VIERNES VITALES 40: LA MAGIA (1ª PARTE)

Durante el mes de noviembre del año pasado (hay que ver cómo vuela el tiempo, ya lo decía Serrat: Com ha passat el temp! Com han volat els anys!), dediqué gran parte de mi tiempo libre del mes a realizar los ejercicios contenidos en el libro La magia, de Rhonda Byrne. Se trata de la misma autora del best sellar El secreto, que yo aún sigo sin leer (tiene papeletas de caer este año, veremos), pero en este caso es un libro compuesto por 28 ejercicios a los que dedicar un mes entero (en mi caso fue noviembre) y que profundiza sobre la magia en los diversos aspectos de la vida. Os hago un resumen de algunos de los puntos fundamentales o que más me han gustado de este libro.

¿Recuerdas tu infancia cuando veías la vida con admiración y asombro? La vida era mágica y apasionante, y te emocionabas con las cosas mas pequeñas. Hay un sentimiento exquisito que muchos hemos experimentado de niños: que todo era bueno, que todos los días prometen más emoción y aventura, y que nada puede sabotear nuestra felicidad por la magia de todas las cosas. La magia en que una vez creíste es verdadera. Lo que es falso es la perspectiva desilusionada de la vida que muchas veces tenemos de adultos. La vida puede ser mucho más maravillosa que lo que imaginabas en la infancia.

El primer principio para la magia es el agradecimiento. La Ley Universal dice que la gratitud es magnética, que cuant más gratitud sientes más abundancia de magia tendrás, y es absolutamente cierto. Uno de los pilares de aprendizaje que asimilé cuando recibí sesiones de coaching fue precisamente éste, ser agradecido por las continuas cosas buenas que te pasan en la vida. Este libro profundiza en esta idea pero desde la perspectiva de que la gratitud hay que practicarla, para reconocerla y disfrutar de la magia en toda su plenitud.

Muchas veces atravesamos situaciones difíciles, angustiosas... Pero de todo se sale y con el paso del tiempo terminas dándote cuenta de que aquella gran montaña ha quedado atrás y que muchas veces no era una montaña, sino un cerro, o una roca grande. Si practicas el agradecimiento de forma diaria, empezarás a darte cuenta que, incluso en los peores momentos, hay montones de cosas preciosas y mágicas a tu alrededor. Os voy a contar una pequeña anécdota, mi idilio con San Antonio. Soy absolutamente agnóstica (14 años en un colegio de monjas trae esa consecuencia, entre otras), pero siento una gran simpatía por la figura de San Antonio. Primero, por ser lisboeta, de Alfama para más señas (lo de Padua fue después) y segundo, porque mi padre tenía un tío muy querido por todos que sentía una gran devoción por San Antonio, ya que en la guerra había recibido un disparo el día de San Antonio y no le pasó nada. El caso es que cuando busco aparcamiento yendo con el coche se lo pido a San Antonio y la gran mayoría de veces aparece mágicamente. No siempre sucede pero es increíble que casi siempre se vaya uno en el momento que paso, y especialmente siempre me encuentra sitio en la parte alta de Segovia, con lo difícil que es aparcar en esa zona. De ahí que mi marido diga que a saber lo que tengo yo con San Antonio. Pues bien, le llamo en voz alta dentro del coche y cuando aparco siempre le doy las gracias a grito pelado (y obviamente cuando no me encuentr aparcamiento no me enfado con él, como mucho le regaño la siguiente vez y le recuerdo que esta vez estaría bien que me encontrase aparcamiento, que ya di suficientes vueltas el día anterior). La moraleja de todo es que nuestra vida está llena de San Antonios, nuestro trabajo consistirá en reconocerlos y agradecerles lo muchísimo que hacen por nosotros cada día.


LA MAGIA: 28 EJERCICIOS PRÁCTICOS.

Este libro está compuesto por 28 ejercicios prácticos, que deberíamos hacer uno cada día. Yo los hice todos dentro de los 30 días de noviembre, que era mi reto. Pero obviamente no hice uno por día porque hay muchos días en los que soy incapaz de sacar quince minutos para mí, y otros días en los que sí puedo hacer cuatro o cinco ejercicios.

Los 12 primeros ejercicios profundizan en la gratitud por lo que tienes ahora y por lo que has recibido en el pasado. En este post me centro en estos 12 ejercicios, pero prometo ir escribiendo sobre el resto otro(s) día(s). Os los enumero para que os hagáis una idea mejor del contenido de los mismos.



