COSAS QUE ME CHIFLAN: MIS PELÍCULAS FAVORITAS. 31 MAYO 2013.

Entre las #Cosasquemechiflan está el cine. Y he pensado que nunca había publicado en el blog un listado de mis películas favoritas, así que... ¡¡¡allá va!!!! (aunque me ha costado quedarme sólo con diez).

Puesto número 10...

FANTASÍA, DE WALT DISNEY. 

Sí, el cine de dibujos animados también es cine. Y dentro de la animación, no hay ninguna duda de que Walt Disney es el rey indiscutible. Me ha costado quedarme con una sola de sus películas, pero creo que Fantasía es especial porque es única, no tiene nada que ver con ninguna película ni anterior ni posterior...



Puesto número 9...

EL DISCURSO DEL REY. 

Se unen dos cosas en esta película, que ha sido de las películas que más me han gustado en los últimos años y además que está protagonizada por Colin Firth, mi actor joven favorito (el mayor sigue siendo Al Pacino). Por ello, la he elegido para incluirla en esta lista (a costa de sacar otras más renombradas probablemente). 



Puesto número 8...

MATCH POINT. 

Soy absolutamente incapaz de hacer un listado de películas favoritas y no incluir a mi adorado Woody Allen, uno de mis directores fetiche. Es difícil quedarse con una sola de sus películas (he dudado entre Match Point, Misterioso asesinato en Manhattan, Annie Hall o incluso la menos conocida Melinda y Melinda),pero al final me quedé con la película más impactante del Woody Allen de los últimos años, aunque no sea su mejor película. 


Puesto número 7...

MEMORIAS DE ÁFRICA.

Yo tenía una granja en África... Esta película se te queda grabada en lo más profundo del alma. Una historia fascinante, con dos actores como la copa de un pino (Robert Redford es un grande entre los grandes -además de guapísimo- y qué decir de Meryl Streep, para mí la mejor actriz vida y sin duda mi favorita). Si cierro los ojos, puedo ver perfectamente el león sobre la tumba del personaje de Redford. Absolutamente fascinante e imprescindible. 



Puesto número 6...

LA FLOR DE MI SECRETO. 

Desgraciadamente, es la única película española que voy a incluir en mi listado. Pero si antes os decía que Woody Allen era uno de mis directores fetiche, Almodóvar es otro de ellos. Mi película favorita es sin duda La flor de mi secreto, una película especial, con una historia difícil. Y aquella frase del encuentro entre Echanove y Marisa Paredes: Vestías de azul el día que, escapando de tu vida, te chocaste con la mía.



Puesto número 5...

VACACIONES EN ROMA. 

Mi actriz favorita de todos los tiempos es Audrey Hepburn. Adoro a esa mujer en casi todos sus papeles... pero si me tengo que quedar con uno, lo hago con la Princesa Ana de Vacaciones en Roma. Me ha costado decidirme por ésta y dejar atrás otras películas, especialmente Sabrina o Desayuno con diamantes. Pero es que la conjunción Audrey junto a Gregory Peck, la maravillosa Roma y además en vespa, ¡no puedo resistirme!



Puesto número 4...

VÉRTIGO. 

El mundo del cine no sería lo mismo sin Alfred Hitchcock, el gran maestro del suspense. También resulta sumamente difícil quedarse con una sola de sus películas, pero en este caso lo tengo claro. No sé qué tiene Vértigo, pero es especial. Quizá por la historia, la mirada del maestro, una magnífica Kim Novak y los escenarios naturales de San Francisco. No lo sé, pero me resulta única y especial, el fantasma de Carlota Valdés...



Puesto número 3...

AMELIE. 

Todavía recuerdo nítidamente la noche que salí del cine tras ver esta película. Me enamoré absolutamente de su protagonista, Audrey Tatou, tantos años después sigo buscándola en todos sus nuevos papeles, para mí ella siempre será Amelie. Es una película única, tierna, diferente, absolutamente fascinante. Y además con París, y más aún con el maravilloso Mont Martre como telón de fondo. ¡¡¡Adoro esta película!!!


Puesto número 2...

EL PADRINO II.

Cambiamos absolutamente de registro y llegamos a una de mis películas fetiche (y sin duda a mi trilogía fetiche por antonomasia). Estoy hablando por supuesto de la trilogía de El Padrino y específicamente de la película de El Padrino II. En cuanto a esta trilogía no hay un punto de vista unánime, hay quien prefiere la primera, la segunda, o la tercera. Esta conjunción pasado-presente y con dos de los grandes mano a mano, (aunque no compartan ni una sola imagen) no tiene ni un minuto de pérdida. Al Pacino y Robert de Niro en medio del mundo de la mafia italiana. Absolutamente imprescindible. 



Puesto número 1 THE WINNER!!!

CASABLANCA. 

Si hay una película en el mundo por la que tengo fascinación, que me enamora, que no me canso de ver 100.000 veces... ésa es Casablanca. Un Humphrey Bogart en el gran papel de su carrera y una Ingrid Bergman que parece que brilla por dentro. En una historia absolutamente desgarradora, que nos llevará desde el París de la Segunda Guerra Mundial a Casablanca, ciudad fronteriza, donde tanto esperaban su pasaporte a la libertad. Eso sí, de haber sido Ilsa Laszlo, yo, definitivamente, me habría quedado con Rick Blaine. 


¿Os animáis a hacer vuestra propia lista de películas favoritas?

PALMERAS EN LA NIEVE: ÁFRICA BAJO LA PIEL

Tenía claro que Palmeras en la nieve iba a ser incluida entre mis lecturas del 2013. Por ello, conseguí la edición digital en mi Kindle y sólo era cuestión de tiempo que le hiciese el hueco que se merecía. Es cierto que, teniendo poco tiempo para leer (como es mi caso, se hace cuesta arriba enfrentarte a un libro de más de setecientas páginas, pero en parte, lo bueno del Kindle es eso, que no notas el peso físico del volumen que en realidad estás leyendo.

