CREMA DE CALABAZA BY ITACA

Cada domingo publico un post con mi semana instagramizada. En la mayoría de las semanas no hay cosas fenomenales dignas de entrar en el elenco de las fotos y los recuerdos maravillosos. Pero la vida en sí misma está hecha de pequeñas cosas, pequeños momentos de nuestro día a día que son los que conforman nuestra vida. Y ésos son los que procuro recoger en el post del domingo. 

El caso es que, el domingo pasado, publiqué el post de la semana instagramizada, como siempre. Y una de las fotos que incluía era una suculenta, calentita y deliciosa crema de calabaza. Parece que en el blog tuvo tirón y algunas personas me habéis pedido que escriba la receta, ya que en este frío enero, vienen muy bien las cremas de verduras calentitas, nos aportan muchos beneficios para el organismo y nos ayudan contra el frío. 

Así que aquí estoy, dispuesta a contaros todos los secretos de mi crema de calabaza. 


CREMA DE CALABAZA, BY ITACA. 

Os explicaré mi crema de calabaza, aunque la receta nos sirve casi para cualquier crema, simplemente cambiando los ingredientes. Podéis cambiar la calabaza por zanahoria (probablemente el próximo fin de semana toque crema de zanahoria en mi casa), calabacín, puerros etc., al gusto de cada uno. 


1. INGREDIENTES. 

- Calabaza. 
- Patata. 
- Leche. 
- Sal.
- Pimienta.
- Aceite de oliva. 


1ª anotación personal: yo hago las recetas a ojo. No soy de las que pesan los alimentos ni miden los líquidos. Sé que puede ser un problema para algunos, pero me temo que si esperáis una receta con alimentos pesados y medidos al milímetro, buscadla en otro sitio, porque conmigo lo tenéis un poco complicado. 

El otro día me dio por hacer el puré de calabaza porque tenía una calabaza bastante grande desde hace un par de meses y me pareció un momento estupendo para hacer la crema de calabaza para comer el domingo. Como la calabaza era grande y nosotros éramos tres comensales, decidí hacerlo con la mitad de la calabaza y dejar la otra mitad para otro día (probablemente este finde, creo que un día tendremos crema de calabaza y otro día crema de zanahoria, que con este frío apetece). 


2. AL LÍO. 

Lo primero de todo, llenas una olla con agua, le pones tapa (así ahorramos gas o electricidad).  

Coges las patatas (yo cogí un par de ellas para compensar con la calabaza, de manera que en la mezcla haya como un 40% de patatas y un 60% de calabaza), las pelas, las cortas en trocitos pequeños y las echas dentro de la olla con agua. 

Coges la calabaza (o la media calabaza en mi caso) y haces lo mismo: la pelas y la cortas en trozos pequeñitos y la echas en el agua que ya estará bastante caliente. 

2ª anotación personal: Lo de empezar por la patata tiene lógica, ya que tarda más tiempo en cocer que la calabaza. Así, si está en el agua antes que la calabaza, siempre habremos ganado un poco de tiempo. 

3ª anotación personal: Si lo cortas todo en trozos pequeños tarda menos en cocer y ahorras. 

Lo dejas que hierva… y hierva… y hierva… hasta que veas que ya están los ingredientes suficientemente blandos como para que rompas fácilmente la patata con una cuchara de madera. 

Le retiramos el agua y volvemos a ponerlo al fuego. 

4ª anotación personal: no tires el agua. Puedes utilizarlo para dos cosas: un caldo de verduras como base para una sopa u otro plato o en su defecto, simplemente la dejas enfriar y la utilizas para regar las plantas. Esta agua tiene muchos nutrientes que es una pena desperdiciar por el sumidero del fregadero. 

Le ponemos leche. Sí, como suena. Hay quien le echa quesitos, quien le echa queso de untar, mantequilla… yo prefiero utilizar leche desnatada porque resulta menos calórico y más saludable. Para ello, suelo poner una taza generosa de leche desnatada. Pero lo de siempre, mira a ver cómo va y que la leche empape los trozos de patata y calabaza, sin tener que cubrirlos completamente. Ten en cuenta que no debe haber demasiada leche, ya que si no luego o la retiras (y no te servirá de nada) o al pasar la mezcla por la batidora te quedará muy acuosa. 

Déjalo todo al fuego unos minutos para que se caliente la leche y la mezcla coja cierto empaque, sin que llegue a hervir. 

Retíralo del fuego y échale un pequeño chorrito de aceite de oliva que no sea demasiado fuerte. También sal y pimienta al gusto. 

