PEPPA PIG, UNA SERIE DIDÁCTICA Y DIVERTIDA

Hoy vengo a hablaros de Peppa Pig, un personaje de dibujos animados que sin duda conoceréis, independientemente de que tengáis o no niños pequeños en casa.
Hace un par de semanas fue el cumpleaños de mi hija Henar. Y nacer a mediados de febrero, teniendo tan recientes los cien mil regalos y su madre de navidad y reyes, les hace plantearse a los papás (o mejor dicho a la mamá que suscribe), qué otro tipo de regalo pueden hacerte que no sean más juguetes (porque sí, aparte de que tiene demasiados, no tenemos dónde meterlos). Y pensando y pensando.... se me ocurrieron otro tipo de regalos que a la niña le pudieran gustar y que no fuesen juguetes.

Ya os he contado que hasta hace poco tiempo, mi hija era absolutamente monoteísta. Su culto a Mickey Mouse no solamente era diario (que sigue siendo, o casi), sino único. No había nadie más en el mundo que no fuera el bueno de Mickey Mouse. Pero oye, resulta que un buen día, de repente y sin previo aviso, le entró por el ojo alguna que otra serie que veía en Clan, el canal de televisión para niños. En concreto de pronto sintió curiosidad y comenzó a seguir (o comenzaron a gustarle) tres series más: Peppa Pig, Dora la Exploradora y Bob Esponja.

Pero de las tres series, probablemente la que más le guste sea Peppa Pig (o quizá lo que realmente ocurría era que esta serie era la que menos me disgustaba a mí y la que estaba dispuesta a comprar). Sea como fuere, con esos tres, y aunque ninguno llegase a la fascinación que siente por Mickey Mouse (ni se le acerca), ya hemos llegado al panteísmo en cuanto a dibujos animados se refiere, que es de agradecer.

Los capítulos de Peppa Pig son bastante cortos, apenas 5 minutos de duración cada uno de ellos. Y para mi gusto los echan muy poco en Clan, menos de lo que deberían; de hecho ahora mismo tengo la sensación de que ya ni los echan, o puede ser que sea yo la que no los pille nunca. Por eso, disponer de unos cuantos CDs de Peppa Pig para variar de vez en cuando, me pareció una idea estupenda y un regalo de cumpleaños con el que podíamos acertar. Aproveché una oferta del 3x2 en la Fnac para comprarle las tres temporadas que tienen editadas, aunque para su cumple recibió la primera, las otras dos aún están en el armario esperando que llegue el momento propicio para que salgan a la luz.

PEPPA PIG, UN ÉXITO INFANTIL.

Esta serie de dibujos animados ha sido probablemente uno de los mayores éxitos en los últimos años. Mira que hay series en el mercado, pero Peppa Pig ha sabido hacerse un hueco tanto en la serie de animación como tal como en el merchandising asociado. Además, cuenta en su haber con 11 Premios Bafta.

Peppa Pig es una serie de animación británica que cada vez tiene más adeptos y está dirigida a un público de preescolar (la serie perfecta para Henar). Sus creadores son Neville Astley y Mark Baker, creadores también de otras series de televisión, como por ejemplo El pequeño reino de Ben y Holly, que también echan en Clan.
La protagonista de la serie es Peppa, una pequeña y pizpireta cerdita rosa de 5 añosque vive con sus padres Mamá Pig y Papá Pig y con su hermano George. Además, conoceremos al Abuelo y la Abuela Pig, con los que los pequeños Peppa y George tienen un trato continuo.

Las historias de esta serie narran situaciones en las que se podría encontrar cualquier niño normal, de manera que los peques se sienten identificados con ellas y el aprendizaje resulta más sencillo. En definitiva, la serie intenta narrarnos el día a día y las situaciones que surgen a diario en la vida de un niño de 5 años normal y su familia y círculo de amigos.


En la serie los niños se familiarizan con los diferentes animales, ya que Peppa es amiga de conejos, perros, toros, ovejas etc. Así conoceremos a la familia completa de sus amigos, con la misma estructura que la de Peppa.

Es además una serie que refuerza mucho los vínculos familiares (algo que no pasa en la Casa de Mickey Mouse, que son amigos, no familia) y se basa siempre en la confianza y el respeto (valores que me parecen muy a tener en cuenta).

Los capítulos son cortos, 5 minutos cada uno. Dejan claro el mensaje que quieren transmitir cada uno de ellos y no sé qué tiene, pero en seguida hace que te guste Peppa y su familia, así como sus amigos. Tienen un cierto toque de humor que hace que incluso a los padres ¿nos guste? o por lo menos lo soportemos (algo difícil cuando te ponen trescientas veces seguidas el mismo episodio, os lo aseguro).

Cada temporada incluye 4 DVDs y cada DVD incluye 13 capítulos. El formato viene dentro de una especie de caja de cartón (más bien envoltura de cartón) y dentro encontraremos dos cajas. Cada una de éstas cajas incluye dos DVDs.

Una temporada entera es por tanto un regalazo para Henar, ya que le parece que tiene al alcance de su mano todas las historias de Peppa Pig. Y por lo menos aporta algo de variedad en nuestro DVD y sobre todo nuestras frías mañanas de fin de semana (porque con este tiempo, no está muy para salir al parque precisamente...).

CURIOSIDADES.

