MI 66ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 30 DE NOVIEMBRE

Esta semana ha pasado bastante más rápido que la anterior y hemos vivido de nuevo intensamente. 

Sigo con mi reto de los #100happydays y recuperé una foto antigua (del año pasado) de nuestro rey  de la casa peludo en su versión más teche. Aquí os lo dejo, que al fin y al cabo hoy es su cumple y nuestro chiquitín tiene ya 5 añazos. 



También he tenido la oportunidad de pasar una estupenda cena y un estupendo rato con la compañía de mi querida Virginia. La semana que no la veo me falta algo, amiga de verdad es decir su nombre. Y este sitio tan chulo nos estaba esperando para que lo descubriésemos por casualidad. 



Y otro buen rato de conversación, en este caso un desayuno con Cris para reconciliarnos con el mundo y rajar mucho ;) 




El finde nos hemos traído "El libro viajero" de la guarde de Henar. 
En él Rocky, la mascota de su clase, vive las más divertidas aventuras. 
Nosotras lea hemos hecho pasar un estupendo día de lluvia. 



Y una última imagen de esta tarde de domingo desde mi ventana. Justo antes de la llegada del gran frío (que ya está llamando a la puerta) aparecen los mejores colores del otoño. Y si parpadeas se van, en pocos días las hojas se habrán caído y estos colores desaparecerán. 


A ver qué nos depara la próxima semana ;)

VIERNES VITALES 26: LA RUEDA SIEMPRE VUELVE A GIRAR.

Al parecer, existe un dicho en Rumanía que dice algo similar a que La rueda siempre vuelve a girar. Me lo dijo Anca, una chica rumana muy luchadora que me hace algunos tratamientos de presoterapia y termoterapia de vez en cuando. Me encanta esta chica porque es directa y honesta y esa honestidad la lleva en el día a día de su trabajo. Como es honesta, confío en ella, ya que sé que su honestidad y sus creencias van por encima de los objetivos comerciales que le pueden imponer. Y aunque probablemente no venda tanto como otras personas más agresivas comercialmente, creo que a la larga venderá incluso más, porque sus clientes confiamos mucho más en lo que nos dice, ya que sabemos que no nos va a mentir. Y eso es muy importante. 

La rueda siempre vuelve a girar es una expresión que habla precisamente de eso: de honestidad, de comportamiento. Puedes ser agresivo comercialmente y mentir o exagerar; es muy probable que tus resultados a corto plazo sean muy buenos, pero cuando la gente vea que le has mentido, no le has contado toda la verdad o que, en definitiva no pueden confiar en ti, ¿qué va a ocurrir? 

También es aplicable a ese tipo de personas que siempre pisan al de al lado, que para quedar bien se dedican a hundir y criticar a los demás. Creo que llega un punto en el que la gente se da cuenta de ese comportamiento y las cosas comenzarán a irles peor de lo que les ha ido hasta el momento. 

Que la rueda siempre vuelva a girar es algo muy similar a nuestro dicho El tiempo pone a cada uno en su sitio, no siempre ocurre, o quizá sí, pero a veces se necesita más tiempo del que nos gustaría. 


La honestidad y la lealtad son valores fundamentales para mí. Procuro ser muy honesta con los demás, y para eso tengo que empezar siendo honesta conmigo misma. Probablemente algunos me tachan de demasiado vehemente, demasiado seria, demasiado muchas otras cosas... Pero intento tener claro quién soy y cómo soy, intentar mejorar pero ser fiel a mis principios. Quizá a veces soy demasiado cabezota o testaruda, pero también otras veces soy capaz de autocuestionarme y volver a preguntarme si lo que pienso es lo correcto, si en lo que me está diciendo el de enfrente está la verdad y yo no la veo. Pero llego a una conclusión: si creo que el de enfrente tiene razón, se la doy; y si creo que no, no se la doy y defiendo mi postura con uñas y dientes. Esto, obviamente, no siempre es bueno ya que en este mundo de frecuentes puñaladas y mirar para otro lado, ser honesto a menudo significa para algunos "ser negativo", "no apasionarte" y otras cosas de esos manuales para yupis que leen los que están arriba. 

No importa, ser honesto con uno mismo y con los demás es para mí un valor fundamental. No creo que nadie pueda decirme que no soy honesta y que no soy leal, y si alguna vez no lo he sido, pido disculpas y espero que quien lo crea me lo diga, me permitirá aprender de mí misma. Eso significa ser sincera, no ser flower power y llamar a las cosas por su nombre, lo que muchas veces no gusta, lo sé. Pero yo duermo a pierna suelta porque tengo la conciencia muy tranquila

Pero el tiempo pasa y con él uno se da cuenta de ciertas cosas que antes no veía. El tiempo pone a todo el mundo en su sitio, o la rueda siempre vuelve a girar. Eso sí, a veces hay que esperar mucho. 

NOTA_ La imagen la he sacado de aquí. Si incumplo derechos, por favor enviadme un mail y la borraré en el menor tiempo posible. 

EL CALLEJÓN DEL AGUA EN SEVILLA: UN LUGAR CON MAGIA

Sevilla es una de mis ciudades favoritas. Me encanta como lugar pero además me encanta su gente y tengo la inmensa suerte de tener grandes amigos sevillanos. Por ello, es habitual en mí hablar de esta ciudad y de todo lo que tiene que ver con ella con absoluta pasión.

Hace unas cuantas semanas (si lo pienso han pasado casi dos meses) tuve el placer de volver a visitarla y perderme entre sus calles. Fue poquito tiempo pero os aseguro que lo exprimí al máximo. Tuve la oportunidad de volver a redescubrir mi Sevilla de la mano de una gran amiga, aprovechando para mostrarle algunos de mis puntos favoritos y además dejarme embrujar de nuevo por esta ciudad y por las sorpresas que nos depara prácticamente a cada paso.

