LAS EMOCIONES PONDRÁN TU MUNDO DEL REVÉS (INSIDE OUT).

Un verano da para mucho... y este verano está siendo largo e intenso, con muchos planes para hacer con Henar, y entre ellos no podía faltar el cine. Hemos disfrutado de varias sesiones cinéfilas en pantalla grande: primero fuimos a ver la película de Campanilla y la leyenda de la Bestia (que no nos gustó nada), unas semanas después la película de los simpáticos Minions (que sí disfrutamos mucho) y por último, la semana pasada, no pudimos resistirnos a descubrir el último gran éxito de Pixar: Inside Out, o en su traducción al español así de aquella manera… Del revés.
Reconozco que había oído mucho sobre esta película, y especialmente había leído mucho sobre ella. Y os confieso que me llamaba la atención y tenía muchas ganas de verla (no me podía resistir). De hecho, probablemente no sea una película para público infantil, ya que tiene un trasfondo que sólo podemos entender los adultos. Pero aún así, y aprovechando el formato de dibujos animados, decidí llevar a Henar, que a sus tres años largos puedo decir que la disfrutó mucho y que la aguantó muy bien, aunque creo que yo la he disfrutado mucho más que ella. Estamos sin duda ante una de las grandes películas de Pixar de todos los tiempos, capaz de tocarnos la fibra sensible pero sin ñoñerías y recordándonos lo que es verdaderamente importante en la vida. Yo era de las que creía que Pixar había logrado el culmen con Up , pero después de ver Inside Out, creo que han logrado superarse a sí mismos y desbancar a la primera. Vamos, que como veis me he hecho rápidamente fan de esta película porque creo que tiene mucho que aportarnos.


INSIDE OUT: SOMOS EMOCIONES. 


Las personas somos emociones, más que eso, nos regimos por emociones. Desgraciadamente, y con demasiada frecuencia, en este mundo las emociones están mal vistas o al menos no se les da el valor que deberían tener, especialmente a la tristeza. En esta sociedad en la que se supone que todos debemos de vivir como happy flowers constantemente, reparar en los sentimientos y emociones que mueven nuestro mundo interior (y por ende también el exterior) creo que no está de más.



Para mí, esta película es prácticamente redonda, perfecta. El argumento podría ser sencillo, nos cuenta el crecimiento de una niña, Riley, desde que era un bebé hasta sus alrededor de doce años actuales. Su vida ha sido mayoritariamente feliz, por eso la emoción de la alegría es la que ha monopolizado casi todos sus recuerdos y especialmente los más importantes, los que son capaces de forjar nuestra verdadera personalidad: los recuerdos esenciales. Sin embargo, el traslado a otra ciudad propiciado por el nuevo trabajo de su padre hace que la vida de Riley se desmorone, o al menos ella lo siente así. Ya no existe felicidad, sino que las otras emociones, y especialmente el caos, parece adueñarse de todo.


Estamos regidos por cinco grandes emociones, que viven en nuestro interior: la alegría, la tristeza, la ira, el asco y el miedo. Las emociones no son por sí mismas ni buenas ni malas, y aunque parece que debamos exigirnos siempre a nosotros mismos la alegría, también el resto son necesarias, especialmente la tristeza. Nosotros mismos no somos ni más ni menos que el ying y el yang y no debemos negarnos la tristeza, porque es el contrapunto de la alegría y probablemente una no podría existir sin la otra.


Inside Out consigue mezclar momentos de comedia con situaciones que nos tocan la fibra sensible y nos llegan a lo más profundo del corazón. Además, aunque el peso de la emoción de la alegría (un auténtico huracán de buenas vibraciones) es innegable, también explica perfectamente la necesidad de las otras emociones, y especialmente el valor de la tristeza, que incluso la propia alegría termina por entender y compartiendo con ella los recuerdos, también los esenciales, ya que en la vida no suele haber cosas blancas o negras y las vivencias –y por ende también los recuerdos- muchas veces incluyen cosas bonitas y alegres y otras más tristes.


En el interior de Riley, como en el interior de cualquiera de nosotros, existe un cuadro de mando capitaneado por las emociones. La vida, desde ser un simple bebé, genera continuamente infinidad de vivencias, encapsuladas en forma de recuerdos y éstos se van almacenando y con el paso del tiempo perdiendo. Muchos de ellos, terminan en el olvido, una especie de otro mundo donde desaparecen, dejan de existir al no tener sentido por no poder ser recordados más por Riley (memoria selectiva que podríamos llamar).



