UN HOMBRE SOLO

Hace unos días, una amiga mía habló en una página de internet sobre Un hombre soltero, la película de Tom Ford, protagonizada por mi querido Colin Firth y que se estrenó hace ahora unos tres años. Recordé que yo misma la había visto en su día en el cine, que me había encantado y que había escrito sobre ella en su día. Pero no en el blog. Así que aquí, me tenéis, recuperando lo que en su día esta película me hizo sentir y lo que escribí sobre ella. 


Me encanta ir al cine, especialmente en invierno. Creo que en invierno disfruto más del cine,  no sólo pienso que es una opción magnífica para el invierno, sino que lo es aún más para las tardes de domingo. Me parece una actividad que se adapta mucho a esas tardes de frío del último día del fin de semana, en la que por un lado te apetece estar tranquilo, pero por otro hacer algo y así pensar que has aprovechado el fin de semana, que los lunes son muy malos y muy difíciles.



DE AQUEL TRÁILER VINIERON ESTAS SENSACIONES…

Quizá sea otra tontería, pero también creo en el azar. No como un sino que mueva el mundo y que haga que tu destino y todas tus actividades estén escritas con anterioridad sin dejarte libertad de movimiento. Pero creo que a veces ese azar hace que vayas a ver una película y no otra, o que termines conociendo un lugar y no otro, o leyendo un libro en detrimento de otro que estaba en tu lista desde tiempos inmemoriales. Y en cuestión de cine, salvo rarísimas excepciones, también me suelo mover por azar. Cuando voy al cine en Madrid, suelo hacerlo a un pequeño cine de barrio, por el que antes o después terminan pasando todos los estrenos, pero precisamente “antes o después”, lo que quiere decir que a veces cuando quiero ir a ver una película, no la tienen en cartelera y es ese azar el que me hace escoger entre las que en ese momento están disponibles.

Un día fui a ver otra película a ese cine de barrio y antes de que comenzase pusieron un tráiler… un tráiler precisamente de esta película: Un hombre soltero. Tanto a mi marido como a mí (con lo poco o lo mucho que puedes extraer de un tráiler) nos pareció que el argumento y la estética cuanto menos era interesante.  El caso es que aquel domingo tocaba película y en el cine del barrio ponían varias , pero ese azar, o esa intuición, hizo que al final nos decantásemos por Un hombre soltero, y por cierto, ¡qué buen gusto tiene mi azar!, ¡qué gran película!


UN HOMBRE SOLTERO O UN HOMBRE SOLO.


Cosas de este país, que Spain is always different. Nunca entenderé qué cables se le cruzan a quienes hacen las traducciones de los títulos de las películas extranjeras, porque es que a veces, ¡se llenan de gloria! O bien lo traducen totalmente literal en un título que no se adapta a lo que narra ese film, o se desmelenan y se sacan de la manga unos títulos que no tienen nada que ver con la traducción, y que tampoco tienen que ver con la historia de la película.

En este caso, esta película pasa a incrementar la cuenta del primera supuesto. A single man: traducción literal, Un hombre soltero. Pero creo que no te hacen falta más de tres minutos para darte cuenta de que el personaje de Colin Firth no está soltero (que también pero no viene al cuento), sino que lo que está es SOLO. Pero es que este pobre hombre sufre además de una depresión una absoluta soledad, y es esa soledad la protagonista de la película, no su soltería.
El protagonista de la historia de esta película, George Falconer, es profesor en una pequeña Universidad en estados Unidos. Corren los años sesenta, en concreto los primeros años de esa década, cuando Estados Unidos estaba inmerso en la Crisis de los misiles con Cuba. Para Falconer, levantarse cada día es una auténtica pesadilla; se intenta autoconsolar a sí mismo diciendo que sólo le queda que pase el día, y luego otro… y otro, sin hallarle ningún sentido a la vida. Ha perdido recientemente a su compañero sentimental, un hombre lleno de vitalidad con el que compartía su vida desde hacía 16 años. Pero el día que él muere, la vida a Falconer se le para, se le queda colgada de ese fatal instante, de esa llamada telefónica. Al fin y al cabo, en aquella época, 16 años de relación homosexual no eran nada, y por tanto George Falconer no es nada para la familia de su pareja, de quien ni siquiera puede despedirse.

Por eso, la vida para nuestro protagonista no vale nada. Los días no tienen importancia en esa cadena perpetua que llaman existencia, porque él no quiere vivir, no posee ninguna razón para aferrarse a la vida, para continuar adelante, para querer ser feliz. Barajará incluso la posibilidad de suicidarse, de pegarse un tiro, de acabar con tanto sufrimiento, porque la vida no vale nada cuando a uno no le queda una sola razón para seguir viviendo.
Falconer está literalmente solo: vive solo, con una asistenta que aparece de vez en cuando y no se acuerda de descongelarle el pan para la mañana siguiente. Odia a sus vecinos, sobre todo a los niños insoportables de sus vecinos que le esperan en la esquina pistola de juguete en mano. La única compañía que posee nuestro protagonista es su amiga Charlotte, una histriónica mujer divorciada con la que tuvo un affaire hace muchísimos años en la vieja Europa. Para él aquella historia nunca llegó a significar nada, pero para ella sí, y aún lo sigue significando. 


Pero como nada puede ser tan inmensamente triste en una película que dura casi dos horas, en algún momento tenemos que ver cuanto menos visos de mejoría. Aunque Falconer esté pensando seriamente en suicidarse, el destino hará que se crucen en su camino nuevos aires y nuevas veredas. En una gasolinera tendrá un pequeño encuentro con el personaje representado por el modelo español Jon Kortajaretena. Pero realmente, el encuentro fundamental se desarrollará con uno de sus alumnos, primero a la salida de clase y después una noche en un bar. Aunque tal encuentro quizá no podamos calificarlo como algo del azar o del destino, sino algo buscado o provocado por el alumno en cuestión. Este alumno, interpretado por Nicholas Hoult, será capaz de abrir una nueva vereda más clara en la completa oscuridad de la vida de George Falconer. Sin embargo, las luces y los nuevos aires son fundamentales en la vida para seguir adelante, especialmente cuando uno se encuentra en un mundo de sombras y no le encuentra ni siquiera sentido a la propia experiencia.


UNA PELÍCULA QUE HACE PENSAR.


Me gustan las historias que me hacen pensar, bien sea a través de películas, de novelas, o de cualquier otro modo de ser transmitidas. Pero que una historia sea capaz de alcanzarte ahí dentro, de hacer que tu cabecita se mueva, que te embarguen mil y una sensaciones… Todo eso es fundamental. Por eso, cuando voy al cine y veo una historia que me hace pensar, las actitudes de alguno de sus protagonistas, la estética, la trama… lo que sea… salgo de allí absolutamente encantada.