Y uno de mis lugares fetiche de esta bella ciudad es precisamente el lugar del que hoy quisiera hablaros: un lugar transitado pero a la vez desconocido. Es muy posible que llegues a estar cerca del llamado callejón del agua, sobre todo porque es una pequeña calle al lado del muro de los jardines de los Reales Alcázares, en el corazón del Barrio de Santa Cruz, cerquita de la Catedral y un destino habitual para quien turistea o pasea por Sevilla. Pero lo cierto es que quizá tu trayecto no trascurra por este lugar lleno de magia, y es una pena, porque creo que este callejón tiene algo especial, ese duende que muchas veces tiene Sevilla.

El callejón del agua recibe este nombre porque por ahí pasaba una conducción de agua, al lado de la muralla de los jardines del Alcázar y de este hecho heredó su nombre. El preciado líquido procedente desde los Caños de Carmona llegaba hasta los Reales Alcázares sevillanos a través de esta conducción.

La Calle del Agua o el Callejón del Agua (ya que en Sevilla se conoce con ambos nombres) es una callecita pequeña, tratándose en concreto de un adarve, es decir, una calle que circula pegada a una muralla, con el propio muro de los jardines de los Reales Alcázares a un lado y al otro diversas edificaciones con mucha historia y encanto a sus espaldas. De hecho, creo que fue alguno de esos pequeños detalles de estas casas los que me hicieron fijarme por vez primera en este lugar y convertirlo en uno de mis lugares fetiche de la ciudad, al que siempre que tengo tiempo me acerco en cualquier visita a Sevilla y que me gusta compartir con gente que me acompaña en estos paseos.

Probablemente, una de las partes más mágicas de esta calle es el cuidado patio andaluz del número 2 de la calle del agua. Imposible no fijarse y fisgar entre las rejas, hacer fotos e incluso cuando has tenido la suerte de visitarlo varias veces, tener tu propia colección de fotos de este lugar y ver su evolución o sus cambios. Cuidan mucho este patio y sus plantas y flores, merece la pena verlo una y mil veces.


En la fachada de la casa que ocupa el número 2 de la calle del Agua encontraremos también una placa que nos llamará la atención. Está hecha por Mariano Benlliure y reproduce la imagen del escritor norteamericano Washington Irving, que tanto se enamoró de España y especialmente de Andalucía y las ciudades de Sevilla y Granada. Washington Irving se alojó precisamente en este bello enclave en Sevilla y esta placa recuerda su paso por la ciudad hispalense.

Os comentaré también que en esta pequeña calle existe un restaurante con mucho encanto, con su patio andaluz incluido, en el que aún no he tenido la suerte de comer en ninguna de mis visitas a Sevilla, pero que lo tengo en la lista de las cosas que algún día me gustaría hacer. Se trata del Corral del Agua, en el número 6 de esta misma calle, y que ya desde fuera enamora y llama la atención. He podido leer buenas reseñas sobre este restaurante en varios lugares, así que seguro que merece la pena y aquí os lo dejo.

El Callejón del Agua es un lugar con historia en Sevilla, recogido por la tradición popular y presente en muchas canciones. Por ejemplo, aquellos versos de Lole y Manuel que cantaban:

 Voy soñando con tus besos por el callejón del Agua, no despertarme del sueño, 
campanas de la Giralda. 

No en vano, desde allí podríamos oír perfectamente las campanas de la Giralda, estamos en Santa Cruz, al lado de los Reales Alcázares, muy cerquita de la Catedral.


O aquella otra copla sevillana:

Entre los barrios sevillanos existe uno de leyenda, pues son sus calles tan solitarias que es un encanto y en el verano en ninguna de ellas penetra el sol. 
Plaza preciosa de Doña Elvira, es el más bello placer en esta vida, preciosas, bellas, también notables, Santa Teresa, Lope de Rueda y Los Venerables, plaza preciosa de Doña Elvira, 
Calle Pimienta y del Agua el Callejón, bellos Jardines de Murillo,
 lo más hermoso que Dios creó.


Hablar del Barrio de Santa Cruz y de algunos de sus más bellos rincones como la Plaza de Doña Elvira, los Jardines de Murillo o el propio Callejón del Agua, entre otros muchos lugares con encanto, daría para verter litros y litros de tinta (aunque sea digital). Pero sin duda estamos en un lugar con alma y con duende, especial, incluso dentro de la ciudad de Sevilla que ya de por sí es mágica. 


MADRID CON NIÑOS 16: NAVIDAD 2014: ESPECTÁCULOS NAVIDEÑOS

Se acercan las Navidades, ya se palpa en el ambiente... A mí no me preguntéis, que yo llevo con el árbol montado en el salón desde principios de noviembre y con todos los regalos de Papá Noel en perfecto estado de revista y envoltorio desde hace un par de semanas. Sí, ya sé que soy una cagaprisas. Y ahora estoy pensando en los espectáculos navideños para niños que habrá en Madrid y a cuáles voy a llevar a Henar. Os adelanto que para algunos de ellos ya tengo entradas, desde hace meses incluso para uno. Sí, de nuevo reconozco que soy una cagaprisas...

Pero ahora, comparto con vosotros algunos de los espectáculos para niños de los que podremos disfrutar esta Navidad 2014 en Madrid. 


1. Mickey's Music Festival

No lo podemos evitar, en mi casa somos fans de Mickey y sus amigos, y mi hija Henar la fan número uno. Podemos decir que ya somos asiduos a los espectáculos protagonizados por el simpático ratoncito & cía y que no nos perdemos el Disney on Ice cada año. Pero es que estas Navidades Mickey, Minnie, Donald y Goofy estarán en Madrid en el Mickey's Music Festival. Y no sólo ellos, sino que en este espectáculo musical estarán acompañados por otros personajes Disney como Aladdin y Jasmine, la Sirenita y los personajes de Toy Story. 

