SEGWAY TRIP: TU EMPRESA DE SEGWAY EN MADRID

Shhhhhhhhhh…. Os cuento un secreto.
El viernes pasado me subí a un segway por primera vez y ¡¡¡me lo pasé bomba!!!! 
Fue en el centro de Madrid y, tras vencer mis miedos y reticencias iniciales, he de decir que me lo pasé francamente bien y que me encantó este nuevo medio de transporte personal.

¿QUÉ ES UN SEGWAY?

Lo aclaro, porque yo tampoco sabía que ése era su nombre, pero seguro que los habréis visto, porque cada vez están más de moda y los puedes ver en el centro de cada ciudad. Son esa especia de monopatín con dos grandes ruedas y un manillar en el que la gente va a sus anchas recorriéndose media ciudad. Cada vez existen más rutas que te descubren las ciudades a bordo de uno de estos nuevos medios de transporte, que además tienen el beneficio extra de que te permiten recorrer trayectos mucho más largos en menos tiempo, de manera que se convierten en una opción ideal para hacer rutas turísticas por Madrid por ejemplo.
Se trata de un invento de hace relativamente poco, presentado por primera vez en diciembre del año 2001. Es básicamente un vehículo de transporte ligero giroscópico de dos ruedas, con un sistema de autobalanceo controlado por ordenador.

¿CÓMO FUNCIONAN LOS SEGWAYS?

A la gente le suele intrigar cómo funcionan estos aparatos y la verdad es que resultan mucho más sencillos de lo que pudiera parecer en un primer momento. Utiliza un mecanismo de autobalanceo. Debes situarte en la plataforma y si inclinas tu cuerpo hacia adelante estarás acelerando el segway, mientras que para frenar, solamente tienes que hacer el movimiento contrario, echarte hacia atrás. En el punto medio, estando recto y erguido, descubrirás la posición en la que el segway permanece parado.
En el caso de que quieras girar a derecha o a izquierda puedes hacerlo balanceando tu cuerpo en cada una de dichas direcciones, por un sistema de pesos. Si te apoyas más en el pie izquierdo y dejas el peso de tu cuerpo sobre ese pie, el segway girará hacia la izquierda. Si te inclinas a la derecha, sucederá lo mismo pero hacia el lado derecho en este caso.
Como os podréis imaginar, en este caso hay mucho de equilibrio, o por decirlo mejor, del equilibrio de la persona que se encuentra sobre la plataforma del segway y lo dirige. También de que te coloques bien sobre la plataforma. Yo el equilibro no lo llevo mal (me paso la vida en moto de aquí a allá así que algo bueno sacaremos de ello), sin embargo la primera vez que me subí al segway no puse bien los pies, sino que los situé menos centrados de lo que debería. Eso hacía que cuando quería acelerar me costaba mucho más, al tener que inclinarme hacia adelante en un ángulo mucho mayor. Cuando me ponía erguida, el segway se iba hacia atrás. Pero en cuanto me volví a bajar y a subir, y coger la posición correcta, todo fue infinitamente más sencillo.
Se trata además de aparatos eléctricos que funcionan previa carga de electricidad y que no contaminan. No sé si finalmente nuestras ciudades se verán atestadas por estos vehículos de transporte personal, pero de momento los podréis encontrar en muchos sitios y os puedo asegurar que subirte a uno de ellos resulta una experiencia de lo más divertida y gratificante.

SEGWAY TRIP, TU SEGWAY EN MADRID.

Aunque existen diversas empresas de Segway en Madrid y resulta cada vez más habitual que existan varios puntos donde se alquilen estos aparatos, hoy os quiero hablar de una empresa, Segway Trip Madrid, que realiza visitas guiadas a través de Madrid a bordo de segways.
Como os comentaba antes, una de las cosas positivas de estos aparatos es que te permiten transportarte de manera más rápida. De esta forma, en una ruta de hora y media te permitirá ver muchas más cosas que si lo hicieses andando y disfrutarás de una visión más global y completa de la ciudad.
En Segway Trip trabajan para ofrecer rutas para turistas y para madrileños, enseñando los entresijos y secretos de Madrid (que muchas veces nos sorprenderán) y pasando un rato divertido a bordo de un segway.
Actualmente, llevan a cabo una serie de rutas como el Madrid de los Austrias, La Casa de Campo, el Madrid Río, el Templo de Debod o incluso una propuesta que incluye segway y gastronomía y que nos abre las puertas del Restaurante Botín, el restaurante más antiguo de Madrid.
Yo tuve el placer de hacer con ellos la ruta del Madrid de los Austrias, de la que luego os hablaré. Pero además, las propuestas de Segway Trip son infinitas y no sólo tienen una serie de propuestas cerradas, sino que se adaptan a las necesidades del cliente. Lo que les diferencia de otras empresas similares es que se adaptan a ti tanto en los horarios de las excursiones como en la duración de las mismas, las necesidades de los clientes etc. No tienen trayectos cerrados, te llevan donde tú quieras, incluso dentro de una ruta se acercan a otros lugares si así lo piden los clientes y sobre todo siempre tienen su mejor sonrisa en los labios y colaboran activamente para que te lo pases fenomenal, que de eso se trata.

Puedes contactar con ellos en su web http://segwaytrip.com/ o por teléfono llamando al 637263886.

