MADRID CON NIÑOS 7: VALENTINA Y ARTIMAÑAS, UNA PRINCESA Y UN DRAGÓN MUY ESPECIALES

Me encanta llevar a mi hija al teatro, quiero que poco a poco vaya cogiendo el gusanillo de las obras teatrales y le termine apasionando tanto este mundo como me apasiona a mí. Tenemos la suerte de que en Madrid existe una buena oferta cultural y específicamente de teatro infantil, ya que muchas salas y teatros, además de la programación para adultos, poseen una programación infantil los fines de semana.
Uno de mis teatros fetiches de Madrid es el Teatro Galileo, en la calle Galileo de Madrid. Curiosamente, este año la he visitado en dos ocasiones: una de ellas para ver una obra de teatro para adultos pero la última, para disfrutar junto a Henar de una función de teatro para títeres muy pero que muy especial.

LA PRINCESA Y EL DRAGÓN.

La obra que fuimos a ver se titulaba La princesa y el dragón y, buceando en la cartelera teatral madrileña, me llamó la atención porque era una obra para títeres muy bien montada y con un trasfondo muy especial, desarrollada además por una excelente compañía de títeres con una dilatada experiencia a sus espaldas: la compañía Sol y Tierra.


La princesa Valentina es una princesa muy especial, quizá no sea la princesa más guapa del mundo (no es rubia, lleva gafas y se aleja del prototipo de princesa Disney) pero es una princesa muy inteligente, que cuando tiene un problema, en lugar de desmayarse o ponerse a llorar, se pone rauda y veloz a pensar y buscar una solución.

Es hija del rey Kalmodio, del reino de Tranquilia, que se pasa el día durmiendo. Incluso no pierde el sueño cuando recibe una carta del Dragón Artimañas que quiere que envíen a la princesa Valentina para que le sirva de comida, ya que está harto de estar siempre en su cueva comiendo champiñones y cree que comer una princesa aportará un cambio a su vida.


Pero Valentina no está dispuesta a ponerse nerviosa, sino que se pone rápidamente a buscar la solución, cómo convencer al viejo Artimañanas de que no se la coma.

Y en esas está, dispuesta a ir a cantarle las cuarenta al dragón Artimañas, pero su padre el rey no la deja hacerlo. Entonces aparecerá en escena Rimas, el jardinero real, que además de cultivar flores preciosas en el jardín del palacio y componer preciosos poemas, está absolutamente enamorado (supuestamente en secreto) de la Princesa Valentina. Rimas le promete ir a ver al dragón Artiñamas, con su arpa y sus poemas como armas e intentar convencerle de que no se coma a la princesa. Pero nuestro dragón no soporta la música ni el recital de poemas de Rimas y decide hacerlo prisionero.


Finalmente, tendrá que ser nuestra querida princesa Valentina la que vaya a la cueva del dragón, a pesar de desobedecer las órdenes de su padre. Ahora, no solamente debe convencer al viejo Artimañas de que no la coma, sino que además debe liberar al pobre Rimas.

Pero Valentina es lista y astuta, y acompañada de los niños del público, será capaz de ir a ver al dragón y conseguir lo que ella quería. No hay duda de que Valentina es una chica con muchos recursos.


ESPECTÁCULOS QUE TRANSMITEN VALORES PARA NUESTROS HIJOS.


No me gusta el concepto clásico de princesa que no hace nada, se pone a llorar a las primeras de cambio y espera que venga un príncipe a salvarla. Y lo que es peor, el príncipe aparece y la salva. Esa imagen de princesas con las que crecimos en mi generación han hecho mucho daño, el mundo real poco o nada tiene que ver con ese mundo maravilloso que ellas habitan.

Afortunadamente, las princesas han evolucionado mucho en las últimas décadas. Y Valentina es un buen arquetipo de esas nuevas princesas, que saben que lloriquear y esperar que venga un príncipe azul a salvarnos y solucionarnos la vida no sirve de nada. Que lo que hay que hacer es pensar y poner manos a la obra para solucionar los problemas que nos vayan surgiendo.


El personaje de Valentina nos demuestra valentía, no se arredra ante Artimañas ni está dispuesta a que nadie disponga lo que tiene que hacer o tiene que dejar de hacer. Es una historia que demuestra una clara igualdad de género y si hay una heroína en la trama, es precisamente ella.

Además, lo que nos cuentan en La princesa y el dragón es que los conflictos se resuelven de manera pacífica. Valentina será capaz de hacer razonar a Artimañas y al final, todos lograrán seguir viviendo en paz y armonía, como lo habían hecho hasta el momento.


UNA OBRA DE TÍTERES DE GRANDES DIMENSIONES.

Me encantan los títeres de grandes dimensiones, los que tienen al lado al actor o la actriz que los mueven y que interpretan cada una de sus frases. Generalmente, "el humano que les acompaña" suele vestir de negro para pasar desapercibido y a pesar de estar justo al lado del títere o la marioneta, os puedo asegurar que llega un momento en que no ves a la persona, sólo ves al títere en cuestión, que en realidad obviamente es de lo que se trata.


No he visto muchas obras de títeres de grandes dimensiones en mi vida, pero me gustan mucho. Creo que es un espectáculo diferente y que se disfruta de un modo especial. Do fe de que los que estábamos allí, asistiendo a la representación, disfrutamos mucho todo el montaje.




DATOS PRÁCTICOS.

