SEPTIEMBRE, SEPTIEMBRE...

Septiembre es un mes raro. Sí, reconozcámoslo.

Es ese mes en el que vuelves a la rutina, pero todavía no entras del todo en ella.

Ese mes en el que tienes tantas cosas que hacer y tantas listas de pendientes que vas tachando tareas (físicamente en un papel o mentalmente) y parece que nunca tienen fin.

El mes de la vuelta al cole para los peques, y en nuestro caso este año tenemos cole de mayores y periodo de adaptación, una fiesta vamos….

Del trabajo, mejor ni hablamos, todos sabemos en mayor o menor medida lo que nos depara un septiembre laboral.

Ese mes en el que cuesta madrugar, en el que cada día amanece más tarde y cuando te despiertas y aún es de noche te cabreas contigo mism@ y con el mundo (al menos a mí me pasa).

O ese mes de la cuesta de septiembre, en el que haces balance y te das cuenta de lo que realmente te has gastado en el verano y te prometes a ti mism@ (veremos si lo cumples) que a partir de ahora entramos en temporada de ahorro: fuera desayunos, recortamos de aquí, recortamos de allá… a ver en qué queda la cosa.


Pero he estado pensando en las cosas buenas que tiene septiembre, y qué queréis que os diga, ¡sí que las tiene!

Ese mes en el que te reencuentras con tus viejos amigos. Sí, esos que se fueron de vacaciones en julio, y luego tú te fuiste en agosto y hace tres meses que no te ves. Y te sientas a comer con ellos, o a tomar un café, y te dan las mil y una contando todo tipo de historias.

Vuelves a tu casa y a tus cosas. Me encanta viajar, soy feliz haciendo y deshaciendo maletas, quemando kilómetros en la carretera y sobre todo descubriendo sitios nuevos o visitando otros sitios que me encantan. Pero después de todo el verano, agradezco volver a casa, a mi mundo, a mis cosas...

Es ese mes en el que toca revolver Roma con Santiago en las agendas. Y señores, eso es bueno. Porque una agenda por llenar es un universo por descubrir: ¿a qué actividades me voy a apuntar?, ¿qué espectáculos y sorpresas me reserva la recién estrenada temporada teatral?

También es ese mes en el que, aunque cambie el tiempo aún no hace frío y agradeces ponerte ese jersey (es curioso cómo el cuerpo humano pide frío después de x meses de calor y viceversa).

Septiembre es el mes en el que empiezan a caerse las hojas de los árboles. Me encanta el otoño, creo que es el mayor espectáculo de la naturaleza (por delante de la primavera, a la que le tengo mucha tirria además porque soy alérgica). Esas tonalidades ocres, amarillas, doradas, naranjas, rojas… son maravillosas. Vale que la gran explosión se produce en octubre, pero en septiembre ya se intuye.


Pero sobre todo, septiembre es el mes en el que recuperas tus hábitos. Vuelve la estabilidad, que no es lo mismo que la rutina. Recuperas las cosas que te gustaban y que dejaste de hacer en verano o en vacaciones, en mi caso el aerobic, pasear al perro por las mañanas a primera hora, volver a ir asiduamente al teatro, las risas con los buenos compañeros, las tardes con amigos… y los fines de semana explorando Madrid con Henar. Además, como en septiembre aún no ha vuelto al cole con el horario completo, por las tardes aprovechamos para ir al cine, al teleférico o a hacer cualquier otro plan divertido que se nos ocurra sobre la marcha. 

Todo en el mundo tiene sus pros y sus contras y septiembre también. Tiene muchos puntos positivos, así que démosle la mejor oportunidad :) 

11 comentarios:

  1. la naturaleza nos ofrece un expectàculo maravilloso, sin duda... para mî septiembre es un mes aûn caluroso, sigue siendo verano a fin de cuentas, sobre todo intento aprovechar lo que queda de éste en una dulce trancisiôn hacia el otonyo.

    ResponderEliminar
  2. Qué comentario tan positivo, @mirari. Septiembre, si aún hace calorcito, es como un segundo agosto!

    ResponderEliminar
  3. Se la daremos, aunque yo reconozco que me cuesta, más por lo que se intuye que viene que por ser septiembre. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno @de Lector a Lector, un poquito de ánimo mujer! Vivamos el momento presente y dejemos lo que viene :P

    ResponderEliminar
  5. Septiembre es un mes que siempre me ha gustado. Quizás porque el calor no lo llevo bien. Me deja tan desganada que en cuantito empieza un poquito de aire fresco a asomar me recarga las pilas. Y como dices, volvemos a la estabilidad, que no a la rutina. A esas actividades que no podemos hacer en verano y que cogemos con fuerza de nuevo en estos meses.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Ya ves que a mí me encanta septiembre, a pesar de mi vuelta al cole, pero me encantan estas tardes en las que refresca, asar boniatos en el horno,comer puré de calabaza, empezar agenda nueva, comprar material escolar, recibir libros nuevos en el insti, vamos, menos corregir los exámenes y poner notas, lo demás me gusta todo. Noviembre también es un mes que me encanta,yo es que soy más otoñal e invernal. Besotes y feliz rentrée.

    ResponderEliminar
  7. Me encantan vuestros comentarios, viendo los puntos positivos @margari y @esther. Y cada uno de nosotros tenemos algunos diferentes.

    ResponderEliminar
  8. Por todo esto que enumeras, a mi me encanta Septiembre.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  9. A mi también me gusta septiembre, siempre que haga "calorcito" y no que continúe el calorazo, este año hemos tenido bastante... Yo tampoco llevo bien el calor, como Margari, me aplana y me deja sin ganas...
    Me gusta muchísimo el otoño y la primavera, tengo suerte de no ser alérgica ;). Aunque en colores, para mi gana el otoño.
    También me gusta noviembre, el mes de mi cumpleaños. Hago jalea y dulce de membrillo... Organizo algunas cenas con distintos grupos de amigos, más "porque sí" que por cumplir un año más...
    En fin, la vuelta a los días más "ordenados" me sienta bien ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que os guste septiembre @Ali EB e @ipvadillo, creo que es un mes muy completo. Curiosamente, @ipvadillo, a mí también me encanta el mes de mi cumple, aunque es octubre, no noviembre como el tuyo :)

    ResponderEliminar
  11. Entonces felicidades anticipadas.
    Voy a estar con el brazo derecho en cabestrillo a partir del 29 de septiembre y no sé por cuánto tiempo...
    A eso se suma que soy diestra y que mi portátil ha decidido "morirse" justo ahora... Así que con la mano izquierda seguro que voy a ser una negada para escribir desde el móvil.
    Por eso, aunque lea los mensajes, no contestaré.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)