REVISIÓN DEL 2013 (ADIÓS 2013, ADIÓS...)

Hoy es el último día del 2013, un año que no pasará a la historia por haber sido bueno precisamente. Pero bien pensado, aunque diste mucho de ser el mejor año de mi vida, personalmente, ni puedo ni debo quejarme. Ahora, a escasas horas de que termine, me gustaría recordar las mejores cosas del 2013. ¡Allá voy!

1. Mejor razón de vivir: mi hija Henar y todo lo que ha crecido y espabilado en estos 12 meses. Ha aprendido a andar, a correr, a jugar, a hablar con media lengua, a nadar y chapotear, a comer ella sola... no puedo estar más contenta con ella, es el sol de mis días. 

2. Mejor viaje. No han sido muchos precisamente, pero me quedo con la escapada que hicimos a Roma con Henar. Desde ese día, Roma para mí es un carrusel a orillas del Tévere donde mi hija fue feliz subiendo y bajando a lomos de un caballo de colores. 

3. Mejor libro. A pesar de no ser, en absoluto, un año lector; y a pesar de haber fracasado estrepitosamente en mi propósito de lectura del año, me quedo con La ciudad de los ojos grises, una historia que me enamoró. 

4. Mejor obra de teatro. 2013 sí ha sido un año teatrero, no llevo la cuenta de cuántas obras he visto pero apuesto a que fueron más de treinta. Si me tengo que quedar con una, aunque la cosa está reñida, lo hago con A cielo abierto, con José María Pou y Nathalie Poza en el Teatro Español. 

5. Mejor momento laboral. No he estado en el paro, que no es poco. Pero no era nada feliz en mi anterior trabajo y no me entendía con mi jefe. Un cambio de puesto de trabajo, dentro de la misma empresa, me ha permitido ser infinitamente más feliz. Me gusta muchísimo más lo que estoy haciendo ahora y tengo un sol de jefe, muy humano y empático, por el que estoy dispuesta a poner toda la carne en el asador y dejarme la piel cada día. 

6. Mejor amiga. Mi querida Virginia, con la que este año he tenido el placer de compartir muchos y buenos momentos. Es un apoyo constante en mi vida, la comprensión hecha mujer y un apoyo constante. Sin ella, mi vida no sería como es ahora. 

7. Mejor regalo (físico). No soy de grandes regalos sino de pequeños detalles que te llegan al alma. Cuando alguien te regala algo pensando en ti, te hace feliz. Me quedo con un libro que me entregó un excelente amigo hace unas semanas una tarde de viernes, mientras tomábamos una coca-cola y en la calle diluviaba. Él sabes de sobra quién es :)

8. Mejor película. Si 2013 no ha sido un año lector, tampoco ha sido un año de películas precisamente. He ido al cine cuatro veces (contadas, no es una forma de hablar). He visto unas cuantas películas en casa, eso sí... Me quedo con Amor, de Hanneke, una película durísima y bellísima a partes iguales. 

9. Mejor sueño. Seguir luchando por ser feliz. Si la vida no es cabrona contigo y te esfuerzas en disfrutar de los pequeños momentos y detalles que se te ponen delante, podrás ser feliz. 

10. Mejor propósito. Haber disfrutado de lo bueno del 2013 y no darle más importancia a lo que realmente merecen las cosas y especialmente a lo que no lo tiene. 


Buen 2014 para todos. Sea como haya sido tu 2013, ¡¡¡espero que el 2014 sea mucho mejor!!!



MY LITTLE BOOK BOX: CHUCU EL TREN

Esta cajita de My Little Book Box la teníamos en casa desde hace meses. Pero Papá Noel decidió guardarla y decirle a Henar que debía disfrutar de ella a partir de Navidad. 

Incluía un libro maravilloso, Chucu el Tren, que es capaz de hacer las delicias de cualquier niño y que por supuesto ha hecho lo propio con mi chiquitina. Es un libro de Ediciones SM en tapa dura, pensado para niños con edades comprendidas entre los 0 y los 2 años

Chucu el Tren tiene forma de tren, algo que parece lógico según se dice, pero no todos los libros tienen la forma de la historia que cuentan. En el tren de Chucu hay cuatro amiguitos: gatito, perrito, conejito y patito. Todos ellos son muy simpáticos, son pequeñas marionetas de dedo que Henar y yo nos ponemos mientras yo le cuento la historia del lilbro y las dos vamos cantando, Chucu-Chú, Chucu-Chú..., que al fin y al cabo es el sonido de los trenes.