Decidí que esta lectura debería estar saldada antes de finalizar mayo. El resultado fue mejor del esperado, me metí tanto en la historia, disfruté tantísimo de todo lo que nos cuenta Palmeras en la nieve, que terminé enganchándome hasta el final y robando minutos a cualquier otra cosa para seguir leyendo y leyendo... La acabé hace ya unos días, pero ha sido un libro que creo que me ha gustado y a la vez me ha marcado tanto, que he necesitado de unos cuantos días para poder reposarla mentalmente y poder ponerme a escribir sobre las palmeras de Fernando Poo que recogen el alma de todos aquellos españoles que a veces las plantaron y que sin duda siempre las amaron.


LA HISTORIA DE LOS RABALTUE EN LA ISLA DE FERNANDO POO.

Desgraciadamente, debo reconocer que, a través de la lectura de este libro, me he dado cuenta de que no conozco prácticamente nada sobre la historia de las colonias africanas, y en concreto sobre las últimas colonias y la isla de Fernando Poo, donde se desarrolla gran parte de la historia de esta novela. El actual Bioko y antiguo Fernando Poo era un total desconocido para mí, yo de últimas colonias sabía la pérdida de Cuba en 1898 y poquito más.


El caso es que a Fernando Poo emigraron en busca de una vida mejor muchos españoles a lo largo del siglo XX. Los integrantes de la familia Rabaltué, protagonistas de esta novela, representan a muchos de aquéllos que vivieron media vida en África y a la que esa isla se les metió en el alma. Ésta es la historia de Antón, el primero en ir a Fernando Poo en busca de una vida mejor; de su mujer Mariana; de sus tres hijos: Jacobo, Kilian y Catalina. Jacobo y Kilian también pasaron una parte de su vida en Fernando Poo, y como no podía ser de otra manera, también se enamoraron perdidamente de la isla, cada uno a su manera, y unos más que otros.

No sé ni cómo ni cuándo, y apenas sé nada del resto de África, pero llegará un día en que esta pequeña isla e apoderará de ti y desearás no abandonarla. (...) No conozco a nadie que se haya marchado sin derramar lágrimas de desconsuelo. (...) Habrían de pasar años para que todas y cada una de las palabras cobrasen vida con la intensidad de una maldición cumplida.

Ellos se pasarían muchos años haciendo largos viajes de Sampaka, la finca en la que trabajaron en Fernando Poo a Casa Rabaltué, su hogar en Pasolobino, una pequeña aldea pirenaica. Una mezcla de extremos: del calor tropical de la isla africana o las nieves casi perpetuas de los Pirineos. Y entre un lugar y otro hicieron sus vidas, hasta que se vieron obligados a abandonar Fernando Poo y tantas cosas en su camino.

Pero las historias de aquellos años seguirían presentes y se las transmitirían a sus hijas: Clarence, la hija de Jacobo; y Daniela, la hija de Kilian. Ellas nunca han visto con sus propios ojos las palmeras de Sampaka, pero las han visto tantas veces a través de las historias de Kilian y Jacobo que las imaginan perfectamente en su cabeza.




Un buen dia, Clarence recibirá una llamada de su pasado y su maldición, querrá conocer por sí misma los escenarios de Fernando Poo de los que tanto ha oído hablar durante toda su infancia a su padre y a su tío, pero especialmente a su tío Kilian. Y allí descubrirá el pasado oculto de su familia, todas las familias tienen secretos y a veces sacarlos a la luz puede resultar demasiado doloroso.


Te acercarás y la besarás por fin con la ternura cálida, densa y perezosa de un último beso. La mirarás a los ojos por un instante. 

Cerraréis los párpados y apretaréis los dientes para evitar el llanto. Os acariciaréis la mejilla suavemente. 

Abrirás la puerta y se cerrará tras de ti con un leve sonido que te parecerá el impacto de un disparo. 
Ella apoyará la cabeza en la puerta y entonces llorará amargamente. 

Tú saldrás a la noche y te fundirás con la tormenta, que en ningún momento querrá amainar.



Fernando Poo, la tierra de las palmeras, símbolos de aquel pasado que hoy Clarence va descubriendo poco a poco y que tanto cambiará el curso de la vida de su familia. Clarence no es consciente entonces de ello, pero tras aquel viaje, nada volverá a ser lo que era, o lo que Clarence había creído siempre que era.


¿Ves esas palmeras? (...) Los hombres de mi familia replantaron algunas de ellas. Eso me enorgullece y reconforta. 
Mi padre y mi tío envejecen y se doblan, pero las palmeras siguen aquí, bien rectas hacia el cielo. (...) 
Un día todos desaparecerán y no habrá quién le cuente a las siguientes generaciones historias de palmeras en la nieve.

Y ella misma se dará cuenta como África se te mete en el alma, en lo más profundo del corazón...




En ese momento sintió como el Bioko real y tangible y el Fernando Poo etéreo e imaginado comenzaban a fundirse en su corazón.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.



Me ha gustado mucho este libro, creo que es de sobresaliente, aunque podría haber sido de matrícula de honor.

Para ello hubiese bastado, entre otras cosas, con que su autora, Luz Gabás, hubiese condensado un poquito la historia. En mi opinión, le sobran páginas. Es un libro de más de setecientas páginas, y probablemente con unas quinientas páginas habría bastado, ya que la primera parte resulta demasiado larga y se hace pesada. Cierto que sobre la mitad del libro ya has picado el anzuelo y estás absolutamente fascinado por la historia, necesitas seguir y seguir leyendo para conocer todos los secretos de la familia Rabaltué.

Creo además, que este libro goza de dos puntos muy positivos: la historia y los personajes principales. Sin embargo, en cuanto se refiere a los personajes, también podría hacer algunas matizaciones. Personalmente, no habría hecho a los dos hermanos uno tan bueno y tan inmaculado (como suele decirse) y el otro mucho más malo y sobre todo mucho más ofuscado y cerrado sobre sí mismo, queriendo ocultar algunas cosas de su pasado, que le avergüenzan, hasta el punto de no querer enfrentarse a ellas. Nadie es tan bueno... ni tan malo.