LA MEJOR PELÍCULA DE PIXAR HASTA HOY. 


Al menos para mí, y sin ser una experta, creo que ésta es sin duda la mejor película de Pixar hasta el momento. Me parece una película redonda, con unos personajes muy bien definidos y a los que en seguida les coges cariño. Esa dualidad entre el mundo real y el mundo de las emociones, las ideas y los sueños, me parece fantástica. Pero sobre todo creo que su verdadero éxito se debe a que no deja de ser un enfoque sencillo de algo tan complejo y difícil de definir como son las emociones y los sentimientos, y sin duda lo logra rotundamente.



Resulta imposible no sentirte identificado con algunas o muchas de las situaciones de la película, las sensaciones de Riley, el laberinto de emociones que comandan su vida (sin que ella sea consciente de ello). De hecho, si dentro de nosotros mismos hubiese un equipo de emociones representado por los personajes de Inside Out creo que sería mucho más fácil de entender casi todo. Porque en muchas ocasiones resulta francamente difícil entender y descifrar las emociones que nos embargan, más aún poder explicarlas con palabras.


Pero no podemos olvidarnos de los personajes de esta película, sin duda todos ellos muy logrados, tanto los humanos (Riley, mamá y papá) como especialmente los personajes que encarnan a las respectivas emociones. Alegría es un huracán que intenta que todo salga perfecto, de color amarillo, como el sol; Tristeza es dulce y melancólica, con eses azul y esa media melenita y sus gafas de pasta, imposible no tomarle ternura; Ira es un pequeñajo rojo que arde en cuanto se enfada, lo que sucede habitualmente; asco es una elegante chica verde y pijilla a la que le dan asco (y nunca mejor dicho) muchas cosas; miedo es un personajillo poco agraciado y temeroso del mundo. Y entre todos ellos, dependiendo del peso que cada uno asuma en su momento, se forja la personalidad de alguien y también en lo que se convierte su vida. En cualquier caso, todos ellos a su manera poseen un encanto único, más especial aún en las personalidades de Alegría y de Tristeza, protagonistas además de la gran aventura que se cuenta en Inside Out. Sin olvidarnos de Bing Bong, el amigo imaginario de Riley que nos dará una auténtica lección y al que querremos con locura.


LA EXPERIENCIA DE ITACA.


En esta ocasión, y para la alegría de espectadores que disfrutamos esta película, no ha habido Ley de Murphy. Aunque la idea sin duda era buena, creo que existían muchas posibilidades de no ejecutarla bien, de que terminase siendo un pastelón, cayendo en topicazos o que simplemente todo pareciese forzado. Sin embargo, no es así en absoluto y creo que ésa es precisamente la magia que embruja al espectador.



Para mí, Inside Out es sin ninguna duda una película maravillosa, redonda, en ocasiones divertidísima y que es capaz de llegarte al corazón. Posee un buen guión, unos excelentes personajes, una buena dosis de aventura y además estéticamente resulta muy bonita. Pero además, precisamente al tocar con su magia nuestro corazoncito, nos hacen pensar e intentar ir un poquito más allá. Salimos del cine preguntándonos sobre el verdadero sentido de la vida, las cosas que hacemos, las que sentimos, cómo nos comportamos, a qué le damos valor y a qué no… Y quizá haya cosas que no estemos haciendo bien del todo, o que debamos cambiar, o simplemente escuchar más a nuestras pequeñas emociones que habitan en nuestro interior.


Una película sin duda recomendable para todos: mayores y pequeños. A los peques les gustará, aunque hay una parte que obviamente no entenderán, para lo que se necesita un poco más de edad y de vida. Pero sin duda una historia maravillosa y que será capaz de ganar nuestros corazones y de hacernos pensar un poquito sobre nosotros mismos y quiénes somos.


5 comentarios:

  1. Pues tenía mis dudas, pero has hecho que me decida. Tengo que verla!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. le tengo muchas ganas, a ver si encontramos hueco.

    ResponderEliminar
  3. Tenéis que encontrarlo @Bego, seguro que a Víctor le gusta y a ti más :)

    ResponderEliminar
  4. Me encantó, coincido contigo en que es una de las mejores películas de Pixar. Muy recomendable, y para verla más de una vez para poder entender todo bien.
    Besote!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)