Los cuatro amiguitos irán subiéndose por turnos al tren. Todos ellos se encargarán de conducir la locomotora del tren durante un tiempo, hasta que llegan a un sitio que les gusta mucho y se quedan allí jugando, y es otro de los animalitos quien se subirá a la locomotora y hará que el tren siga funcionando: Chucu-Chú, Chucu-Chú...

Resulta taaan divertido tener las marionetas entre nuestros deditos y que suban y bajen del tren...

Henar nunca se ha subido a un tren. Y yo quiero que se suba a un tren especial. En una cajita anterior de My Little Book Box recibimos un libro muy chulo, el Cucutrás de la Selva. Con él Henar aprendió mucho y conoció animales como el león, la jirafa, la cebra, el hipopótamo o el oso panda... Todos se presentaban a través del juego del Cucú... tras! Y un día llevamos a Henar al Zoo, con su libro debajo del brazo. Cada vez que veía un animal en el Zoo que estaba en su libro lo señalaba en la ilustración correspondiente. 

Por ello, haremos una excursión en un tren muy especial, un tren de FEVE en nuestro próximo viaje a Oviedo. El tren de la FEVE va más despacio y te permite ir viendo el paisaje, las montañas y los prados verdes... y juntos cantar Chucu-Chú... Chucu-Chú... Ya os contaremos la experiencia. 

Pero las cajitas de My Little Book Box, además de incluir un libro fantástico y adecuado a la edad de nuestros peques, incluyen una actividad para hacer una manualidad con los peques. La actividad de esta caja me encantó, aunque he de decir que es para hacer sin peque, porque con ella, y debido a la dificultad, es imposible. No me ha pasado en otras manualidades, pero sí en ésta. Ya sabéis que me encanta hacer este tipo de cosas, así que, aprovechando que la peque estaba durmiendo la siesta, cogí tijeras, papel y muchas ganas... y me puse manos a la obra. 
Teníamos que hacer un tren obviamente, con su locomotora y sus vagones. El nuestro lo hicimos con dos vagones, pero podéis hacerlo con los vagones que queráis.

Está hecho con goma Eva y en la propia caja de My Little Book Box vienen las plantillas, las instrucciones para hacerlo e incluso la goma Eva de colores. Creo que el resultado final, con Henar y Athos en los vagones, no ha quedado mal, ¿no creéis?




Si os interesan las cajitas de My Little Book Box, podéis leer en el post que hice en su día en qué consiste esta iniciativa tan maravillosa, con la que enseñaremos a nuestros hijos el amor a los libros desde la cuna

Y si queréis daros de alta, lo podéis hacer aquí. Probad, de verdad que merece la pena.

https://dub113.afx.ms/att/GetInline.aspx?messageid=c068eb84-4de5-11e3-99b5-00237de46122&attindex=0&cp=-1&attdepth=0&imgsrc=cid:53F33B29-0EDA-426E-931F-8C7F6AE59A39&cid=500fb91dc2265c7c&hm__login=eva_montero&hm__domain=hotmail.com&ip=10.211.32.8&d=d3398&mf=0&hm__ts=Fri%2c%2015%20Nov%202013%2011:18:00%20GMT&st=eva_montero&hm__ha=01_f4eb9822162b40549830b62447cb2156e96e71edaa7269f49c9f7e7071b674b9&oneredir=1

PACK PRINCESAS DISNEY PARA HENAR

Ayer me volví loca... o casi. Me vine de la Tienda Disney con una caja que casi no entraba por la puerta y me gasté 95 eurazos en un pack de Princesas Disney que incluyen 11 muñecas con las princesas Disney hasta la fecha (a excepción de Frozen). Puede parecer una locura, pero creo que es una buena compra y que además voy a tener la mitad de los regalos de mi hija solucionados para los próximos 5 años. Porque obviamente, no le voy a poner la caja entera en sus manos (11 muñecas de una tacada serían demasiadas). Se las iré dando poco a poco... una para el cumpleaños, otra para Reyes... Si me lo curro y voy comprando cada una de las películas (intentaré hacerlo con descuento y con tiempo), el pack princesa + película creo que se convertirá en un regalo genial. Y sí, aunque me haya gastado una pasta (95 eurazos), hay que tener en cuenta que el descuento era de aproximadamente el 40% y que cada muñeca sale a poco más de 8 euros. Un chollazo. 


El único problema que le veo es el de las Princesas Censuradas. Sí, las Princesas Disney de antes, es decir: La Cenicienta, Blancanieves y La Bella Durmiente, son princesas tontas, rescatadas por un príncipe azul y cuentan una historia que no quiero que mi hija conozca. O menos aún que crea que la vida es así, porque en la realidad ni hay príncipes azules ni vienen a salvarte precisamente. 

