VIERNES VITALES 22: DISFRUTA DE LAS PEQUEÑAS COSAS IMPORTANTES

Esta semana, mi querida amiga Virginia me hizo tres regalos de Mr.Wonderful. Me encantaron los tres, pero especialmente mi nueva funda para el Kindle. Los mensajes positivos de esta marca nos calan (de ahí su éxito en ventas) y a la vez nos recuerdan las cosas importantes de la vida que olvidamos en el runrún del día a día. 

El mensaje de mi nueva funda de Kindle es claro: Disfruta de las pequeñas grandes cosas. Y para disfrutar de ellas hay que saber identificarlas, reconocerlas y valorarlas. Y no todo el mundo sabe o no todo el mundo lo recuerda cuando están pasando. 

En la vida existen sólo tres o cuatro días de los que podemos llamar "grandiosos", donde ser feliz parece que va incluido por decreto: el día que acabas la carrera, el día de tu boda, el día de nacimiento de tus hijos... Pero la vida no está hecha de cuatro días importantes y señaladísimos en el calendario, sino que disfrutar de la misma exige concienciación, reflexionar y valorar las cosas que nos ocurren a cada instante y que pueden ser mágicas. Esas pequeñas cosas que cantaba Serrat y que nos recuerda Mr. Wonderful (podéis verlas en la imagen más abajo). 


Mr. Wonderful nos propone pequeñas grandes cosas como darte un paseo en bici, descubrir algún lugar con encanto, hacerte una escapada, preparar un picnic a alguien especial, respirar aire puro, o mojar pan en un huevo frito. Me declaro fan absoluta de todas y cada una de ellas (excepto la de los huevos fritos, que no los puedo ni ver; sí, ya sé que así de rara soy) y de muchas otras. A veces, hay que saber reconocerlas y disfrutarlas... y hacerlas más a menudo. El placer de un trocito de chocolate con menta, pasear por un parque una tarde soleada de otoño, escribir una postal a alguien a quien quieres, recibir una llamada inesperada de un amigo, saltar en los charcos de lluvia, acompañar a tu hija al cole disfrazada de brujita (hoy es el día) o salir con ella por la tarde venciendo tus prejuicios y disfrazarte de bruja con ella. 

Reflexionad sobre esas pequeñas cosas que os hacen felices, que son capaces de despertaros una sonrisa. Y reíros de todo y de todos, empezando por reíros de vosotros mismos. No necesitamos esperar a los grandes días de la vida señalados en el calendario, porque si lo hacemos así, habremos desperdiciado la vida y cuando nos demos cuenta será demasiado tarde, ese tiempo ya ha quedado atrás y no volverá. 

¿Hace mucho que no te vas de picnic con alguien a quien quieres? Aprovecha el buen tiempo y organízalo este fin de semana, con mantel de cuadritos incluido a poder ser. ¿Cuánto hace que no ves el mar? Quizá sea hora de que planees una escapadita un par de días y desconectes del mundanal ruido. Y sobre todo sé feliz, no dejes pasar oportunidades porque no sabemos cuánto dura esto y quizá mañana no puedas hacerlo. 

Y, como no podía ser de otra forma, me despido con esa maravillosa canción del bueno de Joan Manuel que nos recuerda aquellas pequeñas cosas... que nos hicieron felices y que aún pueden hacernos. Depende de nosotros.

1 comentario:

  1. Qué buen gusto tiene Virginia, muy cierto, la vida está hecha de pedacitos de felicidad, y de pequeños momentos y pequeños placeres que a veces se nos escapan, por eso me está gustando tanto el resto de los #100HappyDays, porque ahora cada día me fijo, aunque sea un poco en uno de ellos, y es una gozada, voy a prolongar ese reto ad eternum.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)