LA REAL CASA DE MONEDA DE SEGOVIA Y EL RESTAURANTE EL INGENIO CHICO.

Hace unas semanas estuvimos de visita familiar en la Real Casa de Moneda de Segovia. Fue un plan estupendo, ya que nos permitió una visita cultural al propio museo de este lugar, conocer también el Centro de Interpretación del Acueducto de Segovia, que se encuentra también en la Casa de Moneda, visitar este edificio histórico maravillosamente bien reformado antes de su apertura al público, y además disfrutar del buen menú del día de su restaurante El Ingenio Chico.
Tenemos la suerte de tener una casa en un pueblo de la provincia y Segovia es una ciudad que visitamos, por lo tanto, con bastante asiduidad. Está claro que Segovia es una ciudad preciosa, con una dilatada historia a sus espaldas y mucho que descubrir. Considero que la conozco bastante bien, pero aún así siempre tiene cosas que me sorprende, como por ejemplo esta Real Casa de Moneda, que data de la época de Felipe II y  que era una total desconocida para mí hasta hace poco tiempo (la han restaurado y abierto al público recientemente).

LA REAL CASA DE MONEDA DE SEGOVIA: UN POCO DE HISTORIA.
La Real Casa de Moneda de Segovia se encuentra situada lejos del centro histórico de la ciudad, en la parte exterior de la muralla; en concreto, en el valle del río Eresma. Se trata de una vega muy bonita y con mucho encanto de por sí, más aún por encontrarse al lado del Monasterio de Santa María del Parral, que pocos conocen por su lejanía del centro de Segovia pero que también bien merece una visita.

Este lugar fue escogido por el mismísimo rey Felipe II a finales del siglo XVI, quien quería levantar allí una novedosa fábrica de moneda al estilo de las mejores y más innovadoras fábricas alemanas de la época. El rey no escatimó recursos, trayendo de Alemania a los mayores especialistas en arquitectura industrial, quienes, bajo el mandato del gran arquitecto real Juan de Herrera, levantaron el edificio tal y como hoy lo conocemos.


La fábrica de Moneda utilizaba para fundición de monedas un novedoso sistema denominado Ingenio, que producía monedas de forma mecanizada y en serie. La moneda era acuñada de una manera mucho más rápida y además se conseguía una mejor acuñación de la misma. Los ingenios se movían mediante ruedas hidráulicas (de ahí que este edificio se halle en el cauce del río Eresma), fueron creados en Austria y desde allí se trasladaron a Segovia.

El rey Felipe II, probablemente uno de los mejores reyes que ha tenido este país nunca, demostró nuevamente que podía traer a España la vanguardia industrial que no existía en la mayoría de los países europeos, creando una fábrica de moneda precursora.

Nada más adentrarte en la estructura del edificio te recordará de manera inmediata al Monasterio del Escorial, por la pureza de líneas, el estilo herreriano fácilmente reconocible y las pizarras negras. Este edificio sufrió reformas posteriores (especialmente en los siglos XVII y XVIII) pero el estilo herreriano se mantuvo.

La Casa de Moneda de Segovia mantuvo su actividad durante casi tres siglos (desde finales del siglo XVI hasta más de la mitad del siglo XIX), hasta que toda la fabricación de moneda en España se llevó a la Casa de Moneda de Madrid. El edificio de la Casa de Moneda de Segovia sufrió bastantes vicisitudes. Fue vendido y convertido primero en fábrica de harina, llegando a encontrarse incluso en estado de abandono o semirruina. Una cuidada restauración nos ha permitido disfrutar de este lugar hoy en un estado muy similar al que se encontraba en sus épocas gloriosas.


VISITANDO LA CASA DE MONEDA DE SEGOVIA.

Nada mejor que iniciar una visita comiendo, aunque probablemente éste no sea el cauce más habitual de inicio. Uno de los edificios que albergaban las máquinas de acuñación de monedas, el denominado Ingenio chico, es hoy un restaurante bastante concurrido y en el que sirven un buen menú del día alejado del cordero y cochinillo que podemos encontrar un fin de semana en la mayoría de los restaurantes segovianos.

Podemos comenzar por considerar la Casa de Moneda de Segovia como un museo, aunque no uno al uso. Posee una exposición permanente y una sección de exposiciones temporales, pero la denominada “exposición permanente” conlleva una parte de museo más a o menos tradicional y otra parte de museo visual, en parte al aire libre.

Uno de los mayores aciertos de la remodelación y la posterior apertura al público de este edificio viene del hecho de que han logrado mantenerlo en un estado muy similar a como era la Casa de Moneda durante los siglos que estuvo en funcionamiento. El segundo acierto creo que proviene de que puedes ver y entender la maquinaria que hizo posible la acuñación de moneda y que resultó tan innovadora en época del rey Felipe II in situ, de manera que resulta mucho más sencillo entenderla y ubicarla en su conjunto.

La entrada da derecho a ver la parte de museo organizado en varias plantas y que nos da la posibilidad de ver parte de la maquinaria así como paneles referentes a la historia de este edificio, a la propia historia española, el proceso de acuñación de monedas etc. No sé si la visita puede llegar a ser guiada, nosotros la hicimos por nuestra cuenta con un audioguía que se incluye en el precio de la entrada, pero de esta forma te puedes hacer una idea muy fiel del contenido de este museo. Para completarlo, debemos prestar atención a los canales exteriores y las máquinas que se mantienen en ellos.

Dentro del recinto de la Casa de Moneda podemos encontrar además el Restaurante el Ingenio Chico y el Centro de Interpretación del Acueducto. Me chocó mucho que este centro de interpretación se encuentre precisamente aquí, ya que queda muy lejos del Acueducto y mientras el monumento romano es visitado por cada turista que pone un pie en Segovia la Casa de Moneda ahora mismo dista mucho de ser un lugar frecuentado por la mayoría de los visitantes de la ciudad. Creo que podrían haber elegido una mejor ubicación para este centro de interpretación.


EL RESTAURANTE EL INGENIO CHICO.

Podemos aprovechar para comer en el restaurante El Ingenio Chico, que dispone de un menú del día a un precio de alrededor de 15 euros y que es una excelente opción. El restaurante se ubica en uno de los edificios de la Casa de Moneda, en concreto el conocido como Ingenio Chico, del que ha cogido el nombre este restaurante. Este edificio ha sido restaurado con mucho estilo, posee dos plantas y una terraza anexa (para disfrutarla con buen tiempo). Es recomendable reservar previamente.


Para más información, podéis consultar los siguientes enlaces:







3 comentarios:

  1. ¡¡Que buena visita a realizar!!!. Tampoco está mal el colofón. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Buenos días, Eva!

    ¡Muchas gracias por tu magnífico artículo! Puedes encontrar toda la información sobre nuestras visitas guiadas en la web, en el apartado "Horarios y Tarifas" y estaremos encantadas de acompañarte la próxima vez. Además, pronto contaremos con nuevo contenido en el Museo, más didáctico y divertido gracias al nuevo Proyecto Museográfico que estamos realizando actualmente.

    Un saludo, ¡te esperamos!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias CasaMoneda Segovia, estaré encantada de que me descubráis vuestros secretos con esa visita guiada :)

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)