. 

De momento, tengo en mente Traición en el Teatro Galileo y tengo ya las entradas para La vida es sueño en el Teatro Pavón. A ver si a finales de octubre puedo escribiros otra crónica de la que haya sido mi agenda teatral y de espectáculos de octubre. 


A disfrutar!!!!


PRUEBA SUPERADA

Todo empezó hace unos días. Una de mis amigas puso en su muro de Facebook un vídeo de Youtube sobre cómo cortarse el pelo a un@ mism@. Que sí, que no estoy de coña. Por mucho que los ingleses digan eso de to have my hair cut (o algo así, que my english está muy oxidado) ahora un@, con un poco de maña y tiempo se puede cortar el pelo a una misma. Y para que no penséis que estoy loca, os dejo el enlace del vídeo en cuestión: 


El caso es que ya no es sólo cuestión de crisis (que también) sino cuestión de tiempo. Entre niña, trabajo, perro, marido, casa, compra y un largo etcétera, no tengo tiempo para ir a la peluquería. Primero dije que antes de que subiese el IVA iba a ir a que me podasen. Sí, sí, a que me podasen, porque con semejantes greñas no se podía hacer otra cosa. Pero pasó agosto y casi pasa septiembre, y yo sin encontrar un hueco para ir a la pelu. Porque además, si un día voy a las 8 de la tarde (otra hora imposible), aquello parece el Metro en hora punta y día de huelga, una cola de una hora??? Nooooooooooo!!!!

Andaba yo dándole vueltas al asunto y ayer, a las 10 de la noche, ¡¡¡me decidí!!! Me lavé el pelo, volví a verme el video tres o cuatro veces y pensé No parece taaaan difícil.... y para darme ánimos pensé también Bueno, es el momento, que con semejantes greñas, por muchos trasquilones que me pegue, siempre puedo ir mañana a la peluquería y que me lo arreglen. Así que dicho y hecho, seguí el consejo del vídeo, me dispuse a hacerme las coletas tal como lo va explicando la chica en el mismo y voilá! Además, parecía que no había quedado tan mal. 

Salgo del baño, le pregunto a mi marido (especialmente por la parte de atrás, que es la que creo que peor podría quedar) y me dice que a él le parece que bien. Bueno, conociendo al género masculino, seguro que me tiño el pelo de verde y también me diría que bien... Pero la prueba de fuego ha sido esta mañana en la oficina. Le he preguntado a dos de mis compis y me han dado su visto bueno. Así que mi autocorte de pelo ha quedado bien, me he ahorrado una hora de mi tiempo entre ir, venir y esperar en la peluquería, y también me he ahorrado un mínimo de 10 euretes, que bienvenidos sean!

Hala, a ver si alguien más se anima. Que de verdad que no es tan difícil. Y con el pelo largo, siempre (o casi) hay solución. 

YO SOY LA LOCURA


Hoy quiero hablaros de Teatro con Mayúsculas; se trata de la obra Locas, que se representa los jueves en el Off del Teatro Lara, en Madrid. Para los que no lo sepan (que yo misma no lo sabía hasta hace bien poco) el Off del teatro no es más que el vestíbulo del teatro. En el caso del Teatro Lara no disponen de un solo vestíbulo sino de dos y en el más interior de ambos es donde, a veces, representan algunos montajes teatrales. Ya os hablé hace un par de meses de Cuatro estaciones y un día, obra que pude disfrutar precisamente en este mismo vestíbulo de este teatro. Estos montajes, en petit comitétienen una magia especial, ya que te permiten meterte ”dentro de la obra” y no solamente desde una perspectiva espiritual sino casi desde una perspectiva física, ya que la cercanía a los actores hace que la vivas desde dentro.
He de agradecer además al Teatro Lara que en esta ocasión pude disfrutar de una maravillosa obra de teatro y además de manera totalmente gratuita, ya que disfrutamos de unasinvitaciones que nos tocaron a través de uno de los sorteos que organizan, así que, como comprenderéis, más no se puede pedir… Una obra de teatro excepcional y además gratis.

YO SOY LA LOCURA.

La Locura… parece que nunca nos va a tocar a nosotros pero a veces la tenemos mucho más cerca de lo que querríamos.
 Siempre pensamos que la locura es algo ajeno, que nunca nos va a pasar a nosotros, ni siquiera estimamos que pueda ocurrirle a nuestro círculo más próximo. Pero está ahí, existen muchos tipos de locura y nadie estamos exentos de caer entre sus garras.Esta obra nos habla de la locura, de diferentes tipos de locura y de puntos de vista también diversos sobre cómo entenderla y enfrentarse a ella.

Dos mujeres
 coinciden en la sala de espera de un psiquiatra.

Una de ellas es una triunfadora, una mujer de negocios que dirige varias empresas y que nunca tiene tiempo para nada, una de esas almas duras a las que nunca les ocurre nada, que son fuertes y que desprecian la mediocridad de los que consideran que no están a su altura (que son prácticamente todo el resto del mundo).

La otra, es una mujer débil, con una vida gris, un ama de casa que muchas veces no aguanta esa vida tan tediosa, en la que ella ya no es importante para nadie. Su marido hace mucho tiempo que no la ama, sus hijos se han hecho mayores y sólo vienen a que les pongan el plato en la mesa y ella tiene la sensación de que se está volviendo loca por momentos. Pero loca… loca…

Las dos protagonistas de la historia tienen
 personalidades totalmente opuestas.

Jennifer, cuyo verdadero nombre es Gregoria, es
 la mujer que lo controla todo, la que no tiene ningún tipo de fisura en su alma, es puro acero resistente ante cualquier adversidad. Es de esas mujeres impenetrables, piedra dura que lo controlan todo, lo saben todo, lo desprecian todo… Pero que en su interior (en el interior de la más dura piedra) tienen agua, mucha agua, probablemente el agua de todas las lágrimas que nunca han derramado porque su fortaleza y su perfección se lo impiden.

