MIS 10 MOMENTOS DE JULIO

Confieso que últimamente tengo poca inspiración, pero aunque creo que las musas tienen mucho que ver en ello (y las mías, como las de Serrat, creo que hace mucho tiempo que se han ido de vacaciones), también pienso que el movimiento se demuestra andando. Y que, por ello, si quieres escribir tienes que ponerte a ello, veremos si entonces la inspiración viene o no. Pero que si no lo haces, seguro que cuando pase cerca tú estarás a otras cosas y pasará de largo. 

Así que aquí me veis, practicando in situ mi búsqueda de inspiración e intentando que a este blog no le coman las telas de araña. No hace falta que os reconozca el estado en que se encuentra y es que, además del aplatanamiento que gasto últimamente, nunca me ha gustado limpiar los regalos de los arácnidos. Por ello, se van a quedar por ahí, pero yo, al menos hoy, tengo el firme propósito de escribir. 

¿Y escribir sobre qué? Sobre cosas bonitas, de qué si no... El mes de julio es un mes que nunca me ha gustado. Suele hacer demasiado calor, solemos estar demasiado quemados por todo lo que llevamos ya de año, necesitamos un descanso y nos afanamos en tachar días del calendario esperando las anheladas vacaciones (yo no tacho días en ninguna otra época de año, pero en julio me temo que sí). Pero julio también es un mes estupendo en el que una servidora ha vivido ratos maravillosos. Y para que no se me olviden, os cuento mis 10 pequeñas grandes cosas de este mes de julio. Igual hasta abre una sección en el blog, quién sabe... (no prometo nada). 

1. Rozar el césped mojado con los dedos de los pies cada mañana al sacar a Athos. Adoro las sandalias y el verano. 

2. Reírme a carcajadas con los Minions en una estupenda tarde de cine y confidencias con mi hija

3. Pasear Madrid con dos grandes amigas en dos ratitos diferentes (quizá debieran tener dos momentos diferentes, pero los uno porque quiero, que al fin y al cabo yo pongo las reglas) y embelesarnos con sus atardeceres amarillos

4. Dormir con manta en Oviedo (algo que se agradece mucho tras el calor de este mes en los Madriles). 

5. Enamorarme de nuevo del teatro, como cada vez. Destacaría Ayuda en mi querido fetiche Teatro Lara y con un actor como Ernesto Arias, que siempre me deja sin palabras con sus interpretaciones y a veces también sin respiración (y además es paisano, no se puede pedir más). 

6. Una interminable jornada de rodaje de spots con una bellísima persona y gran profesional como es Carles Lázaro. No sé si ésta será la última vez que trabajemos juntos pero la he disfrutado intensamente. 

7. Vespear por Madrid. Me encanta esta ciudad y me gusta muchísimo andar en mi vespa fucsia por ella, pero en las tardes de calor de verano aún mucho más. 

8. Madrugar (sí, a algun@ le dará por mirarme la fiebre) y vivir intensamente mis días de Rodríguez

9. Tirar media casa y poner en orden provisional y efímero mis siempre desordenados cajones (hay cosas que no cambian). 

10. La ilusión de mi hija con su nueva cocina, nos ha nacido una chefa fusión, como dice el Abu. No os riáis, que algún día igual nos saca de pobres.... 

Porque hay que vivir cada día intensamente y agradecerle a la vida esas cosas maravillosas que nos pasan... 


4 comentarios:

  1. LO DE LA MANTA ME HA HECHO GRACIA

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado este post, por lo que me identifico, y por el punto de vista... te voy a copietear, necesito 10 cosas positivas de este caluroso verano...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  3. lo de la hierba mola mucho, a mí me gusta también. y lo de los cajones es así en todas partes, el que te diga que no miente, los cajones son como los agujeros negros de una casa...

    ResponderEliminar
  4. Pues sí señora, a escribir y que la inspiración te pille trabajando.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)