LAS GALLETAS COOKIES WIL PARA PERROS: UN PLACER DE DIOSES

El otro día mi amita vino con una pequeña caja.
Tengo un regalo para ti, Athos. 
¿Para mí?, ¿qué es, amita? ¿qué es? Qué ilusión...

Abrió la cajita y me enseño unas galletas...
Puff, unas galletas...
No son unas galletas normales. 
Claro, claro, eso dices siempre... Menos mal que hace tiempo que dejaste de comprar esas galletas del Mercadona en forma de hueso que no me gustaban nada. 

Os contaré que mi amita insistió inútilmente durante meses y meses en hacerme tragar unas galletas del Mercadona en forma de huesos, que no me gustan nada. Ella decía que, al parecer, sí me gustaban cuando era un cachorro. 
Claro, porque entonces aún no había probado las chuches de panceta, ni los palitos de buey.

Menos mal que la plasta de ella (mi amita es muy buena y yo la quiero mucho, pero cuando se pone cabezona, no hay quien pueda con ella) al fin interiorizó que por muchas veces que insistiese con la galletas de las narices, no iba a conseguir que me las comiera. Y me dejó por imposible. Nunca más volvió a traer galletas a casa. Hasta la semana pasada... 

Al menos, aquellas galletas eran diferentes. Mi amita decía no sé qué de que eran de pavo y manzana verde y que seguro que me encantarían. Que además estaban hechas con ingredientes totalmente naturales, sin conservantes ni colorantes y que eran caseras. 

Bueno, eso decía ella, a saber...

Pero el caso es que abrió la caja, cogió una en sus manos (con forma de corazón, por cierto) y a mí me llegó el olorcillo... Es lo que tiene ser un perro a una nariz pegado, que en seguida filtro los olores. Y aquellas galletas, al menos olían estupendamente, así que perdí mis reticencias y decidí echarles un diente, por si las flies...

Bien, como mi amita sabe que la quiero mucho, no hace falta que le pida disculpas, reconozco que tenía razón. Aquellas galletas no eran simples galletas, eran unas galletas alucinantes, sabrosas, riquísimas y que, si por mí fuera, me hubiese zampado la caja entera echando virutas. Pero la jefa me las raciona. En la cajita venían dos paquetes y lleva desde el viernes a razón de dos galletas al día, por lo que aún queda un paquetito. Están estupendas, me relamo los bigotillos sólo de pensarlo. 

Efectivamente, son galletas caseras, hechas con amor y primor por Silvia y Álex, de la web Cookieswil. Están hechas en el horno de su casa, de manera artesanal, utilizando productos frescos, sin conservantes ni ingredientes artificiales. 
Su veterinario especializado en nutrición les recomienda los ingredientes más adecuados para cada receta. Consiguen un producto de calidad, natural y sabroso, lo mejor para los perretes. 

En la web de Cookieswil podréis enteraros de todo su proceso de elaboración. Tienen una tienda on line en la que podréis comprar todas sus variedades de galletas: manzana y pavo, pollo y almendras, pavo con verdura, buey y avena, salmón y espinacas y un montón de variedades más. Disponen de galletas para perros adultos, cuidados especiales, dietéticas, premios y snacks para perros

Además, disponen de un blog al que mi amita ya se ha hecho asidua para enterarse de las recomendaciones nutricionales para perretes como yo. Porque mi amita siempre busca lo mejor para mí y sé que repetirá con estas galletas (más le vale, que yo quiero probar todas las variedades y me lo merezco porque soy un perrete estupendo.

Me podéis ver en la foto lanzándome a por las galletas cuando me dio permiso la amita. Y es que las galletas Cookies Wil están espectaculares!!! Palabra de mejor amigo peludo. 

Echarle un vistazo a los links que os hemos dejado en color azul, y pasaros por su tienda, que vuestros mejores amigos peludos os lo agradecerán. 

Guau Guau!!!!

Athos

5 comentarios:

  1. Madre mía Athos! Como te descuides, te las quito, pero no para Suri sino para mí. Vaya pinta!

    ResponderEliminar
  2. Athos muchas gracias por tus comentarios y me alegro de que te gusten nuestras galletas ;-) ALex

    ResponderEliminar
  3. Lo de vida de perros pensaba yo que era otra cosa

    ResponderEliminar
  4. Buff mis dos bestias se lo zamparían gustosamente.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)