GUÍA DE CÓMO JUGAR A LOS BOLOS PARA PATOS MAREADOS


No sé por qué, hoy recordé que hace tiempo había escrito una guía para jugar a los bolos teniendo pocas aptitudes naturales para ello. La publiqué en su día en otra página de internet pero no aquí en mi blog, así que la recupero, que creo que puede dar juego (y nunca mejor dicho).

1. DECISIÓN
Para empezar algo siempre resulta conveniente hacerlo por el principio. Para tomar la decisión de ir a jugar a los bolos se precisa valorar una serie de circunstancias. Para ello mejor nos basamos en razones que nos puedan inducir a ello:
1.1. UN BUEN JUEGO DE EQUIPO
Es algo básico, uno no va a los bolos a jugar contra sí mismo porque no tendría ninguna gracia, sino que va en equipo (de amigos, de compañeros de trabajo, de vecinos… de lo que se os ocurra). En cada pista de bolos normalmente pueden jugar un total de ocho personas, que en principio puntúan de manera individual (al menos eso ocurría en la bolera de Chamartín), pero para formar equipo, nada tan fácil como dividiros entre dos y sumar las partes de uno y otro equipo, que es lo que hicimos nosotros. Además, si no jugáis de modo individual sino en equipo, se fomenta el buen rollo, las risas, el meterse los unos con los otros, el hacer piña entre los del mismo equipo… en definitiva, resulta muchísimo más divertido.
1.2. UNA OPCIÓN BARATA
También es importante, especialmente en los tiempos que corren. Jugar a los bolos es divertido, un juego de equipo y además barato. Cierto que los precios varían mucho (no conozco las tarifas actualizadas, pero sigue siendo una opción muy asequible entre semana y un poquito más cara pero también asequible los fines de semana). Cuanto más grande es el grupo, más se desarrolla en el tiempo la partida, cunde más y te ríes más.

2. QUÉ NECESITAS

2.1. TENER HUMOR Y NO SER UN PATO COJO MAREADO
Se aceptan patos cojos, se aceptan también patos mareados, pero ambas cualidades juntas se rechazan por el bien de la humanidad y los que están alrededor. En serio, que no necesitas ser un crack, ni un gran jugador de bolos ni un deportista de élite, simplemente necesitas llevar tu buen humor, intentar dar lo mejor de ti y pasártelo bien. Hombre, si eres un mentalista y eres capaz de redirigir la trayectoria de la bola, pues no estará de más, pero parto de la base de que esta habilidad no está al alcance del común de los mortales.

3. EQUIPAMIENTO
3.1. ZAPATOS DE BOLOS Y “CALCETINES”
Tranquilo, no tienes que tener unos zapatos de bolos en casa, simplemente pagas por el alquiler de unos en la bolera. Ese alquiler suele consistir algo así como en 1€ por partida, y simplemente tienes que pedir tu número y te darán unos zapatos muy monos, con ni se sabe cuántos usos anteriores, pero no te preocupes, que te echan un chorrito de desinfectante. En este caso, yo no soy anda escrupulosa, pero habrá quien lo sea, y aviso de que al meter tu lindo piececito dentro se moja, y si llevas calcetín (algo recomendable) también, por lo que la sensación puede ser un tanto extraña. Así que, aunque os faciliten los zapatos en la bolera (que de hecho no os podéis llevar vuestros propios zapatos de casa), acordaros de llevar calcetines.

3.2. LA BOLA MÁGICA
En este caso, creo que si eres un friki y tienes tu propia bola para jugar a los bolos, te la puedes llevar de casa. Pero si eres un friki de los bolos, esta guía para principiantes y patos mareados como yo, no te servirá de mucho, así que mejor deja de perder tu tiempo leyendo esto. Para el resto de los mortales que no tenemos una bola de bolos en el armario de nuestra habitación, decir que las bolas os las presta también la bolera. Son del mismo tamaño pero varían en peso y en colores (cada color tiene un peso asignado). Simplemente tendréis que ir allí y ver cuál os viene mejor (se puede probar con varias hasta encontrar la que más se ajuste, aunque mejor que la encontréis pronto, que si no se acaba la partida). Además del peso, también depende del tamaño de vuestros dedos, ya que tienen que entrar en la cavidades de la bola, para lo que, como os decía, tendréis que tantear hasta encontrar la bola que mejor os vaya.

