GRINTI: EXCELENTE TÉ VERDE BIO DE JAPÓN

Me gusta el té y hace unas semanas he descubierto un té verde sensacional, que quiero compartir con vosotros. Se trata de un té verde procedente del País del Sol Naciente y que llegó a mis manos mediante un regalo que me hizo Valentina, del blog Valedeoro.es, quien decidió comercializar té verde japonés de primera calidad conforme a los principios básicos de su filosofía y su forma de pensar y que, a lo largo de esta opinión, espero poder explicaros correctamente.

¿QUÉ ES GRINTI?

Grinti es una empresa fundada por dos amigas, Valentina y Stephanie, ambas alemanas, aunque la primera de ellas está afincada en Barcelona desde hace varios años. Ambas decidieron comercializar té verde japonés de primerísima calidad y BIO. Actualmente, su idea se ha hecho realidad y comercializan dos variedades de té: el Sencha y el Gyokuro, a través de su web grinti.es.
Estas dos chicas defienden unos pilares fundamentales a la hora de llevar a cabo su negocio. Se decidieron por el té japonés (en lugar del té chino, mucho más común) no sólo por su calidad sino también porque no estaban conformes con los principales aspectos de la economía china. En China, desgraciadamente, existe una marcada explotación sobre los trabajadores, algo que no ocurre en Japón. Además, en Japón se produce únicamente té verde y consiguen algunos de los mejores té verdes del mundo.
Han creado un negocio sostenible, ellas mismas nos explican a través de su blog que son accesibles (yo puedo dar fe de que realmente lo son, las contacté a través de email y en seguida tuve respuesta y Valentina me envió dos muestras: una de té sencha y otra de té gyokuro, así como una cariñosa tarjeta, escrita por Valentina de su puño y letra, en la que me explicaba la filosofía de Grinti y me explicaba sus recomendaciones sobre qué té probar antes y cómo debía preparar cada uno de ellos.

DOS VARIEDADES DE TÉ VERDE.

A través de Grinti.es, podéis adquirir dos tipos de variedad de té: el Sencha y el Gyokuro. Ambos tés son muy apreciados en Japón.


Las dos muestras que recibí fueron una de cada una de ellos. Ambas incluían en cada sobre 12 gramos de producto, cantidad suficiente para preparar un litro de cada uno de ellos.

TÉ VERDE SENCHA.

Valentina me recomendaba en su tarjeta que comenzase por esta variedad de té, y yo fui obediente y decidí hacerle caso y empecé con éste. Además, seguí sus consejos de preparación: agua a 80 grados (muy importante la temperatura, para evitar que se quemen o se chafen las hojas), dejar enfriar posteriormente entre 5 y 10 minutos tras hervir el agua y dejar 1 minuto más la infusión la primera vez. Es posible además realizar reinfusiones hasta 3 en concreto).
Para disfrutar de una buena y humeante taza de té, lo mejor es tomarse el tiempo suficiente para ello y para disfrutarlo sin prisas... para apreciar su sabor y su textura, su olor, y todo lo que el caliente líquido va calando en nuestro interior.
El té verde sencha de Grinti es un té de excelente calidad y eso se nota desde el primer sorbo. Todos los té verdes tienen ese punto amargo (aunque depende de cuánto edulcorante le quieras administrar) que los hace tan especial. No es el té verde mi té favorito, pero reconozco que me ha gustado el té Sencha de Grinti, es verdaderamente especial. Tiene un sabor lleno de matices y si lo tomas reposado, con tiempo para paladearlo, será capaz de seducirte.
El té verde Sencha es el más común, se consigue exponiendo las hojas directamente al sol sin más, no conlleva molienda y consigue un sabor muy particular (incluso algunos lo asocian con el de ciertas verduras de hoja verde). Inicialmente, el procedimiento para conseguir esta variedad de té se exportó desde China, aunque ha sido en el País del Sol Naciente donde han conseguido un mayor éxito en la generación de este apreciado té.

TÉ VERDE GYOKURO.

