#366HAPPYDAYS: ENERO.

Este año me he sumado al reto de los #366happydays. Realmente, esto viene de antiguo como suele decirse. En el último trimestre de 2014 me sumé a un reto muy parecido, los #100happydays y que consistía en subir una foto cada día con algo bonito que te hubiese pasado a lo largo de ese día.

No es que todos los días sean buenos (que claramente no lo son), pero sí es cierto que siempre hay algo bueno cada día. Quizá muchas veces ese “algo” no sea susceptible de ser plasmado en una fotografía, o quizá la fotografía no diga nada especial a quien la vea porque no sea especialmente bonita. Pero es un buen ejercicio, porque te hace reflexionar sobre esas pequeñas cosas de la vida que son las que le dan sentido a casi todo, así como terminas viendo el pasar del mes, o del año, recordando esos buenos momentos inmortalizados en fotografías.

La culpable en esta ocasión ha sido mi amiga Esther, del blog El Anafre. En realidad, yo la “empujé” a ella a los #100happydays y por la ley del quid pro quo ella me ha animado a mí al #366happydays, y se lo agradezco infinitamente (¡muchas gracias, guapa!). Y como ya ha terminado enero, ya tengo un poco de histórico para plantear este post. A lo largo del mes de enero he subido 31 fotografías y repasándolas ahora, tengo más sensación de haber vivido ese mes, y no de que se me haya escapado entre los dedos sin enterarme.

Enero tiene de todo. El final de las Navidades y la ilusión de Reyes, la vuelta a la rutina, los días de invierno… y también tiene muchas otras pequeñas cosas. Si miro mis fotos, hay un poquito de todo: fotos de las vacaciones, la magia del día de Reyes, tardes en casa con Henar y Athos, pequeños breaks intensos de café y pensamientos, la magia del orden que le he inculcado a mis cajones… un poquito de todo. Pero al final, ¿qué es la vida más que ese poquito de todo y de nada? 

Día 1: Un paseo por la bella ciudad de Oviedo (aún más bella en Navidad). 

Hacía mucho que no me perdía entre las calles de la ciudad que me vio nacer y crecer. 




Día 2: Y si te toca llorar, es mejor frente al mar


Día 3: Propósitos vitales en servilletas inspiradoras

Curiosamente, me he dado cuenta de que las frases bonitas tienen una fuerte presencia en mi vida. Este post es un resumen, pero en realidad había dos fotos más con frases de optimismo. 



Día 6: La mágica mañana de Reyes

Una que yo me sé iba acelerada abriendo sus regalos y los del perro... porque mamá, el pobrecito Athos no tiene manos. 



Día 7: Teatro del grande. 

He disfrutado muy buenas obras en este mes de enero, pero Los Hermanos Karamazov fue sencillamente espectacular. Para no aburrir con muchas obras, sólo incluimos ésta en este post resumen. 



Día 8: Manualidades

Un clásico en mi casa, nos pasamos las tardes pintando. 



Día 9: La magia del orden

Inspirada por un libro que no llegué a leer, pero del que leí lo que otros dijeron sobre él. Así de guapos y ordenados se han quedado mis cajones, y lo mejor es que tres semanas después aún duran. Me siento orgullosa! 


Día 10: Hacemos galletas

Otro clásico en mis tardes, bizcochos y galletas suelen caer en alguna de esas tardes frías de invierno. 


Día 14: Es mi momento 

Café y pecado, todo junto. 



Día 16: Las albóndigas que hacía mi abuela tuneadas

Estaban deliciosas, aunque esté mal que yo lo diga. Después de un intento frustrado (pero muy frustrado) de hacer gnocchis, tenía que salir airosa de mi siguiente duelo con los fogones. 


Día 19: La rutina de enero también tiene cosas buenas. 

Planificación trimestral con mi Pilar, una mañana estupenda, aunque muchas cosas por hacer. 



Día 23: Un saco de amor en forma de perro

Te despistas y cuando vuelves a la cama te encuentras esto. Te mira fijamente y no te dice nada. Mi vida sin perro no sería igual de bonita. 




Día 28:Nos encanta saltar en los charcos, ¡raining day! 



Día 30: Precioso día de invierno desde el Teleférico

¡¡¡2 meses sin ir al Teleférico!!!! Otro de nuestros clásicos, no me lo podía creer! 



Día 31: Domingo y último día de mes. 

Qué mejor que terminarlo con una puesta de sol sobre mi parque. Y un buen rato para pensar en lo que ha sido enero... 



Como veis, mi vida es muy normalita, pero en ella también hay muchos momentos bellos, si sabes estar atento y reconocerlos. En invierno estoy más en casa, cocino más, ordeno más (me estoy convirtiendo en una maruja...) veo Juego de Tronos, leo, hago manualidades y galletas, salto en los charcos cuando llueve y me inspiro en frases inspiradoras. Voy al teatro, incluso a un musical he ido este mes, he ido tres veces al cine (y lo alucinante es que dos han sido a ver películas de adultos y sólo una infantil, esto no se daba desde ni me acuerdo...), me he subido dos veces al potro de tortura del dentista, he desayunado 10 días fuera y comida tres con amigos. He vendido un montón de cosas en Wallapop (y compradas otras), he hecho fotos y he intentado enamorarme un poquito de mi vida, que es la que tengo. 

¡Adiós Enero! 
¡Bienvenido Febrero! 

4 comentarios:

  1. Gracias a ti, por la inspiración. Ayer repasaba mis fotos y pensé cuántas cosas he hecho en enero. Además me sirve para recordar y volver a hacer un post con lo mejor de enero. Un abrazo, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Preciosas fotos y un mes bien aprovechado y disfrutado!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Esther, la verdad es que el resumen fotográfico, así como un resumen que he empezado a escribir en la agenda, viene muy bien para ser conscientes de lo que hemos vivido.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Margari, lo intento, aunque muchas veces no lo consigo del todo.... :P

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)