Es cierto que a partir de La Sirenita, las historias Disney cambiaron radicalmente. Ya no eran princesas tontas ni las salvaba ningún príncipe azul, sino que elegían su propio destino, a veces al lado de un príncipe poco o nada principesco. Estas princesas actuales son Ariel (la Sirenita), Bella, Yasmine, Mulán, Pocahontas... Hasta aquí, he visto las películas de todas ellas. Pero de las últimas tres: Tiana, Rapunzel (Enredados) y Mérida (Brave), aún no he visto ninguna de las pelis. Pero creo que las tres son de armas tomar (especialmente la tercera); valores que me gustaría que mi hija aprendiese. 

Por ello, es probable que o le censure directamente las tres princesas iniciales, o se las dé sin la película anexa. 

En cualquier caso, estoy muy contenta de haber comprado este pack, aunque me haya dolido el bolsillo. Creo que Henar algún día las disfrutará mucho. 

PROPÓSITOS 2013 (ACTUALIZACIÓN FIN DE AÑO)

Al principio de año comencé a escribir de manera mensual Los Propósitos 2013, pero luego lo dejé ya que pensé que dar la chapa todos los meses con estos temas era demasiado. La última actualización que hice en su día fue a principios de octubre y creo que viene bien hacer una última revisión a finales de año. No sé si éste sería un post más acorde al día 31, pero como me apetece hacerlo hoy, allá voy!


1 y 2. Pasar más tiempo con mi hija y mi familia. 



Creo que éste era el objetivo más importante y lo hemos logrado con creces. Estoy muy contenta porque no ha sido sólo un tema de cantidad, sino de calidad. 
Henar está para comérsela. En este año ha cambiado por completo, ha aprendido a andar, a hablar en ese idioma que a veces no entendemos, a jugar, a ser independiente, a disfrutar cuando le leo cuentos, a comer por sí sola, a dar sus primeros chapoteos en la pisci, a disfrutar de los columpios y a fascinarnos a todos. 
En verano lo pasamos genial, pero del verano a aquí disfrutamos mucho de nuestra mutua compañía. Cada momento que pasamos juntos nos esforzamos porque sea especial. Le he llevado al Zoo, al teatro, a la Plaza Mayor en Navidad. Y esta Navidad nos tiene embelesados. Ahora mismo, le acaba de regalar Papá Noel un triciclo y anda como loca de aquí a allá. 
Lo tenía clarísimo y cada día lo tengo más claro: no estoy dispuesta a renunciar a esos momentos, por nada del mundo. 
La prioridad en mi vida es mi hija y mi familia. 
Y esa prioridad me ha costado otras cosas, sobre todo a nivel profesional y a veces también personal. Pero me da exactamente igual, cualquier sacrificio merece la pena. 


3 y 6. Viajes: Roma y Lisboa


Tenía dos viajes para este año... Roma y Lisboa. El viaje de Roma estaba planeado para agosto, pero finalmente no fuimos. Me dio un ataque de mamitis aguda y no quise dejar a la pequeñaja. No me arrepiento de la decisión, aunque volví a re-organizar el viaje a Roma para noviembre. Y allá nos fuimos los tres, incluida la niña, que se lo pasó pipa y se portó fenomenal. A partir de ese viaje, Roma para mí es un carrousel al lado del Tévere, donde mi hija fue inmensamente feliz subiendo y bajando a lomos de un caballo de colores.  

En cuanto a Lisboa, también pude cumplirlo. Fuimos a Lisboa en mi cumpleaños, a mi amada Lisboa... Pero he tenido que asumir que no es una ciudad para un carrito de bebé, por mucho que yo me empeñe año tras año. Ese fin de semana nos supo a poco y no salió todo lo bien que esperaba. No importa, habrá más momentos. Quizá Lisboa no la incluya en los viajes del 2014 y espere al 2015, a que Henar sea más mayor y no necesitemos carrito. Veremos...


4, 5 y 7. Tiempo de ocio: Libros, Amigos, Teatro.  



En cuanto a amigos... no puedo quejarme. A lo largo de este año he pasado momentos estupendos con grandes amigos: Virginia, Luciana, Molli, Beti, Carmen, Tania, Ale, Antonio, Óscar, Sergio y muchos más que harían una lista interminable. Ciudades como Madrid, Oviedo, Sevilla, Gijón, Laredo, Coruña nos volvieron a dar la oportunidad de volver a vernos, volver a abrazarnos...
Hay amigos a los que no he visto este 2013, a los que echo mucho de menos. Pero seguro que el 2014 nos brinda la oportunidad de volver a vernos pronto. 