Fechas: en Madrid estarán del 19 de diciembre al 4 de enero. Luego estarán en otras ciudades españolas. Podéis consultar toda la información en su web. Para las entradas del día 19 de diciembre (desconozco si sigue habiendo localidades disponibles) existe un 50% de descuento. Ésa es la sesión para la que en mi casa ya tenemos entradas desde el verano. 





2. Navidades en el Price

Este espectáculo es ya todo un clásico en estas fechas navideñas en Madrid, vuelve al Circo Price por Navidad. Cada año, en este emblemático teatro madrileño, se organiza un espectáculo con tintes circenses que suele estrenarse en el puente de diciembre y que llega hasta después de Reyes. He ido en dos ocasiones a este espectáculo, que cambia cada año, y tras un par de años de ausencia, este año me llevo a Henar a que lo conozca. La temática de este año arranca de un carrusel en el que los caballo cobrarán vida, los magos realizarán trucos imposibles y los trapecistas conseguirán el más difícil todavía. Un espectáculo para toda la familia. 

Fechas: del 5 de diciembre al 11 de enero. Existen descuentos para determinadas fechas. El día del estreno (5 de diciembre) las entradas están al 50%. Por supuesto, ese día estaremos allí para verlo en directo. Puedes consultar más información en su web




3. Espectáculos navideños en el Gran Teatro Caser Ruedo las Ventas

El coso madrileño se reconvierte en teatro y nos ofrece dos espectáculos que harán las delicias de los niños: 

Pica Pica bailando en Navidad: Un baile navideño con temas infantiles de los años ochenta. Plan familiar para los días 23, 23, 26 y 27 de diciembre y 4 de enero. 

Juan D y Beatriz en Navidad: Misión buscando ayuda: Los niños también bailarán y se divertirán en este espectáculo con una única fecha de representación: 28 de diciembre. 

Más información de ambos eventos aquí

PICA PICA  JUAN D Y BEATRIZ EN NAVIDAD- MISIÓN BUSCANDO AYUDA



4. Festival Peppa Pig. Un día con Peppa

Esta vez no se trata de un espectáculo musical (Peppa Pig nos visitó con un espectáculo musical en Madrid en Navidad 2013 y esta Navidad estará de gira en otras ciudades españolas). Pero Peppa sí vuelve a Madrid por Navidad. Los niños podrán adentrarse en el universo de Peppa Pig y conocer en persona a sus amiguitos televisivos, así como disfrutar de otras muchas actividades con Peppa y sus amigos. La verdad es que tiene una pinta divertidísima. 

Fechas: del 20 al 28 de diciembre en el Palacio de Vistalegre. Podéis encontrar toda la información relativa a horarios y precios aquí




5. Vamos al circo

Ya os he hablado del espectáculo navideño del Circo Price, pero en Navidad es tradición ir al circo de toda la vida: el de leones y payasos. El Circo Mundial viene este año de nuevo a Madrid con un espectáculo familiar que siempre es capaz de cautivar a niños y mayores. Desgraciadamente, este año no estarán al lado de la Vaguada (que me pillaba genial) sino cerca del Centro Comercial Dreams Palacio de Hielo. 

Fechas: del 28 de noviembre al 11 de enero. Ver horarios y precios aquí





Por supuesto, habrá otros muchos espectáculos con temática navideña y muchos otros espectáculos teatrales para niños y otras actividades para los reyes y reinas de la casa, además de las películas con temática navideña en los cines. Henar y yo ya tenemos entradas para los dos primeros espectáculos de los que os he hablado y probablemente acabemos acudiendo a alguno más. La magia de la Navidad hay que vivirla intensamente.... :)

LA INSPIRACIÓN DE PAPÁ NOEL 2014: ALGUNAS IDEAS PARA REGALAR EN NAVIDAD A NIÑOS

No sé vosotros, yo me considero una cagaprisas. Me gusta hacer las cosas con tiempo y en el caso de los regalos de Navidad ni os cuento. Me parece realmente especial buscar el regalo perfecto y eso, creo que no se logra deprisa y corriendo a última hora. Además, cuando tienes niños pequeños, te gusta hacer las cosas con más mimo, intentar hacerlo perfecto. 

Como española, creo que la Navidad es importante pero en el tema de regalos, aunque en mi casa siempre ha venido Papá Noel, los Reyes son los realmente importantes y los especialistas. Es cierto que las vacaciones de los niños no están orientadas a esto y que es una faena que los Reyes traigan muchos regalos chulos un par de días antes de que nuestros niños tengan que volver al cole. Pero para mí, Papá Noel trae algunas cosillas y los Reyes traen los regalazos.

Os parecerá mentira, pero mi hija (que aún no tiene ni tres años), pide regalos, ¡ver para creer! Ay, lo que me queda... En concreto pide el vestido de Cenicienta (eso es pura inducción de una servidora, que lo tiene comprado desde el verano), un peluche de Peppa Pig y el DVD MinnieCienta (que lo ve anunciado en Disney Junior).


Pero bueno, su Papá Noel va a ir por otros derroteros... Os cuento algunas de las cosas que le va a regalar a Henar Papá Noel y que pueden serviros de inspiración para un regalo de Navidad a una niña de 2 años y medio o casi 3 años.

Un libro (o muchos): Mini Biblioteca Amarilla. Este libro (o más bien libros) lo(s) compramos en El Corte Inglés, aunque lo podéis encontrar en Amazon, Fnac, La Casa del Libro... Se trata de una caja cuadrada que incluye en su interior nueve mini-libros en edición bilingüe (español e inglés), con los que espero que podamos continuar nuestro aprendizaje de inglés. Henar tiene un par de horas de inglés a la semana en la guarde y yo procuro ir adentrándola en el maravilloso mundo de los idiomas, por lo que pensé que si Papá Noel le traía estos libros quizá aprendiésemos aún más mientras jugábamos con ellos.