Y con esto, ya tenéis más que de sobra para empezar a jugar. Se recomienda a las chicas llevar si no pantalones al menos faldas largas para evitar ciertos momentos ejem ejem y a ser posible andar con ojo y no resbalar con los zapatos (a mí no me ha pasado, pero he visto otras veces a alguna persona caerse).

4. QUE DÉ COMIENZO EL ESPECTÁCULO, DIGO QUE EMPIECE EL JUEGO.
Más bien espectáculo, porque verme a mí en plan pato mareado que no sé ni cómo coger la bola tenía su aquél. Pero bueno, mejor utilizaremos el término juego, que al fin y al cabo, aunque también pueda llegar a ser un espectáculo, los bolos pretenden ser un juego y un entretenimiento.

4.1. FORMAR EQUIPO: SOMOS UNA PIÑA

Lo de formar equipo entre nosotros, hacer piña y motivarnos y apoyarnos entre nosotros resulta fundamental. Hay que crear buen rollito y estructura de grupo, porque aunque luego no ganemos (si lo hacemos, mucho mejor), hay que hacer equipo y darlo todo en la pista.


4.2. METERSE CON LOS DEL EQUIPO CONTRARIO

Hacer piña con nuestro equipo supone que el equipo contrario también la haga, y como podéis imaginar, que se formen piques entre uno y otro, abucheos y esas cosas, pero nunca perdiendo el buen humor. De hecho, la mayoría de las risas que nos echamos (además de por darnos cuenta de que la mayoría éramos unos patos mareados) fue precisamente por hacer equipo y después picarnos entre unos y otros. Pero insisto, nunca perdiendo el buen humor y el buen rollo.

4.3. TU OBJETIVO: INTENTAR TIRAR BOLOS (SI SON TODOS MEJOR, SI NO ALGUNOS)

No perdamos de vista nuestro objetivo, que luego no nos centramos en él, pensamos en otras cosas y nos pasa lo que nos pasa. Se trata de tirar los bolos y estamos ahí para eso, si nos reímos, mejor, pero si no tiramos ni una solo, se reirán más aún de nosotros. Por eso, pon toda tu atención, coge la bola, lánzala por el centro y encomiéndate a todos los santos celestiales (si crees en ello) para que por lo menos alguno caiga. Y si son todos, ¡salta!, ¡que se note tu alegría!

5. PASOS QUE DEBES DAR PARA TIRAR LOS BOLOS

Establezcamos unos pasos mínimos, que aunque resulten obvios, puede ser que a alguno no le parezcan tanto.

5.1. ESCOGE TU BOLA

Has llegado, has pagado la partida, te han dado los zapatos y vas con ellos humeantes en la mano de camino a la pista que te ha correspondido. Por el camino, haces una parada técnica si puedes para escoger tu bola según el tamaño y peso que mejor se adapten a ti y a tu mano. Te la llevas y la colocas en el carril central, en medio de las sillas, junto con la de los demás jugadores que comparten partida contigo.

5.2. PONTE LOS ZAPATOS DE BOLERA
¡Fundamental! Los has traído hasta aquí desde la entrada, te da cierto repelús verlos mojados con el desinfectante a chorro ése, pero te los tienes que poner. Te pones los calcetines gordos (cuanto más gordos mejor) si no los llevabas puestos y te atreves a meter tus lindos pies dentro de los zapatos. La sensación será de chof chof, como cuando te pilla una tormenta y acabas calado hasta los huesos, sentirás cómo tu calcetín absorbe la mayor parte del desinfectante. Pero tranquil@, la sensación es pasajera, pronto se te olvidará.

5.3. LEVÁNTATE CUANDO SEA TU TURNO, COGE LA BOLA Y AL LÍO
Te levantas, coges la bola, titubeas sobre si realmente era la bola que necesitabas o te has equivocado escogiéndola, te acercas al inicio de la pista, invocas dios sabe a quién, te agachas un poco y tiras la bola…. Y que salga el sol por Antequera… Miras de reojo y puede ser muchas cosas:

5.3.1 QUE HAYAS TIRADO ALGÚN BOLO
Bueno, no se te da mal si a la primera tiras algo, ya es bastante que no se te haya ido por el carril izquierdo o derecho (esos malditos carriles), puede ser que salga algo de esta partida y que aunque te sientas como un pato mareado, no lo seas tanto.