En cuanto a lecturas... ¡mal! De mal... en peor. He leído poco, poquísimo... y es que con este ritmo de vida, la niña, el perro, etc. no hay tiempo. No hay tiempo para leer tranquilamente. Y eso, se nota. Sólo espero que en este aspecto el 2014 sea un poquito mejor.  

En cuanto al teatro, tampoco puedo quejarme. No he hecho el recuento de cuántas obras he visto pero han sido bastantes. Y casi todas ellas maravillosas. 


10 y 11. Cursos.


50% de consecución de objetivo no está nada mal. El Curso de Pilates lo dejaré para el 2014. 
El curso del teatro lo empezamos en octubre y es divertidísimo, aunque seamos poquitos y nos cueste. Pero estamos aprendiendo un montón. Los lunes son mejores cuando incluyes el teatro en tu vida!

8, 9, 12 y 13. Objetivos muy Personales. 





La felicidad y la lucha por conseguirla es nuestro gran objetivo vital, nunca debemos olvidarlo. 

Haciendo balance del 2013, y a pesar del año tan duro que está siendo (que a fin de cuentas, aún no ha terminado), no puedo quejarme en cuanto a felicidad se refiere.  

Mi pareja y yo pactamos tiempos personales (que no todo va a ser familia), me esfuerzo en disfrutar cada día de cada pequeña cosa que se cruza en mi camino y en general, cada vez veo más vasos medio llenos. Es cierto que me falta tiempo para mí, echo de menos leer más, viajar más, tener tiempo para ir a la peluquería, ir de compras, al cine... cosas normales en otros tiempos, casi imposibles hoy en día. Pero supongo y espero que vendrán tiempos mejores. 

Soy feliz, tengo una familia estupenda, tengo un trabajo que me gusta mucho y un jefe estupendo (en junio me cambié de departamento dentro de la misma empresa y sencillamente no hay color, en todos los sentidos menos el económico), llego a fin de mes e incluso me da para algún caprichillo de vez en cuando. Tengo mucha gente que me quiere y hoy miro por la ventana y me enamoro de la vida, aunque suene cursi. Me siento muy afortunada.  

Este blog me aporta muchísimo, intento actualizarlo frecuentemente y cumplo mis expectativas. Los que me leéis, comentáis y estáis al otro lado sois la verdadera razón de ser de todo esto. 


A finales de este 2013 que no ha sido bueno prácticamente para nadie, echo la vista atrás y no puedo quejarme, mucho más si verdaderamente pienso en lo que hay alrededor. Lo importante es vivir el día a día con intensidad, ser feliz con quien eres y luchar por ello.  

¿Y vuestros objetivos del 2013, qué ha sido de ellos? 

RAMO DE CHUPA CHUPS: REGALO MOLÓN PARA ESTOS REYES MAGOS

Existen dos tipos de regalos: los regalos serios y los regalos simpáticos.
Sabemos que a la gente le suele encantar recibir un regalo serio, lo que comúnmente se llama “un regalo en condiciones”. Vamos, que abrir el día de Reyes un paquete que incluya un Ipad, la bicicleta que querías, una pulsera de diamantes o un viaje al Caribe hace ilusión a cualquiera.
Pero a veces, nosotros, esos regalos simpáticos que somos tan poquita cosa, hacemos ilusión de la buena.
No superamos a los regalazos, claro que no. Pero a veces, existe una categoría de regalos serios de no gran categoría: la colonia que te regala tu abuela, la corbata que siempre le cae a papá sí o sí, o el libro de turno, que no hacen nada de ilusión. Y ahí, nosotros triunfamos.
Yo soy uno de esos regalos simpáticos que hacen ilusión y que no terminan olvidados en un cajón o un armario. Es más, ya sé que está mal decirlo, pero creo que allá donde voy triunfo. Y es que, ¿a quién le amarga un dulce? Pues yo soy precisamente eso, un dulce, o muchos de ellos formando un estupendo y precioso ramo que en lugar de flores tiene piruletas. Soy algo simpático y que hago una ilusión más que razonable, porque normalmente, a quien me recibe como regalo, le hago gracia.

Poco más se puede pedir. Sobre todo, si se tiene en cuenta que además de ser un regalo simpático, también soy un regalo baratillo. Depende dónde me vayas a comprar, pero normalmente no llego a los 9 euros. Pero la inversión económica que hace en mí aquél que me va a regalar suele ser inversamente proporcional a la ilusión que genero en la persona que me recibe como regalo. Vamos, hablando en plata, que para lo que cuesto soy todo un éxito.

