VIERNES VITALES 19 : SIEMPRE Y NUNCA A LA BASURA

Os voy a contar algo que a mí me resulta curioso, aunque probablemente es de lo más absurdo. Me he pasado media vida diciendo "esto siempre va a ser así", "yo nunca voy a hacer lo de más allá". Y luego, al cabo de un tiempo, he tenido que pronunciar aquello de "la ley de la gravedad es inexorable, siempre que escupes para arriba..." Pero aún así no aprendemos. Seguimos diciendo siempre, nunca, jamás... Y en un gran porcentaje de las veces, con el paso del tiempo, y tras escupir para arriba, la ley de la gravedad viene, se aplica en todo su esplendor y pasa lo que pasa. 

Pues bien, una de las herramientas que aprendes con el coaching es a desterrar las palabras siempre y nunca de tu vocabulario. Aún así, os aseguro que son como duendes, da igual que sean palabras que no quieras pronunciar, aparecen sin quererlo entre tus labios. Parece que tenemos tan interiorizados estos conceptos, creemos tan inamovibles nuestras creencias (cuando en realidad no lo son), que utilizamos el siempre y el nunca para reforzar nuestra propia identidad. Y luego nos sorprendemos cuando el escupitajo nos cae en toda la cara... aunque más profundo es en nuestro interior el hecho de ver cómo lo que creíamos que era nuestra esencia, nuestras creencias inamovibles, de repente han mutado de estado o se han desintegrado.

Por supuesto, como a todo hijo de vecino, a mí me pasa. Sin ir más lejos, ayer, retuiteé un tweet de un personajillo (me ahorro el nombre, si tenéis mucha curiosidad siempre lo podéis buscar en mi perfil de Twitter) al que no trago. Llevo sin tragarlo desde hace muuuuuucho tiempo. Y de pronto, vi un tweet suyo en el que, lo que decía, era exactamente lo que yo pensaba. Además, ni yo misma habría sabido explicarlo mejor (ya sabéis que los 140 caracteres de un tweet no dan precisamente para tirar cohetes). Y allí me vi, a mí misma, retweet al canto. Porque no me quedaba espacio para expresar mi estupor contra mi mano y mi cerebro, que se habían compinchado para hacer algo a lo que yo, sólo unas horas antes, habría y perjurado que yo nunca jamás... Ya me entendéis.


En la vertiente maternal, ya ni hablamos. Mi pensamiento de toda la vida ha sido que si alguna vez tenía una hija le iba a censurar tres princesas Disney: Blancanieves, La Cenicienta y la Bella Durmiente. Ingenua de mí... En el cole ahora mismo están con Blancanieves, así que primera batalla perdida. Pero es que además, aquí la menda, tiene ya preparados unos Reyes Magos Temáticos (escribiré un post un mes de éstos) en los que la protagonista absoluta va a ser.... ¡¡¡La Cenicienta!!!

Creo que este cambio trascendental en mi forma de pensar, en mi esencia, ha sido tan profundo y tan drástico, que siempre y nunca aparte, sigo en estado de shock.

Conclusión: que si alguna vez antes de pronunciar siempre y nunca os lo pensáis mejor y lo cambiáis por yo creo, quizá... el escupitajo bajará igual, pero no os dará en toda la frente.

Y segunda conclusión: Pensad en quién sois de verdad, en lo que pensabais, lo que seguís pensando, aquellos pensamientos en los que habéis cambiado radicalmente de opinión, por qué ha sucedido, qué ha cambiado en vosotros, cómo habéis evolucionado... En la evolución está el avance, aunque nos sorprenda. 

4 comentarios:

  1. Cuesta trabajo desterrar estas dos palabras de nuestro vocabulario. Más de una vez me he arrepentido de decirlas. Y lo de las princesas me suena también... Siempre dije que cuando tuviera una hija no iba a estar su cuarto adornado con princesas... No me preguntes cómo lo tengo...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Tal vez no lo creas, pero desde muy jovencilla esas dos palabras han estado en la medida de lo posible (porque a veces están en el inconsciente) desterradas de mi vocabulario. Hay un refrán que dice algo así como nunca digas de este agua no beberé ni este cura no es mi padre, o algo así. Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaj, @Margari, me lo imagino... Yo estoy pensando en hacerle unos Reyes temáticos sobre Cenicienta que incluyen hasta un vinilo con el castillo en la pared. No digo más!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo el otro día sin ir más lejos me di cuenta de que me encanta Julio Iglesias... AZ

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)