Pero lo que echo de menos es una mayor prospección psicológica en algunos personajes fundamentales. Especialmente doloroso es el no conocer la verdadera personalidad de Bisila, que creo que es una piedra angular que la autora debería haber desarrollado mucho más. Pero también hay otros personajes como Sade o Daniela, que deberían haber sido más desarrollados y mejor explicados.

A pesar de todo ello, Palmeras en la nieve resulta una lectura maravillosa. Una de esas lecturas que evocarás en la memoria literaria, de la que se te olvidarán los detalles, pero que recordarás con un excelente sabor de boca durante años. Esa pasión por África que destilan sus páginas me hace recordar y evocar a la vez otra gran historia, Memorias de África, absolutamente inolvidable.
Te metes tanto en la historia y en el amor que profesan los hombres de Casa Rabaltué a la isla de Fernando Poo, que te entran ganas de cogerte un avión y ver con tus propios ojos las palmeras de las que habla la historia de este libro, esas palmeras que juntaron dos mundos: de Fernando Poo a Pasolobino, de Sampaka a Casa Rabaltué.


Parecen columnas que sostienen al mundo, coronadas por penachos de guerrero. Las palmeras, Kilian, estuvieron aquí antes que nosotros y aquí seguirán cuando nos hayamos ido. 

Son nuestro símbolo de la resurrección y de la victoria sobre el tiempo. Pase lo que pase.

Y esa casa familiar sin la que muchos de los protagonistas de esta historia no serían los mismos. Me gustó especialmente esa última reflexión que hace Clarence sobre esa casa que ha vivido tanto y que ha escuchado tanto, en la que crecieron los Rabaltué y que tiene que adaptarse a los nuevos tiempos, casi sin saber ni cómo.




Para ella siempre sería la historia de unas personas cuya gran hazaña habría sido la de cambiar la inamovible y rígida narración de las incorpóreas páginas del libro de una centenaria casa de piedra , que ahora se enfrentaba a su futuro con la misma expectante y temblorosa determinación de una frágil mariposa.

Pero esta historia, además de todo ello, es una historia de amor. Pero una historia de amor de las de verdad, de las que acaban mal, de las imposibles... Cuánto me recuerda toda ella a una canción de Sabina.

Pronto acudirá a tu lado. Volveréis a estar juntos en un lugar sin tiempo, sin prisas, sin prohibiciones, lejos de la furia y cerca de la paz, donde sólo beberéis agua de lluvia. 
Y ahora que ya has renacido en brazos de los baribó, por fin podrás comprender lo que Bisila siempre quiso que supieras: Que las huellas de las personas que caminaron juntas nunca nunca se borran.


Una novela absolutamente apasionante que será capaz de llegar a lo más profundo de tu corazón.


Este libro sin duda merece muchísimo la pena. Puedes acceder a él en edición en papel o digital aquí

Y si te gustó esta historia, no puedes perderte la película




UNA HUCHA DE CERDITO QUE HARÁ REALIDAD TU SUEÑO: ESTAMBUL

Os presento a Estambul, mi pequeña hucha de cerdito de barro pintada de un precioso color morado (parece azul en las fotos, pero hacedme caso, es morado), que habita en mi casa y en mis sueños desde hace unos días, por lo que merecía ser el protagonista de este post.

Es un cerdito precioso, personalizado y pintado en este caso de mi color favorito: el morado.

Yo estoy encantada con mis dos nuevas huchas de cerdito. La grande se llama Estambul y cumplirá mi sueño de volver a esta ciudad mágica.

Lo bueno de tener una hucha de cerdito sin agujero es que te permite ahorrar metiendo monedas y billetes y no tener la tentación de vaciarla. Por ello, es muy probable que sea tu mejor compañero para conseguir dinero para cumplir un sueño. Y sueños, los tenemos todos... Esta primera hucha de cerdito yo la voy a dedicar a mi sueño de volver a Estambul, un sueño que no tiene fecha, pero que espero poder hacer realidad algún día no lejano.


Lo malo de tener una hucha de cerdito sin agujero es que, cuando la llenas y tienes que sacar el dinero de su interior, desgraciadamente deberás organizar un San Martín y sacrificarla. Y da pena con esos ojitos vivarachos que tienen... una huchita que te ha acompañado y que te ha mirado a los ojos tantas veces, y ahora ha de morir de tu mano...

Pero no quiero pensar en cosas tristes, sólo quería presentaros a Estambul, mi hucha de cerdito que me ayudará a cumplir mi sueño de volver a Estambul. Y esas huchas de cerdito os ayudarán a hacer realidad vuestros sueños.

Tengo claro que éstas no serán las dos últimas huchas de cerdito que compraré, sino que no sólo voy a comprar más para mí, sino que me parece un regalo estupendo. Una hucha de cerdito junto con una tarjeta que diga: "Te ayudaré a cumplir tu sueño".

LA DELICADEZA: EN EL CORAZÓN DE TODAS LAS NATHALIES


Lo confieso. Soy una enamorada de Amelie. Desde que vi esta película en el cine, hace más de diez años, no he perdido la fascinación por su actriz: Audrey Tatou. Además, se llama Audrey, igual que la gran Audrey… Hepburn, mi actriz favorita de todos los tiempos, y esa coincidencia de nombres tiene que significar algo.
Por eso, cuando supe que Audrey Tatou tenía una nueva película, con una pinta estupenda por cierto, no pude resistirme. Después de Amelie he visto a esta chica en otros papeles, el último creo recordar que en la adaptación cinematográfica de El código Da Vinci. Ninguno de esos papeles me gustó tanto como el de Amelie Poulan a decir verdad, pero este papel tenía otra pinta… Me encantó el trailer, por su sencillez, por su profundidad, por ser una buena película sin grandes pretensiones pero de esas historias que dejan su poso en el corazón. Además, me enteré de que esta película se basaba en un libro con una historia preciosa y que al ser cine francés, creí (correctamente) que el éxito estaba asegurado. Y no me equivoqué, porque la película me encantó.