La serie se estrenó en el año 2004 y en los primeros capítulos los protagonistas se subían al coche sin utilizar cinturones de seguridad ni tampoco cascos cuando iban en bicicleta. Recibieron muchas críticas y rehicieron las cintas, añadiéndoles los cinturones y los cascos respectivamente.

Hace unos meses surgió una polémica. Un columnista de un periódico australiano acusó a Peppa Pig de tener estremecedoras posturas feministas que inculcaba a los niños. La respuesta, al otro lado del mundo, no se hizo esperar. El periódico británico The Guardian primero y el italiano Il manifesto contestaron en tono satírico diciendo que además de feminista Peppa Pig era socialista. Lo que ambos periódicos (el británico y el italiano) pusieron de manifiesto es que en la serie de Peppa Pig hay varios valores muy importantes fácilmente identificables, como mensajes a favor del multiculturalismo, la igualdad, el ecologismo, el reciclaje o el matrimonio homosexual en algunos de sus capítulos.

PRIMERA TEMPORADA DE PEPPA PIG.

Compré el pack con la primera temporada de Peppa Pig a través de la web de Fnac por un precio aproximado de unos 25 euros, pero podéis comprarla prácticamente en cualquier sitio, no es un artículo difícil de encontrar.

Compensa comprar los cuatro DVDs de manera conjunta y no por cajas, que sí se venden por separado pero salen algo más caros. De todas formas, como siempre mirad las ofertas. Yo compré las tres temporadas en un 3x2, por lo que me ahorré un porcentaje importante. Hasta el 28 de febrero en la Fnac (es decir, hasta dentro de dos horas), tienen un descuento del 21%, te quitan el importe del IVA por decirlo de algún modo, que también es un ahorro.

Como os comentaba, consta de dos cajas que a su vez incluyen 2 DVDs cada una, de manera que nos encontramos con 4 DVDs con 13 capítulos, que forman un total de 52 capítulos de corta duración, 5 minutos cada uno de ellos.

LA EXPERIENCIA DE HENAR E ITACA.

No debería apuntar únicamente mis conclusiones o mi experiencia sino la de mi hija.

Por su parte, Henar disfruta mucho con esta serie. La estética es simple, sin embargo resulta divertida y muy didáctica. Supongo además que el hecho de que los capítulos sean cortos, los hacen más amenos. Y además, resultan muy didácticos y yo soy consciente de que los buenos mensajes que transmite esta serie, le llegan bien a Henar y que, poquito a poquito, le irán calando.

Estoy contenta de haber comprado esta primera temporada. Creo que la disfrutaremos y que más adelante, ya encontraré el momento de ir regalándole la segunda y la tercera temporada respectivamente.

Me gusta mucho Mickey Mouse y su serie La casa de Mickey Mouse, pero he de reconocer que últimamente le estoy cogiendo hasta manía de verlos tantas veces, una y otra vez... Por eso, el hecho de que de vez en cuando se nos cuele algún capítulo de Peppa Pig hasta lo agradezco. Aunque eso sí, lo bueno si breve... porque si me pone los mismos capítulos una y otra vez, llegaré a un estado de saturación similar al que ya tengo con su gran ídolo el ratón.
Pero además, reconozco que lo que más me gusta de Peppa Pig es su sencillez y sus mensajes. Como os decía antes, Peppa Pig traslada a nuestros hijos mensajes como la familia, la ecología, la igualdad... y todos esos mensajes creo que le pueden ir calando poco a poco. Además, el hecho de contárselo en el propio idioma de nuestros pequeñajos, también ayuda. Las historias, narran situaciones que cualquier niño como Henar puede vivir en su día a día (o quizá vivirá dentro de un par de años, ya que Peppa Pig teóricamente tiene 5 años y Henar aún 2); situaciones en el día a día en casa con la familia, excursiones y juegos con sus amigos, visitas a los abuelos, vacaciones, días de colegio...
En definitiva, salvando las distancias y aunque obviamente en mi casa ni emitimos gruñidos de cerdo ni nos gusta saltar en charcos de barro, la vida familiar de Peppa Pig puede ser similar a la vida familiar de cualquiera. Y los niños disfrutan mucho con sus aventuras, y más aún, aprenden. Una serie por tanto muy recomendable para nuestros pequeñajos.


LA COPITA ASTURIANA, EL MEJOR RESTAURANTE ASTURIANO DE MADRID

Soy madrileña de devoción. Pero no debemos olvidar que también soy asturiana de pura cepa, nací y viví en Oviedo durante los primeros 25 años de mi vida (a excepción de un Erasmus en Italia). Y aunque estoy encantada de vivir en Madrid, a veces echo de menos algunas cosas de Asturias, entre ellas algunos platos de su gastronomía.
Sin embargo, estoy un poquito harta de los restaurantes que se autocalifican como asturianos en Madrid, porque no todos ellos son asturianos de verdad. Encontrar un restaurante asturiano de verdad, donde pongan una buena fabada como dios manda no resulta nada fácil. Por eso, cuando encuentras un lugar de ésos, un lugar de verdad, donde con una cucharada de fabes te auto-transportas a Asturias y sus mejores recuerdos, no se puede dejar pasar un sitio así. Y una lo apunta muy bien en su agenda, para no olvidarlo y acudir allí siempre que se tiene ganas de degustar una excelente fabada, de las de verdad.