5.3.2. QUE NO HAYAS TIRADO NINGUNO
Sí, ya lo sabías tú que esto no era lo tuyo y que no ibas a ser capaz de tirar ni un solo bolo, pero no te desanimes, que nadie nació aprendido del todo. Ha sido la primera tirada, tendrás que probar más veces, a ver si en la siguiente hay suertecilla.
En total son diez tiradas por partida, pero en cada tirada puede ser que te toque tirar dos veces. Esto ocurre cuando tiras algún bolo, vuelves a tirar para ver si los tiras todos. Lo mismo si no tiras ninguno, vuelves a tirar a ver si en esa segunda vez te ilumina alguien o algo y tiras algún bolo. Incluso en la décima tirada y última puedes llegar a tirar tres veces, tres oportunidades para tirarlos todos entre las tres.

5.3. QUE LOS TIRES TODOS
Pero menudo crack que estás hecho, ohhhhh, todo el mundo te mira asombrado. Puede ser que tengas un don para esto, o puede ser sencillamente que sea la suerte del principiante, así que no te tires mucho el pisto y espera a la siguiente tirada. Si en las tres tiradas siguientes sigues siendo el mismo crack, se te permite pavonearte a discreción; en caso contrario, pues no :P

6. CUENTO, RECUENTO, RISAS Y COCA-COLAS
El sistema de contar y recontar los puntos… pues a mí no me quedó del todo claro a decir verdad. Resulta fundamental, ya que si no, no sabes bien quién está ganando y esas cosas. En la pantallita que hay situada encima un poco antes del comienzo de pistas veréis cómo va cada uno. Al menos en la bolera de Chamartín no te permiten hacer grupos y que salgan los puntos por grupos, así que os tocará ir sumando a groso modo. Al final de la partida, en la entrada os darán un papel impreso de la información aparecida en la pantalla y así saldréis de dudas sobre qué equipo ha ganado, en el caso de que las haya.
Decíamos que por cada tirada se puede tirar dos veces, salvo que los tires todos, que entonces tiras una vez. En el caso de que en la doble tirada consigas tirar todos los bolos (bien en una sola tirada o en dos) en la siguiente tirada (la primera dentro de la siguiente doble tirada) los puntos se multiplican por 2 si no me equivoco, salvo en la última que se multiplican por 3??? No me hagáis mucho caso, que no me estoy muy segura.
Pero sobre todo de lo que se trata es de pasártelo bien, reírte, disfrutar…y si tienes sed, te levantas a la barra del bar, que está allí al lado, y te pides una coca-cola o lo que te apetezca. Es un bar pintoresco, por haber, el día que nosotros fuimos, había hasta jubilados jugando a las cartas.

7. LOS CONSEJOS DE ITACA
Anda que estoy yo guapa para dar consejos sobre bolos. Bueno, he de decir en mi descargo que lógicamente ni fui la mejor del equipo, ni tampoco la peor. Sin embargo, también he de decir que fui muy inconstante en mi actuación, ya que hubo tiradas (una) en que tiré todos los bolos y salté de alegría, y otras (varias) en que no tiré ninguno. Pero bueno, en el ranking quedé de la mitad para abajo pero no quedé mal en conjunto. Eso sí, no contéis conmigo para haceros fuerte en las crisis boleras, porque soy de lo más variable y los últimos puntos para ganar el juego mejor que no dependan de mí :P

7.1. LA BOLA CON TENDENCIAS POLÍTICAS
Os parecerá una tontería, y no digo yo que no lo sea, pero aquellas malditas bolas en un porcentaje muy alto de ocasiones terminaban en el carril de la izquierda o de la derecha. Hasta ahí todo bien, pero es que según las tendencias políticas de cada uno, solían terminar de un lado o de otro, y la mía siempre acababa en el mismo carril, que coincidía con mi pensamiento político. Y la de una compañera, de signo político adverso al mío, terminaba en el carril contrario. ¿Casualidad? Quizá sí, quizá no, ¿quién sabe?