La historia en sí es bastante triste, una de esas historias de luces y sombras (muchas, muchas sombras). Es una película que te hace pensar, que aunque sea por unos instantes es capaz de hacerte replantearte algunas cosas, y que aunque te deje un resaborcillo agridulce, es capaz de hacerte sentir muchas cosas. ¿Qué sería de la vida sin los sentimientos y las emociones? Pues eso, que esta película te dejará de todo menos indiferente.

La historia es triste, un hombre depresivo no suele ser para tirar cohetes precisamente, y con ello creo que no desvelo nada especialmente importante de la trama. Pero te hará pensar, te hará recapacitar sobre tu propia vida, sobre las luces y las sombras que nos acechan por doquier, cómo deberíamos afrontar nuestra vida, cómo deberíamos reaccionar ante las cosas buenas y ante las cosas malas. Y creo que eso es realmente importante.


LO MEJOR DE LA PELÍCULA.


Hay que reconocer que a mi adorado Colin Firth esas gafas de pasta oscura del año catapún no le quedan nada bien. Pero a pesar de eso, es un hombre taaaaan atractivo, que incluso haciendo de gay te dan ganas de atacarlo cuando menos se lo espere, incluso desempeñando ese papel tan depresivo y triste. Yo es que desde que lo vi haciendo de novio de la Bridget Jones y ella tan tonta que dudaba entre él y el gilipollas de Hugh Grant… yo me enamoré, para qué negarlo. Y es que como puede una ser tan tonta de dudar entre un mirlo blanco como Colin Firth en su papel de Marc Darcy y un chulo playa como el que interpreta Hugh Grant. Los dos tienen sus añitos, pero al menos para mí Colin Firth es muchíiiiiiiisimo más interesante.

Creo que en el papel de George Falconer, Colin Firth no desea parecer interesante, y aún así, lo consigue por goleada. Y es que alegrar la pestaña de vez en cuando no viene mal, pero es que además Colin Firth es un actorazo como la copa de un pino, y en su papel de George Falconer desde luego lo borda, es totalmente creíble de principio a fin. De hecho, le han nominado al Oscar al mejor actor por esta película. 

Otra de las cosas que me ha encantado de la película es su estética. Sí, ese ambiente tan retro, con los detalles tan cuidados, con una luz como de hace cuarenta años… Detrás de esta película está como director Tom Ford, un hombre dedicado al mundo de la moda desde hace muchos años y que con esta película se estrena en el universo cinematográfico con muy buen pie por cierto. No sé si es por él, pero la estética de la película es total. De hecho, me encanta el personaje de Charlotte, interpretado por una Julianne Moore también muy creíble. Charlotte es una histriónica mujer abandonada, con una estética muy retro, quizá muy exagerada en sus peinados, su maquillaje, sus propios excesos… pero una mujer madura y elegante. Me quedé totalmente prendada por ejemplo del maravilloso vestido blanco y negro que eligió para su cena con George, estoy por pedirle a mi modista que me haga uno exactamente igual.

Llama la atención el choque de contrastes, la casa tan ampulosa de Charlotte frente a la casa tan minimalista y extremadamente ordenada de George, la forma de vestir de ambos, tan diferente y tan parecida a sus casas. Lo dicho, creo que la estética de esta película está realmente lograda, y si te fijas en los pequeños detalles, sin duda te sorprenderá porque no se les ha pasado ni uno solo.

¿RECOMIENDO LA PELÍCULA?

Está claro que sí, yo sólo tenía una sensación de que podía ser buena tras ver el tráiler. El resultado final fue bastante mejor aún de lo esperado. Me gustaba Colin Firth, me llamaba la atención la trama (aunque tampoco la conocía en profundidad a decir verdad), pero el hecho de que fuese la primera película de un diseñador tampoco me empujaba a tirar cohetes precisamente. Sin embargo, el resultado completo me sorprendió y además lo hizo muy gratamente. Me parece una película ideal para una tarde de invierno en la gran pantalla, os recomiendo que exploréis los universos que ella sea capaz de abrir en vuestra mente, pero tened cuidado de no involucraros demasiado en elipsis de pensamientos negativos que esta película os pueda inducir (el que avisa no es traidor).

Por eso, aunque creo que es una gran película, no creo que sea para todos los gustos y/o todos los públicos. Es un pelín extraña, o cuanto menos diferente. Si lo que buscas es un cine de entretenimiento, una película en plan comedia ligera para pasar la tarde, ni te molestes en verla. Ahora, si lo que quieres es una película diferente, que te haga pensar, que sea capaz de remover sensaciones, entonces sí. Hay que ver la vida desde los ojos de su protagonista, desde su mundo sombrío y solitario, desde el miedo de no reconocerse ante los demás como lo que verdaderamente es: homosexual. Una película fantástica al fin y al cabo, llena de matices, que a cualquiera con un punto de sensibilidad, no le dejaría nunca indiferente.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Disfrutar del buen cine es siempre una grata experiencia. Pero es que además disfrutar del buen cine cuando la película que vas a ver no la tienes catalogada como tal, aún no te ha hablado medio mundo de ella, y no esperas demasiado, eso además de ser una grata sorpresa, es casi casi un regalo.


Si además de poder ver una buena película, alegras la pestaña con un protagonista de quitar el hipo, pues mucho mejor. Insisto en que las gafas de pasta del año pum le quedan como una patada en cierto sitio a nuestro Colin, pero cuando se las quita, te gustaría ser Bridget Jones corriendo hacia él . Además el pobrecillo lo pasa tan mal, y está de tan buen ver, que aunque sea gay (en la película, no en la vida real), te dan ganas de consolarlo tiernamente. Por eso no sorprende que su amiga Charlotte esté todavía colgada de él, por más que hayan pasado mil años, a mí me pasaría lo mismo.


Lo que más me ha gustado de la película (además del propio Colin) fue la estética y los detalles, a veces nimios, pero si te fijas, simplemente impresionantes. Tengo la sensación de que ésta es una de esas películas en las que alguien se ha parado a pensar hasta en las motas de polvo. Me explico, por ejemplo cuando George Falconer se encuentra con nuestro modelo español de nombre impronunciable, tienen una conversación llena de valor apoyados en el coche del prota. Pero es que esa conversación está teniendo lugar precisamente en la puesta de sol, con esa luz anaranjada que tan bien queda en los planos de cinematografía y en las fotografías. Y si te fijas en esos detalles, verás miles a lo largo de la película.