LA COPITA ASTURIANA, UN RESTAURANTE ASTURIANO DE VERDAD EN EL CORAZÓN DEL MADRID ANTIGUO.

En mi opinión, La Copita Asturiana es el mejor restaurante asturiano de Madrid. Con eso, no quiero desmerecer a otros restaurantes, o al menos no a todos los otros, ya que seguro que hay muchos restaurantes asturianos en Madrid que desconozco y que pueden ser excelentes restaurantes asturianos en Madrid. Pero al menos, de los que sí conozco, puedo decir claramente que éste es el mejor, y que es un restaurante asturiano de los de verdad.
Se trata de una pequeña taberna reconvertida en restaurante asturiano y regentada por la misma familia desde hace más de 50 años.
La Copita Asturiana es un restaurante sin pretensiones, pero donde puedes degustar comida casera de la buena, las recetas tradicionales de las abuelas asturianas de toda la vida. La carta no es nada extensa, es más bien demasiado concisa (se pueden echar de menos muchos platos), pero todo, absolutamente todo, es casero y está absolutamente delicioso.
Estamos en un entorno típico de casa de comidas en Madrid, con la barra de estaño, los pequeños comedores y un olorcillo que ya se intuye desde la calle y que te hace la boca agua.
Las raciones son abundantes y, perdóneme quien no esté de acuerdo, allí se va a comer fabes. Sí, tienen otros platos, pero la gran elección está entre la fabada asturiana típica de toda la vida, con compango (lacón, morcilla y chorizo) incluido o las fabes con almejas. Sé que hay mucho fan suelto de las fabes con almejas, pero aquí la que suscribe es de fabada de toda la vida. Y siempre que voy a La Copita Asturiana voy sobre todo a comer fabes y un buen arroz con leche si se tercia (que casi siempre se tercia).
Y sobre todo, destaca la amabilidad de la familia que regentan la Copita Asturiana. Todo empezó hace alrededor de 55 años, cuando María Mayo (que hoy cuenta con más de 70 años) vino de Luarca a Madrid y abrió este local junto a su marido. María lleva cocinando fabes, tanto en fabada como con almejas desde que tenía 16 años, no hace falta imaginar que le tiene cogido el punto perfecto. Su hijo es además hoy la persona que suele recibir a los comensales y servir los platos en el comedor, mientras podemos ver a su marido tras la barra.
Este lugar huele a platos exquisitos de nuestra Asturias añorada, pero también a un lugar de siempre, sin pretensiones pero donde se va a comer... y a comer bien.

DÓNDE SE ENCUENTRA.

Es un clásico en el Madrid antiguo, situado en el corazón del Barrio de La Latina, a dos zancadas como quien dice del Mercado de la Cebada.
En concreto se halla en el número 13 de la calle Tabernillas. Fue precisamente en esta calle donde el mismísimo Joaquín Sabina vivió unos años, recién llegado a Madrid, quién sabe si él mismo no se habrá pasado por allí en más de una ocasión (me cuesta imaginar lo contrario ya que sólo con el olorcillo a comida casera que desprende este lugar resulta muy difícil decir que no).

ESPECIALIDADES.

La Copita Asturiana dispone de una carta concisa pero deliciosa. No hay muchos platos donde elegir, pero todos ellos son de lo más casero que puedas encontrarte y es como comer en casa de tu abuela, porque están realmente buenísimos.
Las especialidades de la casa son sobre todo las fabes, tanto en fabada asturiana con su compango (chorizo, lacón y morcilla) como las fabes con almejas. En este caso, entran los gustos de cada uno; como os comentaba antes, para mí, donde esté una buena fabada que se quiten las fabes con almejas, pero sé de gente que mataría por unas buenas fabes con almejas en Madrid.
Hay quien toma un segundo plato, pero en la Copita Asturiana las raciones son de lo más abundante. Yo personalmente tomo fabada de primero y de segundo (te ponen una fuente con muchísima cantidad, que da de sobra para dos platos por persona) y luego finalizo con otro clásico de la casa, el arroz con leche.
Si no os decantáis por la fabada o las fabes con almejas, tenéis otras opciones como primeros platos, tales como callos con garbanzos o pote asturiano.
Si decidís animaros con un segundo plato, tiene mucha fama en la Copita Asturiana las chuletillas de lechal o el lacón con cachelos.
Es recomendable que llaméis para reservar previamente, ya que se trata de un local pequeño y con mucha clientela habitual. Cuando reservéis, si queréis algo de los segundos o un primero que no sean las tradicionales fabes (en sus dos vertientes: fabada o fabes con almejas), resulta recomendable pedirlo, ya que no siempre disponen de todos los platos.
Y por supuesto, no podemos olvidarnos de los postres. Tienen un arroz con leche cremoso y absolutamente maravilloso, que con una sola cucharada te hace viajar hasta Asturias sin salir del Madrid de los Austrias. Y si no quieres arroz con leche (algo incomprensible, pero supongo que hay gustos para todos), siempre puedes pedir un flan de queso o un flan de orujo, que también están francamente buenos.

PRECIOS.

