DISFRAZ CASERO DE PINGÜINO HECHO CON FIELTRO.


Para el Carnaval del 2014, me puse a buscar por la web ideas para hacerle un disfraz facilito a mi hija. No tenía una idea clara en la cabeza, pero sí quería hacer algo medianamente facilito y que resultase gracioso. De aquella investigación salieron dos posts con ideas para disfraces de animales para niños, caseros y fáciles. Os los dejo, por si queréis echarles un vistazo. 



La verdad es que encontré ideas muy sencillas y graciosas para salir del paso y hacer un disfraz casero que hiciese gracia. Inicialmente, pensé en hacer un disfraz de pavo real (idea que sigo teniendo y que seguro que antes o después hago). Pero me enamoré de un disfraz de pingüino, en concreto de éste: 



Podéis encontrar toda la información sobre este disfraz inicial aquí

Me puse manos a la obra, con la ayuda de mi amiga Mercedes, que la verdad es que hizo mucho por el disfraz (de hecho, hizo gran parte del mismo), y con un poco de fieltro de tres colores (blanco, negro y amarillo) y un poco de imaginación, terminamos teniendo a este pingüinito, que por cierto se lo pasó fenomenal en Carnaval. Aunque en lugar de ir de pingüino, ella decía que iba de pato. Qué mona mi niña a sus tiernos dos años. 

Quizá no nos quedó tan gracioso como el inicial, pero tuvo mucha gracia y sin duda triunfó. Era calentito, se podía poner encima de la ropa, resultaba mucho más cómodo que el modelo inicial (se perdía el andar como un pingüino pero la niña iba mucho más cómoda) y las aletas en forma de capa le daban calorcito. 

La cabeza del pingüino era una especia de capucha que cosimos a la parte trasera del traje, en concreto a la nuca. Se la ponía y quitaba con facilidad. 

Para las patas, simplemente recortamos la forma y las pusimos en modo pulsera, es decir, sobre los zapatos y se enganchaban por la parte trasera del tobillo con velcro. La idea también fue de mi amiga Mercedes y me pareció muy práctica y muy cómoda para la niña. El traje en el que no basábamos era para un bebé, pero andando bien, esta idea resulta mucho más cómoda. 

Por último, uno de los trucos consistió en incluir, dentro de la barriga de pingüino relleno de cojín y un poco de entretela, para conseguir cuerpo y consistencia. 

Y voilá, mi hija se lo pasó genial los pasados Carnavales con este disfraz casero, facilito y muy divertido. 



Lástima que este año haya llegado a su vida el mundo de las Princesas Disney y su disfraz será el oficial de la Cenicienta de la Tienda Disney. 


Pero este disfraz de pingüino es una idea fácil, casera, hand made, barata y divertida para este Carnaval 2015.

6 comentarios:

  1. En el mundo de las princesas caen todas. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Una auténtica monada!

    ResponderEliminar
  3. Qué gracioso el disfraz! Mi hija nunca ha querido disfrazarse de princesa... Pero un disfraz de bruja le gusta una barbaridad.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que os guste a todas :)

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)