La compañía teatral Sol y Tierra lleva más de tres décadas en activo y La princesa y el dragón es una de las obras que representan habitualmente. Tal y como he podido leer en el propio dossier de dicha compañía teatral sobre esta obra, con_La princesa y el dragón_ la compañía Sol y Tierra lleva trabajando durante muchos años, la han representado en más de 1.000 funciones (que se dice pronto). Y se nota, porque está muy bien hecha y fascina a mayores y pequeños.


Esta obra lleva representándose durante las últimas semanas en el Teatro Galileo en horario de domingos por la mañana. No estoy muy segura de si van a continuar con este espectáculo en las próximas semanas, pero al menos hoy mismo han tenido función a las 12 horas de la mañana en el Teatro Galileo.

No sé cuál es el precio real de las entradas (dudo entre 12 y 16 euros), pero ahora mismo hay una oferta en atrapalo para poder adquirir las entradas por el estupendo precio de 8 euros. Merece mucho la pena.


LA EXPERIENCIA DE ITACA. ¡Y DE HENAR!


Como se trata de un espectáculo de teatro infantil, no sólo os voy a contar mis impresiones, sinos las impresiones de mi hija (o al menos lo que a mí me pareció), que al fin y al cabo, tratándose de un espectáculo infantil, es lo que más cuenta.

Henar tiene 2 años cumplidos en febrero y la verdad es que, aunque disfrutamos muchísimo de todo el espectáculo, tiene unos''' decorados muy chulos''' y la Compañía teatral Sol y Tierra lo hace francamente bien, se le hizo un poco largo. Sobre todo porque, quieras que no, con la edad que ella tiene, disfruta más con espectáculos más musicales o con más movimiento. Pero aún así, estoy segura de que con un espectáculo más musical con menos acción y más elemento visual, le habría gustado más. Aunque a veces se me olvide, sólo tiene 2 años y existen muchas cosas que aún se le escapan. Seguro que niños de más edad (a partir de 4 ó 5 años) se enterarán totalmente de la historia y disfrutarán mucho más este espectáculo.




Nos encantó este espectáculo, yo lo disfruté muchísimo y los abuelos y la peque también. Los decorados del escenario, de grandes dimensiones, eran pocos pero preciosos. Es una misma línea pasábamos del castillo del rey Kalmodio a la cueva del dragón Artimañas, pasando por el bosque encantado en el que habitaba una rana muy divertida. Todo está hecho con mucho gusto y mayores y pequeños disfrutamos de lo lindo de este espectáculo.

Me da mucha pena porque, al final de la función, los propios actores nos pidieron que les contáramos a nuestros familiares y amigos lo bien que lo habíamos pasado y así animarles también a ellos a que fueran a disfrutar de este espectáculo tan bonito. El noble arte del teatro ahora mismo está de capa caída y supongo que también para esta función tan especial.




Si la vuelven a representar (y llevan más de 1.000 representaciones de esta obra por medio mundo, así que seguro que antes o después la volverán a representar), no os quedéis sin verla. Estoy segura de que la disfrutaréis tantísimo como nosotros también la disfrutamos.

MI 47ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 27 DE ABRIL

He tenido una semana de lo más entretenida, con muchísimas cosas: buenos momentos, cosas diferentes e incluso algunas cosillas interesantes de las que aún no puedo deciros (pero en el futuro os lo contaré). Os dejo unas cuantas fotos de la semana, aunque ha habido muchos buenos momentos más, como por ejemplo la tarde de lectura que compartimos Henar y yo el Día del Libro leyendo Chocolate y poniéndonos tibio de chocolate de verdad. 

Aquí van algunos de los retazos semanales: 

Mis queridos Patri y Carlos enfundados en sus personajes de Calixta y Nicanor, acompañados de Gateta y Perreo, hicieron que Henar y los compis de su guarde se lo pasaran fenomenal. 


Una noche de cena de amigas, confidencias y alegrías en el recientemente descubierto (al menos por mí) "Taxi a Manhattan" (Gracias Virginia). 


Cuando toca hacer un trabajo tan divertido como éste y con tanta buena gente, la vida laboral merece la pena... ¡y mucho! Disfrutando lo que hago. 


Finde para Henar: comenzamos el sábado disfrutando de una película en pantalla grande: "La tropa de trapo 2: en el país del arcoiris". 


Y el domingo, a pasar el día al Parque de Atracciones (aunque tendremos que volver cuando la pobrecita mida más de 90 cms y ya pueda montar en casi todas las atracciones), pero nos lo pasamos fenomenal. 


Los paseos con Athos por esta maravilla de parque que tenemos a las puertas de casa, somos unos afortunados :)


No ha estado mal, ¿verdad? 

¿Y vuestras semanas, qué tal han ido?

LOS VIERNES VITALES 4 (AUNQUE HOY SEA SÁBADO): CUIDA A TUS AMIGOS

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. 


No es en absoluto una frase hecha, los amigos son una parte fundamental de nuestras vidas y muy a menudo se portan con nosotros mejor que nuestra propia familia. Precisamente por aquello de que a la familia no se la escoge, mientras que a los amigos sí. 

Creo que ya he dicho en varias ocasiones en este blog que tengo la inmensa suerte de tener muy buenos amigos. Me considero una persona afortunada porque muchas veces esos amigos me tratan mucho mejor de lo que en realidad merezco. Soy consciente de la suerte que tengo de haber encontrado muy buena gente en mi camino, haber sabido reconocerla y que muchos de ellos sean hoy grandes amigos. 

Pero a los amigos, también hay que cuidarlos. Hay que escucharlos, tener tiempo para ellos, luchar por la amistad, quererlos y demostrárselo. Además, un buen amigo debe de ser fiel, discreto e intentar no fallar cuando realmente se te necesita. 

