DISNEY ON ICE MUNDOS ENCANTADOS EN MADRID 2016

Ayer mi hija Henar y yo fuimos al espectáculo de Disney on Ice en el Palacio de los Deportes de Madrid. Era la tercera vez que íbamos a disfrutar este espectáculo de patinaje sobre hielo con la maravillosa magia Disney como telón de fondo. No es un espectáculo precisamente barato (unas buenas entradas como las que nosotras teníamos costaron sus 44 eurazos por entrada), pero la verdad es que los niños (y los padres) lo disfrutan (disfrutamos) muchísimo.

Además, el gran reclamo de la edición de este año era la película Frozen. Aunque Frozen se estrenó hace ya dos años y medio (en las Navidades del 2013 para ser más exactos), ha sido un absoluto fenómeno viral para nuestros peques. Como mi hija aún no había cumplido los dos años por aquel entonces, en nuestra casa pasó sin pena ni gloria, pero luego por supuesto ha llegado la fiebre por el fenómeno Frozen. Me extrañó que no incluyesen esta aventura princesil en las anteriores ediciones de Disney on Ice (al menos no las que trajeron a España en 2014, titulada Vuelve a soñar, y la del 2015: 100 años de magia). Pero como debe de ser cierto eso de que a la tercera va la vencida, esta vez, con el Disney on Ice Mundos encantados sí han venido Elsa y Anna y todo el universo Frozen (a excepción del reno Sven, para mí de lo mejorcito de la película y que se le echó de menos sobre la pista de hielo del Palacio de los Deportes.

La programación para Disney on ice Mundos encantados incluía cuatro historias de la factoría Disney: Toy Story, La Sirenita, Cars y Frozen, que fueron presentados exactamente por ese orden. Como os decía antes, era nuestra tercera vez y aunque el espectáculo sin duda merece la pena, al final te gastas 100 euros prácticamente sin hacer nada (después de pegarme con mi hija por no comprar merchandising, debiendo claudicar frente a las palomitas de 9 euros, eso más las entradas arroja 97 euros, un importe entiendo que elevado). Y la verdad es que precisamente en esta ocasión, a mí se me quedó corto… y flojo. Probablemente extrañe levantar una opinión en internet en contra del mundo Disney, pero esta vez con Disney on Ice lo voy a hacer, al menos un poquito.

Entro a hablar en detalle de cada uno de los mini-espectáculos.

Toy Story

La historia de Toy Story sin lugar a dudas no defraudó a los seguidores de esta película (que me constan que son muchos, aunque no me encuentro entre ellos). A mi hija se le hizo un poco raro porque no conocía la historia, pero le gustó. Quizá resultó un poco larga, pero me pongo en duda a mí misma porque cuando una historia no te engancha, te puede resultar más larga de lo que es en realidad. En cualquier caso, a este espectáculo de patinaje sobre hielo versionando a Toy Story no le faltaba de nada, todos los personajes de la película, impresionantes piruetas y una representación muy lograda de esta historia.


La Sirenita

Después le tocó el turno a la Princesa Ariel y su exótico mundo submarino. Y aquí viene una de mis primeras grandes críticas: si Toy Story fue representada prácticamente en su totalidad, en el caso de La Sirenita, para mi gusto (y el de mi hija) se quedó muy corto, más aún si tenemos en cuenta que ventilaron la historia en 10 minutos, cuando la anterior había durado prácticamente 40. Se centró en el pasaje de Bajo del mar, probablemente el más divertido de toda la historia, pero la adaptación en esta ocasión pasó muy de puntillas (por no aparecer, ni siquiera apareció el Rey Neptuno y su tridente) y mi hija, con sólo 4 años, se quejó de que había sido muy corta. Creo que tenía razón.


Tras ello asistimos a un descanso de unos 20 minutos. Si tenemos en cuenta que el espectáculo comenzó casi 10 minutos tarde (sobre las 16.10) y que acabó a las 18.05, si además le quitamos 20 minutos de descanso, nos quedamos con hora y media escasa. En las ediciones del 2014 y del 2015 se llegó prácticamente a dos horas y media en total, tengo la sensación de que este año nos han robado media hora.

Cars

Hay que reconocer que ver a casi todos los personajes de Cars derrapando sobre hielo fue muy bonito, porque además eran representaciones muy logradas. Sin embargo, tengo dos críticas a esta actuación. La primera de ellas, la duración, de nuevo cortísimo (unos 10 minutos) y la segunda, que los coches eran de verdad y no eran patinadores disfrazados, por lo que nada de piruetas ni acrobacias. Y no nos engañemos, este espectáculo está lleno de magia Disney, pero también es especialmente bonito por el espectáculo de patinaje artístico, más aún si tenemos en cuenta que los que están sobre la pista son grandes patinadores que han conseguido muchos éxitos durante su carrera deportiva profesional y que, antes de retirarse del todo, pasan un tiempo de gira en estos espectáculos. Aún así, me gustó, aunque creo que no es una historia para incluir en Disney on Ice sino en otros de los espectáculos Disney (como el Mickey’s Music Festival por ejemplo).

 

Frozen

El broche de la tarde, como no podía ser de otro modo, fue Frozen. Y lo considero muy acertado, porque si bien la parte central creo que dejó bastante que desear, Frozen fue verdaderamente mágico. Echamos de menos a Sven, que sin duda es mi personaje favorito de esta película, pero todos los demás estaban allí. La representación tuvo una duración adecuada (alrededor de media hora) y se pasó volando, como no podía ser de otra manera. Esta adaptación supo perfectamente representar los principales escenarios de Arendel, el palacio de hielo de la reina Elsa y los mejores momentos de esta película. Y por supuesto a los niños, y especialmente a mi hija, les encantó.



No nos olvidemos además de los grandes maestros de ceremonia: Mickey y Minnie, acompañados por Donald y Goofy en algunos pasajes y que nunca pueden faltar en un espectáculo Disney que se precie. 


En conclusión: me gustó mucho ir de nuevo a ver Disney on Ice y volveremos el año que viene, pero creo que este espectáculo en concreto, aunque tiene una magia innegable (especialmente en el capítulo Frozen), es el más flojo de los tres que yo he visto en sus tres últimas ediciones. Y es una pena, además de algo en lo que los organizadores deberían reparar más. 


NOTA: Las fotos son las oficiales de internet, si desean que las quite, lo haré en la mayor brevedad posible tras recibir un email a tal efecto. 

1 comentario:

  1. Pues la verdad es que no pega mucho Cars en este tipo de espectáculos. Algún día me gustaría verlo.
    Besotes!!

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)