UNA HUCHA DE CERDITO QUE HARÁ REALIDAD TU SUEÑO: ESTAMBUL

Os presento a Estambul, mi pequeña hucha de cerdito de barro pintada de un precioso color morado (parece azul en las fotos, pero hacedme caso, es morado), que habita en mi casa y en mis sueños desde hace unos días, por lo que merecía ser el protagonista de este post.

Es un cerdito precioso, personalizado y pintado en este caso de mi color favorito: el morado.

Yo estoy encantada con mis dos nuevas huchas de cerdito. La grande se llama Estambul y cumplirá mi sueño de volver a esta ciudad mágica.

Lo bueno de tener una hucha de cerdito sin agujero es que te permite ahorrar metiendo monedas y billetes y no tener la tentación de vaciarla. Por ello, es muy probable que sea tu mejor compañero para conseguir dinero para cumplir un sueño. Y sueños, los tenemos todos... Esta primera hucha de cerdito yo la voy a dedicar a mi sueño de volver a Estambul, un sueño que no tiene fecha, pero que espero poder hacer realidad algún día no lejano.


Lo malo de tener una hucha de cerdito sin agujero es que, cuando la llenas y tienes que sacar el dinero de su interior, desgraciadamente deberás organizar un San Martín y sacrificarla. Y da pena con esos ojitos vivarachos que tienen... una huchita que te ha acompañado y que te ha mirado a los ojos tantas veces, y ahora ha de morir de tu mano...

Pero no quiero pensar en cosas tristes, sólo quería presentaros a Estambul, mi hucha de cerdito que me ayudará a cumplir mi sueño de volver a Estambul. Y esas huchas de cerdito os ayudarán a hacer realidad vuestros sueños.

Tengo claro que éstas no serán las dos últimas huchas de cerdito que compraré, sino que no sólo voy a comprar más para mí, sino que me parece un regalo estupendo. Una hucha de cerdito junto con una tarjeta que diga: "Te ayudaré a cumplir tu sueño".

11 comentarios:

  1. Aunque yo no soy mucho de huchas de cerdito, tengo que decir que la idea de regalarla me parece una idea estupenda....y si la regalas llena de dinerito pues mucho mejor jejeje, asi será más fácil que puedan cumplir su sueño.
    Yo también tengo una hucha para viajes, y gracias a ella he podido ir a un montón de sitios, espero que Estambul se llene pronto de moneditas y billetes jejeje.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Oye, pues yo sí que la veo morada en las fotos... La pena es que no sería capaz de matar al cerdito, me tendría que comprar una hucha con agujero para vaciarla después.

    ResponderEliminar
  3. Los tiempos cambian. Yo tengo tres huchas de búhos. Pero tienen una tapa por abajo que te permiten recuperar el dinero sin romperlas, porque son preciosas

    ResponderEliminar
  4. Monísimas, las de toda la vida con un toquecito personal! Estambul es un buen motivo para llenar el cerdito, desde luego. Bss

    ResponderEliminar
  5. Me gustan mucho estas huchas de cerdito. Las de toda la vida! Espero que la llenes pronto y hagas realidad tu viaje!
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Una monada! Yo ahora estoy unsado un bote gigante de cristal jejeje
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Hola Momita, leí que querías hacer la camiseta de las amapolas pero que te sabia mal encargar los petalos a tu madre. En la feria Creativa di el taller y lo que hice para no llevar la maquina es cortar los petalos y con cuidado pasar esmalte de uñas transparente a todo el borde. Apenas se nota. Y la gente esta muy contenta con el resultado. Ya no tienes excusa...

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Si que estoy agotada que me saludo a mi misma!!

    ResponderEliminar
  9. Curioso, me encanta tu hucha, yo tengo una que se abre por debajo, con lo cual, a veces, sucumbo a la tentación...tendría que comprar más de una, me parece una buena idea, y quizás también la llamaría Estambul, visité esta ciudad en el 98 y desde entonces no he vuelto, lo de curioso (que me voy por las ramas) lo decía porque tu post me pilla oyendo esto.
    http://www.youtube.com/watch?v=jCq5GiqvMhU
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Sería incapaz de destrozar esta huchita. Tengo una, feísima, que no me da pena destrozar cuando llegue el momento. Pero este cerdito sería incapaz, con esos ojitos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Comparto sueño contigo, ojalá un día no muy lejano yo también pueda ir pero para conocerlo. Le comentaré a mi hermana lo de las huchas, ella hace colección de cerditos (algunos no tan "itos"). Un beso.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)