Y tener amigos, también supone saber elegirlos. Ser consciente de que no todas las personas buenas que se cruzan en tu vida pueden ser tus amigos y también que algunos buenos amigos que forman una parte sustancial de tu vida en un momento determinado, pueden escoger otro camino y que los pierdas de vista. Siempre serán tus amigos, pero las relaciones, como la vida, van y vienen, y hay que saber asumirlo. 

No hay fórmulas mágicas, pero os cuento lo que yo intento hacer con mis amigos: 

Quererlos todo lo que puedo. 

Demostrárselo siempre que puedo (los pequeños detalles también cuentan). 

Ser sincera con ellos, en las cosas buenas y también en las malas. 

Estar cuando me necesitan. 

Preocuparme por ellos: llamarles de vez en cuando, ir a tomar algo, preguntar qué tal va todo. 

Pasar tiempo con ellos. 

Reírme y compartir momentos de amistad, y cualquier momento puede ser uno de esos buenos momentos. 

Llorar con ellos, a veces de risa y a veces de dolor. 

Confiar en ellos y demostrarles mi confianza. 

Callarme siempre que me cuentan un secreto (esto lo consigo). 

No juzgarles. Con el paso de los años entiendes que aunque seamos diferentes, nadie tiene la razón absoluta. 

Quererles como son. Y lo que no me gusta de ellos, no darle más importancia de la que tienen. 

Ser agradecida con todo lo que me quieren, lo que me apoyan, lo que hacen por mí. 

No guardarles rencor si en algún momento hacen algo que no me gusta o por lo que me siento agredida. 

Recordarles con mucho cariño cada vez que me vienen a la memoria. 


Y en la vida, hay gente buena y gente mala; gente con la que encajamos y gente con la que no; gente con la que nos cruzamos y gente a la que nunca conoceremos. Pero ser un buen amigo también incluye "elegir" bien a tus amigos. Poner toda la carne en el asador por las personas a las que quieres y saber decir que no y no involucrarte con las personas con las que no encajas o no quieres estar. Esto creo que también es algo que se aprende con los años. 


Gracias a todos mis amigos, por cantidad y sobre todo por calidad

MADRID CON NIÑOS 6: CALIXTA, NICANOR: ¡JUNTOS ES MEJOR! (CON PERREO Y GATETA).

Soy una persona afortunada. Inmensamente afortunada. Porque tengo la inmensa suerte de tener amigos estupendos que, en muchas ocasiones, me hacen la vida infinitamente más fácil. 

En la guarde de mi hija Henar celebran este mes lo que ellos llaman El mes del libro. Me parece una iniciativa fantástica, no nos circunscribamos a un día, sino que disfrutemos de varias semanas de actividades para los más peques, en los que leer, contar cuentos, cantar, ver funciones teatrales... Eso sí, la guarde "invita" a los padres y a todos los que los padres queramos llevar, a hacer nuestra aportación como cuentacuentos, marioneteros o lo que haga falta, y así conseguir que nuestros peques disfruten con historias, cuentos, libros... y sean un poquito más felices con esas actividades tan divertidas. Y por supuesto que aprendan. 
Pensé (muy rápidamente, en seguida se me fue el pensamiento) en ir yo misma a contarles un cuento. Pero a mí esas cosas no se me dan del todo bien. Y por si eso no fuese suficiente, encima conozco gente maravillosa a la que se le da fenomenal este tipo de cosas. Gente como mis amigos Patricia Sánchez y Carlos San Jorge, de Edulogic Producciones, que además de ser unos amigos ma-ra-vi-llo-sos son unos actorazos como la copa de un pino. Unos amigos fantásticos que además me hicieron el inmenso favor de ir a la guarde de Henar y representar su obra Calixta y Nicanor pero en una edición especial y adaptada a la edad de los peques de la guarde de Henar (de 0 a 3 años). 

Por si eso no fuese suficiente, además la tunearon e incluyeron algunas novedades inéditas (pudimos asistir al estreno en exclusiva) como la presencia de dos fantásticas marionetas de un perro y una gata, Perreo y Gateta para más señas, encargados de contarle un fantástico cuento a todos los allí presentes. Estos dos personajes, huyendo de los tópicos de que un perro y una gata nunca podrán ser amigos, demostrarán a los peques que colaborando juntos y siendo amigos, todo resulta mucho mejor. 

Los niños, como no podía ser de otra manera, se lo pasaron fenomenal, interactuando con Calixta, Nicanor, Gateta y Perreo. Incluso hubo tiempo para besos y abrazos, como hacen los amigos. Y ese día, Henar y todos sus compis se hicieron amigos de los cuatro protagonistas de esta historia. Y con ellos cantaron, bailaron y se lo pasaron bomba. Sobre todo Henar y su amiga Olivia, que estaban encantados de disfrutar del espectáculo de los chicos de Edulogic Producciones


Muchas gracias Patri y Carlos, por ser tan majos, tan buena gente, tan excelentes amigos y por hacer pasar un rato tan estupendo a nuestros peques.

NOTA: Las fotos son propiedad de Edulogic Producciones. 