Desgraciadamente, no se trata de un sitio barato. Pero no me malinterpretéis, tampoco es caro en absoluto. El precio medio es de 30 euros por persona. Es cierto que la comida es la tradicional asturiana y que en una sidrería o chigre asturiano donde te den comida similar, probablemente fuese mucho más barato. Pero obviamente, allí no se soportan los costes que sin duda soporta un local como éste en pleno Barrio de La Latina y a tiro de piedra de La Plaza Mayor.

HORARIOS.

La Copita Asturiana no abre por las noches, solamente sirve comidas de lunes a viernes y los domingos (el sábado permanece cerrado por descanso del personal).

RESERVAS.

En mi opinión, resulta casi imprescindible la reserva previa. Como os decía, se trata de un local pequeño y con una clientela asidua, tanto durante la semana como el domingo. Por eso, llamar antes al teléfono 913651063 y reservar mesa suele ser una buena idea.
Además, para determinados platos, también resulta importante reservarlos previamente. Yo siempre voy a comer fabada y no tengo problemas porque en La Copita Asturiana fabada siempre la tienen. Pero para otros platos, mejor avisar previamente durante la reserva telefónica.

PROS Y CONTRAS.

Para mí, casi todo en este local son pros. Es mi lugar fetiche en Madrid para degustar comida de verdad de la tierrina, y específicamente una buena fabada asturiana, como la de allí. Hecha con mucho amor por María Mayo, la cocinera y dueña de La Copita Asturiana, que lleva cocinando estos maravillosos platos desde hace casi sesenta años, que se dice pronto.
Si quieres tomar comida asturiana en Madrid con calidad y recetas de toda la vida, La Copita Asturiana es sin lugar a dudas un lugar perfecto para hacerlo. Además, probablemente te guste el local, con una estética de hace muchos años, que parece que se ha detenido en el tiempo. Y todos los que regentan La Copita Asturiana además son realmente encantadores y te harán sentir como en casa.

En el lado no tan positivo, que no abren por las noches ni los sábados y que si no reservas puedes quedarte sin sitio. Además, los precios, sin ser excesivos, son precios de Madrid obviamente, no de Asturias.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

No voy a La Copita Asturiana tanto como me gustaría pero sigue siendo, y con diferencia, mi restaurante asturiano favorito de Madrid, y os lo dice una asturiana de pura cepa (aunque madrileña de devoción, ya sabéis). Aquí se comen platos asturianos de verdad, sin florituras, en grandes cantidades, con recetas de toda la vida y para chuparse los dedos.
Yo lo tengo claro, de vez en cuando necesito comer fabada asturiana de la de verdad, y como la gran mayoría de mi tiempo lo paso en Madrid, La Copita Asturiana es mi lugar y mi ventanita a Asturias, donde me tratan fenomenal, me siento como en casa y me ponen una fabada de escándalo, a la que no se puede decir que no y mucho menos cuando aprieta el frío, que en Madrid se pasa mucho calor en verano, pero también muchísimo frío en invierno.
Si aún no conocéis este sitio y os ha picado la curiosidad, no sé a qué estáis esperando… Creo que sólo con ver la foto de la fabada es suficiente para empezar a salivar y que te entren unas ganas enormes de ir a conocer La Copita Asturiana y probar sus manjares tradicionales. Eso sí, acuérdate de reservar previamente, no te lleves una sorpresa nada positiva y no tengas mesa.

NO SOMOS NADIE, ESTRENO 1 DE MARZO EN LA SALA TARAMBANA

Cuando una buena amiga (de las buenas de verdad) como Patricia Sánchez estrena una obra de teatro, una no puede más que hacerle cuanta difusión puede. Pero es que si además de buena amiga es una excelente actriz y una excelente dramaturga, ya no es cuestión de amistad sino de justicia, rindiéndose ante la evidencia de que no es que yo la vea con buenos ojos, sino que esta obra merece la pena. 

Después del tremendo éxito de Tome Asiento, Patri se enfrentaba a un gran reto, hacer una obra que al menos la igualase, porque ciertamente superarla era difícil. Ya os hablé de aquella obra maravillosa, pero es que ahora la propia Patricia Sánchez y gran parte de su elenco habitual vuelven a la carga con una obra que sin duda promete, pero que además estoy segura de que va a ser un auténtico éxito del que pronto se hablará mucho en los corrillos de teatro madrileños. Podremos ver de nuevo a la propia Patricia Sánchez, María José Ballesteros, Carlos San Jorge, Isabel Alcántara y Mariana Baldeón. La obra lleva por título No somos nadie ¿te la vas a perder?. Por si acaso, yo os dejo una pequeña sinopsis... 

La primera vez que fui a un velatorio, el de mi tía Purita, estaba medio escandalizada porque la gente andaba hablando de todo menos de la muerta, que si el tiempo, que si las notas de los niños, que si lo novios de las niñas... de todo, se acaba hablando de todo. 
Es como en los ascensores, cuando subes con los vecinos, pero como estás más rato pues... tienes más silencio que llenar. Y como no todos tenemos la suerte de contar con un traductor como en el funeral del Mandela, pues tendremos que pasar el tiempo como buenamente podamos, y tratando de no plantearnos demasiado cuánta verdad hay en eso de que es precisamente el muerto el que pasó "a mejor vida". 

No es nada tétrica la función, aunque pudiera parecerla. Golpes de humor y un texto de los que llegan están asegurados. Y si no, sólo tenéis que echar un vistazo al vídeo promocional, que estoy segura de que ya os pondrá los dientes lo suficientemente largos como para no dejar pasar esta obra.


