EL POLLO PEPE COME MUCHO TRIGO, POR ESO AHORA TIENE UN GRANDE Y FUERTE PICO.

El mundo de los niños es un universo infinito. Un universo que nosotros mismos vivimos cuando somos pequeños pero que luego, desgraciadamente, olvidamos o no somos capaces de recordar.
Pero cuando tienes un niño, no sólo revives tu infancia, sino que vuelven a ti recuerdos que hacía tiempo que tenías guardados y que no recordabas. Y vuelves a revivir la magia de tu infancia.
Y la magia de la infancia también pasa por libros estupendos como El pollo Pepe, el libro del que hoy quiero hablaros y que causa verdadero furor entre los más peques de la casa. Puede ser que a los que no tengáis niños pequeños no os diga nada, pero entre los peques, el pollo Pepe es súper conocido, y la verdad es que sorprende que lo sea tanto cuando, ni tiene un programa de televisión (al menos que yo sepa), ni sale en una película ni existen mil elementos de merchandising del susodicho en cuestión.
Pero Pepe es un pollo majete, de color amarillo pollo (y nunca mejor dicho), con un gran pico naranja y unas patorras del mismo color, que nos mira con esos ojos saltones desde las páginas del libro y que en seguida hará que nos enamoremos de su historia.
Pues bien, la primera vez que tuve el libro del pollo Pepe entre mis manos fue hace más de un año y medio. Por aquel entonces Henar era muy pequeña y estuve tentada de comprarlo, pero mi marido me hizo desechar la idea.
Más de un año después, mi amiga Carmen apareció el día del cumpleaños de Henar con el libro del pollo Pepe, y no os podéis hacer una idea del gran regalo que ha sido. No hay semana que el pollo Pepe no salga a pasear por casa y leamos, o más bien cantemos, sus aventuras. Sí, porque la historia del pollo Pepe no sólo se lee a través de estas ilustraciones maravillosas del libro, que incluso en algunas partes se abren en 3 dimensiones y aparece su gran pico o sus grandes patas.
La verdad es que el pollo Pepe es una monada, las ilustraciones son preciosas y el libro es de calidad. De hecho, llama la atención que existen varios formatos del mismo libro. El que yo tuve aquella vez entre mis manos era un libro de formato pequeño, que venía en una bolsa y que incluía un peluche del pollo Pepe. Siguen comercializando este formato.
Pero el libro que tenemos nosotros es un gran libro cuadrado del Pollo Pepe. He de decir que es el libro más grande que tiene Henar pero que, aunque sea grande para ella (sólo tiene dos años y tres meses y además tiene desplegables) lo maneja a las mil maravillas. Eso sí, algunos de los desplegables (especialmente la doble hoja de las patas) han sufrido los estragos de ser manejados sin piedad por una niña pequeña, nada que un poco de celo no pueda más o menos arreglar.
Recuerdo que cuando Henar desenvolvió el libro y empezó a cogerlo y manipularlo, pensé que nos iba a durar poquito, que se lo iba a cargar. Mi amiga Carmen me dijo totalmente segura que era resistente, que ella tenía uno igual en casa, que su hijo era igual de bruto o más y que el libro del pollo Pepe seguía sobreviviendo. Sí, sobreviviendo sí que sigue, pero también en el camino se ha llevado unas cuantas cicatrices; aunque eso no es malo, las cicatrices demuestran lo que hemos vivido, ¿no? No sé hasta qué punto esto es aplicable a los libros… aunque, ¿por qué no?

Y ahora, vamos a contar la historia del pollo Pepe:


El pollo Pepe come mucha cebada
por eso tiene una enorme barriga.

Pollo Pepe, no comas tanto,
que te pones muy gordo y no das ni un salto.

El pollo Pepe come mucho trigo
por eso ahora tiene un grande y fuerte pico.
Pollo Pepe, no comas tanto,
que te pones muy gordo y no das ni un salto.


El pollo Pepe come muchísimo maíz
por eso ahora tiene unas grandes patas.