LA FELICIDAD SE ESCAPA ENTRE LOS DEDOS.

Nathalie es una chica feliz. Vive sin pretensiones en una felicidad constante, alimentada por el absoluto amor que profesa a su marido, que le llena sus días y sus noches y que hace que no necesite más que un piso con aire bohemio, un trabajo para sobrevivir y la felicidad de las pequeñas cosas para vivir una vida intensa y absoluta, delicada… llena de amor y de alegría.
Se conocieron de manera casual en un pequeño bistró de una pequeña plaza parisina y desde entonces, juegan a volver a conocerse en ese mismo escenario. Viven en un piso de lo más bohemio en ese mismo barrio y sueñan con ser felices para siempre e incluso se plantean tener hijos. La vida, y el amor, no pueden sonreírles más de lo que ya lo hacen.


Sin embargo, un segundo puede contener toda la crueldad del mundo y cambiarnos la vida para siempre. François, su marido, sale una mañana a correr y no regresa jamás. Un fatal y terrible accidente se lo lleva para siempre y deja a Nathalie hundida en el dolor más extremo. Un tiempo atrás, ella había cambiado de trabajo y tras quedarse viuda, no se dedica a ninguna otra cosa que no sea trabajar. No vive, no ama, no sueña… solamente se deja mecer por la tristeza más infinita, caminando de casa al trabajo y del trabajo a casa, una y otra vez, incansablemente, durante tres largos años.

EL DESTINO NOS TIENE RESERVADAS CARTAS EXTRAÑAS.

Después de tres largos años de infinita y recóndita soledad, de tortuosas espirales de tristeza, Nathalie vuelve a conocer el amor, a atreverse a enamorarse, a vivir una nueva relación. Pero con una persona muy diferente a François, un personaje curioso que no le va a gustar a casi nadie en su entorno. Se trata de Markus, un sueco que trabaja en la misma empresa que Nathalie. En concreto ella es su jefa e inician una relación a espaldas del mundo, sin que lo sepa nadie, sólo con el bello París siempre cómplice.



Esta relación tan extraña parece no ser del gusto del ambiente de Nathalie, ni lo entenderán sus compañeros de trabajo, ni su jefe, ni su querida amiga Sophie. Parece que el desgarbado y carente de encanto físico Markus no es suficiente para Nathalie, pero a veces el azar y el amor nos tienen reservadas cartas de lo más extrañas y Nathalie quizá esté dispuesta a dejar atrás todo su pasado por vivir ese amor con Markus, aunque el resto del mundo no pueda entenderlo.

ACTORES Y PERSONAJES.

Es Importante darle un repasito al elenco de esta película, así como de los personajes principales.


1. AUDREY TATOU VERSUS NATHALIE.

Nuestra inolvidable Amelie se ha hecho mayor, se nota que los años han pasado en la apariencia de esta chica, el tiempo pasa para todos, pero solemos ver mejor sus estragos en los rostros de los demás. Audrey Tatou no es ya ninguna niña, desconozco su edad real, pero supongo que se encuentra más cerca de los treinta y cinco que de los treinta, y eso se nota en esta película. En la primera parte, mientras vive su eterno romance con François, aparece muy natural, pero también demasiado desaliñada y nada femenina. Esa trenca azul que lleva a todas partes, incluso al entierro de su marido, es casi de bofetón, ya podían haber cuidado un poquito más su femineidad. Esa femineidad sí está cuidada sin embargo en los momentos en que vuelve a recuperar la esperanza junto a Markus, hay un par de modelos (por ejemplo el vestido azul que lleva para ir al teatro) que sí nos devuelven la mejor imagen de esta chica.



Pero aparte de su apariencia física, en cuanto a su interpretación del papel de Nathalie, está nuevamente sublime. Realiza, como siempre, una interpretación sólida, sencilla y muy natural, que cautiva al espectador. Cautiva con su belleza, con su ternura, con su tristeza infinita… resulta imposible no enamorarse de Nathalie, sufrir con ella, reír con ella.

2. FRANÇOIS DAMIENS VERSUS MARKUS.

Parece mentira que este actor sea francés, aunque bueno, yo tampoco pensaría que fuese sueco precisamente… Desconozco totalmente a François Damiens, creo que nunca lo había visto hasta esta película. Sin embargo, me ha convencido, me ha parecido un actor también muy sólido, que en este caso da vida a un personaje muy peculiar: el desaliñado y desgarbado Markus, quien tiene un absoluto corazón de oro y puede llegar a ser la bondad personificada, a pesar de su aspecto.


3. PIO MARMAI VERSUS FRANÇOIS.

El papel de este actor es corto pero intenso. Físicamente da mucho el perfil como pareja de Audrey Tatou (muchísimo más que en el caso de François Damiens sin ninguna duda) y tiene un papel bien representado, pero por mi parte, no le veo nada especialmente reseñable.



4. JOSEPHINE DE MEAUX VERSUS SOPHIE.

Sophie es la única amiga de Nathalie, se conocen desde muchos años atrás, desde la época en que ambas vendían programas de espectáculos a la salida del teatro. Con ella es con la única persona con la que Nathalie se abrirá y se relacionará tras la muerte de François. Tampoco conocía a esta actriz y también creo que da bien el perfil para dar vida a Sophie, pero tampoco tengo nada especialmente reseñable que indicar al respecto.

Además, existen otros actores y actrices en el elenco, pero con un papel menos principal: como los padres de Nathalie, los de François, los de Markus, el jefe y los compañeros de Nathalie o especialmente la abuela de Nathalie, que da tanta ternura. Pero los personajes fundamentales son los que he explicado anteriormente.