El gran estreno es este sábado 1 de marzo a las 21 horas en la Sala Tarambana. Pero de todos modos van a estar al menos todos los sábados de marzo a la misma hora y en el mismo escenario, por lo que no hay excusas para no ir. Las entradas las tenéis disponibles AQUÍ y tienen un precio estupendo, 10 euretes, así que no se puede decir que no. 

Personalmente, me muero de ganas por verlo en vivo y en directo. Estoy segura de que Patricia Sánchez y si equipo nos van a sorprender de nuevo y esta obra, con ese cambio de registro tan brutal, promete y cumplirá, no me cabe duda. Espero poder haceros una reseña prontito con mis impresiones. 

Mucha mierda a todo el equipo este sábado en el estreno. ¡¡¡Venga chicos, que os vais a salir!!!

MADRID CON NIÑOS 3: DISNEY ON ICE VUELVE A SOÑAR

En casa ya estamos nerviosos con la proximidad del espectáculo Disney on Ice. Yo, que soy unas prisas, tengo entradas compradas desde julio del mes pasado, aprovechando la promoción Te invito, que nos permitió sacar entradas al 50% eso sí, únicamente para la función del jueves 6 de marzo. Y ya entrados en gastos, decidí sacarle una entrada a la princesa de la casa, que aunque no pagaría al haber nacido después del 1 de enero de 2012 y no ocupar asiento (eso es lo que han determinado los organizadores del espectáculo), aún a riesgo de que termine sentad encima de papá o mamá y no utilice la entrada, que habré pagado para nada. Pero todo sea por la comodidad de la reina de la casa. 

Tengo muchas ganas de ver este espectáculo y creo que esa energía se la transmito a mi hija, que cuando ve los auncios de Disney on Ice Vuelve a Soñar en la tele, en seguida me mira y yo le digo, ¿quieres ir?, a lo que no pierde ni un segundo en responderme con un rotundo SÍ.

Hace muchos, muchísimos años, cuando yo aún estaba en esa etapa entre la última infancia y la adolescencia, mi madre me llevó a ver un espectáculo de Disney on Ice. Y desde entonces, guardo ese recuerdo con mucho cariño. Por eso, cuando supe que Disney on Ice venía a Madrid, no me pude resistir a sacar las entradas y tengo mucha fe en que a Henar le guste (crucemos los dedos). 


En esta ocasión, las protagonistas son cuatro princesas: Rapunzel, Blancanieves, Tiana y La Cenicienta. Pasaré por alto mi censura hacia Blancanieves y La Cenicienta en esta ocasión por considerarlas machistas (que en el mundo no suele venir un príncipe a salvarte y cambiarte la vida precisamente). Pero todo sea por la magia Disney sobre patines que sin duda disfrutaremos ya la próxima semana. 

Si tenéis peques, aún estáis a tiempo de sacarles entradas para Barcelona (del 27 de febrero al 2 de marzo) o para Madrid (del 6 al 9 de marzo), aún estás a tiempo, pincha aquí

Tic tac, tic tac... yo ya cuento los minutos. 

Y para abrir boca, mira el vídeo promocional, absolutamente fantástico. 


LA LADRONA DE LIBROS: SIEMPRE NOS QUEDARÁN LAS PALABRAS

Voy poco al cine, menos de lo que debería. Me gusta el cine en todas sus vertientes y me gusta ir tanto sola como acompañada. En cuanto a acompañamiento se refiere, a veces voy con una buena amiga cinéfila (ella sabe quién es) pero me gusta disfrutar del séptimo arte con mi marido, quien también disfruta del cine en pantalla grande. Sin embargo, pocas veces podemos colocar a la niña y escaparnos, sin dejarnos una fortuna en el intento al pagar una niñera. Por eso, cuando el otro día una buena amiga que está estos días en Madrid trabajando se ofreció a quedarse una tarde con Henar, no me lo pensé dos veces. En seguida apareció en mi mente la palabra CINE, así, en mayúsculas. Y después, la película que quería ver: La ladrona de libros. Vi el tráiler en navidad cuando fuimos a ver El médicoMe había gustado mucho la novela y además la presencia de Geoffrey Rush eran reclamos más que suficientes. Y como a la ocasión la pintan calva...

LA LADRONA DE LIBROS, UNA BUENA ADPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA DE UN BUEN LIBRO.

Las películas que se basan en un libro tienen ante sí un reto importante, especialmente si, como es el caso, la historia literaria en la que se basan fue un best seller que fue leído por muchísimas personas y a la mayoría de ellas les dejó un buen poso en la memoria.

La ladrona de libros es una novela del autor Markus Zusak, que fue publicada en el año 2005 y que en los años sucesivos se posicionó como una de las novelas de referencia. Yo fui uno de los cientos de miles de personas que leímos esta historia y que nos emocionamos con ella. Por eso, y por su buen recuerdo, tenía especial interés en ver cómo la habían llevado al cine.