DÍA DEL LIBRO 2014: RESEÑA DE LA REINA DESCALZA

El Día del Libro no deja de ser un día como cualquier otro. Pero también es un día en que quizá debamos pensar y hablar de una manera especial de los libros y de las historias que leímos y han dejado una marca en nosotros mismos. Y hoy quiero hablaros de una de mis últimas lecturas, una novela que me ha gustado mucho y de la que hoy quiero hablaros.
Como os acabo de mencionar, uno de los libros que más me han gustado últimamente (y tiene mérito, porque leo poco y muy bien escogido, razón por la que me gusta casi todo lo que leo) ha sido La reina descalza, de Ildefonso Falcones. Es curioso, este autor saltó a la fama por su primera novela, La catedral del mar y posteriormente ha publicado dos buenas novelas que no han tenido tanto éxito como aquélla: La mano de Fátima y La reina descalza. Decía lo de que es curioso porque a mí me han gustado más la segunda y la tercera que la que le dio la fama. Aunque si os soy sincera (y lo voy a ser) la que más me gustó y con diferencia fue La mano de Fátima. Pero en esta ocasión, toca hablar de La reina descalza.

Llevo meses con este libro en mi kindle y he ido posponiendo su lectura porque sus más de 700 páginas (que en el kindle no echan tanto para atrás porque sencillamente no las ves) echan para atrás, queramos o no. Pero, en el otro lado, destaco que las reseñas que había leído sobre él y que dos de los escenarios donde se desarrolla la trama fueran Sevilla y Madrid, eran razones suficientes para querer disfrutar esta novela. Y cuando por fin me decidí a leerla, la disfruté mucho.

Sin embargo, antes de meterme en profundidad en lo que me ha parecido esta novela, debo decir que su extensión es demasiado larga. Y no por la extensión en sí (he leído libros mucho más largos que no me parecen largos), sino porque lo que cuenta, lo podía haber hecho en 200 páginas menos sin perder interés y haciendo mejor el libro (vamos, que no se va por los cerros de Úbeda pero se da demasiadas vueltas en los caminos).


HISTORIA Y AMBIENTACIÓN.

Estamos a mediados del siglo XVIII, y un 7 de enero de 1748, para ser más exactos, llega al puerto de Cádiz una mujer negra llamada Caridad, convertida en mujer libre tras la carta de libertad firmada por su amo durante la travesía, justo antes de morir. Caridad era una experta liadora de tabaco al otro lado del océano, pero cuando llega a Sevilla no sabe hacer nada para ganarse la vida. Y esa vida es la que pone en peligro en las callejuelas sevillanas, hasta que recala en el aún más peligroso arrabal de Triana.

Muchas cosas sucederán en apenas un año y medio, pues el 31 de julio de 1749, se decreta la prisión general de los gitanos, tras una redada por orden del Marqués de la Ensenada. Más de 9.000 gitanos de toda España son encarcelados y Triana quedó desierta. No todos fueron encarcelados, pero los que lograron escapar viven meses terribles en los que intentan esconderse, no acabar presos o condenados a trabajos forzosos. Aunque las aguas, con sus más y sus menos, quizá vuelvan a su cauce algún día.

La negra Caridad (apodada en seguida como La Morena), se instalará en Triana, entre los gitanos. En concreto, el buen destino hará que se cruce en su andadura con Melchor, uno de los más temidos gitanos, a quien se le conoce como El Galeote, por los muchos años que pasó en galeras, años de los que volvió más viejo, con menos fuerza pero con el mismo orgullo gitano que siempre le caracterizó.

Melchor forma parte de la familia de los Vega, quienes odian profundamente a los García, pues fue un García quien denunció a Melchor y por tanto el responsable de los muchos años en galeras que sufrió éste.

Melchor tiene una hija, Ana Vega, y una nieta a quien adora, Milagros Carmona Vega, quien se convertirá en la mejor amiga de Caridad. Pero Milagros está enamorada de Pedro, el nieto del patriarca García, y por ese amor maldito ocurrirán muchas de las cosas sin más, o las desgracias también, de la historia que narra La reina descalza.

He de reconocer mi absoluta ignorancia sobre la historia que narra La reina descalza. No me refiero a la historia de los Vega y los García, que obviamente es una historia inventada, sino a la gran redada del Marqués de la Ensenada, que quiso acabar con la raza gitana, sin conseguirlo.

Una vez más, Ildefonso Falcones nos presenta una novela histórica magnífica, muy bien tejida, muy bien ambientada y con un largo trabajo de investigación histórica y documentación tras de sí. La historia nos lleva en este caso al barrio sevillano de Triana, a los gitanos y en concreto a dos familias enfrentadas que terminan unidas sin quererlo por un amor que no es tan idílico. Y una mujer con muchísimo carácter, Milagros Carmona, por quien corre la sangre de los Vega y de su abuelo el Galeote, que decide hacer oídos sordos a la ley de la sangre y la familia, y que lo paga caro. Con ella viajaremos al Madrid del siglo XVIII y Milagros sobre las tablas de un escenario en el que cantar y bailar como sólo su raza sabe hacerlo.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

La reina descalza es una historia de familias, de desavenencias, de sangre... Pero también es una historia de muchas otras cosas: una historia de amistad, una historia de amor para algunos de sus personajes, de traición para otros... También es una novela histórica bien ambientada y muy bien tejida. Pero sobre todo, La reina descalza es un canto a la libertad. Los gitanos son una raza libre, no dispuesta a renunciar a su libertad ni a someterse a las normas de los payos.

