LOS MARAVILLOSOS COJINES LONDINENSES DE BEGOBOLAS

La blogosfera es un cajón de sastre lleno de verdaderas joyas. Puedes conocer a gente estupenda con quien entablar amistades en los mundos de internet y a veces también en los mundos reales. De hecho, como sabéis los que pasáis por aquí de vez en cuando, esta ventanita al mundo virtual es una de mis grandes pasiones. Abrí el blog hace varios años (va para seis) pero empecé a tomármelo en serio hace menos de dos, y la verdad es que me encanta venir por aquí y cotorrearos lo que se me pasa por la cabeza, con mi sempiterno toque caótico. 

A lo que iba (que ya me voy por los cerros de Úbeda para no variar), hoy quiero hablaros de Begobolas, un blog estupendísimo que he descubierto recientemente, en el que su autora, Begoña, nos cuenta también su visión personal de la vida, utilizando para ello post ilustrados muy chulos e incluyendo muchas veces alusiones a su maternidad novata. Un blog muy recomendable, merece la pena que paséis a echarle un vistazo. 

Pero es que además, aquí la chica es una verdadera artista con la máquina de coser y dispone de un apartado de Begocosas, en el que vende sus propias creaciones y son todas una monería. También os recomiendo que le echéis un vistazo porque tiene muñecas y osos de tela que harían las delicias de peques y mayores. Sin embargo, como mi pequeñaja tiene ya demasiadas cosas de este tipo (lo que no quiere decir que en un futuro no le encargue una de esas muñecas chulísimas que hace Begobolas, que seguro que caerá antes o después), decidí que no iba a caer en la tentación ni de muñecas ni de osos por esta vez. 

Sin embargo, no pude resistirme a este maravilloso cojín. Y pensé (con buen criterio) que iba a quedar fenomenal en la mecedora de la habitación de Henar. Cuando la cambiemos de habitación por el verano (que no sabemos si esta mecedora entrará o no en la nueva distribución), ya veremos qué hacemos. Pero de momento el cojín queda maravilloso y si no, mirad qué mono queda en las fotos. Y seguro que después le sabemos encontrar una nueva ubicación. 


Le tengo fascinación a Londres, ciudad que visité mucho durante mi adolescencia y mis años universitarios y que echo también mucho de menos. Teníamos pensado hacer un viaje con la peque después del verano, pero probablemente se quede para el 2015, ya que tengo miedo de que se me canse a la primera de cambio y nos pasemos los días en Londres sentados en un banco de cualquiera de sus parques. Mejor esperar. 

Y este cojín tan mono representa uno de los iconos londinenses por antonomasia: sus autobuses rojos de dos plazas. Me encantó porque tiene de todo, perro incluido. Y Henar en cuanto lo vio lo señaló y dijo "Athos", refiriéndose a nuestro pequeño príncipe peludo de la casa. 

Tiene un precio fantástico, 10 euretes. Lo digo porque puede servir tanto para auto-regalo (caprichos que tiene una) o para regalar a un tercero, ya que me parece muy versátil y que puede quedar bien en muchos tipos de ambientes. 

Además, Begoña es un sol, me envió un paquete súper bonito, con una bolsa en papel craft con un lacito, tarjetas selladas por Begobolas y todo hecho con mucho cariño. Te lo envía directamente dónde le digas y en dos días laborables (lo pagué un jueves y llegó el lunes), lo tenía en casa, ¡mejor imposible!

Tenedlo en cuenta, os dejo el link donde podéis ver sus productos y pecar, porque seguro que alguno os llamará la atención. Además, Begoña es encantadora, y si la contactáis directamente (yo lo hice a través de su perfil de Facebook), os ayudará con todo lo que necesitéis. 


6 comentarios:

  1. Si que son chulas si.
    me voy a visitarla

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla, es precioso, un autoregalo muy chulo. Tengo que echar un vistazo a esa página.

    ResponderEliminar
  3. Son una chulada, esta chica hace cosas monísimas. Y sus muñecas de tela también :)

    ResponderEliminar
  4. pero qué post más precioso, ¡muchas gracias!
    ya te he dicho que me encanta cómo queda el cojín en la mecedora, es ideal. y cuando cambiéis la habitación ya se reubicará jiji hasta en el suelo en un rincón de lectura quedaría bien :)
    a mí también me gusta mucho londres, por eso, cuando encontré la tela, no me pude resistir. me salieron seis cojines y ¡han volado! sólo me queda uno.
    un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no puedes comprar más tela "londinense"? Porque es una mónada... Y muchas gracias a ti, ha sido un placer encontrarte y ahora ya te tengo fichada para seguirte en mundos bloguero a y costureros ;)

      Eliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)