EL CAMINO Y LO QUE PIERDES EN ÉL (REFLEXIÓN VITAL, AUNQUE NO SEA VIERNES).

Esta mañana he tenido un punto nostálgico. Y como me ha hecho pensar, me apetece desarrollarlo en forma de post, a ver si alguien lo lee y me cuenta qué le parece (necesito feedback, aunque sea a nivel emocional).

El sábado pasado se casó una amiga a quien perdí la pista hace años. En su día fue una gran amiga y muy querida, pero el tiempo supongo que separa a las personas o que simplemente nosotros nos dejamos separar sin poner mucho de nuestra parte. El caso es que yo me casé hace algo más de cinco años, por supuesto la invité a mi boda, por supuesto vino (y se hizo unos cuantos cientos de kilómetros para ello) y fue a la persona a la que le entregué mi ramo de novia.

Pues bien, se casó y yo no asistí a su boda, ni me invitó, ni siquiera hablamos en los últimos años… Y me preguntó por qué dejamos de tener contacto y no creáis que encuentro mucha explicación para ello. Supongo que el tiempo, supongo que la distancia… El caso es que un par de años después de mi boda ya habíamos dejado de tener mucho contacto. Ni siquiera recuerdo cuándo fue la última vez que hablamos. Y cuando lo hiciésemos, seguro que fue por redes sociales, o por whatsapp o cualquier otro tipo de mensaje a distancia que deshumaniza todo.

Entiendo que no me haya invitado, sé lo que es una boda y tener que “recortar” la lista de invitados. Tampoco sé si de haberme invitado habría ido, porque como os digo, la relación a día de hoy es inexistente. Pero lo cierto es que da pena, mucha pena… Piensas en los buenos tiempos, en aquellos momentos en los que fuimos grandes amigas y no entiendes por qué nos hemos dejado vencer por el tiempo y la distancia, porque sin duda lo hemos hecho, las dos.

Y no es culpa de nadie, o quizá sí. Pero en la vida, debemos aprender de nuestros errores y también debemos aprender a dejar ir… tanto a las cosas como a las personas. Yo me alegro mucho porque mi amiga haya disfrutado de su gran día y me da penilla no haber estado allí, pero lo entiendo y lo asumo. Con el paso de los años, como nos ha ocurrido a todos, yo también he perdido amigos, me he desligado de ciertas personas, a veces queriendo y otras, como ésta, sin querer ni sin ser consciente de las brechas… Pero la vida es eso, personas que van y vienen y que en determinados momentos compartieron parte del camino.



No debemos castigarnos por ello, ni tampoco estar tristes. La vida es el propio camino y encontrar siempre la mejor sonrisa para seguir adelante. 

5 comentarios:

  1. Tú misma te has dado la solución. A mí me ha pasado un caso similar hace poco y he optado por seguir mi vida ,la llamo de vez en cuando pero no como antes y veremos si es una racha por la que todos pasamos.
    Un beso y no sufras.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que si las amistades se acaban, es porque llega un momento en que ya no hay nada qué hacer. A mí cuando me pasa pienso que tiene que ser así y ya está. Un beso y a seguir la vida.

    ResponderEliminar
  3. Sí, me ha pasado también. Enterarme de algunas bodas por facebook y pensar en los ratos que hemos compartido... en fin, creo que no podemos seguir con todas nuestras amistades porque a lo largo de nuestra vida, vamos conociendo mucha más gente y sería imposible quedarse con toda, por ello, al final, estamos con los que queremos estar, con los que nos aportan y a los que aportamos... En mi curso de coaching, me planteé como una de mis metas, intentar estar más en contacto con algunos amigos que viven lejos, precisamente, para que no llegue a pasar esto de distanciarnos... Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Se acaba siempre dejando muchos amigos por el camino. Y siempre me quedo pensando que los que están ahora, son los que tienen que estar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Da penilla sí, a mí me pasa algo parecido con una compi de piso y amiga con la que vivía cuando conocí a Álex. Tenía una estupenda relación con ella, nos separamos, nos alejamos y no sé en qué momento la relación se hizo inexistente. Pero supongo que en la vida lo que debe permanecer se queda y lo que no se va... Un besote.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)