Pollo Pepe, no comas tanto,
que te pones muy gordo y no das ni un salto.
Pero si crees que el pollo Pepe es grande
es que no has visto a su madre.

Como os contaba, podemos leer la historia del pollo Pepe o cantarla. Obviamente, cantarla es muy divertido. Henar y yo abrimos el gran libro del pollo Pepe y cantamos su historia, mientras va comiendo cebada, trigo, maíz... Vamos que se pone las botas, aunque como diría mi abuela, déjalo, que tiene que crecer.
Y como todo en este mundo, al final es un tema de perspectivas. Precisamente, en las últimas páginas de este libro de pop-ups tenemos un gran desplegable en el que nos cuentan que, aunque veamos tan grande al pollo Pepe, en realidad no lo es, no es más que un pequeño pollito (como nuestros pollitos humanos que leen y cantan con tanta ilusión la historia del pollo Pepe). Y cuando ves a su madre, la gallina, te das cuenta de que ella sí que es grande, no como el pollo Pepe, que es un pequeñajo que come de todo porque tiene que crecer.
En casa somos muy fans del pollo Pepe y su historia, y además en la guarde de Henar también tienen su propio libro del pollo Pepe y también lo cantan con los peques. De ahí que cuando mi amiga Carmen comenzó a cantar la historia de Pepe con este libro, Henar en seguida la reconoció y el hacía los coros y todo.
Cuando era pequeña, a mi también me encantaban los libros en formato pop-up, que abrías las páginas y se desplegaban en tres dimensiones cosas chulísimas. En este caso el que se despliega es el propio pollo Pepe, apareciendo su gran barriga primero, su pico después y por último sus enormes patas (el pico sigue como el primer día, pero en las dos laminas de la barriga primero y las patas después son de las que tienen cicatrices y hemos tenido que reparar con celo y otras cosillas).
El libro teóricamente está destinado a niños entre 1 y 3 años. En cuanto a la historia que narra, estoy de acuerdo, pero para que ellos mismos lo manejen, creo que necesitan un poco más de edad para no cargarse las partes de pop-up o desplegables.
En cualquier caso, de lo que estoy segura es de que este libro está siendo un absoluto récord de ventas. Todos los niños pequeños de esta generación conocen al pollo amarillo más dicharachero: el pollo Pepe. Por tener ha tenido tanto éxito que incluso han hecho montajes teatrales para los más pequeños. Por lo menos, yo vi anunciado un montaje teatral del Pollo Pepe en la Sala Tarambana de Madrid hace ya unos meses. Si no me quedase tan lejos de casa esta sala de teatro, habría llevado a Henar a verlo, estoy segura de que se lo habría pasado fenomenal con su querido pollo Pepe sobre las tablas.
Si estáis pensando en hacer un regalo a un niño de menos de tres años, el libro de pollo Pepe es una opción estupenda, tiene una excelente relación calidad - precio, es fácil de encontrar (lo venden prácticamente en cualquier librería, tanto física como por internet) y a los niños les encanta. Eso sí, preguntas antes ya que es un libro tan conocido y de moda que es posible que ya lo tengan. Pero de no ser así, es una opción estupenda como regalo, se acierta seguro.
Y todos nuestros pequeñajos disfrutan de lo lindo con la historia, leída o cantada, y sobre todo ilustrada de ese pollito amarillo tan dicharachero, de nombre Pepe.
El pollo Pepe come mucho trigo
por eso ahora tiene un grande y fuerte pico.
Pollo Pepe, no comas tanto,
que te pones muy gordo y no das ni un salto.


1 comentario:

  1. Sí, estos libros sobreviven... Los libros desplegables son monísimos, pero difícilmente permanecen enteritos. Además, sería mala señal que estuviera en perfecto estado. Eso significaría que al niño no le gustaría mucho.
    Y este pollo tiene que ser genial. Ya para mi hija no va a ser, pero aún tengo en la familia niños pequeñitos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)