Me podéis comprar en muchos sitios, sin ir más lejos en grandes tiendas como el VIPs o el Corte Inglés. Probablemente también en tiendas de chuches y por supuesto en tiendas on line.

Ah, pero perdonad, que no me he presentado. Soy el ramo bouquette de Chupa Chups, encantado de saludarte, querido lector.


Somos muchos desperdigados por el mundo, aunque en mi caso yo ya he llegado a manos de mi destinataria. Fui un regalo cachondo de cumpleaños que llegó a manos de su destinataria con un par de meses de retraso. Pero oye, que le hice un montón de ilusión. En seguida se vio a sí misma disfrutando de los estupendas piruletas que contengo con su hija de dos años. Eso sí, ha decidido secuestrarme y que la niña no me vea hasta las vacaciones de Navidad. Sí, lo sé, me quedan dos telediarios, de ahí que esté aquí tecleando a todo teclear para contaros mi historia antes de mi extinción completa.

DE DÓNDE SALEN LAS PIRULETAS.

No sé si sabéis que la piruleta dicen que es un invento español. Los caramelos existen desde hace un tiempo inmemorial, pero a nadie se le había ocurrido insertarlos en un palito. Porque las piruletas no somos ni más ni menos que eso, ya lo aclara perfectamente la RAE:

Caramelo plano, generalmente de forma circular, con un palito que sirve de mango.
No está muy claro cuándo vio la luz la primera piruleta. Hay quien dice que viene de la Edad Media, quien sostiene que se inventó durante la Guerra Civil en Estados Unidos. En nuestra España, la idea aterrizó no hace demasiado tiempo, en los años 60 del siglo pasado (hace poco más de cincuenta años por tanto) y su introducción en nuestro país se lo debemos a la marca Fiesta, que empezó a comercializar piruletas.
Hoy, Fiesta sigue en activo haciendo piruletas. Pero nosotros, los Chupa Chups, también tenemos nuestra propia cuota de mercado. Y aunque esté mal decirlo, creo que los Chupa Chups hacemos más gracia y eso lógicamente se transforma en mayor ventas.

Los Chupa Chups somos españoles. Fuimos fundados a finales de la década de los 50 y desde entonces, campamos a nuestras anchas por España, endulzando a pequeños y a grandes. Nuestra marca, hoy en día, además de un nombre comercial, se ha convertido en un sustantivo. Comer un Chupa Chups es hoy en día sinónimo de comer una piruleta redonda.

Y es que somos muchos, tenemos diversos sabores a cada cual más atrayente. Desde los clásicos de toda la vida: fresa, naranja, manzana... hasta otros renovados como sabor a cola. Somos sorprendentes, estamos riquísimos y gustamos mucho tanto a mayores como a pequeños.
Desde hace tiempo, además se comercializan otros productos hechos con nosotros que son de lo más divertido. Aún no conozco a nadie que no le guste recibir un precioso bouquete con piruletas Chupa Chups en lugar de flores, una lata pop vintage desde 150 unidades a 1.000 unidades u otros packs de 100 ó 200 unidades.

Imaginaos la de tardes divertidas y sabrosas que podríais pasar con nosotros si os regalasen (o si os autoregalaseis vosotros, que también vale) un pack con tantos Chupa Chups.
En el caso de los ramos de Chupa Chups, estamos convirtiéndonos en todo un fenómeno. No es raro ver a algunas novias el día de su boda repartiendo en lugar de flores algunos de nuestros riquísimos Chupa Chups entre sus invitadas, precisamente a través de ramos como éste.

Brujitadelux: Flores de fieltro y Chupa Chups

UN RAMO DE PIRULETAS RECARGABLE.

Buscando en los maravillosos mundos de internet, y para ser más concreto en Pinterest, he descubierto que la gente hace con nosotros los Chupa Chups verdaderas maravillas.
Es cierto que el ramo de Chupa Chups como tal se comercializa. Se trata de una pequeña estructura con capacidad para 19 Chupa Chups que además puede ser recargable, por lo que si nos coméis, no tiréis la estructura en forma de ramo y simplemente rellenarla de Chupa Chups. Siempre tendréis un bouquete fantástico hecho con las mejores piruletas del mercado español.

Sin embargo, si sois manitas, os gustan las manualidades y queréis hacer un regalo lleno de encanto, probad a haced vosotros vuestro propio ramo de Chupachups. Hay quien inserta cada uno de los Chupa Chups dentro de una estructura en forma de flor hecha con goma Eva. Le ponen un rabo largo hecho con un palillo largo de los que venden en los chinos y recubierto de papel de seda verde. La verdad es que hacen verdaderas monerías, sólo tenéis que echarle un vistazo a lo que hay por internet.

