EL BASTIÓN DE LOS PESCADORES: LAS MEJORES VISTAS SOBRE PEST

Hoy quiero viajar hasta Budapest, dar marcha atrás en mi memoria, desempolvar mis recuerdos sobre este país y hablaros de mi rincón favorito de esta ciudad, un lugar imprescindible en cualquier visita a Budapest. No podéis iros de Budapest sin visitar y echar un buen rato contemplando las maravillosas vistas del conocido como Bastión de los Pescadores, un precioso mirador en la parte más alta de la colina de Buda, frente a Pest.

BUDA, PEST Y EL DANUBIO.


No sé si lo sabréis, yo es algo que aprendí hace no muchos años, pero Budapest son en realidad dos ciudades diferentes: una es Buda y la otra es Pest, así de simple. Bueno, en realidad, inicialmente, fue la unión en realidad de tres ciudades, estas dos ciudades y una tercera: Óbuda. Actualmente, tenemos dos ciudades: Buda y Pest, cada uno a un lado del río. Ambas fueron separadas durante mucho tiempo por erío Danubio, de manera que, en determinadas épocas, no era fácil atravesar el río para trasladarse de una ciudad a la otra. Así, aunque ambas ciudades se veían una a la otra, no podían acercarse. Hasta que llegaron los puentes (el más famoso el denominado Puente de las Cadenas) y se unieron.
Buda es la ciudad antigua, la ciudad de cuento. Con sus calles empedradas, sus casitas pequeñas pintadas de colores, su Castillo, su gran Iglesia, sus pequeños parquecitos, sus rincones llenos de magia. Si algo lamento especialmente es que cuando visitamos Budapest, a mediados de octubre, hacía muchísimo frío y, salvo una mañana en Buda en la que salió algo el sol, por lo general, hacía días muy malos, con muy mala luz y demasiado frío, de manera que no lo disfrutamos como lo hubiésemos hecho en mejor tiempo.
Buda además está en una montaña, con un gran desnivel hacia el Danubio y hacia Pest. Las vistas desde Buda hacia Pest son impresionantes, tanto en la orilla como arriba del todo, donde se encuentra la ciudadela. Y el lugar más especial de todos, con las mejores vistas, es el que eligieron para ubicar un mirador. Se trata del mirador del que hoy quiero hablaros, el conocido como Bastión de los Pescadores, desde donde contemplar una estupenda panorámica de la ciudad de Pest.

Por su parte, Pest es la gran urbe cosmopolita, la ciudad moderna y actual. Es cierto que ambas ciudades (y una tercera ciudad también unida a ellas: Óbuda) tienen una historia muy atrás en el tiempo (hay asentamiento en esa zona desde época romana y por allí pasaron celtas, romanos, magiares, otomanos hasta que es reconquistada por los Hasburgo.

Pero volvamos a la Pest de hoy en día. Aunque también tiene una impotante historia a sus espaldas, Pest es la ciudad cosmopolita, la de las grandes avenidas y los grandes edificios institucionales. El Parlamento, que es el gran símbolo de Budapest se encuentra por supuesto en Pest, a la orilla derecha del Danubio. Pero no sólo él sino la Iglesia de San Esteban (imponente desde el otro lado del Danubio), el Mercado Central y muchos otros grandes edificios.
Ambas ciudades, Buda y Pest están unidas y separadas por el Danubio, y sin él no sería posible entenderlas a ellas. El río es un elemento fundamental en Budapest y eso es algo que se nota pronto.


EL BASTIÓN DE LOS PESCADORES: EL MIRADOR SOBRE PEST.


Suele ser muy habitual que los turistas nos alojemos en Pest, pero tenemos a Buda en nuestros pensamientos, y el primer día en la ciudad, nosotros tuvimos claro que íbamos a pasar el día en Buda, que además es la parte con más encanto, más historia y para mí más magia. En Buda también hay hoteles, pero muchos menos que en Pest y lo normal, sobre todo si vas con un circuito de una agencia, es que te alojes en Pest.
Desde Pest hasta la parte superior de Buda hay un profundo desnivel, por lo que suele ser habitual subir en una especie de tranvía-funicular que se encuentra muy cerca del Puente de las Cadenas. Nosotros lo utilizamos para subir y la verdad es que es algo muy bonito y que te retrotrae a otros tiempos pasados. También es posible hacer el trayecto andando, aunque yo os recomiendo que lo hagáis de bajada en su caso. Nosotros bajamos andando, pero subir cuesta mucho más, y para eso está el funicular.