Salí del cine fascinada por esta película, es un universo de sentimientos y pensamientos. Pero tras intentar esquematizarlos y ponerlos por escrito, aún me siento más confusa. No sé ni cómo explicarlo, es como si queriendo llegar al fondo de todo lo que consiguiese es verla muy lejana, como algo que ha pasado por mi vida hace mucho tiempo. Bueno, serán cuestiones de los recuerdos (que mantienen lo que quieren y olvidan lo que les da la gana), o simplemente de que, como os decía antes, esta película es un pelín extraña, o diferente a lo habitual, y con algo diferente, uno nunca sabe cómo se va a desarrollar, bien el algo en sí mismo o bien los recuerdos y proyecciones de ese algo. (Ahora que lo pienso, hasta esta opinión me ha salido diferente, con una carga por un lado irónica, por otro triste).

Al parecer, la película es una adaptación cinematográfica de una novela homónima (a saber cómo habrán traducido el título de la novela al español). Decía mi querido Pedroemilio , del blog El Búho entre Libros: hay historias literarias que son muy cinematográficas. Quizá ésta sea una de ellas, aunque no he leído la novela, por lo que no puedo comparar. También suele ser cierto el hecho de que las novelas suelen ser mejores que las películas; tampoco es aplicable al caso, sin leerla no puedo permitirme el lujo de opinar. Pero esta película, y sobre todo el personaje de George Falconer es de los que permanecen en la memoria. Y esa mirada triste de Colin Firth, infinitamente solo, no te la puedes quitar de la cabeza.

.

MI PRIMER MIÉRCOLES MUDO: RINCONCITOS DE MADRID





Rinconcitos de mi Madrid...



ZAPATOS HUÉRFANOS FRENTE AL DANUBIO

Budapest es una ciudad fría en octubre, muy muy fría.... Hace un viento tan helador y un ambiente tan gélido que se te mete en la piel. Hagas lo que hagas, no eres capaz de sacudirte el frío del cuerpo, ni siquiera con su sempiterna sopa Goulasch, ideada exactamente para eso, para que entres en calor. 

Pero aún así, y a pesar de todo, Budapest es una ciudad preciosa y fascinante a partes iguales. Una ciudad, o más bien dos ciudades (Buda y Pest) que no podrían entenderse sin el Danubio, que las une y las separa y las hace ser quienes son.  Las aguas del Danubio todopoderoso son un espejo en el que se miran ambas ciudades, en el que se reconocen, en el que se recuerdan. Pero sus aguas esconden muchas historias, algunas de ellas demasiado turbias.

Pero existe un lugar en Budapest que resulta especialmente frío, independientemente de si estás en un día de invierno o en un caluroso día de verano. El frío helador que te recorrerá la espalda cuando conozcas la triste historia que hoy voy a contaros, no deja lugar a dudas. Y estoy segura de que este lugar se te quedará grabado a fuego en tu memoria, lo recordarás como si ayer mismo hubieses estado allí, por muchos años que hayan pasado desde tu última visita a Budapest.  

Budapest no podría ser entendida sin el río Danubio pero es que además este río guarda entre sus aguas muchos secretos y muchas historias, algunas de ellas profundamente tristes, dolorosas, intensas, inolvidables...

No deberíamos olvidar ciertas atrocidades, para no tener nunca jamás la tentación de repetirlas.

Frente a las envalentonadas aguas del río Danubio, en la orilla derecha, en la ciudad de Pest, existe una escultura muy especial, estoy segura de que única. Te llamará la atención a primera vista porque seguro que nunca has visto nada así. Podrás haber visto miles de esculturas en tu vida, en todos los rincones del mundo, pero ninguna como ésta, ninguna se le parecerá siquiera.

Al principio, probablemente no entenderás qué hacen allí todos esos zapatos que parecen olvidados. De lejos, pueden parecer zapatos de verdad, que alguien ha dejado desperdigados porque sí. Cuando te acercas, ves que los zapatos son de metal y que están bien anclados al suelo, justo a la orilla del Danubio, como si sus dueños los hubiesen dejado allí y hubiesen saltado a las aguas a darse un chapuzón y quizá en cualquier momento vuelvan a recogerlos.

Digamos que los dueños de esos zapatos existieron de verdad. Y sí, bajaron al Danubio a darse un chapuzón, pero nunca regresaron. Hay una historia tristísima, que es precisamente la que quieren dejar reflejada esas decenas de zapatos desperdigados, esa escultura de la memoria. Sus dueños fueron personas reales, habitantes de la ciudad de Budapest u otras personas que terminaron recalando entre sus calles. No bajaron a darse un bañito al Danubio precisamente; tampoco quisieron suicidarse poéticamente saltando a las aguas del Danubio por decisión propia.

Se trató de otra de las masacres llevadas a cabo contra la raza judía en aquellos terribles años, durante la Segunda Guerra Mundial, ese espacio temporal terrible en el que el mundo perdió la poca humanidad que le quedaba. Los judíos del gueto eran atados por parejas, uno de ellos recibía un disparo y ambos eran arrojados al Danubio, donde encontraban una muerte segura. Antes de ser arrojados al río, se les quitaban sus zapatos, un bien que en plena guerra tenía mucho valor. De ahí que esta escultura recoja precisamente la figura de todos aquellos zapatos huérfanos.

Un episodio histórico terrible, infinitamente triste. Y que no debemos olvidar…

Los zapatos parecen estar esperando a que sus dueños salgan del río, se los vuelvan a calzar y vuelvan a sus casas a continuar con sus vidas. Como si nada hubiese pasado, como si cualquier tarde de estío fuese una ocasión idónea para chapotear entre las aguas del Danubio y disfrutar de la vida.

Pero nunca lo harán… Sus dueños no volverán, los dejarán allí, huérfanos para siempre…

Esta escultura, tan curiosa y a la vez tan infinitamente triste. está situada allí, en el lugar donde todo ocurrió. Cuando estás frente a ella, literalmente se te encoge el corazón. Piensas en toda aquella pobre gente y todo lo que sufrieron y padecieron. Piensas en el horror humano, en el mal por el mal, en lo negro y lo triste que son algunas cosas… Y se te hiela el alma.

Pero esta escultura, absolutamente sobrecogedora, está allí precisamente para eso. Para que no olvidemos, para que episodios así no se borren de nuestra memoria, seamos conscientes de ellos y sobre todo aprendamos para no volver a repetirlos… nunca.