Y un caramelo no sienta mal. Cierto que hablan mal de nosotros, que dicen que provocamos caries, pero como todo en la vida, ocurre sólo si abusas de nosotros. Si no, te haremos pasar un rato estupendo y sabroso.
Además, estamos riquísimos con todos nuestros sabores: fresa, sandía, lima - limón, cola, naranja, fresa y nata, o mango - piña- kiwi. Hay de todo donde elegir, entre los más osados y los que quieren seguir con los sabores más habituales.

En cualquier caso, como os decía al principio, soy un regalo molón. Que sí, que ya sé que no puedo competir con el Ipad, el crucerito, el joyón de turno y demás menesteres. Pero soy pequeño y matón. Al final, todos el mundo se alegra de recibirme como regalo. Y me disfrutan, vaya si lo hacen....

Estoy segura de que Itaca y Henar van a disfrutar mano a mano de este maravilloso ramo de piruletas.
¡¡¡Chupa Chups!!!!
Nunca defraudamos.

Y este ramo tan "cuqui" que han logrado con algunos de nosotros, no me podéis negar que ha sido todo un éxito. Y es que las chicas se enamoran de nosotros nada más vernos.
Igual mañana aparecemos bajo el árbol de Navidad de tu casa. Sería todo un éxito.
.

MI PRIMERA NAVIDAD INSTAGRAMIZADA

He estado unos días ausente, pero ya estoy de vuelta. Y además, vengo dispuesta a mostraros algunas pequeñas imágenes de mi primera Navidad instagramizada.

Unos días en el pueblo nos hicieron desconectar y descansar. 
Y ante el frío, nada mejor que una caldeada chimenea. 



Y una princesa preciosa que hizo las delicias de todos vestida de árbol de Navidad. 



Una mesa impecable. Mi tía Mavi se pegó un trabajo de horas para hacernos pasar la mejor Nochebuena que recordamos. ¡Gracias!


Un brindis por todos los que queremos. Estén cerca o lejos...



Y durante la noche, ¡¡¡llegó Papá Noel!!!
¡Cuántos regalos!!!!


Sé yo de una que no se lo podía creer. Tantos paquetitos bonitos por abrir...

Papá Noel acertó. A la artista de la familia, le gustó todo. 
Mirad qué contenta y entretenida está. 


Pero Papá Noel también acertó con mis regalos. 
Algunos incluso me sorprendieron. ¡¡¡Y me encantaron!!!


El árbol de Navidad estaba esta tarde esperándonos en la vuelta a casa. 
El día de Reyes será su día grande. 
Y un ramo de piruletas para endulzarnos un poco la vida. 


Durante años, odié la Navidad, me asqueaba y no podía con ella. Cierto que a veces es pesada, que la familia no siempre es lo que uno quiere y que los roces en Navidad con tan típicos como los villancicos. Pero merece la pena. 

Al lado de mi hija, con la magia de tener un niño descubriendo la Navidad, no puedes evitar enamorarte de ella y, a pesar de los pesares, amar de nuevo la Navidad y su magia. 

La Navidad está hecha de esos pequeños momentos. Espero haber podido explicaros algunos de los míos a través de estas imágenes. 

¡¡¡Feliz Navidad!!!

FELIZ NAVIDAD: ¡COMPARTE!

Me ha emocionado tanto este vídeo, que no puedo menos que compartirlo con vosotros (gracias a mi amiga Luci por hacérmelo llegar).

A menudo (demasiadas veces en mi opinión), le damos importancia a cosas que no la tienen y olvidamos que debemos ser buenas personas y compartir con los demás.




¡Feliz Navidad!

DISFRAZ CASERO PARA PEQUES: ÁRBOL DE NAVIDAD

Mi marido sigue insistiendo en que pierdo el tiempo y que en el chino hay disfraces fantásticos para salir del paso en cualquier ocasión. Pero a mí, ¿qué queréis que os diga?, me hace ilusión hacerle disfraces a Henar. Y este año, decidí que iba a ir disfrazada de árbol de navidad.



No me he vuelto loca, primero busqué en internet inspiraciones para disfrazarla de árbol de navidad.

Ya tenía la idea, el caso era hacerle algo similar a Henar. Para ello, básicamente necesitaba un trozo bien grande de fieltro para hacerle el vestido y el gorro. Y luego echarle un poquito de imaginación. 