El té verde Gyokuro es muy diferente al té verde Sencha, tanto en tipo de hoja (más oscuras en este caso) como en el sabor, la textura... así como el tiempo de preparación y en definitiva el modo de consumirlo. Debemos calentar el agua entre 60 y 70 grados, dejarlo reposar durante más tiempo y pudiendo ser reinfusionado hasta 4 veces.
Si no sois grandes amantes del té verde (como os comentaba, me encanta el té, pero quizá el té verde no sea una de mis variedades favoritas), preferiréis el Gyokuro. Es más liviano, con un sabor más dulce y sutil.
El color del té verde Gyokuro es más pálido y su sabor es mucho más asequible a los paladares no acostumbrados de manera habitual a tomar té verde. Se trata de una infusión mucho más dulce. Os contaré como curiosidad que el té Gyokuro crece a la sombra.

Personalmente, entre los dos, prefiero el Gyokuro. Creo que depende mucho de a qué tengamos acostumbrado nuestro paladar. Si estás acostumbrado a los tés fuertes y especialmente a los tés verdes, sin duda te gustará el Sencha. Sin embargo, si prefieres otro tipo de tés más suaves, te gustará más el Gyokuro (vamos, eso creo yo).

COMPRAR GRINTI A TRAVÉS DE SU WEB.

Actualmente, a través de la web grinti.es, puedes comprar ambos tés, el Sencha y el Gyokuro. Además de las diferencias que ya os he comentado sobre ellos, también existe una fuerte diferencia en cuanto a precio.

Puedes comprar cualquiera de las dos variedades en formato de 100 gramos o en formato de 500 gramos. Obviamente, con el de 500 gramos te sale más económico. 

Té Sencha:
100 gramos: 12 euros.
500 gramos: 45 euros (9 euros los 100 gramos). 


Té Gyokuro:

100 gramos: 22 euros.
500 gramos: 88 euros (17,60 euros los 100 gramos). 

Pack de 500 gramos de Sencha + 500 gramos de Gyokuro: 125 euros.

Si sentís curiosidad por probarlos, podéis encargar el pack de dos paquetes de 12 gramos de Sencha y otros 12 gramos de Gyokuro por 7 euros ambos. En el caso de que sólo queráis uno de ellos, el precio de los 12 gramos de Sencha es de 3 euros y el de 12 gramos de Gyokuro es de 5 euros.
No son precios baratos, pero estamos hablando de tés de excelente calidad, totalmente bio y con una filosofía detrás que excluye la explotación de los trabajadores del té y en definitiva un producto muy bueno y conseguido con todas las garantías. Además, notarás la calidad en cuanto lo huelas, lo toques, y por supuesto cuando los infusiones y los disfrutes.
Si buscáis en internet, os daréis cuenta de que el precio es ajustado, ya que un buen té verde tiene un coste (toca calidad lo tiene) e incluso cuestan más (bastante más en algunos casos) que el precio que nos ofrecen en Grinti.

LA EXPERIENCIA DE ITACA.

Estoy muy agradecida a Valentina por haberme enviado estas dos muestras y haberme regalado esos momentos maravillosos en los que degustar el té con calma y pasión. En Japón, la ceremonia del té es algo muy importante y que lleva su tiempo. En esta vida tan alocada que llevamos, en la que frecuentemente no tenemos tiempo para nada, merece la pena pararse de vez en cuando y regalarnos unos momentos para nosotros mismos. Para pensar, para tomar aire, para disfrutar de un maravilloso e intenso té…
Si os gusta el té verde y además queréis un producto bueno, de calidad, totalmente BIO y sabiendo que detrás no hay explotación de personas (algo que desgraciadamente sí ocurre en lugares como China por ejemplo), Grinti es una opción muy a tener en cuenta. Estoy segura de que si lo probáis, os convencerá.


3 comentarios:

  1. Me alegra que te haya gustado. Yo después de probarlos pedí el sencha, a mí me gustan los tés fuertes (y siempre sin edulcorar) y estoy encantada. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Un post que me aport algo en la blogosfera para variar, voy a hurgar más por aquí..

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)