No duda en odiar al resto del mundo, en sentirse superior a los demás, en ordenar y mandar en lo divino y lo humano, en despreciar al de al lado… Cuando su compañera de reparto le pregunta qué hace allí, en aquella consulta del psiquiatra, miente vilmente, sin que le tiemble el pulso. Ella está allí pero no está allí, más o menos el Pasaba por aquí de toda la vida. El psiquiatra es un viejo amigo de la familia, del campo de golf, o de tenis, no lo recuerdo… Marca las distancias con la pobrecita que tiene sentada al lado, perteneciente a esa “chusma” que ni siquiera ha ido nunca a un campo de golf. Pero ella, ella está hecha de otra pasta, ella es perfecta, ella es dura, ella puede con todo…


Frente a ella tenemos a Martirio, a quien llaman Marta para tapar ese nombre tan horrible y probablemente predeterminante que le impusieron.
 Marta lleva sufriendo un martirio toda su vida. Es una esposa abnegada, una madre abnegada, una ama de casa abnegada… pero tanta abnegación le sirve sólo para sufrir más, mucho más, sobre todo en silencio. Su marido y sus hijos pasan de ella, sólo van a casa para que les haga de chacha. Y mientras, ella se va metiendo más y más en una espiral oscura.

A veces piensa que quiere tirarse por un puente; otras veces que quiere matar a su marido… pero lo que tiene claro es que ella no se siente bien, que, en definitiva, no está bien, y que necesita ayuda. Por eso, esas sesiones de psiquiatra una tarde a la semana se han convertido en una tabla de salvación a la que agarrarse en medio de la tempestad.

Para pasar las horas de espera, Marta intenta una y otra vez trabar conversación con Jennifer, pero se encuentra, una y otra vez también con el desprecio y la altanería de ésta.





UN POCO DE TODO: ACTRICES, ESCENARIO, AMBIENTE, OBRA…

Creo que hay muchas cosas que desglosar en este montaje, así que si os parece, voy una por una…
 

1. ACTRICES.
Las dos actrices protagonistas: Ángeles González Cuerda y Maribel Jara, eran unas auténticas desconocidas para mí. Por lo que he podido leer se dedican más bien al teatro independiente, pero sus dos interpretaciones en Locas me dejaron sin palabras, hacía tiempo que no veía una interpretación tan profunda y tan cambiante a la vez de sendos personajes. Las dos están impecables en sus registros, González Cuerda en la piel de Jennifer lo hace bien, pero lo de Maribel Jara dando vida a Marta ya son palabras mayores. Sin querer desvelar nada, lo que realmente impresiona no es el registro en sí, sino la capacidad de ambas de dar ese giro inesperado. Y no digo más… que todo se sabe. 


2. EL ESCENARIO.
El escenario, como os decía antes, no existía, o no tal como lo conocemos. Esta obra la llevan a cabo en el Off del teatro, es decir, en el Vestíbulo del Teatro Lara. El escenario no está elevado ni separado del público, sino que está al lado, pero tan cerca que, si estiras el brazo (o igual sin estirarlo incluso) puedes tocar a las actrices. Pude chocar al principio, pero cuando has ido a ver alguna que otra obra de este tipo, te enamoras de la intensidad del teatro, de la cercanía a los actores, de sentirte literalmente dentro de la historia. Y eso lo dan este tipo de montajes, donde no existe separación entre el escenario y el patio de butacas.

3. EL AMBIENTE.
El ambiente, precisamente por esa cercanía, resulta especial. No todo el mundo se atreve a ver este tipo de montajes, a menudo mucho menos comerciales y que constituyen apuestas arriesgadas, teatro en estado puro. La función del día 6 de septiembre era el estreno de esta obra en el Teatro Lara, donde va a representarse únicamente en tres sesiones: jueves 6, 13 y 20 de septiembre. Aún estáis a tiempo de ver la del próximo jueves si lo deseáis. Fue realmente emocionante, el público que nos congregábamos allí éramos teatrófilos (si es que existe este “palabro”), no público comercial. Y la actuación de las actrices, el giro de la obra, fue capaz de emocionarnos. Hacía mucho, muchísimo tiempo, que no asistía a una ovación tan entusiasta, larga y sincera como la que recibieron las actrices y el director ese día. El off del teatro era una auténtica explosión de emociones.

4. LA OBRA.
Me gustó la obra, me convencieron cosas tan importantes como el texto, la trama, el desarrollo, el giro final… Sí que es cierto que al principio te quedas bastante descolocado, ya que asistes a la lectura de algo así como un tratado médico sobre la locura. Es un inicio que resulta un poco extraño, monótono y aburrido, que te hace desconfiar de lo que te vas a encontrar. Sin embargo, poco después, la obra arranca y la historia te va convenciendo. También es verdad que en algunos momentos te resulta demasiado larga, sobre todo porque parece estar en stand by, siempre en el mismo punto durante x minutos, en los que dudas y no tienes muy claro hacia donde van. Pero luego da un giro inesperado y además fantástico. Es en ese giro en el que empiezas a darle vueltas, te sorprende tanto y valoras aún más la interpretación de las dos actrices, de manera que quedas entusiasmado. Es ese giro tan radical el que da razón de ser a toda la obra y el que hizo que todos los que estábamos allí aplaudiésemos enfervorecidamente, olvidando los momentos más bajos que pudiera haber tenido antes la representación.
5. DATOS PRÁCTICOS.
Como os decía, esta obra se representa en el Off del Teatro Lara, en Madrid, siendo el aforo limitado. Esta obra tiene tres representaciones programadas, los jueves 6, 13 y 20 de septiembre a las 22 horas. Dos de esas fechas ya han pasado, pero aún tenéis tiempo de apuntaros a la del 20 si queréis. Podéis encontrar entradas en el siguiente enlace:http://www.ticketea.com/locasoff. Ahora mismo, el precio de las entradas, sin oferta, es de 14€.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Teatrear, en todas sus dimensiones, siempre es una idea y una actividad estupendas. Yo no concibo mi propia vida sin esos ratos en el patio de butacas de cualquier teatro, e incluso cada vez me siento más tentada de apuntarme a clases de teatro. Pero a veces, la palabra teatrear cobra aún más sentido ya que te encuentras con pequeñas joyas inesperadas, como esta obra,
 Locas y la maravillosa e indescriptible interpretación de sus dos protagonistas: Ángeles González Cuerda y Maribel Jara, que aunque para mí eran unas absolutas desconocidas, hicieron que se me pusieran los pelos de punta. Las dos lo hacen francamente bien, pero especialmente, Maribel Jara, deja con su actuación, y su transformación, al público de la sala literalmente sin palabras.