Se trata de una excelente puesta en escena que termina convirtiéndose en una buena película a la que no le falta detalle. Para ello, cuenta con unas interpretaciones excelentes, tanto en los papeles principales como en los de muchos de los personajes secundarios.
Pero vayamos al principio y comencemos por una pequeña sinopsis:

Tengo como norma obviar a los vivos…bueno, excepto en algunas ocasiones en las que, no puedo evitarlo, me interesanLiesel Memminger me enganchó
Con estas palabras, la narradora (a la que nunca veremos, pero imaginaremos) comienza, con voz en off, a contarnos la historia de Liesel Meminger. El principio comienza en un pequeño pueblo de Alemania, en el invierno de 1938; a él llega una niña llamada Liesel Memminger para conocer a la que a partir de entonces será su familia. Su madre, comunista, ha tenido que dejarla y en el largo camino su hermano pequeño ha muerto. Liesel se encuentra, como es fácilmente comprensible, absolutamente triste. Su vida anterior se ha roto en añicos y no sabe cuál será su futuro en la casa de HimmelStrasse, con sus nuevos padres adoptivos: Hans y Rosa.

Alemania se encuentra bajo el poder nazi, imponiendo la doctrina alemana y eliminando a todos aquellos que no la cumplen, especialmente a los judíos. Las cosas se empiezan a recrudecer por momentos, hace frío y hay hambre pero en HimmelStrasse la vida sigue como puede. Hans, Rosa y la pequeña Liesel terminan convirtiéndose en una familia, un tanto sui generis, pero familia al fin y al cabo. Su vida es dura pero siguen adelante, hasta que una noche, llegará a su casa Max, un joven judío, hijo de un compañero de Hans, que le salvó la vida durante la Primera Guerra Mundial. La familia esconderá a Max durante años, y Liesel comenzará una relación muy especial con él, unidos por los libros y las palabras.

Alemania entrará en guerra, o mejor dicho Gran Bretaña le declarará la guerra. El pueblo alemán pasará más miseria que nunca. Y las cosas se pondrán muy difíciles. Liesel, acompañada por las palabras y los libros será capaz de seguir adelante, por muy difíciles que se pongan las cosas en HimmelStrasse.

.

INTERPRETACIONES.

Uno de los mejores valores de esta película son sus interpretaciones. Como os decía, no sólo de sus personajes protagonistas (que están absolutamente brillantes) sino además de la gran mayoría de los personajes secundarios.

Para mí, destacan dos interpretaciones claramente sobre las demás:

Geoffrey Rush en el papel del padre adoptivo de Liesel, Hans. Sé que este actor tiene una larga trayectoria a sus espaldas, pero desde que lo vi en El discurso del rey me enamoró. Entonces hacía un papel maravilloso, tan lleno de humanidad. Y en esta ocasión, tiene la oportunidad de volver a encarnar a un hombre profundamente bueno: Hans. Hans es capaz de poner al mal tiempo la mejor cara posible, siempre tiene una sonrisa, un buen gesto reconfortante para cualquiera, pero de un modo especial para su Liesel, a quien quiere desde la primera vez que la vio. Le enseñará a leer, le creará un diccionario en las paredes del sótano y siempre le dedicará su amor y su sonrisa, incluso protegiéndola del mal humor de su propia mujer, Rosa.

También ha sido una gran sorpresa la joven actriz Sophie Nelisse en el papel de Liessel, la ladrona de libros. Me pasé media película intentando identificar dónde había visto antes a esta actriz. Había sido en Profesor Lazzar, una película que vi hace un par de años y que me dejó un recuerdo muy bueno. Liessel es un papel que todos los que hemos leído el libro nos hemos conformado en nuestra imaginación. Cuando llega a Himmelstrasse tiene que adecuarse a muchos cambios. No sabe leer ni escribir y se siente despreciada por sus compañeros de clase. Pero siempre tendrá a Hans de su lado, para ayudarla en todo. Comenzará a leer, hurtando libros en los lugares más insospechados. Mientras, estallan las bombas y la vida se recrudece, pero ella encuentra el consuelo en los libros y el amor de sus padres adoptivos.


Emily Watson en el papel de Rosa, la madre adoptiva de Liessel, también desarrolla un papel fantástico. Inicialmente, Rosa es dura, machacona, difícil... pero detrás de esa apariencia de piedra se encuentra una persona con sentimientos y muy humana, capaz de amar a Liessel y a su marido, y de ayudar a Max poniendo incluso en peligro su propia vida.
Por supuesto, también tenemos que nombrar a Nico Liersch en el papel de Rudy, el gran amigo de Liesel, de quien está enamorado y obsesionado con robarle un beso. Y también, claro está, a Ben Schnetzer en el papel de Max, el judío, el otro gran amigo de Liesel, a quien nunca perderá porque siempre tendrá las palabras.

.

UNA HISTORIA DURA Y BELLÍSIMA.

Soy de lágrima fácil, lo reconozco. Y en este caso, también reconozco que lloré bastante viendo esta película. Porque se trata de una historia preciosa pero a la vez de una historia durísima. La vida a veces es demasiado difícil, nos pone demasiadas trabas. Y hay vidas con muy mala suerte. Supongo que nacer y habitar en la Alemania nazi ya era en sí misma una suerte nefasta y la vida en esas condiciones no era fácil, menos aún cuando se inició la Segunda Guerra Mundial.

Pero esta película, con esa historia tan difícil, está hecha con mucho sentimiento y sin llegar a los excesos del sentimentalismo. Se habla de guerras, de bombas... pero dentro de la rutina, del día a día. No se cae en los excesos y mientras la vida sigue, las historias de los personajes también lo hacen.

