LOS VIERNES VITALES 4 (AUNQUE HOY SEA SÁBADO): CUIDA A TUS AMIGOS

Quien tiene un amigo, tiene un tesoro. 


No es en absoluto una frase hecha, los amigos son una parte fundamental de nuestras vidas y muy a menudo se portan con nosotros mejor que nuestra propia familia. Precisamente por aquello de que a la familia no se la escoge, mientras que a los amigos sí. 

Creo que ya he dicho en varias ocasiones en este blog que tengo la inmensa suerte de tener muy buenos amigos. Me considero una persona afortunada porque muchas veces esos amigos me tratan mucho mejor de lo que en realidad merezco. Soy consciente de la suerte que tengo de haber encontrado muy buena gente en mi camino, haber sabido reconocerla y que muchos de ellos sean hoy grandes amigos. 

Pero a los amigos, también hay que cuidarlos. Hay que escucharlos, tener tiempo para ellos, luchar por la amistad, quererlos y demostrárselo. Además, un buen amigo debe de ser fiel, discreto e intentar no fallar cuando realmente se te necesita. 

Y tener amigos, también supone saber elegirlos. Ser consciente de que no todas las personas buenas que se cruzan en tu vida pueden ser tus amigos y también que algunos buenos amigos que forman una parte sustancial de tu vida en un momento determinado, pueden escoger otro camino y que los pierdas de vista. Siempre serán tus amigos, pero las relaciones, como la vida, van y vienen, y hay que saber asumirlo. 

No hay fórmulas mágicas, pero os cuento lo que yo intento hacer con mis amigos: 

Quererlos todo lo que puedo. 

Demostrárselo siempre que puedo (los pequeños detalles también cuentan). 

Ser sincera con ellos, en las cosas buenas y también en las malas. 

Estar cuando me necesitan. 

Preocuparme por ellos: llamarles de vez en cuando, ir a tomar algo, preguntar qué tal va todo. 

Pasar tiempo con ellos. 

Reírme y compartir momentos de amistad, y cualquier momento puede ser uno de esos buenos momentos. 

Llorar con ellos, a veces de risa y a veces de dolor. 

Confiar en ellos y demostrarles mi confianza. 

Callarme siempre que me cuentan un secreto (esto lo consigo). 

No juzgarles. Con el paso de los años entiendes que aunque seamos diferentes, nadie tiene la razón absoluta. 

Quererles como son. Y lo que no me gusta de ellos, no darle más importancia de la que tienen. 

Ser agradecida con todo lo que me quieren, lo que me apoyan, lo que hacen por mí. 

No guardarles rencor si en algún momento hacen algo que no me gusta o por lo que me siento agredida. 

Recordarles con mucho cariño cada vez que me vienen a la memoria. 


Y en la vida, hay gente buena y gente mala; gente con la que encajamos y gente con la que no; gente con la que nos cruzamos y gente a la que nunca conoceremos. Pero ser un buen amigo también incluye "elegir" bien a tus amigos. Poner toda la carne en el asador por las personas a las que quieres y saber decir que no y no involucrarte con las personas con las que no encajas o no quieres estar. Esto creo que también es algo que se aprende con los años. 


Gracias a todos mis amigos, por cantidad y sobre todo por calidad

3 comentarios:

  1. Mejor la calidad que la cantidad. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito, a mí me encantó el detalle de me escribieras esta semana, y aunque para ti sea un pequeño detalle a mí me reconfortó muchísimo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. tienes razón, a veces en ciudades como esta de madrid es difícil verse pero merece la pena el esfuerzo.
    un beso

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)