INTENTANDO RECUPERAR MI PASIÓN LECTORA

Hace años yo era una ávida lectora. Me movía en transporte público (lo que me dejaba muchas horas para dedicarlas a la lectura) y además invertía una parte importante de mi tiempo en casa a leer. Obviamente, en la situación actual, y desde hace varios años ya, mis hábitos lectores se han reducido considerablemente. Es cierto que leo muchísimas cosas por internet, pero libros, lo que se dice libros… se quedan relegados a algunos ratos de vacaciones y poquito más. Llevo muchos años utilizando la moto para todo y en casa tiempo hay poco y tiempo tranquilo para leer aún menos. La maternidad cambia muchas cosas, una de ellas es ésa.

El caso es que llevo varios años incluyendo entre mis propósitos vitales leer más. Este año ni siquiera los he escrito, aunque si alguien tiene curiosidad puede cotillear los del 2014 y los del 2015. Ya os adelanto que la lectura era siempre uno de los propósitos que se quedaban sin cumplir, y que esa espinita se me ha quedado clavada durante estos últimos años. Y por ello, sin llegar a recoger por escrito los propósitos, la lectura sigue siendo uno de mis propósitos de este año.

Tengo grandes amigos que llevan blogs de lectura (os recomiendo El búho entre libros, De lector aLector y Leyendo en el bus). Reconozco que prefiero no leerlos porque cada vez que veo su velocidad lectora, me abruma y me meto un poquito más en mi pozo de culpabilidad y falta de tiempo. Pero tienen muy buenas reseñas y cuando me interesa una lectura, o decido brujulear sobre un libro, siempre miro a ver qué opinan ellos (eso de leer las novedades tres años después tiene sus ventajas, sueles ir sobre seguro en cuanto a qué te va a gustar y qué no). En las redes encontramos mil y un nuevos retos: Los 25 españoles, 52 libros en un año,  Autores de la A a la Z… Me da vértigo sólo de pensarlo. Pero mi reto de este año es leer más y mejor. Y en lo que llevamos de 2016 (sí, ya sé que casi dos meses), llevo leídos tres libros y medio, de lo que me siento orgullosa. Sobre todo porque dos de ellos además han sido libros largos (no es que los valore al peso, pero libros de 700 páginas lógicamente conllevan más tiempo que libros de 300).

Pero como leo poco, me he dado cuenta de que aún comparto menos. Por ello, quisiera hacer un pequeño repaso en forma de post de mis cuatro últimas lecturas (incluye la última del 2015), porque además me han gustado mucho, cada cual a su estilo, y con estilos muy diferentes dicho sea de paso.

Los besos en el pan. Almudena Grandes.

Me gusta mucho la prosa de Almudena Grandes, algunos de sus libros, como El corazón helado o Inés y la alegría se encuentran entre mis libros favoritos. Le pedí a mi Papá Noel particular vía Amazon su último libro, Los besos en el pan, pensando inicialmente que formarían parte de sus Episodios de una Guerra, evocando los Episodios Nacionales de Galdós adaptados a los sucesos del siglo XX (el siguiente después de Las cuatro bodas de Manolita, que me dejó un grato recuerdo), pero me equivoqué, este libro no pertenece a esa serie. En cualquier caso, es un libro bueno, que con la prosa especial de Almudena refleja nuestra sociedad de hoy, la vida, con los vaivenes de la crisis, en un barrio de Madrid. Y ni qué decir que me encantó. Me lo leí en Navidad, en ratos de cama y manta y me voló entre los dedos.

 Los besos en el pan es una novela coral que recorre un año en la vida de varias generaciones, familias, vecinos y personas interrelacionadas que viven en un barrio de Madrid al que, como a casi todos, le ha golpeado la crisis. A algunos con más intensidad que a otros, pero esa maldita crisis ha cambiado las reglas del juego y los principios en los que creíamos. Una vez más, Almudena Grandes le da un peso especial a las mujeres en la historia, aunque también hay hombres, aunque con un peso menor. A través de las páginas del libro recorreremos algunas consecuencias de la crisis, que a menudo han ocurrido cerca de nosotros, igual no nos han sacudido directamente a nosotros, pero sí a algunos de nuestros vecinos o a personas con las que nos cruzamos cada día: el paro, el hambre infantil, la desmantelación de la sanidad pública, la burbuja inmobiliaria, el hambre, la desesperación… Una novela en forma de puzle muy bien trazado, con la maestría que Almudena lleva años demostrando en estas lides (y ante la que yo caí rendida hace muchos años con su Atlas de geografía humana).

