LECTURAS INSPIRADORAS 2: LA EMPRESA MÁS FELIZ DEL MUNDO, DAVID TOMÁS

Como (casi) siempre, voy tarde escribiendo este post, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de recomendaros una gran lectura, que además es el primer libro de una persona a quien admiro. Pero no sólo eso, su autor, David Tomás no ha tomado la ficción y la ha convertido en esta historia, sino que lo que narra La empresa más feliz del mundo es la historia de su propia empresa, Cyberclick, que él mismo montó desde el minuto cero con unas bases claras, que ponen a las personas por encima de todo, incluso a veces por encima del propio negocio. Esto es algo sencillamente inaudito: aunque he tenido la oportunidad de conocer alguna que otra empresa que valora a las personas, nunca llega a tanto.

El caso de Cyberclick es efectivamente único en el mundo, la empresa más feliz del mundo o al menos la empresa del mundo donde las personas importan más que el resto de las cosas. No sorprende que el año pasado ganaran el primer puesto de los Best Work Places, pero los premios, premios son. No tienen mas importancia que la que quiera dárseles, pero la verdadera importancia reside en las cosas maravillosas que hacen en Cyberclick cada día en una nave capitaneada por David pero en la que todos los miembros de la tripulación tienen el mismo peso en las decisiones.


Pero La empresa más feliz del mundo no es un manual para empresas, sino una bonita novela, que se lee muy bien y que nos deja claros mensajes y enseñanzas. David Tomás, metamorfoseado en la piel del protagonista, Félix, nos cuenta las vicisitudes de cómo tomar las riendas de una empresa zozobrante, a punto de hundirse, y no sólo recuperarla a través de las personas que trabajan allí y la construyen cada día, sino convertirla en una empresa rentable que consigue hacer las cosas de manera diferente.


Para ello, David toma prestado el recuerdo de La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson; qué mejor que un mapa del tesoro para llevarnos de isla en isla, de enseñanza en enseñanza, hasta llegar  al final, al tesoro, que no es ni más ni menos que las personas. La felicidad es el propio camino y el  motivo que guía toda la travesía de Félix, y que guió y sigue guiando la de David en la vida real. Pero la felicidad también es una consecuencia del verdadero valor: poner a las personas en el eje de todo.

Los guiños a La isla del tesoro son además constantes. Félix ha de capitanear dos librerías al borde de la quiebra, heredadas de su padre, que llevan por nombre El capitán Flint y John Silver. Nos mostrará a lo largo de la historia muchos guiños de hitos que demuestran en el buen hacer de Félix que si sitúas a las personas en el centro de todo, las cosas terminan saliendo, precisamente por el esfuerzo y la magia que generan esas mismas personas.

Al final del libro encontraremos 11 claves que construyen la empresa feliz. Vienen en una infografía de un mapa del tesoro (como no podía ser de otra manera) y aparecen impresas dos veces. Una para el dueño del ejemplar del libro y otra para que éste se la regale a la persona a quien creas que este mapa pueda servir y ayudar.

Como espero que alguno de vosotros se anime a leer este libro, porque merece realmente la pena, no os voy a contar las 11 claves, ya que creo que debéis descubrirlas por vosotros mismos. Pero sí quiero hablaros de algunas de ellas, o al menos de los aprendizajes básicos que yo he hecho a través de esta lectura.

Lo primero, es hablar de pensamiento. Párate y piensa, qué haces, por qué, dónde te lleva, dónde querrías llegar en realidad, aprende de ello, simplifica las cosas y haz lo que mejor se te da, con ello, te acercarás mucho más al triunfo sin dejarte la vida en el camino.

Después está la confianza, algo básico para el engranaje no sólo de las empresas, sino de nuestra propia vida. Confianza en ti mism@ pero también en los demás, déjate ayudar y ayuda, confía en que las cosas van a salir bien.

Por último, hablemos de valores y de sociedad. Merece la pena reflexionar sobre qué haces y cómo lo que haces llega a la sociedad. Mejorar la sociedad y alinear tus valores personales a tus valores empresariales es algo imprescindible que te permitirá estar en un lugar en el que quieres estar. Esto es aplicable a todos los puntos de nuestra vida, y no siempre es fácil hacerlo, al menos si la empresa no es tuya. Pero si los valores de tu empresa friccionan con tus valores personales, cambia de rumbo.  


La verdad es que he de reconocer que partía con ventaja, ya que tengo la suerte de conocer personalmente al autor de La empresa feliz, David Tomás, desde hace un par de años; y no solamente eso, sino que he tenido más suerte aún de poder compartir con él varias jornadas y muy buenas conversaciones, en las que he aprendido mucho, y sigo haciéndolo. Debo confesar que siento una gran admiración por David y su trabajo, para mí es un referente y ojalá su ejemplo fuese seguido por más empresas en este país, que falta nos hace. 


Su primera novela es un libro muy fácil de leer, que en un par de ratos te dejará un gran sabor de boca y muchas buenas enseñanzas para aplicar en tu día a día. Ojalá muchos CEOs siguiesen su ejemplo y aplicasen muchas de las cosas que David comparte con nosotros en este libro, porque estoy convencida de que otro tipo de empresa, diferente a la empresa media actual (Cyberclick es una rara avis clarísimamente) es posible en España, donde el foco en las personas, que al fin y al cabo somos las que construimos todo, sea lo fundamental.





1 comentario:

  1. Tiene buena pinta, la empresa y el libro, aunque no sé si en mi caso encontraría cosas que poder aplicar a "mi empresa", igual sí. A nivel personal necesito volver a encontrar la confianza, necesaria para cualquier proyecto que quieras emprender. Me encanta la foto con Rastreator, estás además muy guapa. Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)