Me fui a una tienda de telas y cogí un buen trozo de fieltro (creo recordar que aproximadamente un metro). Escogí un verde oscuro, un color muy abeto. Y con una bolsa de papel, un vestido de Henar del verano pasado y un poquito de maña, hice un patrón muy rudimentario, que luego lo pasé al fieltro. Ya teníamos el vestido del árbol de navidad. Unos cuantos ojales y unos botones de flores de colores (comprados en un chino de barrio) le daban el toque. 



Teníamos el vestido... Pero faltaba hacerle los adornos navideños. Como podéis ver en la imagen de arriba (en la que me inspiré) el vestido parecía llevar una especie de pompones. Como tuviese que ponerme a hacer pompones... Henar, la pobre, lo tendría claro, no acabábamos ni para el 2017. ¿Con qué podía adornarlo? Se me encendió la bombilla, ¡cápsulas Nespresso chafadas! Si ya sabía yo que los cientos de cápsulas que tengo por casa me iban a servir algún día para algo. 
Dicho y hecho. Me puse a pegarlas más feliz que una perdiz. Pero se cayeron. Así que terminé haciéndoles dos hendiduras por cápsula y con hilo y aguja, a coser se ha dicho. Fue lo más largo del proceso, coser capsulita a capsulita lleva su tiempo. 

Después, me quedaba por hacer el gorro. He de decir que ya iba pillada de tiempo (domingo por la tarde para más señas) y no me molesté mucho en hacer un gorro demasiado perfecto, pero el resultado final no estuvo mal. Otras cuantas cápsulas Nespresso cosidas... y una estrella de Oriente (la de los Reyes Magos de toda la vida) hecha con goma Eva terminaron de modelar el atuendo. 

Desde luego, original va a ir sí o sí... Y la princesa está encantada con su atuendo para la fiesta del cole. Creo que se lo va a pasar muy bien disfrazada de árbol de Navidad. 


¿Estás buscando un disfraz de árbol de navidad para tu hija o hijo? Anímate a hacérselo!


Quizá te interese otro disfraz: Angelito en Navidad 

MI 33ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 15 DE DICIEMBRE

Aquí estoy de nuevo. Aunque esta semana no ha tenido demasiados momentos importantes o trascendentales. De hecho, tenía entradas para dos obras de teatro (una de adultos y la otra de niños) y finalmente no pude ir a ver ninguna :( 

Y la semana, en general, ha pasado sin pena ni gloria. Algún buen momento en el trabajo, una comida de amigas, un café con un fantástico amigo al que no veo todo lo que me gustaría y compras deprisa y corriendo (porque aún me quedan algunos regalos de Navidad sin comprar). Pero se hace lo que se puede y aquí va mi semana instagramizada. Cortita e intensa. 

Se acaba el otoño. Una pena, porque a Athos le quedan tan bien los colores de esa estación...


El sábado por la noche fuimos al cine, a ver la última de Woody Allen, Blue Jasmine. No iba con mi maridete al cine desde marzo, ya tocaba. 


Un paseo por la Plaza Mayor en pleno diciembre es estresante. Pero aún así, tiene rinconcitos y guiños maravillosos. 



Y por último, una princesa encantada con su disfraz de árbol de Navidad. Esta semana tiene dos fiestas de niños: la de mi trabajo y la de su guarde. ¡Viva la Navidad!





BLOGUERO INVISIBLE: AL MORIR DON QUIJOTE.

Para mí es un auténtico placer volver a participar este año en la convocatoria navideña del Bloguero Invisible que, una vez más, organiza Kayena, del blog Negro Sobre Blanco. Es la segunda vez que participo en esta iniciativa, que ya forma parte de mis tradiciones navideñas. 

En esta ocasión, voy a participar con un libro un poquito diferente. Una novela pero no al uso, sino con un enfoque al que no estamos acostumbrados. Se trata de Al morir Don Quijote, de Andrés Trapiello. A este escritor leonés lo conocí hace unos quince años a través de sus artículos de opinión en dominicales (todos ellos francamente interesantes). Leí en su momento alguna novela suya que me gustó, hasta que este libro se cruzó en mi camino. 

Hablemos de metaliteratura: libros que a su vez hablan sobre libros. Con un título como éste, Al morir Don Quijote, está claro a qué libro hace referencia. Todo el mundo conoce al hidalgo descrito por Cervantes (aunque algunas malas lenguas sostienen que Cervantes no es el autor de la obra literaria española más famosa). La obra cervantina, que no muchos se han leído porque tiene tela, termina con el regreso de Don Quijote a casa, donde recupera su cordura y muere poco tiempo después. 
Lo que parecía un final cerrado se reabre con la idea de Trapiello de continuar la historia. Contarnos qué pasó después de que muriese Don Quijote. El resto de los personajes toman la voz cantante, desarrollan sus propias vidas después de la muerte del hidalgo. Cervantes nunca se habría imaginado una novela sobre su novela que la continuase. 