La locura es un tema que siempre ha suscitado mi interés. No es que le tenga miedo, pero sí le tengo respeto y creo que todos corremos el riesgo de caer en sus redes y que a veces se manifiesta en quien tenemos más cerca, aunque no lo veamos. Hay muchas clases de locura, quizá algunas de ellas, en forma de fortaleza, que no lo parecen, pudieran a llegar ser devastadoras; u otras, que sí consideraríamos locura, en realidad no lo son tanto. En cualquier caso,
 tanto la locura como la obra Locas no te dejarán indiferente.
. 

ESAS PEQUEÑAS COSAS

Cuando empecé este blog (allá por ni se sabe cuándo), quería hacer un blog que fuese un poco Totum Revolutum, un cajón de sastre de toda la vida, vamos... Y sobre todo quería que fuese personal, que reflejase las cosas que se me pasan por la cabeza, las historias que se me ocurren, algunos de mis pensamientos y experiencias... un día a día virtual cuando quisiera ponerme a escribir sobre ello. 

Reconozco que no soy nada constante, que tan pronto he tenido abandonado esto durante meses y meses como me ha dado por escribir varios posts un mismo día. En esta época, tengo interés en seguir escribiendo por aquí, más a menudo a ser posible. Muchos textos serán "textos serios", que probablemente ya haya publicado en otros sitios muchos de ellos (posiblemente en Ciao), pero también quiero, de vez en cuando, hablar de esas pequeñas cosas que nos pasan en el día a día y que al fin y al cabo constituyen nuestra vida. 

Tenemos un nuevo compañero en la oficina desde hace un par de semanas, y hoy ha entrado diciendo que se ha comprado Una madelenita de esas de arándanos, tan rica... Muffins, le ha corregido alguien. 

¿Muffins?, ¿Madalenitas? ¡Qué más da! Aquí cada cual que llame a las cosas como quiera, que mientras nos entendamos...

No me digáis por qué, la memoria es selectiva y los recuerdos de pronto afloran, cuando uno menos te lo esperas. Y la palabra Muffin hizo clic en mi cerebro y me trajo un recuerdo de hace muchos años, pero muy nítido...

Regresé a Londres, hace trece o catorce años, con mucha juventud y poco dinero, y un día de verano en el que lucía el sol. Mi amigo Saúl y yo caminábamos por Hyde Park y nos acercamos a Harrod's, la cuna del derroche. Pero las pocas libras que teníamos en el bolsillo no daban para mucho. Pero sí daban para un pequeño capricho con un cierto glamour: ¡¡¡Una Muffin de Chocolate!!! y no una muffin cualquiera, sino una de Harrod's. Todo un símbolo, algo así como el helado que se tomaba Audrey Hepburn en Vacaciones en Roma en plena Plaza de España. 

Hace dos años que no vuelvo a Londres (y la echo taaanto de menos), pero hace muchos más años que no me como una muffin de chocolate, menos aún una muffin de chocolate de Harrod's. Pero ese recuerdo forma parte de mi vida, de tardes de verano, de juventud... Y por un momento he podido regresar a esos bellos recuerdos. 

CUENTO PARA HENAR: PUPPY Y LA ABEJITA



 Hacía muchos, pero muuuuuchos años que no iba por Bilbao. Este verano, teniendo en cuenta que íbamos a estar unos días en Santoña (localidad costera de la zona oriental de Cantabria, tan próxima a Bilbao) en seguida me hice mi esquema mental de los lugares que quería visitar, y, entre ellos, estaba Bilbao.

Hacía tanto tiempo que no iba, que estaba segura que me iba a encontrar con una ciudad totalmente transformada, que casi ni reconocería (como así fue el caso). Bilbao ha cambiado mucho en los últimos años, entre que mis recuerdos eran vagos y lejanos y que la ciudad se ha dado un lavado estupendo, que la ha dejado preciosa, el resultado fue el esperado: me sorprendió y me encantó a partes iguales.
Y si hablamos de Bilbao, del nuevo Bilbao, resulta imprescindible referirse al archiconocido Museo Guggenheim. Personalmente, nunca había estado en el museo, ni siquiera lo había visto construido (imaginaos el tiempo que hacía que no pasaba por allí), y aunque ese día no íbamos a tener tiempo de visitar el museo (algo que queda pendiente para nuestra próxima visita, que espero que no sea dentro de mucho tiempo, quizá para el próximo verano…), sí quería al menos ver el edificio y pasear por la ría y los alrededores.
La verdad es que el plan salió fantástico, ya que aparcamos muy cerca del Guggenheim y pudimos verlo desde sus diferentes perspectivas. Fuimos hasta el Barrio Viejo andando por la Gran Vía y el centro a la ida, y volvimos por el paseo de la Ría después. La verdad es que nos dimos una paliza bastante considerable con todo lo que anduvimos, y aunque al principio estaba nublado, luego hizo un día estupendo con un sol espléndido y que llegó a “picar” bastante. Pero sin duda mereció la pena. Me encantó Bilbao y su nueva imagen.