PARÍS, EL MEJOR ESCENARIO PARA UNA HISTORIA DE AMOR.

No soy una enamorada de París, prefiero otras muchas ciudades que considero más románticas, como Roma o Praga por ejemplo, pero le reconozco un encanto especial a la ciudad de la Torre Eiffel, especialmente por las noches. Y reconocer algunos escenarios de la bella París en esta película te hacen regresar a sus callejuelas estrechas de los barrios como Montmatre, a las pequeñas plazoletas donde encontrar un café o un bistró con mucho encanto y recordar los viajes propios a esta ciudad.



Pero París, y especialmente el París de noche, iluminado, es el escenario perfecto para una gran historia de amor, especialmente si es complicada, como la de Nathalie y Markus. Hay unas escenas especialmente bellas en la película, la noche que van al teatro y que ella viste de azul (precisamente como de azul vistiese Ilsa Laszlo en Casablanca el día que los alemanes entraron en París). Son las escenas en las que Audrey Tatou luce más bella de toda la película y la silueta de la Torre Eiffel iluminada le hace los coros a su inmensa belleza.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Me encanta el cine francés, tiene una “delicadeza” especial (valga la redundancia con el título de esta película) y sobre todo en ese tipo de películas intimistas, en las que se cuenta una historia cotidiana pero que precisamente al ser contada, con esa delicadeza tan especial, la convierten en algo único.



Hay quienes creen que este modo de contar las historias resulta demasiado lento, y probablemente lo es, pero en ese ritmo lento es donde, para mi modo de entender, reside la verdadera magia, la verdadera delicadeza. Últimamente voy muy poco al cine, por eso suelo escoger mucho las películas que voy a ver y pocas veces suelo errar en mi elección. Me decanto por un tipo de cine con más poso, menos comercial y con un encanto único y especial. Esta película sin lugar a dudas es una de ellas, al igual que Profesor Lazhar, en este caso canadiense y de la que os hablé hace un par de meses.

Me ha gustado mucho esta película, la historia, el modo de narrarla… Quizá yo no habría permitido a una Audrey Tatou tan desaliñada en la mitad de la película, sino que la hubiese vestido de un modo más femenino, pero a la vez sin resulta estrambótico, sencillo pero elegante… Me gusta esta historia, me gustan las relaciones diferentes, quizá porque yo tengo una, y creo firmemente que en la vida hay que luchar por lo que se ama, cueste lo que cueste, y lo entienda quien lo entienda o no lo haga.



Para mí, esta película es tan sencilla como imprescindible, te dejará un poso de vida cuando la veas. Agárrate a él.

MI 8ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 26 DE MAYO

Ya estamos otra vez a domingo y toca de nuevo ¡¡¡instagramizar la semana!!!

He de reconocer que me lo paso pipa no sólo montando este post cada domingo, sino pasándome la semana entera sacando fotos aquí y allá y luego escogiéndolas para pasarlas bajo los filtros de Instagram. Esta semana además ha dado de sí y me ha regalado momentos y lugares fascinantes, de los que os iré hablando próximamente en el blog. Pero aquí va el avance: 


Para empezar bien el día siempre se necesita un desayuno con energía



Los espectáculos siempre vienen bien para levantar el ánimo y ésta ha sido una semana de risas. 

El martes en la grabación del Club de la Comedia...




Y el miércoles Mitad y Mitad, una obra de Tejero y Pepón Nieto en la Latina 
con la que llorarás de risa...




Tomarte un respiro y un estupendo té siempre ayuda mucho




El viernes cené en el Jardín Encantado, un lugar lleno de magia




Y luego pequé en el Mür Café con esta estupenda tarta en la mejor compañía :)




Os presento a Estambul y su hijito, los que se encargarán de cumplir mi sueño de volver a esa ciudad maravillosa. Ellos mismos os lo contarán en breve en el blog.




Madrid siempre como escenario de mi vida y de muchos de mis sueños. 




Pero éste es el verdadero mundo que quiero habitar...



COSAS QUE ME CHIFLAN: 24 DE MAYO. MICKEY MOUSE

Mi niña siente absoluta pasión por Mickey Mouse, así que me he ido de compras virtuales para encontrar cosas del pequeño ratoncito Disney que creo que le encantaría. Quizá algún día termine comprándole todo esto y nuestra casa se convierta en un universo Mickey. Curiosamente, a la Minnie no le hace ni caso, está claro que lo suyo no son los lazos. 

Esta vajilla de melanina, a prueba de golpes, manotazos y perretas de bebé, creo que nos vendría de perlas. Hasta me dan ganas a mí misma de dejar los platos de mayores y ponerme a comer en estos platos tan atemporales y a la vez tan bonitos del bueno de Mickey Mouse.



Si come con esa vajilla, esta jarrita para beber con pajita incluida ya sería lo idóneo para tener el pack completo de comidas. 

Cabeza Disney De Mickey Mouse Con Mango Para Niños


Y esta cámara de fotos ya me parece lo más de lo más. Una pena que sólo la haya encontrado en una web mexicana, porque de tenerla en la tienda Disney tendría serios problemas para decirle que no y dejarla allí sin traérmela a casa. 


Pero es que hay cosas ideales, esta mochila de peluche de Mickey Mouse me tiene directamente enamorada...
Bebesybebes Piña Manteleria Mickey Mouse Peluche 0000

¿Y estas zapatillas calentitas para andar por casa? No me digáis que no son graciosísimas...


La verdad es que el merchandising Disney y especialmente el de su icono por antonomasia, el pequeño Mickey Mouse, no tiene fin. Y cada cosa es más guapa que la anterior. 

Pero, la guinda de pastel ya sería ir a conocer al verdadero Mickey Mouse a su casita de EuroDisney en París. En cuanto Henar crezca un poco, a dios pongo por testigo... que ¡¡¡allá que nos vamos!!!


