EL VIAJE A LOS INFIERNOS DE DANTE EN EL SIGLO XXI

De Dan Brown y sus libros creo que a estas alturas se ha dicho de todo, y la mayoría de lo que se ha dicho dista mucho de ser algo bueno. Sin embargo, probablemente sea uno de los autores cuyos libros han sido más leídos a nivel mundial en los últimos años, y eso ya es mucho. Algunos de los que lo denostan a él y a su literatura, sin embargo han leído todos o la mayoría de sus libros. Está claro que Dan Brown probablemente no sea ni será nunca uno de los mejores escritores del mundo, pero lo que de momento es innegable es que su literatura resulta cuanto menos adictiva, cuando coges una de sus novelas, hay algo en su historia que te impele a leer y leer, a no parar hasta que llegues a la última página.
La mayoría de vosotros (probablemente todos o casi todos) seguro que habéis leído algún libro de Dan Brown. Mayoritariamente es conocido por El código Da Vinci, ya que fue precisamente esa novela la que lo catapultó a la fama. Sin embargo éste libro ni era su primera novela, ni tampoco para mí resulta la mejor de ellas. He de decir que me gustó mucho más Ángeles y demoniospor ejemplo, así como también Inferno, del que hoy quisiera hablaros. No he leído todas sus novelas, de hecho he leído El código Da VinciÁngeles y demoniosEl símbolo perdido e Inferno. Me quedan pendientes La fortaleza digital y La conspiración, y si os digo la verdad, no me atraen ninguno de los dos, así que dudo que llegue a leerlos algún día (y mucho menos ahora).

Me estoy dando cuenta ahora de que realmente he leído los cuatro libros en los que Robert Langdon es el protagonista, y con él he viajado por medio mundo. Pero salvo el episodio americano de El símbolo perdido, las demás novelas me han permitido viajar mucho literariamente hablando por la vieja Europa: París, Londres, Roma, Florencia, Venecia, y una última ciudad que no quiero mencionar ya que la trama de Inferno termina precisamente allí.

Disfruto mucho repasando mentalmente en una novela lugares que conozco. Tengo la suerte de conocer bien Italia, viví una temporada allí y la he visitado en muchas ocasiones (de hecho, raro es el año que no visitamos algunas de sus ciudades). Lugares como Roma, Florencia o Venecia además de ser algunas de las ciudades más visitadas del mundo, son lugares en las que me he perdido muchas veces y las que no conozco mal del todo. En concreto, conozco bastante bien Roma (todo lo posible que es conocer una ciudad tan única e infinita como ésta, que no es fácil) y sobre todo conozco muy bien Florencia. Precisamente a Florencia me llevaron de nuevo las primeras páginas deInferno y ya con eso, me convenció. Sólo por volver a recorrer a través de las páginas de este libro esta ciudad tan querida y tan recorrida por mí como Florencia hizo que me involucrase en la lectura. Y la historia trepidante tejida por Dan Brown hizo el resto. Además, después me llevó de viaje a otras dos ciudades muy queridas: Venecia y otra ciudad que tendrás que descubrir a lo largo del libro (aunque yo adiviné muy pronto), que también me tiene robada el alma.

LA BAJADA A LOS INFIERNOS DE DANTE.


Dante Alighieri fue un poeta renacentista, florentino para más señas, único en su especie, como podría decirse. Dante era muy diferente de otros artistas de su época, comenzando por su aspecto físico (digamos que era terriblemente feo, con una nariz absolutamente desproporcionada, o así lo recogen los retratos que quedan de él, incluida su máscara mortuoria, que está precisamente en Florencia).

Pero además Dante no escribió historias al uso, nada de poemas evocadores de musas, dioses y amores, sino que a Dante se le recuerda por su obra La Divina Comedia, un poema épico dividido en tres partes: InfiernoPurgatorio y Paraíso. En la primera de ellas, Infierno, es precisamente en la que se ha basado Dan Brown para escribir este libro, en el que Robert Langdom deberá enfrentarse de nuevo a un misterio que le llevará a la mítica Florencia renacentista, la Venecia de los Dux y a otra ciudad sin la que la Historia no sería la misma. Pero es que la tesis que cuenta Inferno, una adaptación a la problemática actual de la superpoblación de La Tierra, recupera las viejas tesis de Darwin sobre la prevalencia de la raza más fuerte y las enfrenta a las peores pesadillas que podamos imaginar, recuperando las horribles imágenes trazadas por Dante Alighieri en su Infierno.
Para entender el Infierno de Dante hay que entender al propio Dante. Apenas tres o cuatro trazas de su nacimiento y juventud en Florencia, donde conoció al amor de su vida, Beatriz, quien sin embargo se casó con otro y parece que no le mostró nunca atención. Pero Beatriz fue siempre la musa de Dante, incluso después de la muerte de ella.