Y en ésas andaba yo cuando, acercándome al Guggenheim de repente, allá en la lontananza, veo a una imponente figura.
¿Qué es eso? Me autopregunté bastante sorprendida.
Y automáticamente pensé: No sé qué es en realidad, pero es sin duda el Paraíso de una Abeja.
Y de ahí, nació un pequeño cuento.Una pequeña historia que le contaré a mi nena dentro de poco, cualquier día antes de ir a la cama, evocando aquel día que las dos recorrimos Bilbao y que conocimos a Puppy, el protagonista de este cuento (con permiso de su amiga la abejita).





Bzzzzzzzzz, bzzzzzzzzz….

Soy una abejita que he venido de viaje a Bilbao...
Me han dicho que esta ciudad es muy bonita y que me va a gustar mucho, y aquí estoy yo aleteando y volando de aquí para allá.

Bzzzzzzzz, bzzzzzzzzzz…..
Pero, ¿qué ven mis ojos? ¡No me lo puedo creer! ¿Qué es esa figura imponente que se levanta en el horizonte?
Parece…. (ay, que me pongo nerviosa y todo). Parece…. Un edificio entero de flores y néctar. Ay, ay, ay… el Paraíso de una Abeja como yo!!!!
Y la abejita fue volando y volando hasta acercarse a aquella gran mole de flores de colores y aromas intensos y embriagadores que tanto la atraían. Dispuesta a darse un gran festín!!!

Bzzzzz, bzzzzzzzzz….
De pronto notó cómo aquella gran montaña de flores y polen se movía. 
¡Un terremoto!, -pensó asustada. Alas,¡¡¡para que os quiero!!!!
Pero mientras se alejaba volando y volando de pronto oyó.
Abejita, abejita, no te vayas.
¿Pero qué oigo?
Debo de estar soñando, una montaña de flores no puede hablar.

Bzzzzz, bzzzzzz…..
Y la abejita salió de allí por alas, pero miraba para atrás de vez en cuando a ver qué pasaba.
De pronto, lo oyó perfectamente, unos ladridos imponentes, de un gran perro que decía,llamando su atención:
¡Guau, guau!
Abejita, ¿no me oyes?¡¡¡No te vayas!!!!
La abejita, asustada miró de nuevo, fijándose en la gran mole de flores y polen.
No puede ser verdad -pensó. ¿Eso que ven mis ojos es realmente un perro?

Bzzzzzzzz, bzzzzzzzzz…..
Claro, abejita, soy un perro. Pero un perro bueno. Aún soy un cachorro y me llamo Puppy.
La abejita no podía creérselo, ¿un perro?, ¿un cachorro? ¿Puppy?. Por lo menos debía de estar delirando… El polen de alguna de esas miles de flores que poblaban esa gran montaña le había sentado mal. Se estaba mareando sólo de pensarlo.
Que sí, que sí, que soy un perro. Acércate, que te cuento mi historia.
Y la abejita se acercó. Porque la curiosidad siempre nos atrae y ella necesitaba saber si había consumido polen en mal estado o realmente aquello de verdad era un perro.


Bzzzzzz….. bzzzzzzz……
Puppy se puso muy contento. Le gustaba mucho la compañía, pero como era tan grande, muchas veces daba miedo. La gente le sacaba fotos, pero nadie se paraba a hablar con él y eso le entristecía mucho. Se aburría ahí sentado, a la puerta de su casa, el Museo Guggenheim, día y noche. Por eso, había decidido que cuando alguna abejita u otro insecto se le acercase (sabía que tenía un don especial para ellos), se quedaría muy quieto e intentaría hablar con ellos y hacerse amigo suyo. Pero el problema es que esta abejita había decidido pararse sobre una de sus orejas y le hacía cosquillas, por lo que no pudo evitar moverse. Y claro, la abejita notó el movimiento y se asustó, pensando que aquello era un terremoto. Pero no, sólo era él.
Me llamo Puppy y soy un cachorro de Westy-le dijo a la abejita. No te asustes de mí, que soy bueno…
La abejita le miraba, a medio camino entre la curiosidad y el temor. Pero Puppy decidió seguir contándole su historia.
Ese edificio tan bonito que ves ahí detrás es mi casa, y además es un Museo: el Guggenheim.

Bzzzzzzz. Bzzzzzzz……

La abejita seguía escuchando a Puppy.
Viene mucha gente todos los días al museo, hay cosas muy bonitas dentro -siguió diciéndole Puppy dicharachero. Y a mí también me sacan muchas fotos, les llamó la atención creo yo…
La abejita entonces contestó: ¿Les llamas la atención?, pues ¡claro!. Yo nunca había visto un perro como tú. Ni siquiera creía que fueses un perro.
Sí, claro que lo soy, le dijo Puppy.
Es que nunca había visto uno como tú -le respondió la abejita.