Peppa Pig y su merchandising. No podemos obviar el fenómeno Peppa Pig. Mi hija, como os contaba, pide un peluche de Peppa Pig. Como tiene tantos, hemos optado por una imitación (no demasiado lograda pero sí baratilla) de los chinos. Y es que debe de tener 20 peluches, así que uno más o menos y de una calidad o de otra, no creo que aporte nada.

Pero además del peluche, Papá Noel le va a traer un maletín de Peppa Pig enfermera con el que espero que se sorprenda positivamente. Os diré que estos maletines de Peppa Pig de plástico con cosas dentro están francamente bien. Yo compré el de enfermera en Alcampo hace unas semanas, estaba de oferta muy bien de precio. Pero he visto que los hay con Peppa Pig con corona y joyería dentro y algún otro modelo más. Teóricamente es para niños a partir de 3 años, pero a Henar le faltará un mes y medio para cumplirlos cuando lo reciba, así que creo que es suficientemente seguro y que le gustará.



Películas de Navidad. Me encantan las películas de Navidad, creo que en esas fechas frías, ponerte a ver en la tele buenas películas navideñas llenas de sentimiento es algo mágico. Por eso, pensé que si Papá Noel incluía entre sus regalos alguna película navideña, sería un acierto. Encontré en Privalia este pack de la Navidad Mágica de Mickey a muy buen precio, que incluye tres dvds navideños. Existe otra caja similar con otras tres películas (la caja verde). Ambas las podéis encontrar casi en cualquier tienda. Realmente, no hace falta que sea de Mickey y sus amigos, pero a mi hija Henar le encantan y siempre es todo un acierto: espíritu navideño Disney.


Mickey Mouse y su merchandising. Las películas navideñas eran el qué, Mickey ha sido simplemente casualidad, por llamarlo de algún modo. Pero Mickey y Minnie en mi casa siguen siendo los reyes de todo, así que no pueden faltar entre los regalos de Papá Noel. A este respecto, os diré que tanto el saco de Mickey (en el que irán todos los regalos) como la caja de música de Minnie son dos regalos de la línea de Navidad de Disney Store, pero del año pasado. Aproveché las rebajas del pasado año y lo guardé para éste (previsora que es una), pero en la Disney Store tienen una línea de Navidad fantástica, con cosas tan bonitas como éstas (os adjunto alguna imagen). 


Saco Navidad Mickey Mouse y PlutoCalcetín Navidad con cara de Minnie

Obviamente, ya vendrán los Reyes Magos con muchos más regalos y juguetes, pero creo que Papá Noel, aunque con menos medios y número de cosas, tampoco lo va a hacer mal en la casa de Henar. 

MI 65ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 23 NOVIEMBRE


Esta semana ha sido de las moviditas, las intensas... Estoy atravesando un pico de trabajo complicado, que espero que baje un poco, y además en casa también llevamos unos días intensos, pero eso no me ha impedido recoger algunos pequeños momentos que he vivido esta semana. 



Athos, mi mejor amigo. Siempre a mi lado en cada momento, y mucho más aún cuando necesito un cariño extra. 



Me encantan las chimeneas, pero sobre todo me gusta especialmente encenderlas y ver cómo empieza a propagarse el fuego, es prácticamente hipnótico. 



El jueves tuve un gran evento en el Hotel Madrid Tower. Me llevó mucho trabajo pero creo que salió muy bien y que aprendí y disfruté mucho organizándolo. 



Y mi querida Patri me ha actualizado el Currículum y me ha encantado el nuevo diseño. Aquí os dejo una foto de un trocito de él pero si cualquier ojeador quisiera saber más, sólo tiene que contactarme ;) 




A ver qué nos depara la siguiente semana....

VIERNES VITALES 25: QUE EL RELOJ NO TE QUITE TU TIEMPO

Estas semanas están siendo muy intensas, demasiado intensas... Tengo mucho trabajo (algo habitual en la España de hoy) pero además se me han juntado varias cosas con la misma fecha de éstas que hay que sacar sí o sí... y no hay tiempo para todo. Básicamente eso se traduce en que hago más horas de las que se incluyen en mi horario y que estoy muy cansada. Obviamente repercute en mi vida privada, ya que tengo mucho menos tiempo para mí, he estado menos tiempo con mi hija, me he quedado dormida todas las noches en cuanto he cogido la cama y un largo etcétera de cosas. 

Sin embargo, el gran evento que tuvimos ayer y que organicé durante las dos pasadas semanas salió bien y sobre todo, ya se terminó. Después de robarme a mí misma tiempo personal y por ende robárselo también a mi familia, decidí que hoy llevaba yo a Henar a la guarde y que llegaría un poco más tarde a trabajar. Aún así, mis tiempos de trabajo siguen siendo sensiblemente superiores a los que marca el horario. 

Pero llevar a mi hija a la guarde, incluso con la previsión de llegar 15 minutos tarde a trabajar, se convirtió en otra carrera más. De repente me vi, diez minutos después de la hora, arrastrando a mi hija hasta el coche, con demasiada urgencia y diciendo ¡date prisa, que no llegamos! Antes, al salir de casa, había elevado la voz (sin llegar a gritar, pero casi), diciéndole que fuese más rápida, que mamá no iba a llegar a trabajar. Mi pobre hija de menos de tres años (los cumple en febrero), bajaba rampa del garaje abajo, agarrada a mi mano y casi arrastrada. 