No es raro ver a veces flores, o incluso velas, entre los zapatos, o dentro de alguno de ellos. Flores para los muertos, flores para la memoria, flores para no olvidarnos nunca de los sucesos atroces que allí ocurrieron.

Al parecer, esta escultura fue creada por dos autores, cuyos nombres son Gyula Pauer y Can Togay. Lleva ahí instalada desde el año 2005 y no sé cómo sería antes pasear por la orilla derecha del río Danubio en Pest, mientras esta escultura no estaba allí. Pero desde que está instalada, la primera vez que la veas, te impactará profundamente. Y un paseo por esa orilla del Danubio ya no podrá ser nunca lo mismo.

Yo desconocía su existencia, nunca había leído sobre ella, nunca nadie antes me había hablado de ella… Por eso, al encontrármela de pronto, sin esperarla, al lado del río, frente al edificio del Parlamento, te sobrecoge aún más. Creo que es prácticamente imposible que alguien visite Budapest y no termine paseando precisamente por este lugar, frente al edificio más característico de la ciudad: el Parlamento. Y, consecuentemente, no termine paseando al lado de los zapatos, los mire primero con escepticismo, luego con curiosidad…  Y cuando conozca su historia, la terrible historia a la que hacen homenaje y que no quieren en modo alguno olvidar, es imposible que no se sobrecoja y quede profundamente impactado.

Hay sin duda lugares más bellos en Budapest, pero creo que no hay un lugar más impactante que éste, que se quede más grabado a fuego en lo más profundo del alma. O al menos, yo no lo encontré en mi viaje a esta ciudad.

Pero el recuerdo de este lugar subsiste a través de los años. Echo a volar atrás mi memoria, desempolvo mis recuerdos sobre mi viaje a Budapest y siento que ha sido ayer cuando vi aquellos zapatos por primera vez, cuando conocí su terrible historia… Y no, han pasado más de tres años, pero hay experiencias, recuerdos, que se quedan grabados a fuego en nuestra memoria. Y éste es, sin lugar a dudas, uno de ellos.

.

EL BASTIÓN DE LOS PESCADORES: LAS MEJORES VISTAS SOBRE PEST

Hoy quiero viajar hasta Budapest, dar marcha atrás en mi memoria, desempolvar mis recuerdos sobre este país y hablaros de mi rincón favorito de esta ciudad, un lugar imprescindible en cualquier visita a Budapest. No podéis iros de Budapest sin visitar y echar un buen rato contemplando las maravillosas vistas del conocido como Bastión de los Pescadores, un precioso mirador en la parte más alta de la colina de Buda, frente a Pest.

BUDA, PEST Y EL DANUBIO.


No sé si lo sabréis, yo es algo que aprendí hace no muchos años, pero Budapest son en realidad dos ciudades diferentes: una es Buda y la otra es Pest, así de simple. Bueno, en realidad, inicialmente, fue la unión en realidad de tres ciudades, estas dos ciudades y una tercera: Óbuda. Actualmente, tenemos dos ciudades: Buda y Pest, cada uno a un lado del río. Ambas fueron separadas durante mucho tiempo por erío Danubio, de manera que, en determinadas épocas, no era fácil atravesar el río para trasladarse de una ciudad a la otra. Así, aunque ambas ciudades se veían una a la otra, no podían acercarse. Hasta que llegaron los puentes (el más famoso el denominado Puente de las Cadenas) y se unieron.
Buda es la ciudad antigua, la ciudad de cuento. Con sus calles empedradas, sus casitas pequeñas pintadas de colores, su Castillo, su gran Iglesia, sus pequeños parquecitos, sus rincones llenos de magia. Si algo lamento especialmente es que cuando visitamos Budapest, a mediados de octubre, hacía muchísimo frío y, salvo una mañana en Buda en la que salió algo el sol, por lo general, hacía días muy malos, con muy mala luz y demasiado frío, de manera que no lo disfrutamos como lo hubiésemos hecho en mejor tiempo.
Buda además está en una montaña, con un gran desnivel hacia el Danubio y hacia Pest. Las vistas desde Buda hacia Pest son impresionantes, tanto en la orilla como arriba del todo, donde se encuentra la ciudadela. Y el lugar más especial de todos, con las mejores vistas, es el que eligieron para ubicar un mirador. Se trata del mirador del que hoy quiero hablaros, el conocido como Bastión de los Pescadores, desde donde contemplar una estupenda panorámica de la ciudad de Pest.

Por su parte, Pest es la gran urbe cosmopolita, la ciudad moderna y actual. Es cierto que ambas ciudades (y una tercera ciudad también unida a ellas: Óbuda) tienen una historia muy atrás en el tiempo (hay asentamiento en esa zona desde época romana y por allí pasaron celtas, romanos, magiares, otomanos hasta que es reconquistada por los Hasburgo.

Pero volvamos a la Pest de hoy en día. Aunque también tiene una impotante historia a sus espaldas, Pest es la ciudad cosmopolita, la de las grandes avenidas y los grandes edificios institucionales. El Parlamento, que es el gran símbolo de Budapest se encuentra por supuesto en Pest, a la orilla derecha del Danubio. Pero no sólo él sino la Iglesia de San Esteban (imponente desde el otro lado del Danubio), el Mercado Central y muchos otros grandes edificios.
Ambas ciudades, Buda y Pest están unidas y separadas por el Danubio, y sin él no sería posible entenderlas a ellas. El río es un elemento fundamental en Budapest y eso es algo que se nota pronto.


EL BASTIÓN DE LOS PESCADORES: EL MIRADOR SOBRE PEST.


Suele ser muy habitual que los turistas nos alojemos en Pest, pero tenemos a Buda en nuestros pensamientos, y el primer día en la ciudad, nosotros tuvimos claro que íbamos a pasar el día en Buda, que además es la parte con más encanto, más historia y para mí más magia. En Buda también hay hoteles, pero muchos menos que en Pest y lo normal, sobre todo si vas con un circuito de una agencia, es que te alojes en Pest.
Desde Pest hasta la parte superior de Buda hay un profundo desnivel, por lo que suele ser habitual subir en una especie de tranvía-funicular que se encuentra muy cerca del Puente de las Cadenas. Nosotros lo utilizamos para subir y la verdad es que es algo muy bonito y que te retrotrae a otros tiempos pasados. También es posible hacer el trayecto andando, aunque yo os recomiendo que lo hagáis de bajada en su caso. Nosotros bajamos andando, pero subir cuesta mucho más, y para eso está el funicular.