ANNIE LEIBOVITZ: LA SENSIBILIDAD HECHA FOTOGRAFÍA


Esta mañana he sabido que le han dado el Premio Príncipe de AsturiasAnnie Leibovitz. Me alegro mucho, primero por algo tan paleto como que sé quién es, he visto parte de su obra y puedo identificar algunas de las buenas razones que seguramente el jurado ha tenido en cuenta para darle este galardón.

Supongo que Annie Leibovitz será conocida por el común de los mortales como La fotógrafa de los famosos, pero no de los famosetes de tres al cuarto que tenemos por España, sino gente famosa a nivel mundial. Fotógrafa durante décadas de la revista Rolling Stones, seguro que has podido ver decenas de fotos sacadas por esta mujer. Probablemente una de sus obras más famosas sea aquella en la que John Lennon se abrazaba desnudo y en posición fetal a su mujer Yoko Ono. Pone los pelos de punta pensar que sería la última fotografía que le hiciesen a John Lennon antes de su asesinato…

Pero me gusta Annie Leibovitz no sólo por su obra, que también, sino por su humanidad. Lo primero es que esta mujer tiene que tener una gran humanidad y una fina sensibilidad para hacer las fotos que ha sido capaz de hacer a lo largo de todas sus décadas de carrera. No podría haberlas hecho si no gozase de esas cualidades.

Hace un par de navidades, vi un reportaje sobre ella en la 2, esa cadena que desgraciadamente no ve casi nadie y que es mucho más que reportajes de animales por cierto. Era un reportaje sobre la vida de esta fotógrafa, sus giras con los Rolling, sus adicciones, sus luces y sus sombras. 

Pero especialmente me llegó al alma la muerte de su padre, cómo narraba los últimos días que pasó con él, sus conversaciones, las fotos de aquellos últimos días. Probablemente alguien piense que puede resultar casi inhumano y de alguien sin sensibilidad el retratar a través de fotografías las últimas horas de un ser humano. Yo creo en el caso de Annie Leibovitz que no lo es, sino todo lo contrario. Sus sentimientos fluyen a través del objetivo de su cámara, al igual que los míos intentan hacerlo a través de palabras como las de este post.

Me cae bien esta mujer, no es ningún ídolo con pies de barro, ni siquiera una semidiosa por haber sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación. 

Lo que ella pretende es dar su visión del mundo, compartirla con los demás. ¿No es precisamente lo que intentamos todos nosotros?

A CORAZÓN ABIERTO: ESCOGE EL CAMINO CORRECTO


Existen encrucijadas vitales… encrucijadas que no son fáciles de entender desde fuera y que, cuando pasas por ellas, ni siquiera puedes estar segura de estar haciendo lo mejor. Pero la vida no es ni más ni menos que eso, caminos que se bifurcan. Escoger uno es abandonar el otro y que la vida vaya en un sentido y no en el sentido que hubiese ido de haber escogido el otro camino. Lo mejor o lo peor (nunca se sabe) es que pocas veces llegas a saber qué habría pasado si hubieses tomado el otro camino en lugar del que finalmente escogiste.

Tengo 32 años (cumplo 33 en octubre), estoy casada, tengo una hija de poco más de un año y de momento (que tampoco nunca se sabe) puedo decir que tengo trabajo estable. Mi salario me permite llegar a fin de mes, pagar las facturas, pagar la guardería de mi hija, e incluso soy una privilegiada en el sentido de que con cierta frecuencia me da para ahorrar algo e incluso para darme algún pequeño capricho.

Si me preguntas si soy feliz, te diría que sí lo soy. Es algo de lo que estoy segura, aunque también creo que la felicidad, en un alto porcentaje, depende de lo que la trabajes, y a veces es difícil trabajarla y conseguirla. Parte de ella viene por el conocimiento de uno mismo, aceptarte como eres y ser capaz de vivir, en mayor o menor medida, la vida que quieres vivir, y sobre todo ser quien quieres ser.

En la vertiente personal, lograr ser quien quieres ser no es fácil, pero sí es posible. Sin embargo, en la vertiente profesional, cada vez lo es menos.

No sé por qué, pero hoy me he levantado con la necesidad de escribir este post, de plasmar sobre el papel (o más bien sobre el teclado del ordenador) todas estas cosas que me rondan la cabeza. Perdón por el atrevimiento, aunque no tienes ninguna obligación de leerlo si no quieres.

Desde que nació mi hija y me reincorporé al mercado laboral (cuando sólo tenía cuatro meses), trabajo 7 horas al día en lugar de 8, con la consiguiente reducción de salario. Pero eso no es lo importante, sino que lo es la reducción de tus expectativas laborales y sobre todo de tus sueños. En este mundo en el que cada vez importa menos lo que sienta el de al lado, a nivel de empresa es difícil entender lo que es la conciliación. Es difícil entender que alguien como yo, sin padres ni suegros, nadie que le eche una mano, ni tampoco una señora interna en casa, se le hace muy cuesta arriba el día a día. Suelo caer redonda en la cama cada noche, me quedo dormida sin quererlo, porque llevo desde las 7 de la mañana corriendo de aquí para allá. Ésa es mi vida, con todas sus dificultades y también con todas sus felicidades. Me levanto-llevo a la niña a la guardería-voy a trabajar-trabajo 7 horas sin parar-voy a casa a sacar el perro y no como la mitad de los días-recojo a la niña de la guardería-me la llevo a casa o al parque-estoy con ella toda la tarde- su padre llega y la bañamos+biberón+cama--- conclusión: Las 10 de la noche, ¿dónde se ha quedado mi vida? Llega el fin de semana y lo mismo pero en un Abierto 24 horas.

Todo esto me hace estar permanentemente cansada. Sigo saliendo una noche entre semana al teatro o a cenar con amigas. La mayoría de las veces estoy cansadísima y lo que preferiría sería dormir, pero necesito esas salidas, si no, me quedaría sin oxígeno vital. 

