LA DELICADEZA: EN EL CORAZÓN DE TODAS LAS NATHALIES


Lo confieso. Soy una enamorada de Amelie. Desde que vi esta película en el cine, hace más de diez años, no he perdido la fascinación por su actriz: Audrey Tatou. Además, se llama Audrey, igual que la gran Audrey… Hepburn, mi actriz favorita de todos los tiempos, y esa coincidencia de nombres tiene que significar algo.
Por eso, cuando supe que Audrey Tatou tenía una nueva película, con una pinta estupenda por cierto, no pude resistirme. Después de Amelie he visto a esta chica en otros papeles, el último creo recordar que en la adaptación cinematográfica de El código Da Vinci. Ninguno de esos papeles me gustó tanto como el de Amelie Poulan a decir verdad, pero este papel tenía otra pinta… Me encantó el trailer, por su sencillez, por su profundidad, por ser una buena película sin grandes pretensiones pero de esas historias que dejan su poso en el corazón. Además, me enteré de que esta película se basaba en un libro con una historia preciosa y que al ser cine francés, creí (correctamente) que el éxito estaba asegurado. Y no me equivoqué, porque la película me encantó.

LA FELICIDAD SE ESCAPA ENTRE LOS DEDOS.

Nathalie es una chica feliz. Vive sin pretensiones en una felicidad constante, alimentada por el absoluto amor que profesa a su marido, que le llena sus días y sus noches y que hace que no necesite más que un piso con aire bohemio, un trabajo para sobrevivir y la felicidad de las pequeñas cosas para vivir una vida intensa y absoluta, delicada… llena de amor y de alegría.
Se conocieron de manera casual en un pequeño bistró de una pequeña plaza parisina y desde entonces, juegan a volver a conocerse en ese mismo escenario. Viven en un piso de lo más bohemio en ese mismo barrio y sueñan con ser felices para siempre e incluso se plantean tener hijos. La vida, y el amor, no pueden sonreírles más de lo que ya lo hacen.


Sin embargo, un segundo puede contener toda la crueldad del mundo y cambiarnos la vida para siempre. François, su marido, sale una mañana a correr y no regresa jamás. Un fatal y terrible accidente se lo lleva para siempre y deja a Nathalie hundida en el dolor más extremo. Un tiempo atrás, ella había cambiado de trabajo y tras quedarse viuda, no se dedica a ninguna otra cosa que no sea trabajar. No vive, no ama, no sueña… solamente se deja mecer por la tristeza más infinita, caminando de casa al trabajo y del trabajo a casa, una y otra vez, incansablemente, durante tres largos años.

EL DESTINO NOS TIENE RESERVADAS CARTAS EXTRAÑAS.

Después de tres largos años de infinita y recóndita soledad, de tortuosas espirales de tristeza, Nathalie vuelve a conocer el amor, a atreverse a enamorarse, a vivir una nueva relación. Pero con una persona muy diferente a François, un personaje curioso que no le va a gustar a casi nadie en su entorno. Se trata de Markus, un sueco que trabaja en la misma empresa que Nathalie. En concreto ella es su jefa e inician una relación a espaldas del mundo, sin que lo sepa nadie, sólo con el bello París siempre cómplice.



Esta relación tan extraña parece no ser del gusto del ambiente de Nathalie, ni lo entenderán sus compañeros de trabajo, ni su jefe, ni su querida amiga Sophie. Parece que el desgarbado y carente de encanto físico Markus no es suficiente para Nathalie, pero a veces el azar y el amor nos tienen reservadas cartas de lo más extrañas y Nathalie quizá esté dispuesta a dejar atrás todo su pasado por vivir ese amor con Markus, aunque el resto del mundo no pueda entenderlo.

ACTORES Y PERSONAJES.

Es Importante darle un repasito al elenco de esta película, así como de los personajes principales.


1. AUDREY TATOU VERSUS NATHALIE.

Nuestra inolvidable Amelie se ha hecho mayor, se nota que los años han pasado en la apariencia de esta chica, el tiempo pasa para todos, pero solemos ver mejor sus estragos en los rostros de los demás. Audrey Tatou no es ya ninguna niña, desconozco su edad real, pero supongo que se encuentra más cerca de los treinta y cinco que de los treinta, y eso se nota en esta película. En la primera parte, mientras vive su eterno romance con François, aparece muy natural, pero también demasiado desaliñada y nada femenina. Esa trenca azul que lleva a todas partes, incluso al entierro de su marido, es casi de bofetón, ya podían haber cuidado un poquito más su femineidad. Esa femineidad sí está cuidada sin embargo en los momentos en que vuelve a recuperar la esperanza junto a Markus, hay un par de modelos (por ejemplo el vestido azul que lleva para ir al teatro) que sí nos devuelven la mejor imagen de esta chica.



Pero aparte de su apariencia física, en cuanto a su interpretación del papel de Nathalie, está nuevamente sublime. Realiza, como siempre, una interpretación sólida, sencilla y muy natural, que cautiva al espectador. Cautiva con su belleza, con su ternura, con su tristeza infinita… resulta imposible no enamorarse de Nathalie, sufrir con ella, reír con ella.

