MI RETO PARA NOVIEMBRE: RECUPERAR LA MAGIA

Mi amor por el mes de Octubre es directamente proporcional a mi odio por el mes de Noviembre. Es curioso cómo estamos predeterminados hacia ciertas cosas, que parece que habitan en nuestro interior desde hace milenios, y quizá sea así.

Me encanta octubre, entre otras cosas porque es el mes en que nací, el mes en el que se colorean los árboles, en el que te pones los primeros jerseys pero aún no hace frío, el mes en el que vuelves a tu mundo y pones en práctica lo que has planificado en septiembre…

Y no me gusta noviembre porque es ese mes que está ahí en medio de la nada. No tiene la magia de la navidad de diciembre (quién me ha visto y quién me ve, la maternidad hace que vuelvas a amar la navidad porque recuperas la magia de la infancia), ni tampoco la magia de octubre. Ya ha pasado mi cumpleaños, los árboles pierden sus colores enamorados, hace un frío que pela… Y todo eso en pocas semanas, a veces días, sin que tengas tiempo a adaptarte. Ah, y luego por supuesto ese magnífico cambio de hora que hace que vivas de noche porque a las seis de la tarde no se ven tres en un burro…

Pues bien, también os contaba el otro día (aquí) mi agradecimiento a la vida y a las cosas preciosas que me suceden prácticamente a diario. Si me preguntasen qué le falta a noviembre, está clarísimo que le falta magia. Pero también que yo no me siento nada mágica precisamente. Es un mes sin fe.


Mi compañera Ana, que va camino (a pasos agigantados) de traspasar la barrera y convertirse en una gran amiga, ha aparecido con un regalo y un reto para cambiar noviembre: La Magia. Un libro que sale de la misma autoría que El secreto, que tanto dio que hablar hace unos años. Pero aquí hay menos teoría y más práctica, porque precisamente este libro busca, en 28 ejercicios (que hay que hacer diariamente, o al menos ponerse el objetivo de terminarlos antes de que acabe el mes de noviembre –ése es mi reto-) en los que recuperar la magia perdida, reconciliarnos con ella y volver a aprender desde el principio. Como soy de las que se estudian el índice antes de empezar a leer, ya se han relamido mis bigotillos de lectora curiosa y he visto títulos de ejercicios como La superación mágica de la relatividad, Personas mágicas que han sido importantes para ti, El aire mágico que respiras, Transforma mágicamente los errores en bendiciones… que ya me hacen volar y morderme las uñas (aún más) por ser capaz de esperar al 1 de noviembre (entre nosotros, no creo que lo haga).


Ahí va mi reto: convertir noviembre en un mes mágico y reeducar mi cerebro con ejercicios técnicos en busca de la magia, con la aspiración y el sueño de que al final de mes él mismo (mi cerebro) dé el salto y me envuelva en ese mundo mágico que probablemente ahora mismo soy incapaz de ver. 

8 comentarios:

  1. Ojalá encuentres esa magia de noviembre, seguro que lo haces. Los libros de ese tipo no me suelen gustar, ese lo conozco porque tengo una compi de curro que lo lleva siempre encima, jeje. El secreto me lo leí, pero no me gustó nada. A mi juicio, y esto es algo muy personal, me parecen libros que venden humo, pero si a la gente le funciona yo me alegro.

    Un abrazo mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he leído El Secreto @Esther pero sí creo en que los ejercicios consiguen hábitos y son la base de casi todo. Veremos qué sale de todo esto, ya os contaré

      Eliminar
  2. Encuentra esa magia, seguro que no te es tan difícil. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no @delectoralector y una comida que tenemos pendiente tú y yo seguro que está llena de magia

      Eliminar
  3. Podías pasarnos los ejercicios a diario, jajajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es demasiado lo que planteas @Tracy pero en diciembre haré un resumen y si me inspiro por el camino, seguro que cae añuna reflexión por aqui a lo largo de noviembre

      Eliminar
  4. Espero que encuentres la magia! Aunque como a ti, noviembre es un mes que no me gusta mucho, me pone triste...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Precisamente por eso @Margari, como es un mes triste hay que buscarle la alegría

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)