Y en ese momento, recibí un fogonazo, una auténtica iluminación vital. Pensé que llevaba a mi hija corriendo, metiéndole un estrés innecesario en su pequeño cuerpecito de niña muy pequeña, hablándole mal, urgiéndole a ir más deprisa. Y en realidad, ¿para qué? ¿realmente era necesario correr tanto para llegar... 5 minutos antes? ¿qué pasaría si llegaba media hora tarde, teniendo en cuenta que también saldré tarde y que el miércoles seguía en la oficina a las 8 de la tarde cuando mi hora de salida eran casi cinco horas antes? El miércoles había que hacerlo porque mi responsabilidad me lo dictaba y realmente se necesitaba, el evento de presentación era el jueves. Pero hoy, viernes, ¿era necesario empujar a mi hija y arrastrarla? No, ¡rotundamente no!.


En ese momento, paré, rebajé la velocidad y me puse a cantar. En seguida Henar se puso a cantar y pegar saltitos conmigo y las dos bajamos la rampa hacia el garaje mucho más contentas. Probablemente tardé dos minutos más en bajar y meternos en el coche. Probablemente también tardé otros tres minutos más en despedirme con calma en la guardería... El resultado fue que llegué 20 minutos tarde a trabajar, que en realidad no son llegar tarde: primero, porque tengo horario flexible; segundo, porque igual que entré 20 minutos tarde salí media hora más tarde; y tercero, porque hoy nadie me esperaba a primera hora ni era necesario correr. 

¿Por qué entonces vamos tan rápido por la vida? Vamos corriendo, con el reloj dictador en nuestra cabeza, siempre intentando llegar y sin llegar, siempre como el conejo de Alicia en el País de las Maravillas. No sé cuántos días en mi vida tendré el placer, sí, placer, de llevar a mi hija a la guarde, de despedirme de ella, de abrazarla... Pero ¿voy a perder la magia de esos momentos y de esos placeres por llegar 5 minutos antes? No, rotundamente no. 

Y ese no, si lo pensamos bien, esto lo podemos aplicar a muchas ocasiones en nuestra vida. ¿Qué pasa si estás cinco minutos más con esa amiga a quien hace tanto tiempo que no ves? ¿o si te regalas 10 minutos para pensar? ¿y si no corres y coges el siguiente autobús? Lo que pasa corriendo y pierdes no es el autobús, sino tu vida. Piénsalo. 

NOTA: La imagen corresponde a la película de Walt Disney "Alicia en el País de las Maravillas". 

LA REAL CASA DE MONEDA DE SEGOVIA Y EL RESTAURANTE EL INGENIO CHICO.

Hace unas semanas estuvimos de visita familiar en la Real Casa de Moneda de Segovia. Fue un plan estupendo, ya que nos permitió una visita cultural al propio museo de este lugar, conocer también el Centro de Interpretación del Acueducto de Segovia, que se encuentra también en la Casa de Moneda, visitar este edificio histórico maravillosamente bien reformado antes de su apertura al público, y además disfrutar del buen menú del día de su restaurante El Ingenio Chico.
Tenemos la suerte de tener una casa en un pueblo de la provincia y Segovia es una ciudad que visitamos, por lo tanto, con bastante asiduidad. Está claro que Segovia es una ciudad preciosa, con una dilatada historia a sus espaldas y mucho que descubrir. Considero que la conozco bastante bien, pero aún así siempre tiene cosas que me sorprende, como por ejemplo esta Real Casa de Moneda, que data de la época de Felipe II y  que era una total desconocida para mí hasta hace poco tiempo (la han restaurado y abierto al público recientemente).

LA REAL CASA DE MONEDA DE SEGOVIA: UN POCO DE HISTORIA.
La Real Casa de Moneda de Segovia se encuentra situada lejos del centro histórico de la ciudad, en la parte exterior de la muralla; en concreto, en el valle del río Eresma. Se trata de una vega muy bonita y con mucho encanto de por sí, más aún por encontrarse al lado del Monasterio de Santa María del Parral, que pocos conocen por su lejanía del centro de Segovia pero que también bien merece una visita.

Este lugar fue escogido por el mismísimo rey Felipe II a finales del siglo XVI, quien quería levantar allí una novedosa fábrica de moneda al estilo de las mejores y más innovadoras fábricas alemanas de la época. El rey no escatimó recursos, trayendo de Alemania a los mayores especialistas en arquitectura industrial, quienes, bajo el mandato del gran arquitecto real Juan de Herrera, levantaron el edificio tal y como hoy lo conocemos.


La fábrica de Moneda utilizaba para fundición de monedas un novedoso sistema denominado Ingenio, que producía monedas de forma mecanizada y en serie. La moneda era acuñada de una manera mucho más rápida y además se conseguía una mejor acuñación de la misma. Los ingenios se movían mediante ruedas hidráulicas (de ahí que este edificio se halle en el cauce del río Eresma), fueron creados en Austria y desde allí se trasladaron a Segovia.

El rey Felipe II, probablemente uno de los mejores reyes que ha tenido este país nunca, demostró nuevamente que podía traer a España la vanguardia industrial que no existía en la mayoría de los países europeos, creando una fábrica de moneda precursora.

Nada más adentrarte en la estructura del edificio te recordará de manera inmediata al Monasterio del Escorial, por la pureza de líneas, el estilo herreriano fácilmente reconocible y las pizarras negras. Este edificio sufrió reformas posteriores (especialmente en los siglos XVII y XVIII) pero el estilo herreriano se mantuvo.

La Casa de Moneda de Segovia mantuvo su actividad durante casi tres siglos (desde finales del siglo XVI hasta más de la mitad del siglo XIX), hasta que toda la fabricación de moneda en España se llevó a la Casa de Moneda de Madrid. El edificio de la Casa de Moneda de Segovia sufrió bastantes vicisitudes. Fue vendido y convertido primero en fábrica de harina, llegando a encontrarse incluso en estado de abandono o semirruina. Una cuidada restauración nos ha permitido disfrutar de este lugar hoy en un estado muy similar al que se encontraba en sus épocas gloriosas.


