CARTAS A FELICE


Estoy segura de que ya os he confesado en otras muchas ocasiones que, además de ser una absoluta y fervorosa amante del teatro, me gustan de un modo especial las obras que se representan en el Centro Dramático Nacional. En el CDN frecuentemente suelen llevarse a cabo montajes diferentes, a veces incluso arriesgados. Suelo ir mucho más a su sede en el Teatro María Guerrero que a la del Teatro Valle Inclán, simplemente por una cuestión de distancias, ya que el María Guerrero me queda mucho más cerca. Pero especialmente, siento algo cercano a la fascinación por la Sala de la Princesa en el Teatro María Guerrero. Una sala de pequeñas dimensiones, muy recogida, con pocas localidades, donde la cercanía entre las butacas y el escenario hace que lo vivas todo más intensamente, más desde dentro. Te introduces absolutamente en la historia que están representando, hasta formar parte de ella.
Además, a lo largo de esta temporada 2012-2013 están desarrollando en la Sala de la Princesa un ciclo sobre novelas llevadas al teatro. Si no recuerdo mal, es la tercera vez que acudo a una representación dentro de este ciclo. No he ido a todas las representaciones por tanto, pero sí a un buen porcentaje de las mismas. A finales del año pasado, disfruté maravillada la adaptación de Atlas de geografía humana, de mi querida Almudena Grandes. Luego, volví a ir a la misma sala a disfrutar de La Rendición, una obra que no conocía y que no había recibido muy buenas críticas en dicha representación, pero que sin embargo me fascinó. Esperaba con ganas ir a ver la adaptación de Kafka enamorado, pero desgraciadamente, no salí tan encandilada como en el resto de las ocasiones.


KAFKA ENAMORADO.

Creo que todos conocemos a Franz Kafka, el autor de muchas historias, probablemente la más famosa aquélla de La Metamorfosis, en la que un hombre despertaba convertido en cucaracha. Pero la figura real de Kafka, lo que le aconteció durante su vida, no resulta tan conocido entre el público en general.

Cuando visité su ciudad, Praga, y más concretamente el Barrio Judío (que era donde él vivía, ya que pertenecía a esta raza), vi que Kafka era, y sigue siendo, un icono en esta ciudad. En el propio Barrio Judío existe una escultura a su memoria (un monumento con una figura extraña, como casi todo lo que tiene que ver con él). Incluso me tomé varios cafés calentitos, huyendo del frío de octubre de la calle, en el Café Kafka, que dicen que él tantas veces frecuentó.
Pero poco o nada sabía de la vida de Franz Kafka, apenas que había sido un hombre enfermo, aquejado de muchas dolencias, con un gran don para escribir y otro gran don para destrozar casi todo lo que tenía a su alrededor por sus manías devastadoras. Evoco su figura de hombre flaco, con su traje y muchas veces su sombrero oscuro… y poco más sé de él. Murió antes del Gran Holocausto Nazi, por lo que, a su manera, pudo escapar de él. No escaparían dos de sus hermanas, quienes terminaron muriendo años después en Auschwitz.

Eso era todo lo que sabía sobre la historia de Kafka y su familia anteriormente a ver esta obra. Sin embargo, la historia de Kafka enamorado nos narra la historia de amor de Kafka, la relación amorosa que Franz Kafka mantuvo en su vida real con una mujer, Felice Bauer. Felice Bauer era una mujer muy moderna para la época en que le tocó vivir, directiva de una empresa comercial alemana, conoce a Kafka en la casa de Max Brod. Max Brod era algo así como el Mecenas de Kafka, quien intentaba protegerle y además daba alas a su talento como escritor. Pero aquella historia no acabó bien.

LA HISTORIA TRUNCADA ENTRE FRANZ KAFKA Y FELICE BAUER.

Franz Kafka era un hombre gris: bajo el yugo y la autoridad de su padre, con una salud debilitada y una vida aburrida y monótona con un puesto de trabajo de funcionario, Kafka probablemente no fuese un hombre feliz y con toda seguridad, era ese tipo de hombre en el que no te fijarías si te cruzases con él en una calle de Praga. Sin embargo, en su interior habitaba un don: el de imaginar mil y una historias inimaginables y ser capaz de reflejarlas sobre el papel, en forma de palabras, de escribir obras maravillosas que nos dejó como legado en su corta vida.