El conocido como Bastión de los Pescadores es un mirador que se encuentra en el corazón de Buda. Se encuentra al lado de la Iglesia de San Matías, cuyo nombre oficial es en realidad la Iglesia de Nuestra Señora (más con aspecto de Catedral que de iglesia) y relativamente cerca del Castillo, las dos grandes construcciones de Buda. Su nombre es un homenaje a los pescadores, que fueron quienes defendieron la ciudad de Buda ante numerosos ataques sufridos por la ciudad durante la convulsa época de la Edad Media.
Lo más bonito de este mirador, al menos para mí, son por supuesto las vistas sobre Pest y sobre su edificio más representativo, el Parlamento, enmarcado todo bajo el maravilloso Danubio, que hace que la magia se multiplique. Podría tirarme horas enteras allí, mirando, admirando, pensando...

Sin embargo, se puede hablar también de la propia construcción del mirador, que resulta cuanto menos sorprendente. Fue construido en los últimos años del siglo XIX y los dos primeros años del siglo XX. Salvando las distancias, creo que el Bastión de los Pescadores podría haber sido utilizado para rodar algunas escenas de la trilogía de El señor de los anillos. Se trata de una construcción en piedra blanca, con siete torres (en representación de las siete tribus magiares que habitaron la zona).
Puedes recorrer el mirador por la parte superior (a través de un paseo) y la inferior, donde se encuentran las famosas arcadas que "enmarcan" a la perfección las mejores imágenes y vistas sobre Pest. Aquí es donde casi todos los que visitamos este lugar aprovechamos para llevarnos en la retina y en la tarjeta de memoria de la cámara un montón de fotos preciosas sobre Pest.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

En una visita a Budapest que se precie, hay que ir, sin lugar a dudas, a pasar un día a Buda al menos y echar un buen rato en el Bastión de los Pescadores. Creo que no tuvimos suerte con el tiempo cuando fuimos, a pesar de ir en octubre nos hizo un frío pelón y no disfrutamos la ciudad como deberíamos. Por ello, tengo pendiente volver a Budapest en verano, que con veintitantos grados seguro que se disfruta mucho más.
A Budapest le falta un buen lavado de cara para convertirse en una ciudad preciosa. Dispone de edificios maravillosos, grandes avenidas, jardines... no tiene nada que envidiar en muchos aspectos a París o Viena, de hecho a mí me recordó por partes a estas dos ciudades y es que tiene un poco de cada una.

Pero lo que más me gustó de Budapest fue la ciudad de Buda, un lugar que parece sacado de un cuento de hadas. Me encantó pasear por sus calles empedradas, visitar el Castillo, subir en funicular, guarecernos del frío en un restaurante pequeñísimo donde tomamos Goulasch (el plato más típico de Hungría), y, ¡cómo no!, contemplando las vistas desde el fantástico mirador del Bastión de los Pescadores.

Sé que algún día volveré a Budapest, que será con mejor tiempo, y que espero vivir un atardecer desde ese lugar, porque tiene que ser realmente impresionante. Si las vistas desde allí arriba ya resultan fascinantes con mal tiempo y una luz bastante deficiente (demasiada poco luz y mucho gris), un buen atardecer de verano desde allí tiene que dejarte sin palabras. Y no sólo eso, sino ver la ciudad de Pest iluminada de noche tiene que ser precioso y estoy segura de que el mejor punto para hacerlo es sin lugar a dudas este mirador.

Os decía antes que podría tirarme horas enteras allí, mirando, admirando, pensando... Cuando fui a Budapest no conocía aún a uno de sus escritores más famosos, el fantástico Sándor Marai que tan buenos ratos me ha hecho pasar después. Desde el Bastión de los Pescadores, si me volviese a sentar allí a admirar las bellezas de la ciudad de Pest pensaría sin duda en la historia de ese triángulo amoroso de su libro La mujer justa, en la segunda Guerra Mundial que asoló sus calles y en las vidas, a menudo difíciles y sin retorno de sus personajes y de las personas que habitan o habitaron en algún momento Budapest.


Éste es un lugar imprescindible, no puedes irte de Budapest sin haberle dedicado un tiempo. La imagen más bella de la ciudad la captarán tus pupilas precisamente desde este lugar.


.

5 comentarios:

  1. Un lugar precioso, a pesar de que "goce" sus vistas con más de 40º C de temperatura.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, yo las "gocé" casi a bajo cero. Dos perspectivas muy diferentes Pedrito :)

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad!!! Una ciudad que tengo pendiente, espero poder ir algún día, cuando mi niño sea un poquito mayor. Bss

    ResponderEliminar
  4. Jo, a ver si me animo a ir a Budapest, que tengo unas ganas locas.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo contigo en el Bastión de los Pescadores, a mi fue lo que más me gustó de Budapest, esa parte de la ciudad, la parte más antigüa, con más encanto.. y las vistas impresionantes

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)