VISITANDO LA CASA DE MONEDA DE SEGOVIA.

Nada mejor que iniciar una visita comiendo, aunque probablemente éste no sea el cauce más habitual de inicio. Uno de los edificios que albergaban las máquinas de acuñación de monedas, el denominado Ingenio chico, es hoy un restaurante bastante concurrido y en el que sirven un buen menú del día alejado del cordero y cochinillo que podemos encontrar un fin de semana en la mayoría de los restaurantes segovianos.

Podemos comenzar por considerar la Casa de Moneda de Segovia como un museo, aunque no uno al uso. Posee una exposición permanente y una sección de exposiciones temporales, pero la denominada “exposición permanente” conlleva una parte de museo más a o menos tradicional y otra parte de museo visual, en parte al aire libre.

Uno de los mayores aciertos de la remodelación y la posterior apertura al público de este edificio viene del hecho de que han logrado mantenerlo en un estado muy similar a como era la Casa de Moneda durante los siglos que estuvo en funcionamiento. El segundo acierto creo que proviene de que puedes ver y entender la maquinaria que hizo posible la acuñación de moneda y que resultó tan innovadora en época del rey Felipe II in situ, de manera que resulta mucho más sencillo entenderla y ubicarla en su conjunto.

La entrada da derecho a ver la parte de museo organizado en varias plantas y que nos da la posibilidad de ver parte de la maquinaria así como paneles referentes a la historia de este edificio, a la propia historia española, el proceso de acuñación de monedas etc. No sé si la visita puede llegar a ser guiada, nosotros la hicimos por nuestra cuenta con un audioguía que se incluye en el precio de la entrada, pero de esta forma te puedes hacer una idea muy fiel del contenido de este museo. Para completarlo, debemos prestar atención a los canales exteriores y las máquinas que se mantienen en ellos.

Dentro del recinto de la Casa de Moneda podemos encontrar además el Restaurante el Ingenio Chico y el Centro de Interpretación del Acueducto. Me chocó mucho que este centro de interpretación se encuentre precisamente aquí, ya que queda muy lejos del Acueducto y mientras el monumento romano es visitado por cada turista que pone un pie en Segovia la Casa de Moneda ahora mismo dista mucho de ser un lugar frecuentado por la mayoría de los visitantes de la ciudad. Creo que podrían haber elegido una mejor ubicación para este centro de interpretación.


EL RESTAURANTE EL INGENIO CHICO.

Podemos aprovechar para comer en el restaurante El Ingenio Chico, que dispone de un menú del día a un precio de alrededor de 15 euros y que es una excelente opción. El restaurante se ubica en uno de los edificios de la Casa de Moneda, en concreto el conocido como Ingenio Chico, del que ha cogido el nombre este restaurante. Este edificio ha sido restaurado con mucho estilo, posee dos plantas y una terraza anexa (para disfrutarla con buen tiempo). Es recomendable reservar previamente.


Para más información, podéis consultar los siguientes enlaces:







MI 64a SEMANA INSTAGRAMIZADA:16 DE NOVIEMBRE

Otra vez domingo por la tarde, mi lucha contra el calendario no cesa y siempre gana él. Pero ya que no puedo ganarle la partida al tiempo y frecuentemente va más rápido de lo que querría, al menos sí procuró aprovechar bien el tiempo. 

Esta semana he tenido la suerte de gozar de dos días de vacaciones: un festivo y otro día que me cogí para acudir a Mentes Brillantes, un congreso de ponencias cortas de gente con una historia que contar y que nos aportan mucho a nivel personal y nos hacen pensar. Simplemente espectacular! La cantidad de ideas que me rondan las cabeza después de este maravilloso día. 



El viernes me puse a envolver algunos de los regalos de Papá Noel para Henar. 
Sí, llamadme cagaprisas, tenéis toda la razón, pero desde que tengo una hija aún me gusta más planificarlo todo, esperando que sea casi perfecto. En Navidad tendremos algunos regalos, pero mi idea de Reyes Magos temáticos de Cenicienta para este año espero que la deje sin palabras. 



Paseando por la glorieta de Embajadores me encontré con este dibujo, que me hizo gracia. Pero lo que realmente me gustó fue la leyenda que habían escrito debajo. Como no se ve entera, os la transcribo: "No necesitas las cosas que compras, sino el tiempo que te roban". Es cierto, incluso las cosas que compramos nos quitan tiempo, además de la rutina, que nos lo absorbe sin enterarnos. Hace tiempo que dejé de coleccionar cosas, prefiero coleccionar experiencias.



A veces pensamos que los días grises no pueden traer nada bueno, pero un pequeño detallé los llena de color. Mi marido me regaló estas flores a mitad de semana y me levantaron mucho el ánimo. Tengamos más detalles con los que nos rodean. 




Buena semana a todos, sed felices y buscad aquellas pequeñas cosas que os hacen sonreír ;)

VIERNES VITALES 24: TENGO UN SUEÑO, ES DIFÍCIL PERO VOY A INTENTARLO

Ayer estuve en Mentes Brillantes en el Circo Price, un encuentro organizado por El Ser Creativo y que resulta de lo más inspirador. El año pasado os contaba mi experiencia en este post y seguro que a lo largo de los próximos días me animo a contaros mi experiencia de este año, que creo que ha sido aún más inspirador que el anterior (o quizá que este 2014 me ha servido para madurar mucho y avanzar en el mundo del coaching y la positividad y por ello los mensajes de Mentes Brillantes aún me han calado más). El evento continúa en el día de hoy, pero yo ayer fui a cargo de un día de vacaciones y hoy no me resultaba posible ir, una pena. 