Bzzzzzz…. Bzzzzzzzzzz……
Entonces, Puppy, continuó su relato, contándole a la abejita de dónde era y toda su historia.
Soy un perro, soy una escultura de Jeff Koons.
La abejita no entendía muy bien de qué le estaba hablando Puppy y le miraba un poco extrañada.
Un escultor de Estados Unidos me hizo, soy un perro Westy muy original, multicolor y con muchísimas flores. ¿No te gusto?
La abejita le contestó rauda y veloz: Claro que me gustas, me encantan tus flores y tu polen, y además eres muy simpático.
Puppy, como buen perro que era, en seguida se puso contento y meneó el rabo en señal de alegría.
Lo que pasa… -siguió la abejita- es que me has asustado
Pensaba que eras una gran montaña de flores y cuando te has movido…
Puppy en seguida le contestó a su nueva amiga la abejita:
Lo siento mucho, abejita, pero es que me estaba picando la oreja porque me hacías cosquillas.
La abejita lo comprendió todo rápidamente y le dijo a Puppy que no había problema. Puppy lo que quería era que se hiciesen amigos y a ella le caía bien ese cachorro gigante de colores y flores. Pero es que además había un polen maravilloso y unas flores estupendas en todo el cuerpo de Puppy, así que se atrevió a preguntar:
Lo entiendo perfectamente Puppy. Pero… ¿crees que podré tomar algo de polen de tus flores? Lo necesito para hacer miel. -le preguntó un poquito preocupada.
Claro que puedes, pero si me muevo o me rasco la oreja, no te asustes, que no voy a hacerte daño. –le contestó Puppy.

Bzzzzzzzz…… bzzzzzzz……
Y así lo hicieron. La abejita revoloteaba alrededor de Puppy, poniéndose morada con el maravilloso polen de las cientos de flores que cubrían todo el cuerpo de Puppy. Y mientras, ella y Puppy hablaban y se contaban muchas cosas, haciéndose grandes amigos.

La próxima vez que vayas a Bilbao, Henar, seguro que vemos a Puppy –le dije a mi hija. 
Tienes que fijarte bien, porque aunque es difícil verla, seguro que la abejita está allí revoloteando junto a él.

Bzzzzzzzzz……… bzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz…………

.


SR.PERRO, LA GUÍA DE PERRETES URBANOS


SrPerro.com
La guía para animales urbanos.

.
Anda, si yo soy un animal urbano, para más señas soy un perro madrileño, de los Madriles de toda la vida. Y aunque me encanta correr a lo largo y ancho de mi parque (que lo tengo al ladito de mi casa, por cierto), también disfruto dándome un garbeo por el centro y conociendo sitios chulos. Creo entonces que esta página que acabo de encontrar puede tener elementos interesantes, que pueden ser de mi interés, el de un perro urbano madrileño, Guau!

Ah, perdonad, que no me he presentado.
Me llamo Athos y soy el cocker de Itaca.

Igual algunos habéis leído algunas de mis peripecias por estos mundos de internet. Hoy vuelvo a la carga, ya que hace poco he descubierto una página web que creo que nos puede venir bien a todos los perros urbanos españoles, específicamente de ciudades como Madrid y Barcelona, y también a sus dueños. Algunos de ellos, los pobrecitos, seguirán pensando que no sabemos conectarnos a Internet, pero realmente, cuando no están, todos los perros urbanos aprovechamos para robarles el ordenador y navegar por la red, que tenemos que estar informados!!!!
Y eso es lo que yo hago habitualmente, entre siesta y siesta, mientras mi amita está trabajando. Y en una de esas mañanas interneteras me encontré con esta página, SrPerro.com, la guía de animales urbanos, de la que hoy quiero hablaros.

Esto es España y ya se sabe, Spain is different, especialmente para perros urbanos como nosotros. Mientras en Europa puedes viajar libremente con tu perro en transporte público, alojarte en la mayoría de los hoteles, e incluso ir a comer a un restaurante con tu mascota, aquí en España tienes problema hasta para alojarte en un hotel, incluso a veces ni siquiera nos dejan ir a una terraza, cuando eso es la calle. Y claro, estoy hablando de perros urbanitas tan bien educados como yo, que, con todos mis respetos, ya quisieran muchos humanos…

Pero es que además, está claro cuando en algún sitio no se nos quiere, ya que en la puerta hay una pegatina que pone prohibido perros. Lo peor es cuando no hay pegatina ni nada y, o bien los amitos ni siquiera se atreven a meternos dentro, o cuando lo hacen y entramos, nos dicen que no podemos estar allí. Hala, así porque sí… Por eso una página como SrPerro.com está francamente bien, porque por un lado nos enseñan lugares donde sí somos admitidos, para que nuestros amitos los conozcan y nos puedan llevar. Y además, existe una lista negra, de aquellos sitios donde no nos quieren nada, para que nuestros amitos no gasten ni un solo euros con esa gentuza que no quieren ni vernos.

SrPerro.com es una web ideada por Micaela de la Maza, quien dejó un puesto importante en Vanity Fair por lanzarse a la aventura de crear una web que podría ayudarnos mucho a los perros urbanos. Ella dice que la culpa de todo la tuvo Colega, su perro y que además es también “colega” de todos los perros urbanos. Él es un perro educado, como yo, y que le encanta pasearse por los establecimientos donde sí nos dejan entrar, que, en contra de lo que se piensa, aunque siguen siendo muy pocos en comparación con otros países europeos, a veces hay muchos lugares donde no pensaríais que os dejasen entrar con nosotros y que sin embargo sí nos dejan entrar.
En la web, podréis descubrir un montón de secciones. Por ejemplo, por nombrar algunas de ellas:
- . Lugares donde ir con tu perro: bares, restaurantes, hoteles, playas, incluso transportes. Quizá os sorprenda que hay lugares donde está permitido ir en transporte público con nosotros: por ejemplo en trenes, tranvías y el metro de Bilbao. Yo me he enterado precisamente leyendo la información de SrPerro.com.