Pero un buen día, en casa de su amigo Max Brod conoció a la que probablemente fuese el gran amor de su vida. Se trataba de Felice Bauer, una mujer de negocios alemana de visita en Praga. Con ella, comenzaría una relación amorosa con sus idas y sus venidas, con sus claros y sus sombras. Felice era una mujer de su tiempo, que no se arrendaba ante nada y que sabía lo que quería. Luchó por su amor con Kafka, pero la historia acabó con la muerte de él. Durante años se escribieron cartas apasionadas que, después de la muerte de Kafka, serían publicadas como Cartas a Felice. Pero los terribles miedos de Kafka, las imposiciones de su severo padre, su enfermedad… todos estos factores hicieron que Kafka rompiese el compromiso matrimonial con Felice no una sola vez ni dos, sino hasta tres veces. Luego él se moriría y ella reharía su vida lejos de la vieja Europa, en Estados Unidos, donde terminó estableciéndose.
La historia de amor truncada entre Franz Kafka y Felice Bauer es el nudo central de la novela Kafka enamorado, de Luis Araujo, así como de la adaptación teatral en la Sala de la Princesa del Teatro María Guerrero. Además, en torno a esta historia, según he leído, gira un musical centrado en la figura de Kafka.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Desgraciadamente, esta obra no me gustó en exceso. En general, diría que resulta demasiado plana, y eso que las representaciones en la Sala de la Princesa, quizá por la proximidad, suelen emocionarme más, pero ésta no lo logró.
Me gustó la escenografía, el montaje, la proximidad… también el formato, los retazos de las cartas que Kafka le escribió a Felice, los que Felice le escribió a él… el duelo interpretativo cara a cara y en la distancia… Pero sin embargo, no fue capaz de emocionarme. Y si una obra no emociona… malo.


El actor que interpretaba a Kafka, Jesús Noguero, me sonaba de alguna serie de televisión. Me parece que da el perfil de Franz Kafka y que está bien en su papel, pero no transmite especialmente. En el caso de la Felice Bauer interpretada por Beatriz Argüello, también estaba muy bien en su papel de mujer independiente y segura de sí misma, dispuesta a luchar por lo que quiere. Pero en el conjunto del duelo interpretativo parece que falta la magia. Además, esta actriz interpreta en la obra otro pequeño papel, el de Grete.
Por último, Chema Ruiz da vida a Max Brod (el amigo que presentó a Kafka y a Felice) pero también interpreta otros varios papeles menores como de sastre, botones de hotel etc. Su(s) papel(es) en la obra son más bien menores.


Es una verdadera pena, no sabría identificar una razón clara, pero esta historia, que a priori podría interesar y enamorar al espectador, no acaba de cuajar. La representación es corta, apenas una hora y poquito, por lo que no te da tiempo a aburrirte. Pero la obra parece plana en demasiados momentos. Y sobre todo, tiene un vicio inexcusable, el hecho de que no es capaz de emocionar al espectador. Y el teatro, por encima de todo debe emocionar y nunca, absolutamente nunca, puede dejarnos indiferentes.
Curiosa y triste vida la de Franz Kafka, un hombre con un don único para las palabras escritas pero al que le faltaba personalidad y muchas veces esas mismas palabras en la vida real. Fue un hombre triste, manejado por su padre y por la rutina, enfermo, cansado de la vida... y probablemente se fue a la tumba con el recuerdo de Felice, la persona que pudo haberle dado la verdadera felicidad, y a la que sin embargo renunció por no saber rebelarse para defender lo que realmente importa en la vida.

.

3 comentarios:

  1. Qué pena que no te terminara de convencer, porque seguro que la historia daba para mucho más.

    ResponderEliminar
  2. El tema de entrada no me atrae nada

    ResponderEliminar
  3. Una pena que falte esa magia entre los actores, que es lo que realmente se disfruta en el teatro. Porque el argumento prometía una buena obra.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)