No puedo decir que no me haya gustado esta novela, porque la verdad es que me ha gustado mucho. La calificaría con un notable alto porque creo que realmente merece esa valoración. Sin embargo, es una pena que el autor haya decidido dedicarle a esta historia casi 800 páginas porque vender libros "al peso" no es una buena idea. Este libro tiene una historia realmente buena, unos personajes muy bien trazados, una gran ambientación y unos escenarios (Sevilla y Madrid en plena efervescencia en el siglo XVIII) que hacen una historia redonda. Pero podría haber sido mucho más redonda si Ildefonso Falcones no se hubiese empeñado en alargarla demasiado, porque le sobran muchas páginas, demasiadas. Y no por cantidad, sino por calidad, por lo que realmente esas páginas dicen. Si esta historia se hubiese escrito con doscientas o trescientas páginas menos, no se habría ido por los cerros de Úbeda en muchos de los pasajes, no habría resultado larga e incluso tediosa muchas veces y probablemente en lugar de merecer un notable alto merecería un sobresaliente de manera clara.

Aún así, es una novela que merece la pena y una excelente opción para leer y también para hablar de ella en una fecha tan señalada como el Día del Libro. Si estáis pensando en leerla, no dejéis de hacerlo, sin duda merece la pena y os aportará muchas cosas. Es una grata lectura.




MI 1ª SEMANA SANTA INSTAGRAMIZADA: ABRIL 2014

Hola a todos,

Aunque de lunes (el domingo no tenía ordenador, así que fue imposible escribir el post), vengo con una serie de imágenes de mi última semana... santa. No cogí vacaciones, de hecho trabajé lunes, martes y miércoles. Pero sí aproveché con ahínco no sólo los días libres (jueves, viernes, sábado y domingo) sino los ratos fuera del trabajo. Y así, entre Madrid y el pueblo, yendo y viniendo varias veces en coche, vivimos momentos (ahora inmortalizados como éstos). 

Los chicos se fueron de campo. Sí señor: el Athejos y su amito. Ellos han estado en el pueblo toda la semana y nosotras yendo y viniendo a Madrid. Pero me dio tiempo a campear también algún que otro rato con este solete de perro que tengo. 


Y las chicas, fuimos y vinimos de Madrid. Henar y yo "trabajamos" lunes, martes y miércoles. Pero después del trabajo o de la guarde, nos dio tiempo a hacer otras cosas. Como por ejemplo ir al zoo y ver a los elefantes, uno de los animales preferidos de mi chiquitaja. 


Y el miércoles por la tarde nos fuimos a Segovia. Y tuvimos tiempo de hacer alguna excursión muy bonita, a lugares mágicos...



Y luego a mamá (la que suscribe) le tocaron 30 horas libres para volverse a Madrid (desde el jueves a mediodía al viernes a media tarde) y descubrir algunos de sus mágicos rinconcitos... Como éste, en la azotea del Mercado de San Antón. 


Y también ponerse las botas con una excelente conversación con amigas (después de haber ido al teatro además). 


Pero el viernes por la tarde me volví al pueblo y saqué a papá a cenar al José María y pasear por la noche segoviana. Por cierto, nos hizo una noche estupenda, más bien parecía verano que Viernes Santo.



Técnicamente, no he salido de Madrid (el pueblo no cuenta) y han sido unas vacaciones-no vacaciones low cost (salvo peajes y combustible, que de ahí me he gastado una buena partida). Pero la verdad es que me lo he pasado fenomenal, creo que me han cundido las vacaciones, nos lo hemos pasado genial y sobre todo he tenido tiempo para muchas cosas: para mí, para Henar, para su papá, para Athejos, para mis amigas... Ah, incluso he empezado la última novela de Almudena Grandes. 

También al lado de casa y en nuestros lugares cotidianos podemos tejer universos maravillosos. Y sin dejarnos la vida o el sueldo en el camino. 

¿Y vuestra semana santa? 

MADRID CON NIÑOS 5: LA BELLA DURMIENTE, EL MUSICAL EN EL TEATRO FÍGARO.

Hace ya unas cuantas semanas (sigo llevando un retraso horrible) fuimos con Henar a disfrutar de una obra de teatro maravillosa, de la que llevo mucho tiempo queriendo hablaros, pero que, por una o por otra, me pasan las semanas sin que me ponga a ello.

Lo primero que debo hacer es darle las gracias a Mamá tiene un plan, ya que a través de un sorteo organizado por esta web conseguimos 4 entradas, por lo que aprovechamos para irnos nosotros (Henar, papá y mamá) y además un par de amigos más. Todos nos lo pasamos francamente bien.

La cita era un domingo por la mañana en el Teatro Fígaro, situado entre la Plaza de Jacinto Benavente y la Plaza de Tirso de Molina (estar situado entre dos literatos ya tiene que significar algo). Se trataba de un musical del clásico cuento La bella durmiente, en este caso  a cargo de la compañía La Maquineta. A este respecto, aprovecho para deciros que la compañía teatral La Maquineta representa cada fin de semana en este mismo escenario del Teatro Fígaro dos musicales. Los sábados El Gato con Botas el Miausical y los domingos La Bella Durmiente. Ambos espectáculos son muy recomendables y de hecho, a nosotros La Bella Durmiente nos encantó, pero he podido leer que El Gato con Botas está aún mejor. Por eso, estoy segura de que en mayo o junio nos acercaremos un sábado a disfrutar de las aventuras de este minino tan particular.

Me encanta cuando la gente le echa pasión a lo que hace y más aún cuando esa pasión se concentra en un espectáculo como éste. En contra de lo que algunos piensan, no sólo los actores muy conocidos son capaces de crear obras mágicas (de hecho, a veces no lo consiguen) y en teatro infantil también hay mucho arte (cuando lo hay, no sucede siempre). Pero la pasión que ponen todos los actores y actrices de La Maquineta que forman parte del elenco de esta obra es asombrosa.

