AL MAL TIEMPO... LA MEJOR CARA DEL MUNDO



Al mal tiempo…
La mayoría contestaríamos a este refrán con su segunda parte más conocida: buena cara. Pero no, debemos finalizarlo de una manera mejor:  Al mal tiempo, la mejor cara del mundo.

Constantemente nos ocurren cosas que nos afectan. Pero si lo pensamos bien, la mayoría de ellas no son importantes y es más, la mayoría de ellas no deberían afectarnos. Con eso no quiero decir que nos convirtamos en almas insensibles y que todo nos dé igual, ¡no! Lo que quiero decir es que debemos ponderar lo que nos ocurre, darle el valor que realmente merece y ponerlo en perspectiva. La mayoría de las ocasiones veremos que no era tan importante como nos parecía. Y cuando lo que nos ocurre es malo, terrible e importante (que también hay cosas así en la vida), debemos poner todo lo que está en nuestra mano por intentar salir del pozo, que nos afecte lo menos posible, asumir las cosas y seguir adelante. Porque la vida siempre sigue, haya ocurrido lo que haya ocurrido, es un tren que no se detiene.

La semana pasada en mi casa sufrimos la pérdida de un ser querido. Un familiar muy cercano. No por ser esperado deja de ser doloroso.

Curiosamente, justo la tarde anterior, había estado leyendo con atención dos artículos en dos revistas diferentes sobre cómo afrontar la vida con una actitud positiva. Me creó curiosidad que en dos semanales de dos periódicos hubiese un artículo sobre lo mismo. No tenían mucho que ver, pero la temática latente en ambos era la misma, aunque cada una de las publicaciones daba sus propias directrices (algunas coincidentes, otras no tanto).

No hablo de depresiones o de otro tipo de trastornos psíquicos graves, sino de cosas del día a día. Desde hace mucho tiempo, sobre todo por motivos laborales inicialmente, me propongo cada día ver las cosas de otro color, o al menos aplicarle un prisma más cálido que el que a priori pudieran presentar. Para ello, no existen fórmulas mágicas pero sí pequeñas acciones que están en nuestra mano y que debemos aplicar siempre que podamos.

El invierno es un tiempo especialmente triste: días fríos y grises que hacen que nuestro ánimo no esté en el mejor momento posible. Pero después del frío invierno siempre llega la primavera… y después el verano… el otoño… y otra vez el invierno. La vida es un ciclo y como tal hay que tomarla.

Os cuento algunos de los trucos que yo utilizo para poder llevarlo bien, incluso en los días grises en los que las cosas nos salen mal y nos sentimos acosados por el mundo.

·         Piensa en positivo. Si tienes algo malo delante, busca algo bueno a tu alrededor. Poner en la balanza lo bueno y lo malo te hará ver lo malo un poquito menos malo de lo que pensabas.

·         Lleva una libreta con pensamientos positivos. Suele ser una libreta minúscula que debes guardar en el bolso, o en la mesita de noche, donde tú quieras. En ella debes apuntar todo lo bonito que te suceda, lo que te despierte una sonrisa, lo que te haga estar feliz. Cuando estás plof, echar mano de esos pensamientos positivos viene francamente bien.

·         Respira. Puede parecer una tontería, pero no lo es en absoluto. Si habéis hecho meditación, yoga o algo similar sabréis de qué os hablo. Unas buenas respiraciones largas y tranquilas te colocan en tu lugar, te hacen sentirte mejor contigo mismo y estar dispuesto para tomar decisiones.

·         Levántate y date una vuelta. Siempre viene bien, cuando estás ofuscado, sal a que te dé el aire, estar solo te vendrá bien para separarte de la situación que te hace sentir así.

·         La botella siempre medio llena. Siempre es siempre. Esto te lo puedes tatuar en la muñeca, para que no se te olvide.

·         No te compares. Algunos dicen que debes compararte con los que están peor, no con los que están mejor. Yo sencillamente no me comparo.

·         Mira a tu alrededor. Esto es bueno para todo: para encontrar cosas buenas y malas. Para valorar en conjunto lo que tienes y ver que, aunque las estés pasando canutas, el mundo hoy en día va como va.

·         La lista de los pros y los contras. Ante una difícil decisión, siempre echo mano de esta lista. Un folio con una línea en la mitad y a apuntar. Te ayudará a colocarte y a ver las cosas con perspectiva.

·         Toma decisiones. Es fundamental y muchas veces no lo hacemos por temor, por inseguridad, por tristeza. Vas a tener que tomar decisiones antes o después, cuanto antes lo hagas, mucho mejor.   

·         Actúa. No te quedes cruzado de brazos, pon manos a la obra.

 Y sobre todo, hay una regla crucial que muchas veces olvidamos. A veces estamos tan preocupados por el futuro que olvidamos vivir el presente.  Es rigurosamente cierto, cuando algo nos preocupa, cuando estamos tristes y creemos que todo va a ir mal, nos centramos tanto en eso, en lo que va a pasar, en los terrible que va a ser, que nos olvidamos de vivir el aquí y el ahora. Y nuestra vida está hecha de presente. Lo pasado, ya no está y el futuro lo desconocemos. Si no vives el hoy, no vives.


Este pequeño post simplemente quiere llamar a la reflexión, a que valoremos esas pequeñas cosas del día a día que constituyen nuestra vida y por las que debemos sentirnos agradecidos. Lo único que pretendo es que, si has leído el post, pienses un poco y que lo hagas en positivo. Quizá algunas de las cosas que yo pongo en práctica te sirvan. Si no, puedes buscar otras que te vayan mejor. Pero sobre todo, lucha por ser feliz, y eso es una lucha diaria. No dejes que te venza la tristeza, piensa en todo lo bueno que hay en ti y a tu alrededor. 

3 comentarios:

  1. Bonita y acertada entrada, yo añadiría también el movernos, el ejercico físico, ya sea caminar, bailar en casa, el gym o lo que sea, pero actividad. Yo por fin la semana pasada logré vencer a la pereza y levantarme del sofá. Y el darnos pequeños premios por los retos conseguidos. Feliz semana.

    ResponderEliminar
  2. Buenísima entrada! Me la dejo guardada para recordar tus buenos consejos en los momentos de bajón y ponerme las pilas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. No siempre es tan fácil hacer click y abstraernos de los problemas que se nos vienen encima

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)