El conocido como Bastión de los Pescadores es un mirador que se encuentra en el corazón de Buda. Se encuentra al lado de la Iglesia de San Matías, cuyo nombre oficial es en realidad la Iglesia de Nuestra Señora (más con aspecto de Catedral que de iglesia) y relativamente cerca del Castillo, las dos grandes construcciones de Buda. Su nombre es un homenaje a los pescadores, que fueron quienes defendieron la ciudad de Buda ante numerosos ataques sufridos por la ciudad durante la convulsa época de la Edad Media.
Lo más bonito de este mirador, al menos para mí, son por supuesto las vistas sobre Pest y sobre su edificio más representativo, el Parlamento, enmarcado todo bajo el maravilloso Danubio, que hace que la magia se multiplique. Podría tirarme horas enteras allí, mirando, admirando, pensando...

Sin embargo, se puede hablar también de la propia construcción del mirador, que resulta cuanto menos sorprendente. Fue construido en los últimos años del siglo XIX y los dos primeros años del siglo XX. Salvando las distancias, creo que el Bastión de los Pescadores podría haber sido utilizado para rodar algunas escenas de la trilogía de El señor de los anillos. Se trata de una construcción en piedra blanca, con siete torres (en representación de las siete tribus magiares que habitaron la zona).
Puedes recorrer el mirador por la parte superior (a través de un paseo) y la inferior, donde se encuentran las famosas arcadas que "enmarcan" a la perfección las mejores imágenes y vistas sobre Pest. Aquí es donde casi todos los que visitamos este lugar aprovechamos para llevarnos en la retina y en la tarjeta de memoria de la cámara un montón de fotos preciosas sobre Pest.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

En una visita a Budapest que se precie, hay que ir, sin lugar a dudas, a pasar un día a Buda al menos y echar un buen rato en el Bastión de los Pescadores. Creo que no tuvimos suerte con el tiempo cuando fuimos, a pesar de ir en octubre nos hizo un frío pelón y no disfrutamos la ciudad como deberíamos. Por ello, tengo pendiente volver a Budapest en verano, que con veintitantos grados seguro que se disfruta mucho más.
A Budapest le falta un buen lavado de cara para convertirse en una ciudad preciosa. Dispone de edificios maravillosos, grandes avenidas, jardines... no tiene nada que envidiar en muchos aspectos a París o Viena, de hecho a mí me recordó por partes a estas dos ciudades y es que tiene un poco de cada una.

Pero lo que más me gustó de Budapest fue la ciudad de Buda, un lugar que parece sacado de un cuento de hadas. Me encantó pasear por sus calles empedradas, visitar el Castillo, subir en funicular, guarecernos del frío en un restaurante pequeñísimo donde tomamos Goulasch (el plato más típico de Hungría), y, ¡cómo no!, contemplando las vistas desde el fantástico mirador del Bastión de los Pescadores.

Sé que algún día volveré a Budapest, que será con mejor tiempo, y que espero vivir un atardecer desde ese lugar, porque tiene que ser realmente impresionante. Si las vistas desde allí arriba ya resultan fascinantes con mal tiempo y una luz bastante deficiente (demasiada poco luz y mucho gris), un buen atardecer de verano desde allí tiene que dejarte sin palabras. Y no sólo eso, sino ver la ciudad de Pest iluminada de noche tiene que ser precioso y estoy segura de que el mejor punto para hacerlo es sin lugar a dudas este mirador.

Os decía antes que podría tirarme horas enteras allí, mirando, admirando, pensando... Cuando fui a Budapest no conocía aún a uno de sus escritores más famosos, el fantástico Sándor Marai que tan buenos ratos me ha hecho pasar después. Desde el Bastión de los Pescadores, si me volviese a sentar allí a admirar las bellezas de la ciudad de Pest pensaría sin duda en la historia de ese triángulo amoroso de su libro La mujer justa, en la segunda Guerra Mundial que asoló sus calles y en las vidas, a menudo difíciles y sin retorno de sus personajes y de las personas que habitan o habitaron en algún momento Budapest.


Éste es un lugar imprescindible, no puedes irte de Budapest sin haberle dedicado un tiempo. La imagen más bella de la ciudad la captarán tus pupilas precisamente desde este lugar.


.

TERRAZA DEL PALACIO CIBELES: COMO EN UN CUADRO DE ANTONIO LÓPEZ

Hace un par de semanas tuve (¡¡¡por fin!!!) la oportunidad de conocer un lugar en las alturas de Madrid al que le tenía muchas, pero muchas ganas de conocerlo personalmente.

Se trata de la Terraza del Palacio de Cibeles. Sí, el imponente edificio de principios del siglo XX que hay en la Plaza de La Cibeles y que hoy, entre otras cosas, alberga el Ayuntamiento de Madrid. Se trata de un edificio con mucha historia a sus espaldas, que fue sede de Correos y Telégrafos y que recibió anteriormente los nombres de Palacio de las Comunicaciones y Palacio de Correos, y ambos nombres siguen siendo habituales entre los madrileños. 

Hace algunos años, este edificio fue remodelado para acoger las oficinas del Ayuntamiento de Madrid (que antes ocupaban dos edificios de la Plaza de la Villa) pero también para albergar otro tipo de espacios, como Sala de Exposiciones y Restaurante y Bar de Copas con un excelente mirador en la terraza. De esta forma, se abrió a los madrileños la posibilidad de poder visitar este lugar y contemplar las preciosas vistas sobre Madrid.

A pesar del intenso frío de la noche madrileña en un día de febrero, el otro día, cuando por fin tuve la oportunidad de visitar este lugar, no me lo pensé dos veces, y pasé buenos ratos en la terraza, dejando volar la imaginación. 

Las vistas desde allí resultan sencillamente espectaculares: La fuente de la Cibeles, el Banco de España, parte de Alcalá, el enganche con la Gran Vía, el edificio Metrópoli, una parte del Paseo Recoletos...

Y si esta zona es ya bonita de día, de noche multiplica su magia.


Si cierras los ojos, lo sientes y vuelves a abrirlos, te parecerá que estás dentro de un cuadro de Antonio López, pero en versión nocturna. 

EL MARAVILLOSO MUNDO DE YOLITA'S KITCHEN

Hace una semana fue el cumpleaños de mi pequeñaja. Me hacía ilusión hacerle una fiesta en casa, sencillita y familiar, pero en la que mimar algunos detalles, empezando por la tarta.

Uno de mis propósitos de este 2013 es comprar menos en grandes tiendas y comprar más en pequeños comercios o incluso comprarle cosas a personas cercanas que las hagan artesanalmente. Creo que este tipo de locales pequeñitos y personas individuales hacen las cosas con mucho más cariño y les resulta mucho más difícil salir adelante, mientras que los centros comerciales tipo El Corte Inglés van a subsistir sí o sí, y todo se reduce al balance de resultados a final de año y ver si ganan X millones de euros más o menos.

