VIERNES VITALES 26: LA RUEDA SIEMPRE VUELVE A GIRAR.

Al parecer, existe un dicho en Rumanía que dice algo similar a que La rueda siempre vuelve a girar. Me lo dijo Anca, una chica rumana muy luchadora que me hace algunos tratamientos de presoterapia y termoterapia de vez en cuando. Me encanta esta chica porque es directa y honesta y esa honestidad la lleva en el día a día de su trabajo. Como es honesta, confío en ella, ya que sé que su honestidad y sus creencias van por encima de los objetivos comerciales que le pueden imponer. Y aunque probablemente no venda tanto como otras personas más agresivas comercialmente, creo que a la larga venderá incluso más, porque sus clientes confiamos mucho más en lo que nos dice, ya que sabemos que no nos va a mentir. Y eso es muy importante. 

La rueda siempre vuelve a girar es una expresión que habla precisamente de eso: de honestidad, de comportamiento. Puedes ser agresivo comercialmente y mentir o exagerar; es muy probable que tus resultados a corto plazo sean muy buenos, pero cuando la gente vea que le has mentido, no le has contado toda la verdad o que, en definitiva no pueden confiar en ti, ¿qué va a ocurrir? 

También es aplicable a ese tipo de personas que siempre pisan al de al lado, que para quedar bien se dedican a hundir y criticar a los demás. Creo que llega un punto en el que la gente se da cuenta de ese comportamiento y las cosas comenzarán a irles peor de lo que les ha ido hasta el momento. 

Que la rueda siempre vuelva a girar es algo muy similar a nuestro dicho El tiempo pone a cada uno en su sitio, no siempre ocurre, o quizá sí, pero a veces se necesita más tiempo del que nos gustaría. 


La honestidad y la lealtad son valores fundamentales para mí. Procuro ser muy honesta con los demás, y para eso tengo que empezar siendo honesta conmigo misma. Probablemente algunos me tachan de demasiado vehemente, demasiado seria, demasiado muchas otras cosas... Pero intento tener claro quién soy y cómo soy, intentar mejorar pero ser fiel a mis principios. Quizá a veces soy demasiado cabezota o testaruda, pero también otras veces soy capaz de autocuestionarme y volver a preguntarme si lo que pienso es lo correcto, si en lo que me está diciendo el de enfrente está la verdad y yo no la veo. Pero llego a una conclusión: si creo que el de enfrente tiene razón, se la doy; y si creo que no, no se la doy y defiendo mi postura con uñas y dientes. Esto, obviamente, no siempre es bueno ya que en este mundo de frecuentes puñaladas y mirar para otro lado, ser honesto a menudo significa para algunos "ser negativo", "no apasionarte" y otras cosas de esos manuales para yupis que leen los que están arriba. 

No importa, ser honesto con uno mismo y con los demás es para mí un valor fundamental. No creo que nadie pueda decirme que no soy honesta y que no soy leal, y si alguna vez no lo he sido, pido disculpas y espero que quien lo crea me lo diga, me permitirá aprender de mí misma. Eso significa ser sincera, no ser flower power y llamar a las cosas por su nombre, lo que muchas veces no gusta, lo sé. Pero yo duermo a pierna suelta porque tengo la conciencia muy tranquila

Pero el tiempo pasa y con él uno se da cuenta de ciertas cosas que antes no veía. El tiempo pone a todo el mundo en su sitio, o la rueda siempre vuelve a girar. Eso sí, a veces hay que esperar mucho. 

NOTA_ La imagen la he sacado de aquí. Si incumplo derechos, por favor enviadme un mail y la borraré en el menor tiempo posible. 

1 comentario:

  1. Yo sí creo que el tiempo pone todo y a todos en su sitio, aunque haya que tener paciencia, a veces mucha. Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)