Dale la vuelta a todo para mezclarlo bien con el cucharón de madera. 

Y ahora, coge la batidora. Ella hará el resto. Ya sé que hay quien tiene robots de cocina, pero yo lo sigo haciendo a la antigua, batidora de mano y hecho. 

Nota: se trata de una crema, por lo que ni debe de tener la textura de un puré ni de una sopa, tiene que ser algo intermedio. Si ves que te queda muy mazacote (no debería con la calabaza), siempre puedes añadirle un poco más de leche); si te queda demasiado acuosa, ojo, lo tienes que medir antes de empezar con la batidora, luego no hay marcha atrás. 

Prueba la mezcla, mira si te gusta la textura, si estás conforme con la sal y la pimienta al gusto. Y si ves que le falta algo, corrígelo ahora… o calla para siempre. 

Y voilá!, lo sirves en platos hondos, tazas, copas, boles, cuencos o lo que prefieras y ¡¡¡¡a comer!!!! Ten cuidado que no queme y listo. 

5ª anotación personal: pon unos pequeños picatostes encima y ya es lo más de lo más. Eso sí, los picatostes rompe bastante con el concepto de receta saludable. 



3. PLATO SENCILLO, SABROSO, SALUDABLE E IDEAL PARA EL INVIERNO. 

Como veis se trata de un plato muy sencillo, cuya dificultad es mínima; además es saludable y sabroso, teniendo muy pocas calorías y aportándonos mucha energía y nutrientes a nuestro organismo. 

Y lo de las cremas… ya es cuestión de cada uno. Yo lo considero más un plato de invierno porque me gusta comerlas calentitas. Pero reconozco que es gusto de cada uno y que se pueden servir igualmente frías y siguen estando buenas. Pero personalmente, la única crema que me gusta comer fría es la crema de calabacín. 

Además, es un plato barato, ya que los ingredientes no son caros y resulta muy versátil ya que es echar mano de lo que tienes por casa (en mi casa no siempre hay calabazas, pero patatas, leche, sal, pimienta y aceite de oliva siempre lo hay, es sólo añadir el ingrediente que dé nombre a la crema). Te permite además hacer de más y dejarlo en un tupper en la nevera para el día siguiente. 

Insisto en que las cremas tienen decenas de variantes en cuanto al ingrediente principal (calabaza, zanahoria, champiñones, puerros, calabacín...) y también en cuanto a la base. Para mí, la base idónea lleva siempre patata, sal, pimienta y aceite pero en cuanto al componente lácteo podéis escoger entre leche, nata, queso de untar, quesitos... Personalmente, prefiero la leche desnatada porque creo que es menos calórica y le da el mismo toque. Pero como todo, a gustos...

Recomendación personal: La cocina está hecha para disfrutar, cuando tengo tiempo, me encanta meterme en la cocina y probar... hacer mezclas, qué tal si le pongo esto de aquí o aquéllo de allá y probar con más de un ingrediente una vez, menos de otro... hasta que encontremos nuestro punto. 


Lo siento, pero nunca he comulgado con la gente que vive en un excel en el que todo tiene que estar ordenado, medido, cuantificado... Y la cocina es como la vida. Uno no puede hacer una receta pesando los alimentos, puede estar bien como base para hacerlo la primera vez. Pero luego... ¡innova, arriésgate y aprende! Y si te sale mal, a la siguiente te saldrá mejor, o cuanto menos diferente. Es cuestión de intentarlo varias veces, hasta lograr el punto

Y el domingo pasado, mi crema de calabaza me quedó especialmente deliciosa, aunque esté mal que yo lo diga. Que tengo dos gourmets en casa, que ojito con ellos... pero le dieron su visto bueno.

Quizá también te interese:

Crema de calabacín 
Bizcocho de chocolate facilísimo 

6 comentarios:

  1. Me encanta la crema de calabaza y muy buena idea la de la leche desnatada, tomo nota!! Besotes

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta estupenda, yo aún tengo congelados tarritos de la última vez, yo a estos ingredientes le añado al final y antes de batir una pizca de jengibre molido, me gusta mucho el toque que le da. (Y a veces uso leche desnatada y otra quesitos light.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo fui una de las que te pidió la receta... Lo que más me gusta de la tuya es que no lleva quesitos ni nata, aunque sí leche. Se la paso a mi pareja que es el cocinillas de casa y te animo a que pongas la de zanahoria que también me atrae. Besos y gracias.

    ResponderEliminar
  4. Tomo nota del jengibre de Esther, y Marisa, la de zanahoria es igual pero cambiando la calabaza por zanahoria :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encanta la crema de calabaza!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)