Consiguen que los niños alucinen en colores, pero también que los mayores disfrutemos como niños. No os creáis que eso es precisamente sencillo, desgraciadamente, cuando nos hacemos mayores perdemos la capacidad de fascinación. Por eso, cuando un espectáculo dirigido al público infantil como es éste, en lugar de aburrirnos nos fascina y es capaz de retrotraernos a nuestra infancia, es que lo están haciendo francamente bien.

Creo que todos conocemos la historia de la Bella Durmiente, por lo que espero no destrozarle el final a nadie, ya que lo presupongo como conocido por todos los que podáis llegar a leer esto. Se trata de una historia reescrita por varios autores, entre los que destacan Perrault y Los Hermanos Grimm. Aunque con diferencias, la historia que cuentan es la de una princesa, hija de los Reyes, que durante la ceremonia de su bautismo es bendencida con varios dones por parte de tres hadas madrinas. Sin embargo, entonces aparece una bruja mala que, al no haber sido invitada al bautizo de la pequeña, lanza contra ella una maldición, diciendo que cuando cumpla 18 años, se pinchará con un huso y morirá. Una de las hadas madrinas consigue modificar el hechizo de la bruja, de manera que la niña se pinchará con un huso, pero no morirá, sino que dormirá durante un siglo, hasta que un príncipe le dé un beso de amor y consiga despertarla.

Aunque existen diversas variantes, el Musical de La Bella Durmiente es, en general, bastante fiel a la historia original. La princesa no pasará cien años dormida, pero será el mismo beso enamorado del príncipe el que consiga despertarla.

De este montaje destacaría las tres estupendas hadas madrinas, y especialmente al actor Antonio Mañas, que consigue convertirse en un had@ muy especial. Las tres resultan la mar de divertidas. Igualmente, la cándida Bella es capaz de cautivar a todos los niños con su sonrisa.

Tengo una niña de poco más de 2 años y, aunque está acostumbrada a acudir a todo tipo de espectáculos teatrales (me la suelo llevar a todas partes), la verdad es que, debido a su corta edad, disfruta mucho más de los musicales. Lógicamente, el formato musical resulta mucho más atractivo para los niños, quienes son conscientes de la fiesta en cada canción, participan más y empatizan mucho más con la historia y los personajes. Y por supuesto, ¡se lo pasan mucho mejor! Desde luego Henar se lo pasó bomba, estaba emocionada. Además, con frecuencia, los personajes salían del escenario y atravesaban el pasillo central del patio de butacas, interactuando con el público. Eso de ver a los personajes tan cercanos, poder tocarlos, la tenía fascinada.

Por si no fuese suficiente, al final del espectáculo, pudo hacerse fotos con la Bella Durmiente y con las tres hadas, que en todo momento estuvieron muy cariñosos con todos los niños. Había verdaderas colas para inmortalizar gráficamente el recuerdo.

Sin lugar a dudas, recomiendo con ahínco este espectáculo y la compañía teatral La Maquineta, que creo que realmente desarrollan un trabajo precioso con esta Bella Durmiente. Consiguen un espectáculo luminoso, colorido, alegre y muy musical, en el que todos, pequeños y mayores, disfrutamos muchísimo. Se te hace verdaderamente corto, porque el tiempo parece que vuela.

Yo tengo claro que iremos a ver el Miausical del Gato con Botas. Seguro que los integrantes de La Maquineta consiguen un espectáculo mágico también con la versión minina.

Puede ser una opción estupenda para llevar a los peques al teatro esta Semana Santa. El viernes y el sábado podéis llevarles a ver El Gato con Botas el Miausical y el domingo La bella durmiente. El precio oficial de las entradas es de 16 euros, pero a través de atrápalo podéis encontrar una excelente oferta de 10 euros, no se puede decir que no. Hay que ir con los peques a disfrutar de este estupendo espectáculo.


CLAUSTRO DEL MONASTERIO DE SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA. UNA AUTÉNTICA JOYA.

Esta semana santa toca currar, pero los días de fiesta haremos algunas cositas diferentes. El finde pasado, ayer domingo para ser más concreta, he estado visitando un lugar mágico. Se trata del Monasterio de Santa María la Real de Nieva, y más concretamente de su maravilloso Claustro, para mí la principal joya de este lugar. 

LA VILLA DE SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA: UN POQUITO DE HISTORIA.
Corría el año de nuestro señor 1392, un pastor, que llevaba a sus ovejas por la zona, descubrió una imagen de la Virgen, que presuntamente (como sucedía casi siempre) había sido escondida durante la ocupación musulmana. La Virgen se encontraba soterrada, es decir enterrada o escondida bajo la tierra, y como tal, se la bautizó como la Virgen Soterraña. No nos debe de llamar la atención, existen muchos otros casos de vírgenes que tomaron el nombre del lugar donde fueron encontradas: la Almudena en Madrid sin ir más lejos, que viene de la expresión Al-Mudaina, que significa en árabe en la muralla; o la Virgen de la Encina en Ponferrada, que se encontró dentro de una encina, u otras muchas…

Tres años después, el monarca castellano Enrique III El Doliente decide fundar la villa de Santa María la Real de Nieva, en el lugar donde fue encontrada la imagen de la Virgen Soterraña. En esta fundación tuvo mucho que ver su esposa, la reina Catalina de Lancaster, de origen galés, quien impulsó la construcción del Monasterio dedicado a la Soterraña en el lugar donde había sido encontrada la imagen y alrededor de la cual se levantó el pueblo de Santa María La Real de Nieva.