Como casi todas las adaptaciones cinematográficas de un libro, no resulta tan fiel a él como a muchos nos gustaría. Pero no es una mala adaptación, todo lo contrario, es una adaptación muy bien hecha y con muy buen tiento.
Además de su fotografía, casi mágica, destaca su banda sonora, de John Williams y que ya cuenta con varias nominaciones a los próximos Óscar.


.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Me gustó mucho esta película. Dudo en la calificación que otorgarle, pero creo que sin ser perfecta, es una gran película, quemerece un notable alto (un 8, para entendernos).


Como os comentaba, es una película muy bien hecha, con mucha sensibilidad, una excelente fotografía y adaptación y unas interpretaciones sublimes, de un modo especial la de Geoffrey Rush. Pero, como os he dicho, todos están realmente bien en sus papeles. Todos ellos resultan muy convincentes y quizá el doble cariz de Emily Watson dando vida a Rosa (dura por fuera, muy humana por dentro), sea el más complicado de todos.

No resulta fácil llevar al cine una buena novela, una historia que ha marcado a muchos. Pero creo que esta adaptación sí lo logra; es capaz de hacer que te metas dentro de la historia, que sientas junto a sus protagonistas sus momentos tan difíciles.
Quizá le haría dos pequeños cambios que, según mi punto de vista, habrían mejorado la cinta y quizá la elevasen a sobresaliente, a convertirse en una película realmente sublime.


La duración de la película (más de dos horas) para mí me resultó excesiva. Es cierto que la viví con fruición, que no me aburrí, que me emocioné durante toda la película, pero creo que 10 ó 15 minutos menos la habrían convertido en una película mejor.
El final. Tranquilos, no voy a desvelar nada a quien no haya leído el libro o visto la película. Lo que quiero criticar es que el final resulta demasiado rápido y abrupto, quizá deberían haberlo desarrollado durante un poco más de tiempo y creo que también habría mejorado mucho.


En cualquier caso, es una gran historia y una excelente película. Si tenéis la oportunidad de verla, aprovechadla. Seguro que os enamorará.
.

MI 41ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 23 DE FEBRERO

De nuevo otra semana instagramizada. No tengo fotos de todo pero ha habido momentos muy especiales: una cena con dos buenas amigas, una comida en un sitio estupendo con otras dos grandes amigas, un finde en el pueblo con chimenea incluida (lo siento, se me olvidó inmortalizarla) e incluso una sesión de cine en pantalla grande con mi maridete (nos encanta ir al cine y vamos mucho menos de lo que nos gustaría). 

Pero también ha habido cosas como éstas: 

¿Os gusta mi Desidioso? Desiré Estudio Creativo personaliza sus Desidiosos y aquí tengo el mío, con Henar y con Athos. ¡¡¡Me encanta!!!


Un lugar con mucho encanto para comer: el Restaurante del Ateneo. Y luego, nos dimos una vuelta recorriendo el Ateneo. 


Rinconcitos de Madrid y de la Noche Mágica de Max Estrella. 


Cosas monísimas. Mi última adquisición: Un juego de sellos con mensajes positivos en Soufflé. 


Perro (y amita) en estado pre-siesta del domingo. Qué bien nos ha sentado a todos...


Hasta aquí esta semana. Y la que viene... muchas otras cosas. ¡Buena semana para todos!

MY LITTLE BOOK BOX: UN HUEVO CON SORPRESA

Este mes hemos recibido nuestra última caja de My Little Book Box, pero seguimos yendo con retraso y teníamos una aún sin descubrir. Por ello, el pasado finde decidí sacar la que teníamos pendiente y dejar ésta para más adelante.

La que teníamos pendiente (que es de la que hoy quiero hablaros) incluía un libro muy especial, titulado Un huevo con sorpresa. La que hemos dejado para más adelante (es decir, la de esta mes), fue la de El libro del silencio. Esta última caja la elegí especialmente tras haber leído en la blogosfera muy buenas reseñas tanto del libro como de las actividades que contiene la caja.

Un huevo con sorpresa es un libro ilustrado con una historia y un formato muy especiales. Quizá lo que me ha hecho gracia es el hecho de que la historia de Un huevo con sorpresa me resultaba familiar; os puedo adelantar, antes de desvelárosla, que se parece mucho (es de hecho la misma) que la que aparece en un capítulo de la serie infantil La casa de Mickey Mouse, en concreto aquél en el que Donald (un pato) encuentra un huevo y todos sus amigos se tiran el episodio entero intentando encontrar a la mamá del animalito que está dentro del huevo y aún no ha roto el caparazón. Pero ¿qué tipo de animalito se encuentra dentro de este huevo tan raro del libro Un huevo con sorpresa? Habrá que descubrirlo…

Había una vez un pato que no ponía huevos (normal, era un pato un azulón macho). Pero el pato quiere convertirse en mamá, y mientras el resto de las aves ponen huevos: la gallina, el avestruz, la lechuza… el pato, por más que lo intenta, no logra poner un huevo.

Un buen día encuentra un huevo maravilloso y diferente. Un huevo raro, grande, con manchas verdes… Pero a nuestro amigo pato aquel huevo le parece el huevo más maravilloso del mundo.No le importaban las risas de las demás aves, que se burlaban todos de él, sino que lo verdaderamente importante era que por fin tenía su huevo y lo iba a cuidar y mimar. 

