EL ACUEDUCTO SOTERRADO DE SEGOVIA

 

SEGOVIA Y SU ACUEDUCTO, ÚNICO EN EL MUNDO.


Si hablamos de Acueducto y especialmente de Acueducto Romano, creo que Segovia es la ciudad que nos vendrá a la imaginación. No en vano, aquí en España, concretamente en Segovia, tenemos el que es sin duda el mayor y mejor acueducto conservado desde época romana. Y si hay un monumento que identifica esta ciudad es precisamente su acueducto.


Hace poco os hablé de la Plaza del Azoguejo en Segovia, que es precisamente la plaza donde se encuentra el Acueducto Romano, o más bien deberíamos decir que parte de él; eso sí, la parte más monumental y alta del mismo, es la que se encuentra en esta plaza.

Sin embargo, el Acueducto Romano de Segovia mide mucho más de lo que podemos imaginar viéndolo desde la Plaza del Azoguejo. De hecho, puedes seguir su arcada a mano derecha y verás cómo los arcos, adaptados al profundo desnivel de la ciudad, se van haciendo progresivamente más pequeños. Hacia la izquierda pasa lo mismo, aunque los arcos no van decreciendo de manera tan paulatina, sino más abruptamente, ya que la diferencia entre esta parte superior de la ciudad (ubicada en los territorios o cerca del llamado Barrio de los Caballeros) y la Plaza de la Azogueja es mayor y sobre todo más abrupta, un auténtico barranco de la época.




EL ACUEDUCTO SOTERRADO.


Durante aproximadamente dos milenios sin embargo se ignoró que el Acueducto de Segovia era mucho más extenso de lo que el ojo captaba. No en vano, una parte del mismo se encuentra soterrada, o lo que es lo mismo, bajo tierra, y es una parte muy necesaria para que semejante obra de ingeniería se mantenga aún de pie y en unas condiciones muy similares a las que tuvo en su construcción,hace dos mil años, cuando este Acueducto era la envidia del Imperio ya que ni siquiera la mismísima Roma tuvo un acueducto como el que hay en Segovia.




Actualmente, se conoce por dónde se encuentra el trazado de este Acueducto Soterrado y el Ayuntamiento de Segovia lo ha señalizado con 24 placas, por lo que, si quisieras, puedes ir siguiendo el camino del Acueducto soterrado bajo Segovia.


Si lo piensas, es normal que una parte esté soterrada, precisamente para el sostenimiento de la parte visible, que además en su tramo más alto (el de la Plaza del Azoguejo) mide nada más y nada menos que 28 metros, que ahí es nada!!! Sin embargo, llevo toda mi vida yendo a Segovia y no solamente no me había enterado del Acueducto Soterrado (algo no muy grave si tenemos en cuenta que los propios segovianos lo han ignorado durante siglos y siglos) sino que nunca hubiese siquiera pensado en que existiese una parte soterrada de este Acueducto. Desde luego, no deja de ser algo cuanto menos curioso e interesante.

Además, lógicamente, el agua que traía el Acueducto a la ciudad debía de llegar a todos sus rincones principales, entre ellos el Alcázar, que está en la otra punta de la ciudad, de ahí que el Acueducto, en su parte soterrada, llegue hasta él.


¿A que nunca lo habíais pensado?

DE CÓMO ITACA SE ENTERÓ DE LA EXISTENCIA DE ESTE ACUEDUCTO SOTERRADO.


Lo confieso, no soy de las que van mirando al suelo nunca, si acaso a las nubes. Bueno, quien dice las nubes, dice los edificios o igual algún cartel, pero ya pueden esparcir piedras preciosas por mi camino, que como no suelo mirar, no me entero.


Tal como os decía, el recorrido del Acueducto Soterrado está señalizado a lo largo de la ciudad de Segovia mediante veinticuatro placas de bronce, que tienen una parte del Acueducto representado y que, si las vas siguiendo, irás recorriendo el camino del Acueducto Soterrado. Pero no sólo eso, sino que recorrerás algunas de las partes más bonitas de la ciudad de Segovia, muchas de ellas desconocidas para el visitante en general.

Este recorrido te llevará desde la Plaza del Seminario hasta el mismísimo Alcázar, pero antes atravesarás lugares emblemáticos como la Plaza de la Reina Doña Juana, la Plaza de los Huertos, la calle Colón, la Plaza Mayor, la calle Marqués del Arco (donde se encuentra la Catedral), la calle Daoíz (que baja hacia el Alcázar) y la Plaza de la Reina Victoria Eugenia, que se encuentra frente al mismísimo Alcázar.


No quiero ni pensar cuántas veces habré pasado por estos lugares, específicamente por alguno de ellos. Y claro, como iría mirando a las nubes y pensando en las musarañas, nunca he visto estas placas (qué vergüenza...).

El caso es que el día de Nochebuena, mi maridete y yo nos fuimos de vinos a Segovia, dejamos el coche en la primera plaza del Barrio de los Caballeros y anduvimos callejeando hasta la Calle Real. Para ello, atravesamos, entre otros lugares, la denominada Plaza del Seminario, donde existen algunos de los pequeños arcos del Acueducto, situados en este lugar. Es un sitio con mucho encanto, especialmente de noche e iluminado, como era el caso.