EL MONASTERIO DE NUESTRA SEÑORA DE LA SOTERRAÑA.

Enrique III El Doliente murió muy joven, cuando su hijo, el futuro rey Juan II era apenas un niño, convirtiéndose su esposa, Catalina de Lancaster, en la Regente de Castilla. Estamos al final del siglo XIV y las obras de construcción del Monasterio de Nuestra Señora de la Soterraña habían empezado. Inicialmente, se construyó una pequeña iglesia rectangular. La Reina Catalina de Lancaster otorgó el convento y la imagen de la Virgen a la Orden de los Padres Dominicos.

En la época comprendida entre 1414 y 1432 se realizaron labores de ampliación del Monasterio, ya que la devoción experimentada por el pueblo hacia la Virgen Soterraña hizo que la iglesia primitiva en seguida se quedase pequeña. La Reina Catalina promovió durante toda su vida las obras de este Monasterio y a ella le debemos esta maravilla. A la muerte de la reina, su hijo Juan II (el padre de la que sería la Reina Isabel La Católica) recogería el testigo dejado por su madre y este lugar continuaría bajo la protección real.

Cuando visitamos Santa María La Real de Nieva, podremos ver la Iglesia (donde se encuentra la imagen de su patrona, la Virgen Soterraña), construida en estilo gótico arcaizante (debido a que es un gótico puro pero realizado en un período muy tardío, ya que la influencia del románico en Castilla se extendió mucho más en el tiempo que en el resto de Europa) y con una maravillosa portada. A la Iglesia se puede acceder directamente desde la calle a través de esa bella portada o mediante una entrada lateral a la que accedes directamente desde el claustro. En nuestra última visita, hace un par de semanas, la puerta que une Iglesia y Claustro estaba abierta, aunque no suele ser lo habitual, o al menos, en mis múltiples visitas anteriores, yo no recuerdo haberla encontrado nunca abierta.



La Iglesia se encuentra exactamente en el lugar donde se encontró la imagen de la Virgen Soterraña. La Virgen, obviamente se encuentra presidiendo el altar mayor, un altar que es ya de estilo barroco y que a mí personalmente no me dice casi nada. Destacan sus columnas salomónicas y la pequeña virgen en la hornacina central.

Así como siento absoluta devoción por el claustro de Santa María la Real de Nieva (para mí la verdadera joya de este lugar) la iglesia no me dice nada. Mención aparte merece la portada de la misma, de estilo gótico. Aparece presidida por Cristo todopoderoso, quien aparece jalonado por una pareja: un hombre y una mujer, que, aunque no se sabe a ciencia cierta, se cree que representa a los reyes Enrique III, El Doliente y Catalina de Lancaster.

En esta Iglesia se encuentra la tumba de una Reina, Blanca I de Navarra, que murió en Santa María La Real de Nieva y que fue enterrada allí. Hija del rey de Navarra y de una infanta castellana, fue la esposa de Juan II de Aragón, quien contraería segundas nupcias y tendría con su segunda mujer a Fernando El Católico. 



EL CLAUSTRO DE SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA.


Los claustros son lugares especiales, poseen una paz difícil de encontrar en otros lugares. Pues esa magia, esa paz especial la tiene multiplicada el claustro de Santa María la Real de Nieva, sobre todo porque, normalmente, siempre te lo encuentras absolutamente vacío. De hecho, yo he ido en un montón de ocasiones y apenas un par de veces hemos coincidido con alguien más.



Formado por una columnata de forma cuadrada, quizá una de las cosas que más llama la atención es que, en una de las esquinas, existen seis arcos, que en lugar de ubicarse sobre grandes contrafuertes, se ubican directamente apoyando sus columnas sobre el suelo, de manera que se puede acceder directamente por ellos al jardín interior del claustro. Si no recuerdo mal, creo que no he visto esto nunca en ningún otro claustro que haya podido visitar.


Pero si hay algo especial y único en este claustro, son sus capiteles (tampoco he visto nada parecido en ningún otro lugar). Por supuesto, en alguno de ellos podemos encontrar escenas bíblicas o de carácter religioso. Recuerdo ahora mismo uno de ellos, en el que se representa el viaje de la Virgen embarazada y San José el día en que llegaron a Belén y nació Jesús.



Pero la gran mayoría de los capiteles recogen escenas del pueblo llano: un calendario que recoge las tareas del campo mes a mes (algo parecido a lo que representan los frescos de San Isidoro de León, aunque en este caso tallado en piedra), o escenas de caza, escenas de guerra etc. La razón es muy sencilla: mientras los claustros generalmente estaban destinados al uso y disfrute exclusivo de los monjes y al pueblo llano le tenían vetada la entrada, no es así en el caso del Monasterio de Santa María La Real de Nieva, donde se realizaron estos capiteles precisamente para que los pudiese ver y entender el pueblo, y por eso siempre dejaron al pueblo disfrutar de este maravilloso lugar. Pasado el tiempo, esta costumbre se mantiene vigente y las puertas del claustro suelen estar abiertas para todo aquel que quiera acercarse y disfrutar de esta atmósfera mágica y única.


EL CALENDARIO AGRÍCOLA DE LOS CAPITELES DEL CLAUSTRO DE SANTA MARÍA LA REAL DE NIEVA.

Aunque la representación del calendario agrícola, como os comentaba antes, no es algo exclusivo de Santa María la Real de Nieva, sino que por ejemplo podemos verlo, entre otros muchos lugares, en San Isidoro de León, el calendario representado en el Claustro de Santa María se adapta al calendario que se llevaba a cabo (y se sigue llevando a cabo) en Segovia, donde lógicamente influye el clima.