- . Servicios para tu perro: peluquerías caninas, paseadores, canguros y educadores caninos, piensos, residencias caninas, clínicas veterinarias.
SrPerro.com pretende ser un foro donde los amitos de los animales urbanos vayan escribiendo y contando en qué lugares pueden ir libremente con nosotros. Ahora mismo, podréis encontrar muchos sitios en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, pero en otras ciudades aún no hay registros de lugares que admitan perros, y eso no quiere decir que no existan, sino que los amitos de esas poblaciones, aún no se lo han chivado al SrPerro. Así que ya sabéis, amitos, colaborad con SrPerro.com, que todos saldremos ganando.
Dice mi amita que se trata de una idea fantástica, y sin duda ella va a aprovechar los buenos consejos de SrPerro. Ya tiene fichados unos cuantos lugares chulos en Madrid donde yo seré admitido con muchos mimos y ganas, por lo que nos vamos a ir todos de excursión. Estos sitios nos vendrán genial, especialmente en invierno, ya que en verano es fácil ir a alguna terraza por el centro, pero en invierno la cosa se complica, y por ello, muchas veces me toca quedarme en casa, cuando mis amitos estarían encantados de llevarme de paseo con ellos. Así que ya sé que este otoño me voy a mover mucho por Madrid y me va a encantar conocer todos esos sitios nuevos donde me van a tratar tan bien.

Mi amita también piensa, sin embargo, que aunque sea una idea genial, la web está aún muy verde y que le quedan muchas cosas por desarrollar. Pero yo estoy seguro de que lo van a hacer. La amita se refiere sobre todo a cuestiones de navegabilidad y sistemas de búsqueda de información, ya que actualmente, si por ejemplo escoges restaurantes, te salen todos mezclados (Madrid, Barcelona etc.) y resulta difícil encontrar los restaurantes en la zona que estás buscando. Y además de eso, seguro que los amitos interneteros contribuirán a que SrPerro.com crezca y sepamos todos los sitios donde somos admitidos.
Quizá a algunos os sorprenderá saber que la política de Inditex (la empresa dueña de Zara entre otras marcas), Mango o la Casa del Libro por ejemplo es pet friendly_, es decir que nosotros somos bienvenidos (siempre que estemos bien educados).

A algunos les sorprenderá, pero la verdad es que con nosotros se cometen muchas injusticias en este país, ya que, la mayoría de nosotros, somos perros educados, que ni armamos follón, ni nos meamos en ningún sitio, ni nos peleamos, ni molestamos… sino que nos puedes llevar donde quieras y nos portaremos fenomenal. En otros países, nos puedes llevar en transporte público, al cine, de compras, a comer a un restaurante… Eso en España es francamente difícil, pero gracias a Dios hay algunos lugares y empresas que son _pet friendly_ y que podemos visitar y a donde nos puedes llevar sin problemas. Y ya sólo por eso, nuestros amitos preferirán gastarse sus perrillas en estos establecimientos, mejor que en otros donde no nos quieren. Y eso, y especialmente en tiempos de crisis, es cada vez más importante.
Mi amita se enteró de la existencia de esta web porque un día se acercó a una tienda en el centro de Madrid. Se trata de una tienda donde realizan talleres de amigurumi entre otras cosas. Yo no sé muy bien qué significa esa palabreja rara, pero mi amita está muy interesada en apuntarse a uno de esos talleres y creo que se lo va a autorregular para su cumple este otoño. La tienda estaba cerrada por vacaciones, pero en la puerta pudo ver una pegatina de SrPerro.com, que decía abiertamente que nosotros, los perrotes, éramos bienvenidos. Cuando llegó a casa no se resistió y en seguida buscó en los maravillosos mundos de Internet y se enteró de qué era SrPerro.com. Ahora, la he visto en varias ocasiones cotilleando por la página, porque, como os he dicho, planea llevarme de excursión al centro este otoño y aprovechar para tapear por allí si se tercia, pero en lugares donde yo sea bien recibido.
SrPerro.com, además de la web, también dispone de su propio perfil en Facebook y Twitter, donde podrás hacerte su amigo y seguir todo lo que tienen que contarte. En el caso de Facebook disponen de más de 4.500 seguidores, que ahí es nada… Y es que somos muchos los perros urbanos que queremos salir a disfrutar de nuestras ciudades, y muchos los amitos perrunos que nos quieren tanto y que velan por nosotros.
Me gusta especialmente la sección de Consejos. Es algo así como un _totum revolutum_ donde podréis encontrar prácticamente de todo, desde cómo tratarnos y educarnos para que estemos en calma, consejos sobre peluquería canina, cómo ve tu perro el mundo o 10 películas recomendables para la gente con perro. Como veis, es de lo más entretenido y podréis encontrar prácticamente de todo.
También resulta divertida la sección del Blog. Aquí sí que se encuentran cosas curiosas… Me hizo mucha gracia un vídeo en el que un labrador y una carpa parecen jugar juntos. Seguro que también lo podéis ver en Youtube pero a mí me lo ha enseñado SrPerro.com. Hay otros muchos vídeos divertidos en el blog, así como muchas otras historias que serán capaces de encandilarte.

En definitiva, que tanto mi amita como yo somos fans de esta página y queremos que mucha gente más la conozca. Por eso, me he permitido de nuevo venir hasta aquí a comentaros mis apreciaciones sobre ella. Espero que muchos amitos leáis esta opinión y luego compartáis esta página web con mis colegas perrunos, que seguro que también disfrutan mucho con ella. Además, que utilicéis la información que nos brinda esta web y encontréis lugares donde poder llevarnos de paseo. Y por supuesto, luego, que nos llevéis, que de eso se trata.

Podéis además llevar a cabo una participación activa en la página y en el foro. Registraos y colaborad para que SrPerro.com siga creciendo y así todos podamos conocer nuevos sitios donde llevar a vuestros mejores amigos peludos. Nosotros, por nuestra parte, prometemos portarnos fenomenal.
Palabra de mejor amigo.
Guau! Guau!

Athos

PON UN PERRO EN TU VIDA Y SÉ FELIZ


Lo he sacado de Sr.Perro.com, y después de compartirlo en Facebook, no me resisto a hacer un post con él.

Y es que mi Athos hace todo eso y aún más cosas!!!!


¿PRIMERAS PIEDRAS O COSAS VERDADERAMENTE IMPORTANTES?