Pero cuando mi hija se pone mala (cosa normal en un bebé), no puedo coger vacaciones porque ese día tengo reunión, termino pagando más que lo que gano porque la hija de mi portero se quede con ella, y llevo la congoja en el alma todo el día, siento que el mundo se me viene encima. Mi marido trabaja todo el día y aparte de él, no tengo a nadie que me eche una mano. 

En conclusión, para una empresa (cualquier empresa del mundo a nivel estadístico), ya no soy un producto excelente, sino que soy una trabajadora con cargas personales, algo que no le gusta a ningún jefe. Todos los jefes quieren que des el 500% de ti misma, que no te importe salir dos horas tarde, que cuando haya que viajar, pues viajes, que cuando haya que estar tres días fuera de casa pues estés. Y que no haya ninguna carga familiar que pese más en tu conciencia que la siguiente reunión que tienes dentro de diez minutos con el siguiente proveedor o cliente.

¿Y tú cómo te sientes? Pues como un trapo tirado. Porque sabes que no vas a medrar profesionalmente, sabes que todos los años que has dado el todo por el todo son papel mojado, sabes que no se te presentarán oportunidades, e incluso que si se te presentan tendrás que decir que no. Porque la conciliación en este país es una quimera, y una mierda si se me permite la expresión. Y si quieres llegar a tener un puesto relevante, o bien no tienes familia, o bien haces lo que hacen otras, viajar, trabajar, dar la vida por su trabajo y tener alguien en casa que se ocupe de sus hijos, que con llevarlos en la pantalla del móvil o del ordenador, parece que ya los tienen lo suficientemente presentes y que ya han hecho por ellos todo lo que tienen que hacer como padres.

¿Dónde estoy yo? En un trabajo seguro, que no es poco. Desde mi mesa miro por la ventana y pienso en demasiadas cosas… Sé que de momento esto es lo que hay y que mis aspiraciones están aparcadas en un cajón. No puedo quejarme, con la crisis que hay podría ser peor, mucho peor. Pero sé que no habrá oportunidades para mí, que escogí un camino y no otro, que escogí tener unas convicciones personales y no otras. Y que muchas veces, para llegar a algunos lugares, es indispensable pisar callos y yo no estoy por la labor.

¿Me estoy equivocando? No lo sé. Creo que nadie podría saberlo. Pero soy muy consciente de ser quién soy. De qué quiero ser y sobre todo de qué no quiero ser. Profesionalmente podrán lastrar mis alas, los días podrán ser grises sin que el horizonte jamás se abra en arcoíris. Pero personalmente sé que no renunciaré a mis valores, a lo que pienso, a lo que soy y a lo que quiero ser.


Y cuando veo sonreír a mi hija cada tarde, cuando me abraza, cuando vemos juntos a Mickey Mouse en la tele, paseamos por el parque o veo en su mirada que puede disfrutar de la compañía de su madre, cada vez lo tengo más y más claro. Éste es el camino que quiero seguir, el que quiero vivir, el que quiero elegir. Sé que estoy pagando y pagaré un precio muy alto, que muchos no lo entenderán y que creerán que estoy tirando mi vida profesional a la basura. Pero mi hija no tiene la culpa. Ella se merece un mundo mejor, una infancia feliz y la presencia de su madre. No puedo dejarla sola y darme cuenta un día de que ya es mayor, no sólo ya no me necesitará sino que se dará cuenta de que para mí ella no fue lo importante. Y sí lo es. Lo es más que nada en el mundo.

Porque ella me necesita, pero yo también la necesito a ella.

Éste es el camino que he elegido. Ver crecer a mi hija y hacerla feliz. 

DE LAS CALLES DE BROOKLYN AL HOTEL EXISTENCIA


Paul Auster es uno de mis escritores fetiche. Hubo una época en la que estaba tan enganchada a sus historias y a ese universo austeriano tan único en el mundo, mezcla de rutina y de situaciones extraordinarias, que sufría la paradoja de no querer seguir leyendo sus libros para no terminar de leer todas sus historias.
Hace un par de semanas volví a leer un libro de Auster, en concreto un libro que ya había leído cuando lo publicó hace unos años, Brooklyn Follies. No es mi libro favorito de Auster (creo que ese honor se lo reservo a El libro de las ilusiones), pero sí uno de los que más me han gustado de este autor. Probablemente, si tuviese que seleccionar un Top 3 de su obra, me decantaría por El libro de las ilusionesLeviatán y Brooklyn Follies.
Brooklyn es el universo por antonomasia de Auster, el barrio donde él mismo vive, el que utiliza de escenario para muchas de sus grandes historias. Aún no conozco Nueva York, pero os prometo que si por mí fuese, cogería un taxi nada más llegar al aeropuerto y me iría directamente a Brooklyn, a descubrir el verdadero universo de Auster.

BROOKLYN FOLLIES: CUANDO NATHAN VOLVIÓ A BROOKLYN.


Nathan Glass vuelve a Brooklyn, el lugar donde nació y creció, tras muchas décadas fuera. Tras haber superado un cáncer, un divorcio y no tener muy buena relación ni con su ex-mujer ni con su hija, vuelve a Brooklyn, sin saber muy bien por qué, quizá buscando encontrarse con lo que quede de su infancia en aquellas calles.

Nathan en seguida se adapta a la vida del barrio: come en uno de los bares de siempre y frecuenta una librería de viejo, propiedad de Harry Brightman. Pero quizá, lo que Nathan nunca se imaginó es que precisamente en ese lugar volvería a encontrar a su sobrino favorito, Tom, el hijo de su hermana ya fallecida.
Tom siempre fue su favorito, un chico con mucho talento, llamado a comerse el mundo. Sin embargo, el Tom que encuentra Nathan poco o nada tiene que ver con aquel adolescente que dejó. Tom ha crecido, ha engordado, ha dejado sus sueños de triunfo y malvive en un minúsculo apartamento de Brooklyn trabajando en la librería de Harry Brightman, quien a día de hoy es prácticamente su único amigo.