El caso es que, unos meses antes, un compañero del curro me había comentado que su chica era una cocinillas en toda regla y que tenía un blog. En seguida le eché un vistazo al blog y tengo que decir que aquello fue.... ¡¡¡amor a primera vista!!! Esta chica, nuestra querida Yoli (Yolita y su cocina) es toda una artista, hace cosas fantásticas y además están riquísimas.

Ya había probado algunas de sus especialidades: cookies, bizcochos, minicupcakes... y estaba todo riquísimo, así que estaba segura, le iba a encargar la tarta de cumpleaños de mi nena, y por supuesto, no le hizo una tarta maravillosa sino lo siguiente. Estoy segura de que no hay una tarta posible en el mundo que sea mejor que la que Yoli le hizo a Henar.

PRIMER ENCARGO OFICIAL DE YOLITA'S KITCHEN: UNA TARTA PARA EL CUMPLE DE HENAR.


Sí, soy la primera cliente oficial fuera del círculo de familia y amigos de Yolita's Kitchen. Bueno, la verdad es que después de todo este ir y venir de emails, de llamadas de teléfono, de conocernos personalmente... ¡¡¡ya soy amiga!!! y ya soy cliente habitual y fidelizada, porque después de probar esa estupenda tarta que nos hizo Yoli, le hemos encargado minicupcakes para la profe de Henar en la guarde y una cajita de cookies fantásticas para un amigo.

Pero ahora, hablemos de la estupenda tarta de Minnie Mouse con fondant que nos hizo para el primer cumple de Henar.

Están de moda las tartas hechas con fondant, yo todavía alucino cada vez que veo alguna de esas tartas y pienso cómo es posible que alguien sea tan artista de hacer una tarta así, estéticamente tan bonita y perfecta. Para Yolita era un reto, ya que además se trataba de su primera tarta fondant, pero no sólo la hizo (después de veintemil pruebas, según me he enterado) sino que hizo una tarta de absoluta matrícula de honor.

Si alguien está interesado en conocer todo su proceso de elaboración, puede hacerlo sin problemas, ya que ella lo cuenta todo, todo y todo en su blog. Si quieres enterarte de todo pincha AQUI



Hacer una tarta de estas características, como os podéis imaginar, no resulta nada fácil. El interior de la tarta está hecha de varios pisos de bizcocho, entre los que se coloca una crema. Sé que Yolita probó varios tipos de bizcochos y el que nos hizo estaba esponjoso y buenísimo. Entre medias, colocó unas capas de crema de helado de fresa y cuando tuvo la torre de tres pisos (los pisos de la tarta dependerán del número de raciones), la cubrió entera con la misma crema de helado de fresa. Al corte de la tarta verás fondant - crema de fresa – bizcocho -crema de fresa – bizcocho – crema de fresa y bizcocho.

La preparación de la tarta lleva mucho trabajo y se hace en dos días diferentes. Primero se hacen los bizcochos, luego se pone la crema y por último el fondant. Insisto en que Yolita os lo cuenta todo en su blog por si alguien siente curiosidad o simplemente desea tener la receta para replicar esta tarta tan sabrosa.

El fondant es lo último, y desde luego resulta la mar de complicado (o debe de resultar). Nuestra tarta estaba cubierta de fondant blanco y en la parte superior tenía una cara de Minnie Mouse perfectamente hecha, con su sonrisa y su lazo de color rojo con lunares blancos. Esos mismos lunares, pero en tonos a la inversa adornaban el lateral de la tarta, que al ser blanca tenía lunares rojos. Además, Yolita, tan detallista ella, le puso en la parte delantera de la tarta el nombre de Henar en letras rojas y en la parte de atrás la silueta de la cabeza de Mickey (o en este caso de Minnie) en color negro y sobre ella un 1 en rojo, que era el año que cumplía mi pequeñaja.

Como veis, quedó una tarta monísima, con todo lujo de detalles. No podía haber salido mejor.

El precio total para esta tarta de 12 raciones con fondant fue de 30 euros e incluso me la trajeron a casa. En cuanto a lo de las raciones, habría mucho que hablar, porque comimos, repetimos y al final yo creo que salen fácilmente 18 raciones. Hay que tener en cuenta que la tarta de 12 raciones lleva tres pisos de bizcocho y que aquello llena, por lo que compensa con creces.

Estoy contentísima de haberle encargado la tarta del primer cumple de Henar a Yolita’s Kitchen, y seguro que la del año que viene también se la encargamos.

YOLITA’S KITCHEN: SE ADMITEN ENCARGOS.


Creo que conmigo, Yolita ha decidido abrir la veda, y en su blog yolitaskitchen.blogspot.com ha incluido una sección para encargos. Decir que Yolita está en Madrid (por lo que no creo que admita encargos de fuera, ya que además la mayoría de las cosas que hace se podrían romper o deteriorar en el transporte) y que si quieres algo es mejor que contactes con ella con tiempo, para que pueda hacerlo. Pero desde luego merece la pena.

El email de encargos es: yolitaskitchen@gmail.com

En la sección de encargos de su blog, tiene una serie de artículos a la venta. He probado al menos un tipo de cada uno de ellos, por lo que puedo hablaros de primera mano.

1. COOKIES.


Por 8€ podrás conseguir una cajita de unos 550 gramos de cookies y puedes elegir entre diferentes sabores: vainilla, chocolate, fresa, naranja, toffee e incluso mora, hechas con avellanas, nueces, almendras… lo que se te ocurra.

Acabo de hacer un pedido de dos cajas de cookies: una para regalar y otra para nosotros. Están buenísimas y viene una caja llena de cookies, muy bonita e ideal para regalar. Las de vainilla están realmente espectaculares.

2. CUPCAKES Y MINICUPCAKES.


Últimamente están muy de moda tanto los cupcakes como los minicupcakes. Son un regalo que hace ilusión recibir y que encima están buenísimos, así que no se puede pedir más. Yolita te ofrece un amplio abanico de sabores: chocolate, vainilla, naranja, limón, fresa, con licor… Las decora con buttercream de chocolate, vainilla, naranja, frambuesa, nocilla, crema de queso o el sabor que tú quieras.

Tiene cupcakes (a 1,50€ la unidad y si lleva decoración de fondant a 2€ la unidad) y minicupcakes (en este caso a 0,75€ la unidad y con decoración de fondant a 1€ la unidad). Los pedidos mínimos son de 6 cupcakes o 12 minicupcakes.