El otro día estuve en casa de alguien muy cercano con quien he limado todas las asperezas que pudimos haber tenido en el pasado, porque al final, creo que lo único que importa es el cariño y es ése el que ha salido a la superficie borrando todo lo anterior. Pasamos varias horas juntas, y a mitad de la tarde terminamos en la terraza de su casa tomando un café y hablando de ciertos temas que quizá deberíamos haber hablado mucho antes. Pero siempre hay un tiempo para todo, y éste ha sido ese tiempo.

Ella ha pasado por un momento traumático, la pérdida de la persona que amas en un accidente de tráfico. Así de repente, ¡zas!, el azar no te pregunta sobre tus planificaciones de futuro y parece que nos tiene reservado a cada uno lo nuestro, a veces bueno, otras veces malo.

El caso es que estoy segura de que cuando pasas por algo así, cuando tu vida cambia drásticamente de esa forma, tú también cambias. Evoco ahora una frase que me dijo a lo largo de la conversación:

“Te das cuenta de lo poco que importan las cosas. De hecho, casi nada importa.”

Le damos vueltas a cosas que no importan, le damos importancia a temas que no lo tienen, pensamos demasiado en estupideces, trabajamos demasiado, nos cabreamos demasiado y en ese tiempo se nos pasa la vida sin enterarnos.

Recientemente he recibido un ataque feroz en una de las páginas de internet donde colaboro habitualmente. He cometido un error, sí, como casi todos lo cometemos. Pero por eso ni voy a no asumirlo ni tampoco voy a flagelarme por ello. No viene al cuento el error en sí, pero sí que, personas que no conoces, de pronto adoptan la actitud más beligerante posible contra ti, te acusan, acusan a sus amigos, se autoproclaman jueces de todo y te amenazan. Y todo eso a alguien a quien no conoces, con quien jamás has cruzado una palabra y a quien probablemente no vayas a ver en tu vida. No lo entiendo, la verdad…

Pero tampoco me importa. He recibido muchas piedras en mi vida, algunas me las habrán tirado con razón, otras sin ella, pero la vida es un camino y los caminos, toda la vida de Dios han tenido piedras. Y quien las coge y las empuña contra ti, te amenaza, te las lanza, quizá esté libre de culpa, quizá pueda tirar la primera piedra. Yo no lo estoy, para qué mentir…

Quería escribir una pequeña reflexión sobre ello, y sobre todo sobre las cosas verdaderamente importantes de la vida, que no son ésas, ni en la vida cibernética ni tampoco en la vida real.

Deberíamos hablar de piedras, ¿o deberíamos hablar realmente de las cosas importantes?

Yo lo tengo claro. 

EL NUEVA YORK DE ELVIRA LINDO


Tengo que hacer una confesión: Nunca he estado en Nueva York.


¿Qué significa eso? Pues nada en especial, existen otros cientos, miles, lugares del mundo en los que nunca he estado y probablemente nunca llegaré a estar. Aunque ya se sabe que Nueva York está de moda y es algo así como una Meca a la que debes peregrinar una vez en la vida. Por eso, y a pesar de las famosas (y no precisamente por su bondad) aduanas estadounidenses, supongo, y espero, visitar Nueva York algún día.

                                             
Mientras tanto, como cualquier hijo de vecino, me enamoro de esta ciudad por lo que me cuentan de ella, por lo que veo en las películas (resulta imposible no tener una Nueva York cinematográfica en la retina), por lo que leo…


Y el libro del que hoy quiero hablaros es precisamente un libro sobre Nueva York. Probablemente hay muchos, muchísimos, incontables libros que hablan sobre esta ciudad, cuya historia transcurre entre sus calles, sus parques, sus nostalgias... Pero este libro es un poco diferente, es un libro especial, escrito no como libro, sino más bien como una conversación con un amigo que (aunque el título diga lo contrario) precisamente sí quiere compartir contigo sus lugares especiales de Nueva York.

.

EL NUEVA YORK DE LOS LIBROS.



New York, New York…


Esta ciudad forma ya más parte de los sueños, de las imágenes que nos hemos formado de ella en las películas, que de la propia realidad.


Tengo muchas ganas de conocerla, pero quizá también me da miedo llevarme una decepción, ya que quizá mis expectativas se hallen demasiado altas, y pudiera llegar a decepcionarme…

Pero no pensemos en eso, que de momento el viaje a Nueva York no tiene fecha prevista (ni parece que vaya a ser un viaje cercano precisamente). Por eso, me gusta seguir leyendo sobre esta ciudad.

Y si de lecturas se refiere, puedo evocar tantas calles de Nueva York recorridas de la mano de Paul Auster, quien suele retratar su adorado Brooklyn en la mayoría de sus historias.

Pero esta vez, el libro no era de Auster, sino de una escritora que me cae muy bien. Se trata de Elvira Lindo, a la que no he leído demasiado a decir verdad. Sí que he leído muchas de sus columnas, crónicas y artículos suyos publicados en el periódico El País, pero salvo una novela de su famoso Manolito Gafotas (que leí ya hace años), creo que nunca más había vuelto a leer ningún libro de esta autora, a pesar de su simpatía (es de esas personas que te cae bien sin conocerla). Del que sí he leído, y mucho, es de su marido,Antonio Muñoz Molina, que, aunque no tiene su simpatía, para mí es uno de los mejores escritores españoles vivos y además uno de mis escritores favoritos.


He disfrutado mucho con este libro de Elvira Lindo, porque su prosa es como ella: fresca, simpática, sencilla y facilita, que te va a contar historias e historietas que irás leyendo poco a poco y que te encantarán. Me gustó tanto cuando lo empecé, que decidí aparcarlo y esperar a poder disfrutarlo en vacaciones, donde se convirtió en una lectura de lo más amena y de la que disfruté muchísimo.

.