2. FRANÇOIS DAMIENS VERSUS MARKUS.

Parece mentira que este actor sea francés, aunque bueno, yo tampoco pensaría que fuese sueco precisamente… Desconozco totalmente a François Damiens, creo que nunca lo había visto hasta esta película. Sin embargo, me ha convencido, me ha parecido un actor también muy sólido, que en este caso da vida a un personaje muy peculiar: el desaliñado y desgarbado Markus, quien tiene un absoluto corazón de oro y puede llegar a ser la bondad personificada, a pesar de su aspecto.


3. PIO MARMAI VERSUS FRANÇOIS.

El papel de este actor es corto pero intenso. Físicamente da mucho el perfil como pareja de Audrey Tatou (muchísimo más que en el caso de François Damiens sin ninguna duda) y tiene un papel bien representado, pero por mi parte, no le veo nada especialmente reseñable.



4. JOSEPHINE DE MEAUX VERSUS SOPHIE.

Sophie es la única amiga de Nathalie, se conocen desde muchos años atrás, desde la época en que ambas vendían programas de espectáculos a la salida del teatro. Con ella es con la única persona con la que Nathalie se abrirá y se relacionará tras la muerte de François. Tampoco conocía a esta actriz y también creo que da bien el perfil para dar vida a Sophie, pero tampoco tengo nada especialmente reseñable que indicar al respecto.

Además, existen otros actores y actrices en el elenco, pero con un papel menos principal: como los padres de Nathalie, los de François, los de Markus, el jefe y los compañeros de Nathalie o especialmente la abuela de Nathalie, que da tanta ternura. Pero los personajes fundamentales son los que he explicado anteriormente.


PARÍS, EL MEJOR ESCENARIO PARA UNA HISTORIA DE AMOR.

No soy una enamorada de París, prefiero otras muchas ciudades que considero más románticas, como Roma o Praga por ejemplo, pero le reconozco un encanto especial a la ciudad de la Torre Eiffel, especialmente por las noches. Y reconocer algunos escenarios de la bella París en esta película te hacen regresar a sus callejuelas estrechas de los barrios como Montmatre, a las pequeñas plazoletas donde encontrar un café o un bistró con mucho encanto y recordar los viajes propios a esta ciudad.



Pero París, y especialmente el París de noche, iluminado, es el escenario perfecto para una gran historia de amor, especialmente si es complicada, como la de Nathalie y Markus. Hay unas escenas especialmente bellas en la película, la noche que van al teatro y que ella viste de azul (precisamente como de azul vistiese Ilsa Laszlo en Casablanca el día que los alemanes entraron en París). Son las escenas en las que Audrey Tatou luce más bella de toda la película y la silueta de la Torre Eiffel iluminada le hace los coros a su inmensa belleza.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Me encanta el cine francés, tiene una “delicadeza” especial (valga la redundancia con el título de esta película) y sobre todo en ese tipo de películas intimistas, en las que se cuenta una historia cotidiana pero que precisamente al ser contada, con esa delicadeza tan especial, la convierten en algo único.



Hay quienes creen que este modo de contar las historias resulta demasiado lento, y probablemente lo es, pero en ese ritmo lento es donde, para mi modo de entender, reside la verdadera magia, la verdadera delicadeza. Últimamente voy muy poco al cine, por eso suelo escoger mucho las películas que voy a ver y pocas veces suelo errar en mi elección. Me decanto por un tipo de cine con más poso, menos comercial y con un encanto único y especial. Esta película sin lugar a dudas es una de ellas, al igual que Profesor Lazhar, en este caso canadiense y de la que os hablé hace un par de meses.

Me ha gustado mucho esta película, la historia, el modo de narrarla… Quizá yo no habría permitido a una Audrey Tatou tan desaliñada en la mitad de la película, sino que la hubiese vestido de un modo más femenino, pero a la vez sin resulta estrambótico, sencillo pero elegante… Me gusta esta historia, me gustan las relaciones diferentes, quizá porque yo tengo una, y creo firmemente que en la vida hay que luchar por lo que se ama, cueste lo que cueste, y lo entienda quien lo entienda o no lo haga.



Para mí, esta película es tan sencilla como imprescindible, te dejará un poso de vida cuando la veas. Agárrate a él.

5 comentarios:

  1. Me la pusieron en un viaje en tren que hice desde La Coruña hace unos meses, pero a los veinte minutos de película ya estaba hasta el moño de Nathalie...

    ResponderEliminar
  2. Me gustó esta peli, pero te recomiendo La elegancia del erizo (el libro me pareció el típico best-seller algo pretencioso pero la película es preeciosa) y Le prenom. Estoy casi segura de que ya has visto las dos, pero yo hoy he cumplido. Felicidades ;)

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Azahara-Anónimo :) No he visto Le prenom, pero sí La elegancia del erizo, película que me encantó pero aún me gustó más el libro. Gracias por la recomendación!

    ResponderEliminar
  4. No he visto aún la peli, que me gustaría leer el libro antes. Y desde luego tu crítica me deja con ganas de hacer prontito ambas cosas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Para mi sección de domingos de cine, como había leído el libro en el que se basa la película, fuí a ver ésta. No se si es poruqe era viernes, pero a la media hora me quedé dormido. Sí, lenta, muy lenta

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)