Dante además se metió en política, apoyó al bando equivocado y lo pagó con un largo exilio que lo alejó de su adorada Florencia y del recuerdo de Beatriz, vagando por media Europa, por casi todo el norte de Italia y terminando muriendo en la pequeña ciudad de Ravenna, donde aún descansa su cuerpo. Dante nunca regresó a Florencia, la patria que siempre añoraría durante su vida. Ni siquiera a día de hoy ha regresado. Pero sí queda su barrio, la iglesia donde conoció a Beatriz y su máscara mortuoria. Todos esos elementos tendrán su presencia en la trama del Inferno de Dan Brown.
Los libros de Dan Brown, además de hacérnoslo pasar muy bien durante su lectura, siempre tienen una cosa: te hacen replantearte muchas cosas durante su lectura y después de terminarla. En este caso, tampoco nos encontraremos con una excepción. Dan Brown nos hablará de Dante, de Darwin, del Trashumanismo... Sobre todo nos hablará de lo que hoy es una realidad, La Tierra cada vez está más superpoblada y no hay recursos para todos, o quizá sí los hay pero no están bien repartidos. Sin embargo, si seguimos reproduciéndonos y creciendo a la velocidad que lo hemos hecho durante los últimos 150 años, haremos que no haya recursos para todos y que el sostenimiento de La Tierra sea extremadamente difícil. Vamos, que el hombre terminará cargándose La Tierra, algo que ya está escrito desde hace muchos siglos, pero cuyo fin quizá se encuentre más cerca de lo que pensamos o de lo que queremos pensar.

Un peligro similar ocurrió en Europa durante la Edad Media, época en la que la población se multiplicó y estuvieron a punto de acabar con el viejo continente. Pero ocurrió un "milagro" que acabó con el 30% de la población y que hizo que después del Infierno, viniese el Paraíso, el Nuevo Renacer, el Renacimiento, de la que Florencia fue una de sus ciudades más representativas, sino la que más. Aquel "milagro" o aquella "tragedia" fue la peste negra. Pero, ¿qué ocurrirá ahora?.

ROBERT LANGDON DE NUEVO CONTRARRELOJ.

Robert Langdon se despertará en las primeras páginas del libro en una habitación de un hospital de Florencia. No recuerda nada de lo que ha ocurrido en las últimas horas y no va a tener mucho tiempo para pensar. Ni siquiera sabe que está en Florencia, lo descubrirá mientras huye por las calles de esta bellísima ciudad intentando escapar de las balas que le persiguen y que parecen estarle predestinadas.

En esta ocasión, su partenaire femenina, algo con lo que siempre cuenta Robert Langdon en las novelas de Dan Brown, es Sienna Brooks, una mujer con más capas que una cebolla y probablemente la personalidad femenina más fascinante y sobre todo más perturbadora creada por Dan Brown, o al menos de las partenaires de Robert Langdon que yo he conocido a través de las lecturas de sus aventuras.
En esta ocasión, Robert viajará por media península itálica, visitará Florencia, Venecia y le tocará de nuevo hacer uso de su absoluto talento a la hora de deshacer entuertos históricos y que le hará llegar a la ciudad donde reinó la santa sabiduría. La ciudad donde puede ser que todo cambie para siempre.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Me ha gustado mucho este libro, en concreto, me han gustado especialmente los siguientes puntos:
- Que la historia se desarrolle entre Florencia, Venecia y otra ciudad maravillosa. Sobre todo por Florencia.

- Volver a encontrarme con Robert Langdon, un viejo amigo literario al que siempre es un placer volver a seguir por medio mundo.
- La historia del Inferno de Dante y la actualización al mundo real.
- El estilo trepidante de Dan Brown que es capaz de hacer que no pares de leer.
- Te hace pensar y replantearte muchas cosas. Es de esas historias que te hacen pensar mucho tras haber terminado de leerlas.
- La documentación histórica de Dan Brown, se nota absolutamente a lo largo de la novela. En este caso, creo que Dan Brown ha visitado muchas veces Florencia y que es una ciudad que conoce bien, así como ha estudiado mucho la Florencia renacentista.


Sin embargo, también hay algunas otras cosas mejorables:
- Algunos personajes no se entienden bien o su personalidad no está tan bien definida como deberían. Y son varios por cierto.

- Me ha gustado mucho pero creo que no he experimentado la sensación de no poder parar de leer que tuve con los dos primeros libros que leí de Dan Brown, es decir El código Da Vinci y Ángeles y demonios.
Como veis, me parece una lectura muy recomendable, sin duda pasaréis un rato estupendo leyendo esta novela y si sois capaces de superar prejuicios sobre Dan Brown (en el caso de que los tengáis), os encantará volver a subiros al tren de una aventura trepidante vivida por el bueno de Robert Langdon y que además os permitirá hacer turismo literario por tres de las ciudades más bonitas y con más historia de la Vieja Europa.

2 comentarios:

  1. En algún momento puede que le dé una oportunidad a este libro. Pero, a pesar de tu buena reseña, no voy con muchas expectativas, que Ángeles y demonios me aburrió en muchos momentos. Y El código me gustó, pero lo justito. Pero hay que reconocer que son obras que se leen rápido. Y en fechas de calor, vienen muy bien.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. te iba a decir que me lo pases pero me da un poco de pereza la verdad, y tengo unos cuantos como siempre pendientes

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)