MADRID CON NIÑOS 5: LA BELLA DURMIENTE, EL MUSICAL EN EL TEATRO FÍGARO.

Hace ya unas cuantas semanas (sigo llevando un retraso horrible) fuimos con Henar a disfrutar de una obra de teatro maravillosa, de la que llevo mucho tiempo queriendo hablaros, pero que, por una o por otra, me pasan las semanas sin que me ponga a ello.

Lo primero que debo hacer es darle las gracias a Mamá tiene un plan, ya que a través de un sorteo organizado por esta web conseguimos 4 entradas, por lo que aprovechamos para irnos nosotros (Henar, papá y mamá) y además un par de amigos más. Todos nos lo pasamos francamente bien.

La cita era un domingo por la mañana en el Teatro Fígaro, situado entre la Plaza de Jacinto Benavente y la Plaza de Tirso de Molina (estar situado entre dos literatos ya tiene que significar algo). Se trataba de un musical del clásico cuento La bella durmiente, en este caso  a cargo de la compañía La Maquineta. A este respecto, aprovecho para deciros que la compañía teatral La Maquineta representa cada fin de semana en este mismo escenario del Teatro Fígaro dos musicales. Los sábados El Gato con Botas el Miausical y los domingos La Bella Durmiente. Ambos espectáculos son muy recomendables y de hecho, a nosotros La Bella Durmiente nos encantó, pero he podido leer que El Gato con Botas está aún mejor. Por eso, estoy segura de que en mayo o junio nos acercaremos un sábado a disfrutar de las aventuras de este minino tan particular.

Me encanta cuando la gente le echa pasión a lo que hace y más aún cuando esa pasión se concentra en un espectáculo como éste. En contra de lo que algunos piensan, no sólo los actores muy conocidos son capaces de crear obras mágicas (de hecho, a veces no lo consiguen) y en teatro infantil también hay mucho arte (cuando lo hay, no sucede siempre). Pero la pasión que ponen todos los actores y actrices de La Maquineta que forman parte del elenco de esta obra es asombrosa.

Consiguen que los niños alucinen en colores, pero también que los mayores disfrutemos como niños. No os creáis que eso es precisamente sencillo, desgraciadamente, cuando nos hacemos mayores perdemos la capacidad de fascinación. Por eso, cuando un espectáculo dirigido al público infantil como es éste, en lugar de aburrirnos nos fascina y es capaz de retrotraernos a nuestra infancia, es que lo están haciendo francamente bien.

Creo que todos conocemos la historia de la Bella Durmiente, por lo que espero no destrozarle el final a nadie, ya que lo presupongo como conocido por todos los que podáis llegar a leer esto. Se trata de una historia reescrita por varios autores, entre los que destacan Perrault y Los Hermanos Grimm. Aunque con diferencias, la historia que cuentan es la de una princesa, hija de los Reyes, que durante la ceremonia de su bautismo es bendencida con varios dones por parte de tres hadas madrinas. Sin embargo, entonces aparece una bruja mala que, al no haber sido invitada al bautizo de la pequeña, lanza contra ella una maldición, diciendo que cuando cumpla 18 años, se pinchará con un huso y morirá. Una de las hadas madrinas consigue modificar el hechizo de la bruja, de manera que la niña se pinchará con un huso, pero no morirá, sino que dormirá durante un siglo, hasta que un príncipe le dé un beso de amor y consiga despertarla.

Aunque existen diversas variantes, el Musical de La Bella Durmiente es, en general, bastante fiel a la historia original. La princesa no pasará cien años dormida, pero será el mismo beso enamorado del príncipe el que consiga despertarla.

De este montaje destacaría las tres estupendas hadas madrinas, y especialmente al actor Antonio Mañas, que consigue convertirse en un had@ muy especial. Las tres resultan la mar de divertidas. Igualmente, la cándida Bella es capaz de cautivar a todos los niños con su sonrisa.

Tengo una niña de poco más de 2 años y, aunque está acostumbrada a acudir a todo tipo de espectáculos teatrales (me la suelo llevar a todas partes), la verdad es que, debido a su corta edad, disfruta mucho más de los musicales. Lógicamente, el formato musical resulta mucho más atractivo para los niños, quienes son conscientes de la fiesta en cada canción, participan más y empatizan mucho más con la historia y los personajes. Y por supuesto, ¡se lo pasan mucho mejor! Desde luego Henar se lo pasó bomba, estaba emocionada. Además, con frecuencia, los personajes salían del escenario y atravesaban el pasillo central del patio de butacas, interactuando con el público. Eso de ver a los personajes tan cercanos, poder tocarlos, la tenía fascinada.

Por si no fuese suficiente, al final del espectáculo, pudo hacerse fotos con la Bella Durmiente y con las tres hadas, que en todo momento estuvieron muy cariñosos con todos los niños. Había verdaderas colas para inmortalizar gráficamente el recuerdo.

Sin lugar a dudas, recomiendo con ahínco este espectáculo y la compañía teatral La Maquineta, que creo que realmente desarrollan un trabajo precioso con esta Bella Durmiente. Consiguen un espectáculo luminoso, colorido, alegre y muy musical, en el que todos, pequeños y mayores, disfrutamos muchísimo. Se te hace verdaderamente corto, porque el tiempo parece que vuela.

Yo tengo claro que iremos a ver el Miausical del Gato con Botas. Seguro que los integrantes de La Maquineta consiguen un espectáculo mágico también con la versión minina.

Puede ser una opción estupenda para llevar a los peques al teatro esta Semana Santa. El viernes y el sábado podéis llevarles a ver El Gato con Botas el Miausical y el domingo La bella durmiente. El precio oficial de las entradas es de 16 euros, pero a través de atrápalo podéis encontrar una excelente oferta de 10 euros, no se puede decir que no. Hay que ir con los peques a disfrutar de este estupendo espectáculo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Este blog no es nada sin tus comentarios :)