1) Enumera tus bendiciones. Este ejercicio hay que repetirlo cada día y consiste en dar gracias por las cosas maravillosas que tenemos en nuestra vida y que muchas veces o damos por hechas o no les prestamos atención. Gracias por la familia, los amigos, la salud, el trabajo, la vida, la felicidad, la naturaleza, el amor, la felicidad, el tiempo, el dinero... Hay tantísimas cosas por las que dar gracias... Al principio te fijas en las grandes cosas de tu vida, pero luego, en el día a día, das gracias por los días de otoño, el rato para ir a buscar a mi hija al colé, la sonrisa que te ha dedicado alguien, la llamada que has recibido o la sensación de sentirte muy vivo. Hay que dar las gracias por cad una de esas pequeñas grandes cosas.

2) La piedra mágica. Este ejercicio también habría que hacerlo cada día, pero yo no siempre lo he hecho. Busc una piedra mágico y colócala en la mesita de noche. Tómala entre tus manos antes de dormirte y piensa en lo mejor que te ha pasado hoy, y da gracias por ello. Al final, sólo por ver la piedra ahí puesta, ya recibes esa sensación de buena sintonía.

3) Relaciones mágicas. Son el contacto y las experiencias con otras personas lo que da felicidad y sentido a nuestra vida. Es esencial entender cómo nos afectan las relaciones que tenemos en nuestra vida, tanto las buenas como las malas. Es uno de los grandes retos: agradecer a cada uno el ser como es. Eso supone la aceptación (otro de los grandes principios) y puede ser fácil en las buenas relaciones, pero no lo es en las malas. Sin embargo, es posible. Cuando eres capaz de agradecer a alguien que te ha hecho daño el ser o haber actuado así, logras un bienestar extremo, nunca antes imaginado e imposible de explicar con palabras. A veces, esa situación desagradable te hace creer, o replantearte las cosas, tomar otro camino... Yo soy de los que creen que las cosas en la vida suceden por algo, aunque sea imposible entenderlo cuando está sucediendo. El reto es encontrarle el sentido después.

4) Salud mágica. La salud es probablemente lo mas importante que tenemos en nuestra vida y de lo que menos nos acordamos. Aquí se aplica totalmente el dicho de acordarse de Santa Rita sólo cuando truena. La mayoría de los días de nuestras vidas, si tenemos una salud normal o buena, nos sentimos bien. Por ello, no reparamos en lo agradecidos que deberíamos sentirnos por tener esta buena salud que tenemos, y sólo nos acordamos de la salud cuando nos falta.

5) Dinero mágico. La gratitud es la riqueza y la queja es la pobreza. Aunque pasemos una mala racha económica, debemos agradecer todo el dinero del que hemos disfrutado en nuestra vida. Este ejercicio profundiza en el dinero que gastaron, o invirtieron, tus padres en ti durante tu infancia, tu educación, tus necesidades y también tus caprichos. El dinero que has ganado, el que has heredado, el que te ha permitido vivir, comer, vestir, tener un techo, irte de viaje, darte caprichos... Sirve además para recapacitar sobre el dinero e intentar ahorrar más, o al menos yo lo he canalizado en este sentido.

6) Así trabaja la magia. Este ejercicio profundiza en el trabajo y reconozco que es uno de los ejercicios del libro que mas me han servido. Yo soy una persona que trabaja para vivir y no vive para trabajar, lo que no es óbice para que me guste mi trabajo actual, intente disfrutar con él y aprender al máximo, así como también intentar rentabilizarlo al máximo y vivir lo mejor posible. Pero eso no significa más dinero, sino más tiempo, ya que la vida nos vuela entre los dedos. Pero en este ejercicio te empujan a que encuentres todas las cosas buenas de tu trabajo, y sorprendentemente, cuando te pones a escribir la lista, aparecen muchas más de las que hubieses pensado.

7) Superación mágica de la negatividad. Es uno de mis grandes caballos de batalla, como libra que soy, o estoy muy arriba o muy abajo, la balanza busca el equilibrio y (casi) siempre termina descompensada. La autora de este libro sostiene que las situaciones negativas surgen por un período prolongado de falta de agradecimiento, y en gran parte tiene razón. Las cosas a menudo suceden sin que tengamos posibilidad de cambiarlas, pero sí tenemos la posibilidad de modificar la forma en que las afrontamos y cómo dejamos que nos afecten, aunque no es fácil. Hay que buscar motivos para estar contentos en una situación negativa, a menudo mirando hacia el pasado y agradeciendo la época en la que las cosas fueron diferentes, o pensando en el futuro y la superación de esta circunstancia. Y se puede, aunque a veces parezca imposible, aunque fácil no es.