Hacen rutas especiales para grupos, parejas, empresas o lo que necesites. Incluso se trasladan con sus segways fuera de Madrid. Por ejemplo, si quieres conocer Segovia, habla con ellos y seguro que lográis poner en marcha un plan estupendo en el que disfrutar del segway y descubrir muchas cosas sobre la ciudad que vas a visitar. Además de en español, también realizan visitas guiadas en inglés. 
Conocí esta empresa gracias a su director, Daniel Ouro. Y pude disfrutar de una estupenda visita guiada con Elena Simandan como guía. He de decir que me lo pasé fenomenal y disfruté muchísimo la experiencia. Aunque al principio iba bastante acojonadilla, en seguida me solté y me lo pasé francamente bien. Hasta el punto que se me hizo corto y me dio pena bajarme del segway cuando finalizó. Quiero darles las gracias a ambos por hacer que me lo pasase tan bien aquella tarde. Fue realmente divertido.
.

DESCUBRIENDO EL MADRID DE LOS AUSTRIAS SUBIDA EN UN SEGWAY.

Todos conocemos en mayor o menor medida el Madrid de los Austrias, pero os puedo asegurar que cuando lo paseas a bordo de un Segway lo ves incluso diferente. El punto de arranque de esta visita será la Plaza de Ópera, donde nos enseñan a utilizar el Segway y esperan a que nos manejemos más o menos bien con el aparato. Una vez que te haces con el Segway, tomamos camino hacia el Palacio de Oriente, para parar antes en la Plaza de Oriente. Allí, te explican la historia y las vicisitudes de la Estatua del Rey Pasmado, que preside la plaza, así como del resto de estatuas de reyes, que en su momento debían coronar las cornisas del Palacio Real pero que hoy están disgregadas entre esta plaza, el Parque del Retiro y otros lugares.
Desde allí, continuamos camino con nuestro Segway hacia la explanada existente entre el patio de armas del Palacio Real y la fachada principal de la Catedral de la Almudena. El guía de Segway Trip nos hablará del antiguo Alcázar de los Austrias, de la construcción del actual Palacio Real de estilo francés en época de Felipe V, primer rey Borbón en España, así como de la problemática que tuvo Madrid para tener su propia Catedral. En esta explanada podremos aprovechar también para manejar mejor nuestro Segway y pasárnoslo bien midiendo nuestras fuerzas con el aparato en cuestión. Más nos vale ponernos al día en la práctica del Segway, que luego nos quedará un largo trayecto por la zona centro, con mucha más gente.
Ascendamos hacia la Plaza de Ramales, donde se dice que estuvo enterrado Velázquez, pintor de corte del Rey Pasmado, del que ya nos habían hablado antes. Y sigamos recorriendo el Siglo de Oro hasta Puerta Cerrada, donde nos contarán algunas aventuras de Quevedo. Pero antes pasaremos por lugares tan llenos de historia como la Plaza de la Villa, con tantas cosas por contarnos, el Callejón del Codo, las Carboneras o el Pasadizo del Panecillo en Madrid, donde nos contarán una historia que quizá no conozcas.
Seguiremos nuestro camino por Cuchilleros, pasando frente a la puerta de Botín, para llegar a la Plaza Mayor, pero antes pararnos en el remodelado y tan de moda Mercado de San Miguel, del que también nos contarán su historia. Y en la Plaza Mayor hablaremos de otro rey, Felipe III, padre del Rey Pasmado y que también tiene una estatua con historia.
Y desde allí, continuamos hasta la Puerta del Sol, para regresar por la calle Arenal hasta la Plaza de Ópera, nuestro punto de inicio y fin a este recorrido.
Como veis, daremos un amplio paseo que a lomos de nuestro reluciente Segway nos llevará apenas una hora y media, eso sí, un tiempo muy bien aprovechado. En Segway Trip además estarán encantados de hacerte de Cicerone y descubrirte algunos de los muchos secretos que Madrid, y especialmente el Madrid de los Austrias, esconden.
.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Me lo pasé bomba en el Segway, pero os engañaría si no os confesase que en realidad iba cagadita de miedo al principio. Pero en cuanto lo dominé, coloqué bien mis pies y le vi el lado divertido, disfruté como una niña con su juguete nuevo, hasta el punto de que se me hizo corto y me dio mucha pena tener que bajarme al final del recorrido.
Pero estoy segura de que repetiré con Segway Trip ya que me lo he pasado muy bien con ellos y me interesan mucho algunas de sus rutas, especialmente la del Madrid Río y la de Casa Botín. Os recomiendo que los tengáis en cuenta por si necesitáis organizar algún evento o simplemente queréis sorprender a vuestra pareja, a un/a amig@ o daros un gustazo personal. Ellos se amoldarán a vuestras necesidades y lo pasaréis genial. Y además, ya sabréis de propia mano qué se siente a bordo de uno de esos aparatos que vemos por la calle y que se llaman Segway y que casi nadie entendemos muy bien cómo funcionan. Pero son divertidísimos cuando los pruebas!!!


4 comentarios:

  1. Pocas ganas tenía de subirme en un bicho de esos, pero desde que me enteré que su inventor se había matado probando un nuevo diseño, se me quitaron las pocas ganas que tenía

    ResponderEliminar
  2. En realidad le dio un ataque al corazón mientras conducía un segway y se mató. Fue un accidente provocado por el ataque, le habría pasado igual de estar conduciendo un coche por ejemplo.

    ResponderEliminar
  3. uys pues yo siempre he querido montar en uno de estos, pero con lo pato mareado que soy me caigo de bruces seguro y me vuelvo a romper los piños jajajaja

    ResponderEliminar
  4. ¿Te vuelves a....? ¿Ya te los has roto una vez Yoli?

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)