MIS TERCERAS VACACIONES INSTAGRAMIZADAS

Normalmente, lo mío son las vacaciones de agosto (como casi todo el mundo). Pero no porque le tenga un cariño especial a este mes y las prefiera, sino porque mi marido siempre las ha tenido en ese mes y, de un modo u otro, siempre he cogido las vacaciones grandes en agosto. 

Sin embargo, este año hemos hecho una excepción y nos hemos escapado unos días al norte (nuestro querido norte) durante la primera semana de julio. He de decir que me gusta muchísimo más: hay menos gente, estás a tus anchas, no hay problemas de mesas en los restaurantes, ni colas para ir y aparcar cerca de la playa... Vamos, que para el año que viene... ¡¡repetimos!! Además, tratándose del norte, agosto no asegura el buen tiempo o al menos no lo hace más que lo que lo hace julio. Y en ese sentido, aunque hemos tenido un poco de todo, también hemos tenido muy buena suerte. 


Y construiré castillos en el aire... Ay, no, qué digo, que los construiré en la arena :)
Éste ha sido uno de mis grandes descubrimientos de este verano, aunque parezca mentira. Hacía muchos, demasiados años que nos construía castillos y volver a esos felices días de sol de la infancia me ha hecho muy feliz y me ha permitido pasar un tiempo estupendo con mi hija. 


Y para muestra un botón. No hace falta nada más que verle la cara de felicidad y de afán que le pone, llenando su cubo de arena para construir una ciudad amurallada en arena. 
¿Y sabéis lo mejor? Antes de irnos los destruíamos, pisando cada una de las almenas, ¡es tan divertido! Poniéndole pasión a estos momentos efímeros que son lo mejor de la vida #esaspequeñascosas


Pero el norte, además de playa, también tiene otras cosas. Muchas de ellas maravillosas, incluida la lluvia. Y si no, sólo tenéis que recrearos en estas imágenes: 

Cuando llueve también vamos a la playa, aunque de otra manera. Los paseos con Athos a la orilla del mar son maravillosos :)



Y en las tardes de lluvia te encuentras con pequeños detalles de belleza incalculable, como el guiño de un arcoiris bajo la lluvia que te hace sonreír :)


Cambiando de tercio, uno tiene verdadera conciencia de lo que significan las vacaciones con desayunos como éste. Así sí se empieza bien un día. 


Incluso los momentos del día a día (como Henar y los columpios, amor que lleva con ella allá donde va) cobran más magia con horizontes como éste. 


Pero si por algo siento pasión es por la paleta de colores que presenta el mar en el atardecer. No se puede condensar más belleza: amarillos, azules, rosas...

Imágenes para guardar en la retina y atesorar como preciosos recuerdos de esta escapada. 





Lo confieso, cuando cierro los ojos y me viene un recuerdo a la mente, es éste :)


No han sido unas vacaciones espectaculares, ni carísimas, ni chics... Pero han sido unas de las mejores vacaciones de toda mi vida. 

No necesito más porque creo que todos los miembros de la familia hemos sido especialmente felices en estos pocos días de escapada norteña, disfrutando de cada momento, incluida la lluvia. Porque el Cantábrico sin lluvia no es lo mismo, os lo digo yo :)

9 comentarios:

  1. Eso será que tienes que volver, Concha :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, el Cantábrico con lluvia es cuando es Cantábrico de verdad. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que lo es, Leira ;)

      Eliminar
  3. Si es que no hace falta mucho para disfrutar bien de unas vacaciones. Y algún día volveré al norte. Es precioso.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Vivan las vacaciones, yo de momento las disfruto aquí en mi casita, y la semana que viene iremos subiendo hacia el norte, a ver hasta dónde llegamos. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. @Margari, es cierto, las vacaciones dependen en gran medida de cómo las quieras afrontar y disfrutar :)

    ResponderEliminar
  6. @Esther C, estas vacaciones fueron en casa de mi padre, pero fueron estupendas. Ya nos contarás hasta dónde llegas en tu periplo hacia el norte :D

    ResponderEliminar
  7. Un recorrido precioso y las fotos me encantan!!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)