8) El ingrediente mágico. Este ejercicio profundiza en la tradición milenaria de dar gracias por los alimentos. La comida no deja de ser, ni más ni menos, que un regalo de la naturaleza y agradecer las cosas simples de la vida en una de las formas más profundas de agradecimiento.

9) El imán del dinero. La mayoría de las personas no somos conscientes de que se quejan por el dinero, pero si les falta dinero en su vida se están quejando sin darse cuenta. Este ejercicio nos dice que escribamos gracias y pagado en cada una de nuestras facturas.

10) Polvos mágicos para todos. Lo que damos a otra persona de todo corazón vuelve a nosotros multiplicado por cien. Estar agradecido y decir gracias a otra persona por cualquier cosa que recibas de el,a es vital para mejorar nuestra vida. Nuestra vida está llena de San Antonios y debemos agradecerles todo lo que hacen por nosotros. Está comprobado que la gratitud da alegría, la amabilidad produce simpatía y el círculo mágico hace que la gente esté mejor. Piensa en ese camarero sonriente cuando te sirve un café frente al que parece que te perdona la vida y está siempre con un nubarrón encima, ¿a quién prefieres?, ¿qué te provocan cada uno de ellos?, ¿cuál de los dos quieres ser?, ¿cómo te perciben los demás? Cuando te encuentres, en cualquier momento, a alguien amable o que haya tenido un gesto amable contigo, mírale a los ojos y dale las gracias de todo corazón. La sonrisa genera más sonrisa

11) Una mañana mágica. Cuando te levantes por la mañana, piensa en el privilegio que es estar vivo. Incorporar la gratitud en la rutina matinal mejora el resto del día, aunque yo no siempre soy capaz de incorporarla a primera hora, porque a las 6 de la mañana suelo tener mucho sueño, mucho frío y poco tiempo. Lo ideal es hacerlo nada mas levantarse, aunque yo lo hago media hora después, cuando saco al perro, o cuando desayuno con mis dos compañeros y amigos Cristobal y Ana. Pero lo cierto es que cuando te concentras en buscar razones para estar agradecido no hay lugar para pensamientos negativos. Cada vez que sucede algo nuevo y te sientes agradecido por ello, aceleras la magia y las buenas cosas generan más cosas buenas. Nuestra vida y nuestro día a día están llenos de esos momentos mágicos.

12) Personas mágicas que han sido importantes para ti. Éste es uno de los ejercicios que mas me han gustado del libro. Todos hemos recibido ayuda o apoyo de otras personas en ocasiones concretas de nuestra vida en las que lo hemos necesitado. A veces, otra persona altera el curso de nuestra vida infundiendo nos ánimo, guiándonos, o simplemente por estar presentes en el momento adecuado. La vida sigue y tendemos a olvidar ese momento en que alguien ha dejado huella o ha cambiado nuestra vida. Muchas veces, no nos damos cuenta de cuánto ha influido una determinada persona en nosotros hasta que ha pasado mucho tiempo. Este ejercicio quiere hacernos reflexionar sobre las personas mágicas y generosas que han influido en nuestra vida. Muchas de ellas ya no están, bien porque se hayan ido, o bien porque nuestros caminos se han separado. Hablémosles como si estuviesen presentes y muestra tu agradecimiento. Este ejercicio me llevó a mi infancia, a mis abuelos, a los veranos en el norte, a un novio que marcó mi tendencia política, a los buenos profesores, a los grandes amigos, a esos abrazos que recibimos cuando tanto los necesitamos.

Hasta aquí la primera entrega, aún quedan 16 ejercicios más, pero para no hacer de este post la historia interminable, los dejo para otro día.

¡Feliz 2016! Que tengáis un año mágico.


5 comentarios:

  1. Lo tengo en el iPad, pero no lo veo claro. El Secreto me aburrió hasta decir basta, me pareció muy repetitivo y a muchas cosas no les veía sentido, pero igual ate está mejor. Yo procuro siempre ser agradecida. Un blog y buen finde.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto. Que nos hemos reído hoy con San Antonio, le hemos pedido aparcamiento y nos lo ha dado n 3 de 3, je je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. San Antonio os ha dado aparcamiento sí o no, Esther? No me queda claro el comentario. Trátamelo bien, que es un tesoro,

      Eliminar
  3. Sí, sí, en 3 ocasiones que se lo hemos pedido, je je, porque me acordé de tu post.

    ResponderEliminar
  4. Pues entonces nunca te rías, Esther, agradéceselo a voz en grito, que es lo que hay que hacer!!! :)

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)