7.2. PEQUEÑO TRUQUILLO, QUE LA BOLA NO REBOTE
Me explico, rebotar una bola de bolos es seriamente complicado, y mejor que sea así. Pero si al dejarla caer en el centro da un golpe y un pequeño rebote, termina yéndose para un carril u otro. Eso es al menos lo que me pareció a mí, pero probablemente sea una cuestión de sensaciones, nada empírica por cierto (como casi todo el resto de mi opinión). Es simplemente una sensación que yo experimenté y que creo que se puede corregir lanzando la bola con un poco más de suavidad, pero por supuesto estoy abierta a todo tipo de comentarios de personas que seguro sabrán muchísimo más que yo de en cuanto a bolos se refiere.

7.3. ID EN GRUPO
Jugar a los bolos entre dos no tiene ninguna gracia, salvo que se trate de un pique personal con el adversario. Lo realmente gracioso es jugar en un grupo grande, terminas teniendo mejor ambientillo y mejor pique. Además, cuando el grupo es grande (en el caso de la bolera de Chamartín el máximo es de ocho personas creo), la partida dura más y parece que te cunde mucho más también. Terminas echando una hora y media en cada partida (especialmente si en el grupo hay abundancia de patos mareados) y parece que el coste de la partida tienes la sensación de haberlo amortizado más y mejor.

7.4 DISFRUTA Y PASA UN BUEN RATO
Lo mejor de los bolos es que te lo pasas fenomenal y además a un coste bastante ajustado. De verdad que yo aún lloro de risa cuando recuerdo alguno de los mejores momentos de aquella tarde, porque realmente nos lo pasamos fenomenal. Probablemente, muchos de vosotros nunca os hayáis planteado la posibilidad de ir a pasar una tarde en la bolera, y seguro que alguno, o muchos, creéis que eso de tirar la bola y esperar a que se caigan los malditos bolos, no tiene ninguna gracia. Pues sí que la tiene, una gracia simple y portentosa, porque terminas sintiéndote como cuando eras niño, te ríes y te lo pasas fenomenal. Creo que lo mejor suele ser no tener grandes expectativas, no frustrarte y disfrutar del momento, que no está nada mal.


LA EXPERIENCIA DE ITACA
¿Me imagináis jugando a los bolos? Sí, habéis acertado, soy un peligro en potencia y con una pesada bola en la mano, puedo causar verdaderos estragos….
No me englobo en la categoría de pato mareado sin ninguna posibilidad de redención, pero sí en la categoría de pata mareadilla que no sabe muy bien de qué va esto. Pongo lo mejor de mi parte, miro fijamente a los bolos, hasta conjuro un mantra si hace falta… Pero mi bola tiene tendencias políticas e inevitablemente se va hacia el lado al que se va quien la tira. Aún así, a veces tiro algún bolo que otro, incluso a veces logré tirarlos todos y aquello fue una fiesta con saltos y lo que hiciera falta.
Pero me lo paso como una niña con zapatos nuevos, y si lo piensas, aunque fueran de no sé cuántos usos, los zapatos eran novedosos para mí, incluido el sonido del chof chof del calcetín dentro del zapato inundado por el desinfectante a chorro…
Me ha entrado mono de bolos, que han pasado casi tres años desde mi última experiencia, y ahora al releer este texto me ha entrado morriña de jugar a los bolos. Que la risaterapia con la boloterapia viene de fábula en estos tiempos que corren……
Así que, ya sabes…. A JUGAR A LOS BOLOS!!!!!

4 comentarios:

  1. Nunca jugué a los bolos y no por falta de ganas, sino porque nunca pintó. Ahora bien, si se es apolítico ¿a dónde va la bola? Y bueno, supongo que los del centro, siempre acertarán ¿no? Ah no, que el centro político no existe, son los padres. XD!

    ResponderEliminar
  2. Huy, me acuerdo de cuando publicaste esto, que me hizo mucha gracia igual que ahora al releerlo de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. ¿No hay video de esa partida de bolos?

    ResponderEliminar
  4. Yo si que he jugado!!! y... es cierto que es más o menos así.
    Chica me he reído un montón. Guárdame un sitio que me quedo por aquí
    Besos

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)