Es un regalo fantástico, yo le encargué una cajita de 12 minicupcakes para la profe de Henar en la guarde y quedaron preciosas. Las hizo con crema de vainilla y una pequeña florecilla de fondant. Por 12€ es un regalo original y realmente precioso.

3. LAS TARTAS DE FONDANT.


En este caso, Yolita también está dispuesta a amoldarse a tus gustos y hacerte una tarta de tres pisos de bizcocho (de chocolate, de chocolate blanco, vainilla, naranja, limón, fresa… o el que tú elijas). La crema también puedes elegir el sabor que más te guste: naranja, fresa, chocolate, avellana, nata, trufa…
Las tartas de entre 8 y 10 raciones cuestan 20€ y de 12 a 15 raciones 25€. Aparte está el fondant, dile qué quieres y según la complejidad te dirá si puede hacerlo (seguro que sí) y cuál es el coste. El fondant es todo un arte y si quieres una tarta así de bonita, es lógico que se te suba el precio, pero una tarta como ésta sin duda merece la pena. Y además, Yoli es un encanto y yo prefiero pagárselo a ella que no al sieso de la pastelería de mi calle, que además no hace estas obras de arte ¡ni de lejos!

LA EXPERIENCIA DE ITACA.


Como seguro que imaginaréis (si habéis llegado hasta aquí leyendo la parrafada que os acabo de echar) estoy absolutamente encantada con Yolita’s Kitchen y su maravillosa repostería. Esta chica es una maravilla y hace unas cosas buenísimas y riquísimas, además se adapta a lo que le pidas en cuanto a sabores, decoraciones y todo lo que tú quieras.

La tarta del primer cumpleaños de Henar la recordaremos siempre y es que nos hizo una tarta preciosa de Minnie Mouse y encima estaba riquísima. Como la enana es muy enana y no se ha enterado mucho, el año que viene repetiremos, a ver con qué decoración se nos ocurre, para que ella también disfrute de su maravillosa tarta, que además es la homenajeada.

Pero sé que además le haremos otros encargos como cookies o minicupcakes. Se trata de regalos muy bonitos y además deliciosos, y siempre vendrá bien para hacer algún regalito con mucho encanto y cariño. Además, está muy bien de precio y lo dicho al principio, prefiero comprar este tipo de cosas a una chica tan maja como Yoli que no al Corte Inglés o a las brujas de la pastelería de mi calle, que son unas desagradables.

Os recomiendo que os paséis por el blog de Yoli a echar un vistazo: yolitaskitchen.blogspot.com. Seguro que os pondrá los dientes largos con sus recetas maravillosas y la buena mano que tiene para todo. Pero es que en su blog descubre todos los secretos y nos ofrece, de manera totalmente gratuita, un montón de recetas que nos pueden venir bien, así que, mañosos de la cocina, ya sabéis, tomad buena nota y seguir los consejos de Yolita, seguro que lográis unos platos fantásticos.

Yo de momento, me quedo aquí, tranquilamente, mordisqueando una cookie de vainilla que está de miedo. Ñam, ñam!!!
. 






TOME ASIENTO: PSICOANÁLISIS TEATRAL


Hace unos meses tuve el inmenso placer de conocer a una persona maravillosa, una de esas personas de corazón noble, que pueden convertirse en tus amigos y hacerte alguien afortunado por poder gozar de su amistad. Esa persona se llama Patricia Sánchez, y además de tener un corazón enorme, es una actriz fantástica. Y no sólo eso, sino que además es una productora y escritora de obras de teatro también fantástica. Si queréis saber más de ella, os invito a visitar su web personal. Pincha AQUI. 



Probablemente no la conozcáis, el oficio de ser actriz es un oficio difícil, más en los tiempos que corren. Aún no acapara carteles de relumbrón en las fachadas de teatros madrileños, pero con lo pizpireta que es, las ganas que tiene y el talento que le sale a raudales por todos los poros de su piel, probablemente algún día pueda llegar a ello.




Patricia Sánchez, hoy en día hace muchas cosas, y las hace muy bien. Tiene su propia productora teatral (Edulogic Producciones), es actriz en varias obras de su compañía (como por ejemplo Tome asientoCalixta y Nicanor o La loca pastelería de Carlota Smith ) y además es escritora. De hecho, la idea y el texto de la historia narrada en Tome Asiento es suya, y es una obra fantástica con un giro final realmente magnífico y que te sorprenderá. Sabía que había escrito varias obras para el público infantil, pero no que escribiese también teatro para mayores.




No es fácil escribir para niños y que lo disfruten y se lo pasen genial, algo que ella sin duda consigue (doy fe, que mi hija se lo ha pasado bomba con Calixta y Nicanor y pronto iremos a ver La loca pastelería de Carlota Smith ). Pero aún es más difícil escribir obras para un público adulto, sorprendernos y hacer que salgas del teatro maravillada por lo que has visto. Algo mucho más loable si tenemos en cuenta que, a menudo, este tipo de obras se representan en salas de teatro independiente, con recursos limitados. Es en ese tipo de espacios donde se aprecia aún más la genialidad de un texto, la implicación y talento de sus intérpretes, la visión de su director…




Conocí a Patricia de una manera tangencial y probablemente casual y la verdad es que, como se suele decir, estoy encantada de haberla conocido. Y aquí os traigo el montaje teatral para mayores (no para peques) que actualmente están representando en el Café Teatro Arenal. Si queréis disfrutar de una fantástica obra teatral, creo que no deberíais perdérosla.







PASE, TOME ASIENTO Y CUÉNTEME SU VIDA.





Psicoanálisis si miramos a nuestro alrededor, probablemente encontremos multitud de razones por las que cualquiera de nosotros pudiésemos tomar asiento y, mediante el psicoanálisis, contar lo que llevamos dentro y a veces nos quema el alma. Nunca he hecho psicoanálisis, debe de ser por eso por lo que me paso la vida escribiendo. La escritura, podría ser más bien un tipo de psicoanálisis, tú frente al papel (o en el mundo de hoy, frente a la pantalla del ordenador).




Pero después de esta reflexión personal (¿veis como verdaderamente escribir es un psicoanálisis en toda regla?, centrémonos en Tome Asiento. En pleno siglo XXI, como decía antes, si miras a tu alrededor, seguro que encuentras un montón de razones por las que cualquier persona podría o incluso debería hacer psicoanálisis: dependencia emocional, fracasos sentimentales, soledad, ausencia de habilidades sociales…




Acudir a terapia no tiene por qué tener nada de malo, incluso si acudes a una terapia de grupo, es muy posible que además te lo pases bien, aprendas, mejores y ¿por qué no también te eches unas risas?