Pero regreso a mis viernes vitales con una de las cientos de ideas que salieron ayer: vamos a darle una vuelta a nuestros sueños. Sí, todos tenemos sueños cuando somos pequeños pero con el paso del tiempo se nos olvidan o los dejamos apartados en un rincón de la memoria sin hacerles caso. Y eso está muy mal. Otras veces, seguimos creyendo en ellos pero no en la posibilidad de que se hagan realidad, la situación es tan difícil que ni siquiera me voy a molestar en intentar mi sueño, porque ya sé (en realidad presupongo) que no me va a salir bien. 

No sé vosotros, pero a pesar de trabajar diariamente por ser más positiva y más feliz, si hago análisis de conciencia, he perdido (u olvidado) muchos sueños y otros, aunque los recuerdo, ni siquiera lo intento, porque creo que no me van a salir. Pero si no lo intento es prácticamente imposible que se conviertan en realidad y soy lo suficientemente realista para no pensar en que me va a tocar la lotería o que me va a salir un mago de una tetera (sí, no tengo lámparas de aceite y creo que la tetera es lo que más se le asemeja) y preguntarme ¿qué quieres? y concedérmelo. 

Os voy a poner un ejemplo. A nivel profesional estoy bien, me gusta lo que hago (que no es poco), me gusta la autonomía que generalmente me dan en mi empresa y la posibilidad muchas veces de hacer cosas bonitas que me llenan y además algunas de esas cosas están muy relacionadas con mi pasión. Sin embargo, el mercado laboral actual, la falta de jornadas reducidas y flexibilidad, el miedo... muchas veces me paralizan. Llevo casi seis años en la misma empresa y lo primero es que me siento afortunada por tener trabajo y más aún por hacer cosas que me gustan y que me aportan. Para mí es muy importante además ver crecer a mi hija, poder ir a llevarla a la guarde algunas mañanas y recogerla muchas tardes, poder pasar tiempo con ella, compartir actividades (piscina, biblioteca, cuentacuentos o simplemente una tarde de juegos). Y también es importante tener tiempo para mí, por ejemplo para visitar a un nutricionista y seguir una dieta (con la que por fin me he puesto a perder peso y estoy muy contenta), hacer ejercicio yendo a clases de aerobic o incluso asistir a clases que me aportan como las de costura (os reiréis, pero las disfruto mucho). Sin embargo, los horarios españoles no entienden de flexibilidad ni reducción horaria y mucho menos en puestos de responsabilidad y en la balanza... termino por quedarme como estoy y ¿renunciar a mis sueños? 

Llevo meses obsesionada con una idea: el Instituto de Felicidad de Coca-Cola. Ya sé que nada es perfecto y que Coca-Cola también tiene sus cosas, pero me encantan las cosas que preparan en este instituto y, desde fuera, me parece un trabajo precioso y que me encantaría. Después de asistir a Mentes Brillantes llevo horas dándole vueltas al tema ¿y si les escribo? ¿y si me presento? ¿y si les cuento todo lo que me gustaría hacer y podría aportar en un proyecto así? ¿por qué no lo hago? Tengo un sueño, sé que es difícil pero creo que voy a intentarlo, ¡necesito intentarlo!

REYES MAGOS TEMÁTICOS: MICKEY MOUSE

El año pasado hice unos Reyes Magos temáticos. Y comentándolo con algunas amigas y personas cercanas me han propuesto que lo escriba en el blog. Porque se oye mucho sobre cumpleaños temáticos, fiestas temáticas etc., pero no sobre Reyes Magos temáticos. Y por supuesto, también puede hacerse.

Ya os conté en este post los últimos Reyes Magos que le preparé a mi hija. Eran sus segundos Reyes Magos pero en realidad eran los primeros en los que parecía que se iba a enterar un poco. Y vaya si lo hizo.
Siempre he pensado que los Reyes Magos es una fiesta súper especial, pero por supuesto mucho más cuando tienes niños en casa. Contrariamente a lo que piensan algunos, no se trata de gastarte un pastizal sino de ser un poquito original y preparar los Reyes con tiempo y con esmero, echarle un poco de imaginación y hacer que los regalos, ya sólo por su presentación, enamoren al niño nada más verlos.

Hace casi un año mi hija era una fan incondicional de Mickey Mouse, así que sus Reyes Magos temáticos no podían estar protagonizados por otro que este simpático ratón. Para ello, se me ocurrió echarle un poco de imaginación y mucho cariño y me hice con unos cuantos productos del ratón más famoso del mundo, algo que no es nada difícil como podréis imaginar.


Le compré la famosa Casa de Mickey Mouse en versión juguete que hace las delicias de cualquier niño o niña pequeñ@. De hecho, un año después, y aunque ahora Mickey Mouse no es el único Dios de su religión (han entrado al Olimpo de sus dioses otros personajes como Peppa Pig o Dora la Exploradora, entre otros), raro es el día que no saca la Casa de Mickey Mouse y se pone a jugar con ella, así que fue un acierto absoluto.

Pero como el protagonista iba a ser Mickey Mouse, teníamos que dar un golpe de efecto. Y creo que lo conseguimos. Se trataba de que, en cuanto entrase al salón viese un montón de regalos (el montón no tiene que ser grande, pero que los regalos estén agrupados hace mayor efecto; además, no es difícil lograr un montón, ya que las cajas de regalos de niños ya son grandes por sí solas) protagonizados por el gran Mickey Mouse. 

Para ello, envolví todos los regalos en papel navideño del propio Mickey y su eterna compañera Minnie y coloqué en medio del montoncito un estupendo peluche de Mickey Mouse que había comprado meses atrás en una oferta de la Disney Store por 15 euretes de nada. Lo metí en una bolsa de celofán y se me ocurrió que la gran traca final la conseguiría con un globo de helio con la cabeza de nuestro ratón favorito. Es algo que produce un efecto espectacular en los niños, que cuesta dos duros y lo podéis encontrar en cualquier tienda de fiestas o muchas de las tiendas de chucherías de los centros comerciales. El único problema es que tuve que ir por él la tarde anterior y dejarlo en el coche hasta que Henar se durmió por la noche y pude ir a recogerlo. El efecto fue el deseado, lo podéis ver perfectamente en la foto.


