VIERNES VITALES 10: TODOS TENEMOS UNA HISTORIA NEGRA (O VARIAS).

Esta reflexión me ha surgido a consecuencia de un tweet. Os pongo en antecedentes. Durante el partido España-Holanda (del que yo sólo vi 15 minutos y ya fue más que suficiente, sobre todo si tenemos en cuenta que el fútbol no me importa en aboluto), pude asistir a la poca educación que tienen los holandeses en el campo de fútbol, haciendo un juego guarro donde los haya, algo de lo que ya habían dado ejemplo en la final del anterior mundial de fútbol. El caso es que contesté a un tweet de una amiga en la que se quejaba precisamente de eso y en una conversación entre varias personas, otra amiga hablaba de que este comportamiento futbolístico chocaba con lo amables que son normalmente. El caso es que terminé poniendo el siguiente tweet:

No sé. De todas formas, cuál es la única palabra holandesa conocida? Apartheid. Eso no dice nada bueno de ellos.  

Varios días después, recibo una respuesta de una holandesa a la que parece que no le sentó bien mi tweet. 

La verdad es que en aquel momento me sorprendió e incluso me molestó. Lo primero fue que me sorprendió que me respondiese en twitter una persona a quien conozco en la vida real pero que ni me sigue en Twitter ni jamás ha interrelacionado conmigo por esta red social. Es cierto que he optado por tener mis tweets abiertos al público, por lo que ni puedo ni debo quejarme por ello. Pero aún así, me sorprendió y me molestó. Ahora, pasados los días, me parece algo tan ridículo y de tan poca importancia que ni siquiera sé si merece la pena hablar de ello. Pero creo que sí merece la pena escribir este post, precisamente por la reflexión a la que me llevó.

Todos tenemos una historia negra... o varias. 

Mi respuesta a su tweet fue la siguiente:

Cada cual tenemos nuestra propia historia negra. Nosotros tenemos al Duque de Alba (entre otros). Vosotros Sudáfrica. 

Y es cierto, todos tenemos una historia negra y a veces más de una. Y no me refiero a las historias negras (permitidme la redundancia) "históricas", realizadas por nuestros antepasados o por el país al que pertenecemos; sino nuestras propias historias negras desarrolladas por nosotros mismos.

Y quien esté libre de culpa, como suele decirse, que tire la primera piedra.

Yo no tengo una historia negra, me temo que tengo muchas.

Me temo que he sido mala amiga en algunas ocasiones, que no he sabido perdonar algunas veces, que no he dado mi brazo a torcer por puro orgullo, que no he ayudado cuando podía hacerlo, que me he mostrado hosca y bastante imbécil. Y así un montón de cosas más. Y no sólo lo he hecho en pasado, sino que a veces, sigo haciéndolo. Obviamente, no tengo ningún genocidio a mis espaldas y me importa bien poco lo que hiciese el Duque de Alba o lo que hiciesen los holandeses en Sudáfrica. Lo pasado, pasado está, y más si ni siquiera estábamos por allí. La historia debería servirnos sólo para una cosa: para conocerla y aprender de los errores, no para escribir tweets (como el mío) que pueden sentar mal y contestaciones a tweets que aún pueden sentar peor. Porque esas cosas lo único que hacen es meter más mierda entre nosotros, separarnos más.

No soy perfecta. No pretendo serlo, pero aunque lo intentase, me temo que no podría. De hecho soy muy visceral y muy obcecada, y lo sé. Y lo que es peor, hay veces que incluso, sabiendo que no estoy haciendo las cosas como debería, insisto en seguir mi camino con persistencia, con orgullo. Y eso también lleva a enfrentamientos, frustraciones y lejanías. Qué pena que la vida esté hecha de tantas de esas cosas.

Pero lo que tengo claro es que Tengo muchas historias negras a mis espaldas y no estoy en disposición ni de tirar la primera piedra ni ninguna de las posteriores.  

4 comentarios:

  1. A mí tampoco me gusta el fútbol, pero sí vi el partido, y realmente el juego de los holandeses fue muy sucio. Aparte de eso, a veces se dicen o peor se escribe, cosas en caliente, con ánimo de ofender, porque, por cualquier causa - hay muchas- nos sentimos enrabiados. No te juzgues. Todos tenemos, como tu dices, errores en el pasado, historias más o menos oscuras, de las que no nos enorgullecemos. pero la vida es así y, sobre todo, no somos dioses sino simples seres humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amparo. No me juzgo, lo que digo es que todos tenemos historias negras y debemos recordarlas de vez en cuando. No somos perfectos ni tampoco deberíamos pretender serlo ;)

      Eliminar
  2. Tampoco estoy yo en disposición de tirar la primera piedra. Todos hemos cometido y seguiremos cometiendo errores, queramos o no. Nadie es perfecto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, ¿no se dice eso o algo parecido? Interesante reflexión. Besos.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)