Os puedo asegurar que en la terapia de grupo de Tome asiento habrá un poco de todo. Momentos de risas, momentos sorprendentes, momentos que te harán pensar… pero la diversión está asegurada, la historia y el texto de esta obra son realmente buenos y las interpretaciones de las cuatro actrices, cada una en su papel, creíbles y muy logradas. Seguro que Tome asiento te gustará, ¡anímate a verla!






CON V DE VALERIA, VERA, VIRGINIA, VANESSA.





A esta peculiar terapia de grupo acudirán cuatro chicas con cuatro personalidades muy diferentes y muy marcadas. Cada una de ellas estará interpretada por una actriz diferente, que sabrá darle su personal toque. Curiosamente, todos sus nombres empiezan por V, también todas amaron en algún momento a un hombre que se llamaba Francisco, aunque el de cada una tenía a su vez un nombre diferente: Fran, Paco, Curro…




Hagamos un repaso de cada uno de los personajes, sus personalidades y las actrices que los interpretan.






1. CON V DE VALERIA.



Si no recuerdo mal, Valeria es la primera que toma la palabra. Valeria es una mujer de armas tomar, con una personalidad muy definida. Está interpretada por mi querida Patricia Sánchez, que hace un despliegue absoluto de su talento a raudales, interpretando a una mujer absoluta, llena de pasión, que pone todo su corazón en todo lo que hace. Valeria es actriz, o al menos lo intenta, vive en un piso mínimo con Fran, pero eso sí, en el centro y le encanta ser como es. Sin embargo, detrás de su poderío y de esa fachada de mujer sin complejos, hay algunas sombras, es una mujer con una fuerte personalidad, llena de luces y de sombras, que quizá esconda detrás de su corazón de oro una parte oscura que ni ella misma conoce.


2. CON V DE VERA.



Vera es una chica aparentemente normal, pero con una historia familiar complicada a sus espaldas. Heredera de la absoluta sonrisa de su abuela (a veces dudas de si estás ante una persona de verdad o la encarnación del gato de Cheshire), parece que cualquier cosa que le pase en la vida se lo toma a risa, puede estar triste o preocupada, pero no se puede quitar esa sonrisa de la boca. Ella también tuvo un novio que se llamó Fran, un novio que curiosamente trabajaba en esa misma clínica donde hace el psicoanálisis, un novio del que hay muchas cosas que decir y también que callar. Vera está interpretada por Isabel Alcántara, una chica menuda y pizpireta, vestida con los colores del arcoiris y capaz de hacernos sacar una sonrisa, aunque sólo sea por contagio. Muy bien en su papel de chica naif, pero también con una cara oculta.



3. CON V DE VANESA.



La vida de Vanesa cambió el día en que su madre le preguntó qué quería para merendar: ¿chorizo o salchichón? Es curioso cómo una frase puede cambiar el resto de tu vida. ¿Cómo que salchichón o chorizo? Vanesa nunca se había planteado tener que elegir, cada tarde, cuando llegaba a su casa, el bocadillo estaba encima de la mesa de la cocina, ella se lo comía y ya estaba. Podía ser de chorizo, de salchichón, de lo que su madre hubiese decidido. Pero tener que decidir… ¡¡ella!!, ¡¡¡por sí misma!!! Se convirtió en una histérica dubitativa, cualquier elección en la vida, por pequeña que fuese, se convirtió en un absoluto dramaMaría José Ballesteros da vida a Vanesa y he de decir que me encantó su interpretación, le pone tanto énfasis que casi tú mism@ terminas dudando. Pero Vanesa, que también tuvo un novio que se llamaba Paco, tiene otras muchas facetas oscuras en su personalidad…


4. CON V DE VIRGINIA.



Personalmente, Virginia me cayó mal, francamente mal. Para mí es la más perturbada de todas, o al menos la que muestra más claramente su perturbación. Tiene una enfermedad diagnosticada, por la que, además de pasarse toda la obra corrigiendo a todo el mundo, en determinados momentos le dan auténticos ataques de ira, que como vienen se van, pero ojo con ellos. También tuvo un novio, se llamaba Curro, pero debió de dejarla por inaguantable. Creo que el papel de Virginia, con esos ataques atroces, es el más difícil de los cuatro y que la actriz que la interpreta, Patricia C. Serrano, lo hace fenomenal. Da hasta miedo en medio de esos ataques de absoluta ira.

.



Las cuatro chicas de esta sesión de psicoanálisis tienen personalidades muy diferentes, muy marcadas y muy complejas. Asistirán a un psicoanálisis, siendo guiadas por un Doctor, personaje interpretado por Carlos San Jorge, que aunque en realidad tiene un texto reducido y poca presencia en la obra, nos dará las claves para entender muchas cosas que quizá a simple vista no te hubieses imaginado.



Porque esta obra, además de ser divertida y estar muy bien trazada (lo que demuestra que, al final, el talento vale mucho más que las grandes superproducciones y las acciones de marketing), resulta sorprendente.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.



Con toda sinceridad, os digo que esta obra me ha encantado. Sabía del buen hacer de Patricia, de su imaginación y de su talento, pero no esperaba esto. No esperaba una obra fantástica, un texto delicioso, cuatro personajes tan complejos y tan atrayentes, y un desenlace que te deja absolutamente sorprendido.



No la recomiendo, sino lo siguiente. Es más, si no estoy equivocada, esta tarde tienen pase, así que os invito a que vayáis a verla. Tiene un precio buenísimo (unos 12 euros), incluso en atrápalo podéis encontrar descuentos. Si de verdad sois amantes del buen teatro, del de verdad, del que te sorprende, del que te emociona, del que te hace pensar… disfrutaréis de principio a fin de esta obra maravillosa. Además, la cercanía física entre el patio de butacas del Café Arenal (ya de por sí particular) y el escenario, hará que realmente tengas la sensación de que tú también estás en una sesión de terapia. Y te hará pensar.



Lo dicho, me ha encantado. Las cuatro actrices lo hacen francamente bien, cada cual a su manera, cada cual a su personal estilo, dando vida a unos personajes no muy fáciles de interpretar precisamente.



Si quieres una obra de teatro sorprendente, divertida, cercana, amena y a buen precio, aún estás a tiempo de disfrutarla.


Palabra de Itaca teatrera.




NOTICIÓN DE ÚLTIMA HORA: Hoy, por San Valentín, ofertón 2 x 1 (dos entradas por 12€ las dos!!!), ¿de verdad que os la vais a perder???