MI REVISIÓN TEATRAL DE INICIO DE TEMPORADA (SEPT/OCT).

Entre mis propósitos otoñales (sí, aquí cualquier tiempo cuenta para hacer propósitos, otra cosa es ponerlos en práctica) se encuentra el escribir una reseña, o al menos una mini-reseña sobre las obras de teatro y espectáculos a los que acudo. Y como probablemente os podáis imaginar, voy con mucho retraso, con demasiado retraso…

Desde septiembre he podido disfrutar de variados espectáculos teatrales, y la mayoría me han gustado mucho. Como no me veo con fuerza de ponerme al día escribiendo sobre cada uno de ellos, he decidido realizar este post multi-reseñas, así que allá voy, con un orden cronológico.

Y empezamos con una tragedia griega…


Edipo Rey. Teatro La Abadía.

El Teatro La Abadía estrenó la primavera pasada el montaje de tres grandes tragedias griegas por excelencia. A la vuelta de verano volvieron a representarlas durante unos días y no quise dejar pasar la oportunidad de disfrutar de Edipo Rey. Además, este montaje tiene una escenografía diferente a cualquier versión que hayamos podido ver de esta obra anteriormente.

Hacía tiempo que una obra de teatro no me dejaba sin respiración. Y sin duda Edipo Rey lo consiguió. En poco más de una hora de representación, el ritmo es tan trepidante y la tragedia en ciernes se palpa en el ambiente desde el inicio hasta el punto final. Es imposible desconectar, ni por unos segundos. Me fui con una de mis amigas teatreras y le dije al final que aquello era una sesión con dosis fuerte de mindfulness (no me debió de entender del todo, pero da igual).

Dos pequeñas reflexiones: Edipo es una de esas historias, como casi todas las grandes tragedias griegas, que es necesario recordar de vez en cuando. Me encantó la propuesta de Alfredo Sanzol y la productora Teatro de la Ciudad, avalada por el Teatro de la Abadía, que siempre hace cosas mágicas.


Afterwork. Sala Nuev9 Norte.

Recibí una invitación para conocer Nuev9 Norte, una pequeña nueva sala teatral situada en el Barrio de Conde Duque (para mí probablemente el barrio más mágico de Madrid). Acudimos a ver Afterwork, una propuesta teatral de lo más interesante. Tres compañeros de trabajo se reúnen a tomar cervezas al salir del trabajo y destripar sus trabajos, sus vidas y a otras personas. En esa conversación saldrán confrontaciones, sueños rotos, infidelidades, zancadillas laborales, incluso algunas otras cuestiones inconfesables.

Me encantó esta obra: por su simplicidad y su cercanía, por la pasión que le ponían los actores y porque sin tener grandes pretensiones fue una de esas tardes teatrales que te sorprenden y logran convencerte.


Reikiavik. Centro Dramático Nacional.

Resultado de imagen de reikiavik cdnMi estreno con el CDN fue con esta obra, que ya la tenía fichada previamente como imprescindible. Ver a Daniel Albaladejo sobre las tablas es siempre sinónimo de garantía, pero si además está bajo la dirección de Juan Mayorga y tiene como partenaire a un sorprendente César Sarachu, seguro que merecía doblemente la pena. Además, tuve la inmensa suerte de poder acudir a su estreno.

Reikiavik, además de ser la capital de Islandia es un lugar frío e inhóspito en el que el azar cruza en un parque y sobre un tablero de ajedrez a dos hombres que viven en esos momentos conjuntos una vida que no es la suya, poniéndose en la piel de grandes jugadores de ajedrez con una vida maldita. Un combate dialéctico sobre alfiles, caballo y torres, con la continua sensación de jaque mate. Un duelo entre dos grandes actores con Elena Rayos como punto central de la balanza y una propuesta que refleja un teatro complejo pero a la vez fascinante.

Mis reflexiones: Me gustó mucho esta obra, el duelo interpretativo entre Sarachu y Albaladejo es sublime, pero mi pasión por este último y cómo llena la escena me hace encandilarme más con su gran papel.

Aún estarán en el Valle Inclán hasta el 1 de noviembre, así que estáis a tiempo de comprarentradas y verlos.



Constelaciones. Teatros Luchana.

Una obra para la que tuve entradas hace unos meses en el Teatro Lara y que finalmente el día de la función no pude ir. Le tenía muchas ganas y no dudé en volver a comprarlas esta vez ya en los Teatros Luchana. Le tenía muchas ganas a la obra, de la que había escuchado muy buenas críticas y he de decir que fue capaz de cautivarme porque es de esas representaciones que te hace pensar… y mucho.

Inma Cuevas y Fran Calvo están magníficos en sus papeles de Marianne y Roland, una pareja con química que se enfrena a los terremotos que nos deja el azar. Pensar en qué podría pasar si en lugar de tomar esa decisión aquel día hubieses tomado otra diferente. Nuestra vida coge caminos muy diferentes por pequeños momentos o decisiones propias del azar en las que no reparamos. ¿Qué hubiese sido de mi vida si…? Esto ocurre en todos los ámbitos, pero quizá más en las relaciones personales y especialmente las sentimentales.

Una obra fantástica, recomendable absolutamente y que merece la pena a la que le deis una oportunidad. Además, Inma Cuevas y Fran Calvo, esos dos grandes actores, os sorprenderán. Aún están en cartel, no dejéis de ir a verlos. 



El Gato con Botas el Miausical. Teatro Arlequín Gran Vía.

Y termino con una infantil, que la verdad es que se coló cronológicamente entre las otras pero que he decidido dejarla para el final. Mi hija cumplirá cuatro años en febrero pero llevo mucho tiempo tomándome muy en serio su formación teatral, intentando que le pique ese gusanillo y que ame el teatro desde chiquitita. La primera vez que la llevé al teatro tenía solo nueve meses pero hemos vuelto muchas otras veces más.

En esta ocasión elegimos El gato con botas el Miausical, de la compañía La Maquineta. Habíamos visto otra de sus obras, La bella durmiente, hace ya un tiempo pero este musical del gato con botas ya ha sido lo más. Henar y yo nos lo pasamos fenomenal. Nos encantó, el tiempo se nos pasó volando, cantamos como locas y realmente fue muy divertido.


Me gusta mucho la compañía La Maquineta, creo que le ponen muchísimo cariño y pasión a lo que hacen, y que los niños se dan cuenta. Sus espectáculos son fantásticos y actualmente tenemos la posibilidad, de aquí a fin de año en verlos con El Gato con botas, el Miausical, La bella durmiente, El Mago de Oz y Alicia en el País de las Maravillas. Os aseguro que Henar y yo vamos a ir a verlos un par de veces más de aquí a que acabe el 2015.


Me siento tan afortunada por poder disfrutar del teatro en Madrid, con una oferta cultural tan amplia y que te brinda la oportunidad de emocionarte y aprender en c
ada representación. Ya os contaré más cosas sobre experiencias personales que estoy teniendo con el mundo del teatro. Pero eso, será en otro post.


Gracias por vuestras lecturas. 

1 comentario:

  1. Hace tiempo que no voy al teatro y empiezo a sentir mono... Me alegra ver que has aprovechado tan bien el mes de septiembre.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)