Y allí, precisamente, se encuentra un letrero que informa sobre la existencia de este Acueducto Soterrado y su trazado a lo largo de la ciudad. Le hice una foto al cartel, pero de todas formas el Ayuntamiento de Segovia ha editado un folleto muy interesante sobre este Acueducto Soterrado y que podéis consultar en este link: http://www.segovia.es/index.php/mod.documentos/mem.descargar/fichero.documentos_2011-06-16_El_Acueducto_soterrado%232E%23_folleto_a33d82c7%232E%23pdf


Ahora, como propósito del 2013 está que, en una de mis futuras visitas a Segovia, pueda recorrer el trazado oculto del Acueducto en su parte soterrada e ir descubriendo alguna, sino todas, de las veinticuatro placas que han sido colocadas a tal efecto. Además, como os contaba, recorre muchos de los puntos principales y más bonitos de la ciudad, así que sin duda alguna merecerá la pena el paseo.


LA LEYENDA DEL ACUEDUCTO DE SEGOVIA.


Existe una leyenda, de la que ya os hablé en mi opinión sobre la Plaza del Azoguejo y que también voy a incluir hoy:

Hace muchos, muuuuuchos años…. la parte alta de Segovia tenía muy difícil acceso al agua, por lo que sus habitantes debían hacer largos viajes a por agua a las fuentes de la ciudad. Se cuenta que una joven criada, harta de estos paseos que le llevaban tanto tiempo y tanto trabajo (que luego ella tenía que venir cargando con el agua a cuestas) un buen día se quejó a voz en grito diciendo que sería capaz de dar su alma al Diablo con tal de que el agua llegase hasta la ciudad.


El Diablo, que siempre ha tenido muy buen oído, en seguida aprovechó para presentarse ante la muchacha y así quedarse con su alma. Se presentó bajo la apariencia de un hombre apuesto y le dijo a la muchacha que aceptaba el trato. Ésta, sintiendo un escalofrío que le recorría todo el cuerpo, también aceptó el trato, pero con la condición de que lo hiciese antes de que saliese el primer rayo de sol al día siguiente. El diablo se desvaneció rápidamente y la muchacha no supo si aquello había sido verdad o un espejismo producto del cansancio.

Aquella noche, la joven se despertó en medio de fuertes pesadillas sobre su encuentro con el Diablo y, asomándose a la ventana, pudo ver como el diablo avanzaba en la construcción del acueducto. La chica se pasó la noche entera rezando a Dios, arrepentida y temerosa de que el Diablo se llevase su alma para siempre. Pero el Diablo seguía construyendo el acueducto, sin parar, levantando aquella obra inmensa que dejaba sin palabras. Era tan bella y perfecta su obra que, cuando faltaba sólo una piedra para terminarla, se sentó frente al acueducto para admirarlo.


En aquel momento se asomó el primer rayo de sol de la mañana.

El Diablo no había podido terminar el acueducto por una sola piedra!!!


Y la criada había salvado, milagrosamente, su alma…

Nada dice la leyenda de la parte soterrada del Acueducto, debe de ser por eso que han tardado siglos en descubrirla, que las leyendas la habían olvidado.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.


Segovia es una ciudad fascinante, que a pesar de conocerla desde mi más tierna infancia, cada vez me gusta más. De hecho, estoy descubriéndola de verdad, conociendo sus pequeños rincones desconocidos, fascinándome entre sus piedras, de unos años a esta parte.

Siempre he dicho, y lo repito, que Segovia, a pesar de ser una ciudad muy turística, es una gran desconocida. De hecho, la mayoría de los turistas van con el casi único afán de comer cochinillo y ya que ven algo lo que hacen es el recorrido desde la Plaza del Azoguejo (más conocida como Plaza del Acueducto, porque es aquí donde se encuentran los arcos más altos) hasta el Alcázar. A veces ni eso, se quedan en la Plaza Mayor y la Catedral.


Hay sitios maravillosos en Segovia, de hecho os escribiré alguna que otra opinión más sobre sus barrios y rincones más bonitos y desconocidos, lugares que he tenido el placer y la oportunidad de visitar estas navidades. Son lugares que a veces no nos cuentan ni siquiera en la oficina de turismo y que creo que pueden venir muy bien para quien quiera descubrir y visitar la ciudad en profundidad.

Y aunque el Acueducto Soterrado no lo podamos ver con nuestros propios ojos porque está bajo tierra, no me negaréis que no tiene su encanto, y además ir recorriéndolo a través de sus placas tiene que ser muy bonito.


A ver si os animáis a hacerlo cuando visitéis Segovia. Ya me contaréis!!!
.

2 comentarios:

  1. Si es que Segovia es una maravilla, oiga.

    ResponderEliminar

  2. Hello, ITACA.

      Your exquisite work leads my impression.
      The passion for the art.  It is universal.

      Thank you visit to my garden.
      The prayer for all peace.

    Have a good weekend. From Japan, ruma❃

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)