Por último, rodeé el montoncito (en el que por supuesto incluí los regalos de toda la familia, incluido los de nuestro perro Athos, que también tiene sus Reyes) con un montón de moneditas de chocolate, piruletas y demás. Tuve suerte porque unos días antes encontré monedas de Mickey y sus amigos, por lo que ya fue la cuadratura del círculo.

Como veis, con poco dinero (no creo que entre todos los regalos de Henar llegásemos a gastarnos 100 euros, aunque eso sí, echando mano de ofertas y comprándolos con tiempo), montamos unos Reyes Magos temáticos estupendos. Henar quedó encantada con el resultado, no tenía manos suficientes para coger todo lo que tenía a su alrededor...


Y los de las próximas navidades ya los tengo planeados. En este caso la protagonista va a ser Cenicienta. ¿Queréis que os cuente mi idea? 

MI 63ª SEMANA INSTAGRAMIZADA: 9 (10) DE NOVIEMBRE

Mil perdones, pero teniendo en cuenta que hoy 10 de noviembre es festivo en Madrid, esta semana instagramizada termina en lunes en lugar de domingo. 

Una de las cosas de las que más me siento orgullosa y que más me cuestan (sobre todo a nivel profesional) es pasar tiempo con mi hija. Mucho tiempo y tiempo de calidad. 
La tarde del lunes pasamos una estupenda tarde de sofá y cartas de Mickey Mouse. 


Y como nos encanta el parque, raro es el día que no vamos y nos dan las mil (aunque confieso que yo en cuanto puedo me escaqueo, #malamadre). Pero aquí la enana se lo pasa taaaaan bien...


Este finde largo hemos hecho muchísimas cosas juntos. Pero el sábado me dieron la tarde libre y aproveché para conocer ¡por fin! el Mercado de Motores. Había cosas preciosas, como éstas...


El domingo nos dimos un estupendo paseo en el teleférico de Madrid, ¡menudas vistas! Hacía más de nueve años que no subía, ya me vale. Pero ahora que me entra en mi abono de Zoo y Parque de Atracciones iremos muchas veces más. 


Y hablando de Parque de Atracciones... qué bien nos lo pasamos la peque y yo ayer. 
No se quería ir a casa ni p'atrás. Nos montamos en casi todas las atracciones, nos hicimos fotos con Dora, Botas y Bob Esponja y fue un día memorable :)


En definitiva, todas estas pequeñas cosas son las pequeñas cosas importantes de la vida. 

VIERNES VITALES 23: ¿POR QUÉ SALES POR LA VENTANA?

A menudo mis Viernes Vitales surgen de una frase, una conversación, una lectura, un comentario... Algo que durante la semana ha sido capaz de picar mi curiosidad y me ha llevado a pensar y replantearme algunos aspectos. 

Esta semana me he adentrado en una lectura muy interesante de crecimiento personal y profesional, un libro del que espero hablaros más adelante y que me está sirviendo para reflexionar y llegar a muchas conclusiones sobre mi propio comportamiento y qué vías hay de mejora. Sin duda alguna de las ideas de este libro serán protagonistas de mis Viernes Vitales futuros. Pero la reflexión de hoy creo que nos servirá para pensar en esos momentos en los que nos obstinamos y no vemos más allá de nuestras narices.

Toda esta reflexión salió por una frase de una persona que contaba la experiencia de su abuela, que hace muchos años hizo psicoanálisis y lo que el psicoanalista le dijo fue que llevaba diez años saliendo por la ventana, sin siquiera ver la puerta que tenía al lado. Esto, desgraciadamente, nos ocurre con frecuencia. Buscamos soluciones imposibles a problemas fáciles de solucionar y que sin embargo vemos de un modo mucho más complejo de lo que en realidad son. Por ello, a veces nos desesperamos buscando una salida a través de una ventana o de una pared, de lugares donde no hay salida y que lo único que logran es frustrarnos y entrar en bucle, cuando la solución está al alcance de nuestra mano... pero nuestros ojos no la ven: abre la puerta. El problema viene porque ni siquiera hemos visto la puerta y nos obstinamos en seguir saltando por la ventana, con todo lo que ello conlleva.

Creo que este vídeo puede resultar inspirador. 


En este caso, podemos decir que se trata de una persona en estado de embriaguez, y bajo ese estado, resulta imposible ver casi nada. Sin embargo, el niño que pasa al lado lo tiene claro: abre la puerta y pasa, sin más. El borracho se queda incrédulo y lo mira irse como si no hubiese pasado nada. 

¿Cuántas veces nos obstinamos en seguir intentando saltar la verja, seguir saltando por las ventanas? ¿Has mirado a tu alrededor?, ¿has comprobado si hay una puerta? Muchas veces ni siquiera hemos visto la puerta. Otras veces la hemos visto, pero damos por hecho que está cerrada porque ni siquiera nos hemos molestado en intentar abrirla. En otras ocasiones la puerta puede estar cerrada, pero existe, y abrirla conlleva únicamente ir a por las llaves, meterlas en la cerradura y voilá... 

No sé vosotros, pero en mis comportamientos y especialmente cuando me enfrento a un problema que me obsesiona creo que erro en el enfoque. Doy por hecho cosas, ni siquiera lo intento, busco una solución tremenda a un problema que no existe... Y muchas veces empezar por el principio, abrir los ojos, nos ayudará a encontrar soluciones o a ver simple y llanamente que ese problema que nos quitaba el sueño no es tal.