Tom y Nathan retomarán la maravillosa relación que han tenido siempre, apoyándose uno en el otro. Y como en toda historia austeriana, dentro de la rutina y las cosas normales que le pueden suceder a cualquiera, comenzarán a vivir situaciones extraordinarias.
Nathan quiere empezar a escribir un libro sobre la vida y sus pequeñas cosas… todo gira en torno a una idea: el Hotel Existencia. Pero Nathan será el primer sorprendido cuando descubra que ese lugar existe en la realidad y se van a dar de bruces con él en un viaje en el que muchas cosas del pasado y del presente saldrán a la luz.


ES DIFÍCIL HABLAR DE UN LIBRO DE AUSTER.

Hablar de un libro de Auster siempre me ha parecido una tarea absolutamente compleja. Sus historias están hechas de trozos de días normales y de vidas normales, pero contadas de una forma extraordinaria que las hace parecer precisamente eso: cosas extraordinarias que le suceden a personas con vidas normales.
Sin embargo, siempre resulta extremadamente difícil hablar de una novela de Auster sin decir demasiado sobre el argumento, sin comentar qué cosas ocurren, cómo… y finalmente destrozar la historia para el futuro lector que leyendo cualquier reseña podría saber demasiado. Y no, las cosas extraordinarias que les ocurren a los personajes austerianos deben de ser descubiertas a lo largo de la lectura y no antes.

Me arriesgo a hablaros un poquito más de Brooklyn Follies, una obra en donde todos los elementos típicos de las historias de Auster están presentes. El protagonista, Nathan Glass, es un hombre solitario que casi casi está esperando la muerte… se reencontrará con su pasado y comenzarán a sucederle cosas inéditas e inimaginables, donde el azar (ese elemento austeriano por antonomasia), cobra todo su poder.
Nathan se reencontrará con su sobrino Tom, un fracasado que ha tirado la toalla hace tiempo y que no espera casi nada de la vida. El mejor amigo (y casi el único amigo) de Tom es Harry Brightman, un homosexual con un turbio pasado a sus espaldas que muchas veces jugará al filo de la navaja, con los peligros que ello conlleva.


Tom, a su vez tiene una hermana, desaparecida hace años y de la que poco o nada han vuelto a saber. Un buen día, la pequeña Lucy, la hija de su hermana, aparecerá en la puerta del apartamento de Tom, llenando la vida de Tom, Nathan y todos los que están a su alrededor de muchos interrogantes. Esos interrogantes les llevarán a emprender un largo viaje, donde conocerán el Hotel Existencia y a personas que van a cambiarles la vida a alguno de los personajes de este libro.


BROOKLYN FOLLIES: UN ALMA ESPECIAL.

Me gusta mucho Auster, es capaz de crear universos llenos de azar y de momentos extraordinarios, pero dentro del día a día que cualquiera de nosotros podríamos vivir. Sus personajes siempre son gente normal, con un trabajo, unos sueños, cierto aire catastrófico… que pelean por seguir adelante, por llegar a final de mes… Pero solamente Auster es capaz de contar sus historias con ese estilo suyo tan sencillo y a la vez tan fascinante, como el azar que mece las vidas de sus personajes, algunos de ellos con suerte y otros sin ella.


El barrio de Brooklyn tiene un alma especial, un alma compartida por muchos de sus habitantes, incluidos los personajes literarios que Paul Auster traza en su cabeza. Es ese barrio a la vez normal y a la vez extraordinario con gente normal a la que le ocurren situaciones extraordinarias, en las que el azar casi siempre tiene mucho que ver.
Brooklyn Follies es un retrato de Brooklyn y sus gentes, es un retrato al fin y al cabo de la vida humana bajo el fino análisis tranquilo de la prosa de Paul Auster. En esta novela, todos los elementos de Auster se aúnan. El protagonista de la historia, Nathan Glass, descubrirá que no ha vuelto al Brooklyn de su infancia para morir, sino para todo lo contrario: para vivir momentos inimaginados, reencontrarse con gente a la que quiere y ver que las ganas de vivir volverán a surgir de su interior y que otra vida es posible, mucho mejor de la que quizá nunca osó siquiera imaginar.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Si te gusta el universo austeriano, estoy segura de que te encantará este libro, ya que tiene todos los elementos para encandilar a un seguidor de Auster. Se deja leer de una manera fácil, como casi toda la prosa de Paul Auster. Te vas introduciendo más y más en la historia, queriendo saber más del pasado de los personajes que la habitan y más aún sobre qué cartas les tiene reservadas el futuro, o mejor dicho el azar.
Auster logra una excelente profundidad en la personalidad de cada uno de los habitantes de la historia de Brooklyn Follies, como lo hace en cada una de sus novelas. Terminamos conociéndolos por dentro, conociendo sus sueños y sus frustraciones, sus anhelos, cómo van saliendo adelante y cómo el azar a veces es benévolo con ellos y en otras ocasiones les hace padecer más de la cuenta. Porque así es la vida al fin y al cabo, una de cal y otra de arena…

Cualquier historia de Auster te dejará un poso extraordinario. La primera vez que sucumbas a su estilo y su universo único, habrás caído en sus redes para siempre. Te engancharás al universo austeriano como tantos hemos caído antes en sus redes. Quizá Brooklyn Follies no sea el mejor de sus libros, pero sí es uno de los mejores, o por lo menos una historia que contiene todos los elementos esenciales de la literatura de Auster.



P.D. Es la segunda vez que leo esta historia y, aunque no la recordaba completamente, al releerla me han venido a la cabeza muy buenos recuerdos de cuando leí la historia por primera vez. No hace falta decir que me ha encantado volver a leerla y descubrir muchos y buenos matices después del paso del tiempo.

.Con esta reseña participo en el Reto de Auster del blog Cazando Estrellas