La sobrina de Don Quijote cuenta apenas con 19 años cuando hereda la Hacienda de su tío, cargada de deudas. En la casa vive el ama, enamorada en secreto de Don Quijote y quien ha criado a la sobrina y con quien mantiene una relación de madre a hija que tensa a la sobrina de Quijote, convertida en la señora de la casa a la muerte de su tío. La sobrina, a su vez está enamorada del bachiller, que está a por uvas y no se entera de nada. Los acreedores y algún que otro gañán la acosarán y frecuentarán la casa familiar. 

Pero también aparecen otros personajes cervantinos: el cura, gran amigo de Don Quijote y quien le metió el gusanillo de las novelas de caballerías. O por supuesto su fiel escudero, Sancho Panza, que rumia en soledad la muerte de su amo, con quien parece habérselo ido media vida. 

Trapiello intenta mantener en esta continuación el estilo y el ambiente tejidos en el Quijote cervantino, pero se toma algunas licencias en el desarrollo de las vidas de algunos de los personajes cervantinos tras la muerte de Don Quijote. 

Ésta es mi propuesta para esta edición del Bloguero Invisible. Espero que quien reciba este libro lo disfrute :)

BOLSAS DE PAPEL CUSTOMIZADAS PARA NAVIDAD

Otro DIY que podemos hacer simplemente con un poquito de imaginación y tiempo.

Ahora que estamos en Navidad, no se trata sólo de envolver los regalos, sino que frecuentemente, los tenemos que trasladar de un lugar a otro. Para ello, necesitamos meterlos en alguna bolsa.

Podemos echar mano sin más a cualquier bolsa que tengamos por casa (de papel o de plástico) pero también podemos echarle un poquito de imaginación, coger bolsas que tengamos por casa (eso sí, en este caso de papel) y customizarlas con motivos navideños

La semana pasada, estuve customizando algunas bolsas de papel y el resultado creo que no estuvo nada mal. Escogí una bolsa de Misako negra, otra bolsa roja de una tienda extranjera y una bolsa de papel craft marrón sin ningún otro tipo de marca. 

En el caso de las bolsas que tienen una marca comercial, tenemos que taparla. Para ello, utilicé recortes de rollos de papel de regalo y con una barra de pegamento tapé los logos y marcas de las bolsas. 

En el caso de la bolsa de papel craft, recorté unos folletos de publicidad de la Tienda Disney. 

Creo que el resultado no fue tan malo... Y que cuando llevas un regalo dentro de una bolsa como ésta, hasta gusta más. Además, en esta época, los regalos no sólo se ponen debajo del árbol, sino que solemos tener comidas con amigos, amigos invisibles y demás ocasiones donde trasladar nuestros regalos dentro de bolsas con encanto. 


Customizar bolsas se puede hacer en cualquier ocasión y con cualquier motivo. Cuando veáis algún recorte bonito, guardarlo, os puede valer para más adelante. Y si no, echad un vistazo al post que os escribí sobre bolsas customizadas, en aquella ocasión no navideñas.

MI 32ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 8 DE DICIEMBRE

Felicidades a las Conchas, las Conchis, Concepciones, Inmas, Inmaculadas etc.

Yo aquí estoy, con mi 31ª semana instagramizada; una semana en la que ya casi he acabado de comprar mis regalos de Navidad y Reyes (me quedan algunos flecos pero poquita cosa) y nos ha dado tiempo a hacer algunas cosas estupendas. Por ejemplo, ir al Zoo. Aquí va mi semana instagramizada: 

Nuestra primera visita al Zoo. Nos lo pasamos genial viendo a los leones, los pingüinos, los elefantes, los delfines... Y nos gustó tanto que nos hemos sacado el pase anual. 



Yo de mayor quiero ser leona, hay que ver qué bien viven echando la siesta al sol. 


Pero ha dado tiempo a otros pequeños momentos como...

Una gran película de Woody Allen. 


Una pasta italiana pero de las de verdad (traída de Roma hace tres semanas). 


Unas libretas estupendas agenciadas en mi última visita a Ikea. ¡Me encantan!


Y hasta se nos ha colado un intruso muy especial en nuestro árbol. 


¡Feliz nueva semana!