Los huevos del resto de las aves fueron abriéndose. Los pajaritos fueron los primeros en romper el cascarón y juntarse con su mamá pájaro, después el pollito salió y se abrazó a su mamá la gallina, la pequeña lechuza se acercó a su mamá, el lorito guapo a su madre loro y hasta el flamenquito chiquitín a la gran flamenca rosada.


Pero del huevo raro de Pato no salía nada y los demás animales se burlaban de él. A Pato todo aquello le daba igual, era inmensamente feliz junto a su huevo raro y a la vez tan especial.

En lugar de perder la calma, Pato esperaba tranquilamente a que su hijo llegase y finalmente rompiese la cáscara de aquel huevo blanco con manchas verdes. Mientras, preparaba su llegada esperando pacientemente mientras tejía unos patucos y una larga y bonita bufanda verde.

Hasta que un día... por fin se produjo el milagro.


Parecía que por fin, lo que quiera que fuese que había en el interior del huevo de Pato iba a romper el cascarón y salir a la luz. El resto de los animales, que tanto se habían burlado de él, miraban expectantes, con una mezcla de curiosidad y miedo...

Crac, crac...

Y poco después.... apareció. Un enooooooooooooooorme cocodrilo, que los dejó a todo estupefactos y temerosos.

¿A todos? No, a todos no. Pato estaba tan contento, por fin había conseguido tener un hijo y al igual que el huevo raro con pintas verdes le parecía el huevo más bonito del mundo, su hijo cocodrilo le parecía también el mejor hijo que un pato podía tener.

¿Y qué pensaba el cocodrilo? Pues si lo vemos aquí, tan campante paseando detrás de su mamá (el Pato) con los patucos y la bufanda verde que éste le había tejido mientras le esperaba, parece que el gran cocodrilo estaba encantado de tener un pato como mamá. 



Nos ha gustado mucho este libro y lo hemos disfrutado intensamente. Me parece que tiene un humor muy simpático y además es una historia muy tierna. El formato del libro también resulta divertido y los peques disfrutan mucho con él. Está troquelado y en la parte en la que el resto de los huevos van abriéndose y se resquebrajan los caparazones, a Henar le resultó muy divertido ir pasando las páginas, que se habían vuelto más pequeñas para hacer una especie de mural que iba cambiando de la espera a los nacimientos según íbamos tornando páginas, de pequeñas a grandes.

Además está editado en un tipo de papel que parece una especie de cartón duro, lo que facilita el manejo por parte de los peques. Sólo tenéis que echar un vistazo a las fotos que os he puesto y veréis que Henar lo manejaba estupendamente.


Pero como es habitual en las cajas de My Little Book Box, además del libro en sí, adjuntaban un total de tres actividades de manualidades relacionadas con el libro, en concreto con Pato y con su huevo. Esta vez hemos escogido dos de ellas y nos hemos puesto manos a la obra. Aún nos queda una tercera (que consiste en hacer graciosos huevos de colores con diferentes trozos de goma Eva), que haremos cualquier día de éstos.

El primero era un gracioso Pato hecho con cartulina y los recortables que adjuntaba la caja. Venía a ser una suerte de marioneta que nos sirvió muy bien, con sus ojos saltones, para contar en primera persona el cuento. Era el mismísimo Pato quien se dirigía a Henar y le contaba por qué quería tener un hijo y cuán bonito era su huevo con pintas verdes, que cuidaba con tantísimo esmero.

Además, como era de esperar, a mi hija en seguida le hizo gracia el susodicho y quiso explorarlo por sí misma.

Pero no era la única actividad relacionada con el Pato, sino que la caja incluía también una lámina con la silueta de un pato a la que había que pegar una serie de plumas de colores que también venían en la caja de My Little Book Box.

En este caso, decidimos hacer un poco lo que nos dio la gana, terminamos pegando cuatro plumas en la parte posterior del pato pero Henar aprovechó para realizar otra de sus obras de arte (que ya quisiera Picasso, tengo una artista en casa), en la que con una simbiosis perfecta entre los colores verdes y marrones del Pato, consiguió una obra maestra de garabatos con estilo. Y además, se lo pasó de bien...



Una vez más, he quedado encantada con el contenido de esta caja de My Little Book Box y si queréis leer las mil y una virtudes de estas cajas, os remito al post que escribí sobre ellos. 

Si te gusta la idea y quieres suscribirte, puedes hacerlo aquí. Y si quieres ser especialmente majo, utiliza el banner desde este blog (al lateral) o sencillamente introduce el código itaca cuando te suscribas. Te harán un descuento (5%) y a mí también.  

My Little Book Box es una iniciativa de la web Boolino en la que mensualmente te enviarán una caja con un libro adaptado a la edad del niño y actividades relacionadas con el libro y pensadas para un niño de esa edad. No exige permanencia, puedes saltarte las cajas que quieras si no te interesan (no te obligan a recibir una al mes sí o sí) y además cada mes te dejan elegir entre varias opciones.

Yo lo tengo claro, Henar va a tener estas cajas durante toda su infancia, o al menos mientras podamos costeárnoslas. Realmente, merecen mucho la pena.