PLANES NAVIDEÑOS CON NIÑOS: MADRID, OVIEDO Y SEGOVIA.

Navidad, navidad, dulce navidad... Pero más de dos semanas sin cole y los peques todo el día en casa… se me ponen los pelos de punta. Sobre todo con esa temida frase que oigo constantemente… Me aburro. Y mira que yo le busco planes a mi hija y que no hay un solo día que no hagamos cosas, vayamos a sitios, descubramos nuevos horizontes… Pero nada, ni por ésas.

Sé que hay mil y una páginas maravillosas que se dedican a contar planes para hacer con niños y que tienen especiales de Navidad con muy buenas ideas. Lo sé de buena tinta, porque aquí la que suscribe suele frecuentarlas y tomar ideas. Pero he decidido escribir aquí algunos de mis planes imprescindibles que yo haría estas navidades si tienes niños pequeños en casa. Muchos de ellos son para Madrid (algunos los llevaremos a cabo, otros supongo que no, por falta de tiempo), pero como vamos a estar unos días en Segovia y otros en Oviedo, también incluyo planes de ambos lugares, por si a alguno le resultasen útiles.


Espectáculos infantiles.


Lo siento, pero ya sabéis que tengo devoción por ellos. De hecho, aunque estaremos algunos días fuera de Madrid no nos perderemos por nada del mundo Las Navidades en el Circo Price, para mí un imprescindible cada año. El año pasado el espectáculo fue grandioso y este año vamos el mismo día de Nochebuena a disfrutar de la experiencia única. Si tenéis la oportunidad, no dejéis de llevar a vuestros hijos, es un espectáculo mágico para mayores y para niños.




Y el día 5 acudiremos a mi querido Teatro Lara (mi teatro fetiche de Madrid) a embelesarnos con otro espectáculo imprescindible: 100% Burbujas. Para mí las burbujas siempre han sido elementos mágicos, en los que envolver los sueños. Qué mejor aún si además mientras entramos en esa atmósfera efímera rodeados de historias. Tengo muchísimas ganas de compartir ese rato con Henar. Sé que los dos espectáculos le van a encantar.


Como estaremos en Segovia unos días y el Teatro Juan Bravo tiene una programación estupenda en Navidad (a precios más estupendos aún), nos acercaremos el 29 a disfrutar de Pinocchio. El cuento clásico de la marioneta de madera convertida en niño es una historia con la que generaciones y generaciones hemos crecido y soñado. Creo que le va a gustar, el frío segoviano, ese sabor a antaño del Juan Bravo y una historia inolvidable.

Cine.

No nos olvidemos del cine, que nos saca de más de un apuro en alguna tarde tonta que otra. La película de las Navidades es sin duda La película de Snoopy, otro de esos personajes con los que hemos crecido (la vidaes cíclica, está claro, todo vuelve como los boomerangs). Este año Disney parece que no ha atinado, fui a ver El viaje de Arlo con Henar en el puente de diciembre y no me dio ni frío ni calor. A Snoopy lo podremos encontrar sin problema en casi todos los cines de España.

Y ahora pego el salto a Oviedo. Aunque no suelo ejercer mucho de carbayona, la verdad es que mi ciudad tiene bastantes planes infantiles durante las Navidades. En el Filarmónica llevan 27 años (desde que yo era niña) poniendo cine para niños cada Navidad. Ya he mandado a mi padre a recoger las entradas, así que Henar y yo iremos a ver Las aventuras de Peabody y Sherman, que vale que ya se estrenó hace un tiempo, pero como no la vimos, a nosotras nos va a venir bien de todos modos. Para niños más mayores además tienen Charlie y la fábrica de chocolate también en el mismo Teatro Filarmónica.


Cosas varias.

En Conde Duque tenemos La Navideña feria internacional de las cultura, abierta del 17 al 22 de diciembre y que tiene un pintón.

Y luego están los medios de transporte navideños. A mí eso de pasearme en un autobús de dos pisos a ver las luces navideñas me parece muy neoyorquino y muy chic, aunque confieso que nunca lo he hecho y que todas las navidades me prometo a mí misma que de este año no pasa. No sé si de este año pasará o no, pero El Autobús de la Navidad en Madrid hace un recorrido muy chulo y teniendo en cuenta sus precios asequibles de este año lo convierten en una buena opción.

Y si no, mi hija disfrutará del Trenecito de la Navidad en Oviedo, que recorre el Campo San Francisco y en el que seguro montamos uno de los días que estemos allí. Ya sé que no es exactamente lo mismo, pero para todo lo demás: imaginación.


Reyes, Papá Noel y el Príncipe Aliatar.

Los Reyes Magos disponen de su propia Cabalgata de Reyes, imprescindible en el calendario. El año pasado hizo tantísimo frío que ni lo intenté, pero este año, que el tiempo parece benévolo, seguro que vamos. Eso sí, tendré que buscar un pueblecillo donde hagan una cabalgata pequeña y que se vea algo. Porque la de Madrid no dudo que es grandiosa, pero para ver por la tele, porque hay tantísima gente que se hace imposible. Os recomiendo la de Segovia, por cierto, maravillosa. Pero como yo las fiestas de árbol las paso en mi casa y mi casa está en Madrid, probablemente acabemos en Las Rozas o Colmenar.

No sé si nos quedaremos con ganas (que todo pinta a que así será), pero en la Plaza de Pontejos de Madrid los de Coca-Cola han montado una Casa de Papá Noel que es un reguero de pólvora en blogs. Parece que está chulísima, aunque sólo estará abierta hasta el día 24. No estaría mal acercarse a verla, a ver si nos escapamos el 23 aunque me dan escalofríos las colas que puede tener.


Y llegamos al Príncipe Aliatar, que ya sé que es un desconocido para todo el mundo excepto para los asturianos, pero el Príncipe Aliatar es una institución en Asturias, el paje real al que entregar la carta y que se la lleve a sus Majestades. Tendrá su recepción en Oviedo en el Campo San Francisco del 30 de diciembre al 4 de enero. Y sólo por curiosidad, Aliatar fue un árabe del siglo XV en Granada y para más inri era el suegro de Boabdil. Ni idea de cómo llegó a convertirse en el paje de los Reyes Magos en Asturias pero si hay Reyes Magos y todo lo que nos han contado sobre la navidad, el niño, el pesebre y demás, a estas alturas de la peli uno se puede creer todo.

Ah, y a todo eso, le sumaremos manualidades varias: arbolitos, renos, muñecos de nieve… Tenemos pa’ to’.


¡Felices Fiestas! 

3 comentarios:

  1. Qué gracia lo de Aliatar, no lo sabía, tengo yo que ver cómo acabó por esos lares y en esas labores, qué curioso. Nosotros este año vamos improvisando, y salvo que el 24 cenaremos con mis padres y el 25 comeremos con mis suegros y mi comida "familiar" con mis mejores amigos en Sevilla el 27, no hemos hecho plan alguno, así que improvisaremos, que no se nos da mal. A alguna escapada estoy dándole vueltas, así que ya veremos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Curioso lo de Aliatar. Tampoco lo sabía. Y desde luego muy buen plan el que te propones. A disfrutarlo todo!!!
    Besotes y felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  3. Aliatar es un gran desconocido, lo sé... Muchas gracias por estar siempre ahí @Esther y @Margari

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)