EL NUEVA YORK DE ELVIRA LINDO.



Elvira Lindo es española, ha vivido muchísimos años (prácticamente toda su vida) en Madrid, pero desde hace unos cuantos años, vive a caballo entre Madrid y Nueva York. De hecho, se pasa unos seis meses (casi todo durante el duro invierno) en la ciudad de los rascacielos, y según ella misma nos cuenta a través de las páginas del libro, debido a que pasa mucho tiempo en casa y vagabudeando por la ciudad, por su falta de horarios, termina pateando y descubriendo muchos de los rinconcitos de Nueva York que a cualquier turista se le podrían escapar. Y esos pequeños rinconcitos, esas pequeñas joyitas, son las que comparte con nosotros a lo largo de las páginas de este libro.


El libro está escrito de una manera muy sencilla, con un lenguaje y un estilo de lo más amenos, tal como si Elvira Lindo fuese nuestra amiga, que acabase de regresar de Nueva York y se sentase frente a nosotros tomando un café y nos contase algunas de sus experiencias. La mayoría de ellas, por no decir casi todas, no son historias que te dejen patidifus@ precisamente, sino que se trata de cosas cotidianas que nos dan otro reflejo de Nueva York.


Nueva York tiene que ser, como cualquier otra ciudad, algo más que los rascacielos de Manhattan, que Broadway, que el Central Park o muchas de las escenas que salen en las grandes películas. Mucha gente normal vive en Nueva York, en barrios normales, con calles normales, con vecinos más o menos normales, con restaurantes en los que la gente del barrio va a comer, tiendas donde van a comprar, sitios por los que pasean.


Y ése es precisamente el Nueva York de Elvira Lindo, un Nueva York diferente, un Nueva York por el que no suelen ir los turistas. Y este libro, además de una especie de cuaderno de notas, puede ser perfectamente una guía alternativa de esta ciudad que no deja indiferente a nadie.


Elvira Lindo dice entre las páginas del libro que lo escribe para cuando vuelva a Madrid. No se ve de viejecita empujando su tacataca por las calles de Manhattan, aunque las calles de Manhattan estén llenos de viejecitos empujando su tacataca, pero ella espera volver a Madrid… algún día. Para entonces, estos cuadernos de Nueva York, le recordarán a aquellos días de invierno en que iba en metro a ver a su psiquiatra, a la semana aquella que se quedó sola y anduvo tanto que terminó rompiendo sus zapatos, a su perra Lolita y las preguntas de aquella anciana que recordaba la película, pero no conocía el libro de Nabokov. Y a tantos otros ejemplos de un día a día en esta ciudad donde no tiene horarios, donde, sin planteárselo, ya ha pasado unos cuantos años. Pero algún día, volverá a Madrid. Porque Nueva York está muy bien, pero no es lugar para viejos, o al menos no es lugar para ella cuando sea vieja.

.


SENSACIONES DE UNA LECTORA QUE NO CONOCE NUEVA YORK.



Nunca he estado en Nueva York.


Hace tiempo, ni siquiera me sentía especialmente atraída por esta ciudad y tenía en la lista de lugares por conocer muchos otros antes de Nueva York. Hoy siento ya un poco más de inclinación a esta ciudad, que me gustaría conocerla algún día, pero a cuyo viaje aún no le pongo fecha, ni siquiera en los planes ni en los sueños.


Pero sí es un lugar que quisiera conocer. Y querría conocerlo, no sólo como conocen los lugares los turistas, sinoconocer su verdadera alma, los sitios de barrio, las pequeñas historias. Ésas que no salen en las guías, esas que, con suerte, algún amigo que sea de allí podría contarte haciendo de Cicerone pero que salvo que el azar conspirase contigo, probablemente nunca verías y/o encontrarías.


Este libro contiene precisamente eso, palabras de amigo, palabras de la amiga Elvira Lindo, que ha escrito este libro maravilloso, esta recopilación de anécdotas, este cuaderno de bitácora personal que vas a tener la suerte de poder compartir si te animas a leerlo, a dejarte envolver por sus páginas.


No conozco Nueva York, el único Nueva York que conozco es el que retratan las películas y con el que todos, alguna vez, hemos soñado. También el Brooklyn de Paul Auster pero, como comprenderéis, se trata más bien del Nueva York que me imagino que de un Nueva York real.


Con un libro como éste de Elvira Lindo, sigo imaginándomelo, pero me imagino otros escenarios de los que nadie me había hablado antes y me dan tantas, tantísimas ganas de conocer estos lugares, más quizá que los escenarios que tantas veces he visto en las películas.


No dudo que las vistas desde el Empire State puedan ser impresionantes, pero me llama más el Brooklyn de Paul Auster. Probablemente, a partir de que he leído este libro, también querría conocer el Nueva York de Elvira Lindo.

.

ALGUNAS FRASES PARA RECORDAR.



A lo largo del libro encontraréis numerosísimas citas para apuntar y recordar. Palabras que hablan de ese Nueva York especial, recóndito, sin excentricidades de turistas, que pretenden captar y condensar el verdadero alma de Nueva York.


Éstas son apenas algunas de ellas que me han gustado y que soy yo ahora la que querría compartirlas con vosotros.


.


Nueva York es el medio ambiente ideal para los fabuladoresSu prestigio (a menudo justificado) de que es el lugar del mundo en que todo puede suceder, favorece que haya gente que invente historias excéntricas para demostrar que está tocando el corazón de la ciudad.

.

Recuerdo haber pasado infinidad de tardes aquí, en el Regio divagando con los visitantes sobre el alma de la ciudad. (…) Según ha ido pasando el tiempo me he dado cuenta de que conocerla es aceptar que la desconoces.

.

Los barrios están construidos sobre esos flujos migratorios y sólo la novela retrata el desamparo y el asombro de los recién llegados.

.