Empieza en marzo, mes en el que se poda la vid.

En mayo y junio se siega la mies.
Será en julio y agosto (más julio que agosto ahora mismo) cuando se sieguen los cereales.
En septiembre se aran los campos

En octubre se realiza la vendimia y se pisan las uvas para hacer vino.


En noviembre, se lleva a cabo la tradicional matanza castellana del cerdo (cochino).
En diciembre, se celebra la Pascua de Navidad

En enero, hace tanto frío que se quedaban en casa alrededor de la lumbre.

En febrero, el capitel correspondiente representa los trabajos artesanos, en concreto los del zapatero (que digo yo que los haría todo el año, no sólo en febrero que no hay trabajos agrícolas.
Y con la llegada de la primavera… vuelta a empezar.


Pero también existen otros capiteles donde se representan escenas de la guerra (cristianos contra musulmanes) así como actividades de carácter lúdico de la nobleza, como la caza del oso, actividad a la que están dedicados varios capiteles, o la cetrería.


Pero tampoco hay que olvidarse de los monjes, que eran quienes habitaban este monasterio y a cuyas actividades también están dedicados algunos capiteles.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Siento absoluta y verdadera fascinación por este lugar. Santa María la Real de Nieva es un pueblo que queda muy cerca del pueblo de mis abuelos, razón por la que lo he visitado en infinidad de ocasiones. Además, es un lugar bastante desconocido, y por ello, siempre que tenemos algún invitado en casa, no dejo pasar la oportunidad de descubrirle (y explicarle) este lugar tan único.



Como casi nunca hay nadie más, puedes captar la esencia de este lugar mágico, casi místico, con una paz especial…


LOS VIERNES VITALES 3: LO QUE QUEDA, QUEDA; LO QUE NO, QUIZÁ NO DEBA QUEDAR.

Ayer tuve una tarde fascinante. Me pasé el día entero corriendo, pero eso da igual. Salí de trabajar tarde, a las 16.15, cuarenta y cinco minutos más tarde de mi hora. Fui corriendo a recoger a Henar a la guarde, la dejé en casa con su papá, me cogí la moto y me recorrí medio Madrid para llegar, con el tiempo justo, al otro extremo de la ciudad. Tuve el inmenso placer de asistir a una peculiar clase magistral sobre teatro con Sergio Perís-Mencheta, Roberto Álvarez y Marta Solaz. Una clase de teatro... o más bien una clase sobre la vida misma, sobre las reflexiones que podemos, y debemos, hacernos cada uno de vez en cuando. 

De las cosas que dijo Perís-Mencheta me he apuntado unas cuantas para profundizarlas, explorarlas, meditarlas... Pero hoy empiezo con una. 

Aquí la que suscribe, ahí estaba, sentada en el patio de butacas de la sala 2 del Matadero, intentando aprender... y a la vez aprehender todo lo que me contaban. Por supuesto, estaba ataviada con una libreta y un rotulador. No tomaba notas como una posesa (hace tiempo que aprendí que además de escribir es mucho más importante escuchar y que mientras escribes hay muchas cosas que no escuchas), pero sí apuntaba ciertas cosas. 

Y en medio de las reflexiones que Perís-Mencheta compartió con nosotros, soltó la frase de marras (no me atrevo a llamarla frase maldita, aunque probablemente quizá lo fuese). 

Lo que queda, queda; lo que no, quizá no deba quedar. 

Nos contó que tuvo un gran maestro de teatro que prohibía las libretas, tablets, teléfonos... vamos, que en sus clases prohibía que nadie recogiese por escrito, por cualquier medio, sus enseñanzas. Aquel hombre (un reputado y conocido director) estaba convencido de que lo que recordamos es porque lo tenemos que recordar y lo que olvidamos, será porque no teníamos que recordarlo. 

En nuestro mundo (el mundo moderno, que diría mi abuela) nos programan desde pequeñitos para que seamos máquina: grabadoras, computadoras, mecanografiadoras... pero que las cosas que nos cuenten nos las aprendamos, las recordemos, nos esforcemos en no perder ni una coma... 

Nunca me había dado por pensar justamente en lo contrario. Que quizá mis adoradas libretas no me aportan tanto como yo creía (sí, me encantan las libretas, las compro por docenas y es habitual encontrarlas en cualquier rincón de mi casa, de mis bolsos, de mi vida... llenas de anotaciones, de cosas que apunto, que me gustan, que me parecen interesantes para reflexionar... Aunque luego, quizá no les hago tanto caso como debería. 


Pero es muy posible que de esa clase que tuve ayer con esos tres pedazo actores deba guardar su recuerdo único y tres o cuatro frases impactantes de las que dijo Perís-Mencheta. Él dijo muchas cosas interesantes, para una amateur teatral como yo, prácticamente cualquier cosa que diga alguien como él tiene un valor incalculable, pero es que además me gustaron sus reflexiones y me dan pie para reflexionar. Pero quizá, por alguna razón, sólo algunas de ellas debían de perdurar, porque me habían calado. 

De esa tarde guardaré un recuerdo nostálgico y bonito y algunas reflexiones que lograron hacer un clic en mi interior. 

O quizá sea una chica desobediente (algo muy normal en mí) y relea las anotaciones de la libreta. Sobre todo porque aunque no tengan que quedar, hay cosas que me gustaría explorar personalmente, sobre las que me gustaría reflexionar en profundidad y sacar mis propias conclusiones. 

¿Qué opináis?