Una lectura muy entretenida y que a mí personalmente se me escapó entre los dedos. Se disfruta, se paladea, pero también te toca esa fibra interior que te hace pensar, aunque a veces no queramos.

Valoración: un 8,5.


El juego de Ripper. Isabel Allende.

El nombre de Isabel Allende me retrotrae a una adolescencia muy lejana, a esa época de los quince o los dieciséis años, en los que leí obras de esta autora como Paula o su más conocida obra, La casa de los espíritus. Allende bebe de las fuentes del realismo mágico sudamericano, pero yo abandoné pronto su prosa, en pos de Vargas Llosa y sobre todo en pos del gran Gabo (a finales del 2015 volví a releer algunas de sus obras, entre ellas la inolvidable Crónica de una muerte anunciada), pero ésa es otra liga, que poco o nada tiene que ver con la Allende, al menos en mi opinión. El caso es que esta autora jamás volvió a interesarme ni nunca volvió a picar mi curiosidad a lo largo de todos estos años. Sin embargo, hace ya un tiempo, leí por ahí que había sorprendido a los lectores con El juego de Ripper, una novela que se alejaba diametralmente de lo que había escrito hasta el momento y que no compartía el realismo mágico de siempre. Me lo descargué en el kindle y ahí se ha quedado durmiendo el sueño de los justos me temo que un par de años al menos, pero en enero del 2016 le llegó su hora.

Efectivamente, El juego de Ripper nada tiene que ver con la obra anterior de Isabel Allende. Nos presenta una novela de misterios policiacos y asesinatos, en los que salvo alguna jerga chilena que puede identificarla, podría haber sido escrita por otro, probablemente por muchos otros. El libro se deja leer, de hecho en algún que otro punto engancha y al menos yo en seguida me vinculé emocionalmente a su protagonista, la astuta Amanda. Pero poco más, es un libro que se deja leer y que en ocasiones permite entretenerte, pero creo que su autora no logra sacarle el jugo que a priori una historia así podría haber tenido, al menos en mi opinión. Pero fue positivo leerlo, te da otra visión.

Valoración: 7


Política para Amador. Fernando Savater.

Cuando yo hacía tercero de BUP me enganché a los libros de Fernando Savater, en concreto a dos de ellos: Ética para Amador y sobre todo Política para Amador. Hace unos años me volví a cruzar con el primero y lo incluí en mi biblioteca, pero nunca volví a cruzarme con su Política. Nunca, hasta hace unas semanas. Lo encontré en una librería de mi barrio a un precio ridículo (2,5€, lo que demuestra lo que valoramos la cultura en este país) y me entregué a su lectura de una manera probablemente desmesurada. Mi amigo Antonio me preguntó la semana pasada si creía que este libro había sido capaz de resistir el tiempo y yo creo que sí lo ha hecho y que quizá hoy más que nunca sea recomendable releer este tipo de cosas.

Amador es el hijo de Fernando Savater, un chaval al que su padre le dedicó dos obras imprescindibles para intentar explicar a un adolescente lo que es la ética y lo que es la política, o lo que ambas pretenden ser. No es moco de pavo precisamente, dos obras sin duda ambiciosas que sin embargo consiguen explicar con palabras sencillas lo que de otro modo quizá nadie entendería. Yo nunca he entendido por qué un hombre como Savater se dejó meter en política pero he releído con absoluto paladeo su Política para Amador y me he hecho infinidad de preguntas, sobre mí misma, sobre lo que estamos viviendo, sobre lo que buscan los que quieren guiar este país, sobre hacia dónde vamos… Demasiado para explicarlo en este post, pero una relectura obligada para las personas que hoy tenemos entre veinte y cuarenta años.

Valoración: 8,5

Los juegos del hambre. Suzanne Collins.

Si me llegan a decir que yo leería este libro, directamente no me lo creo. Literatura juvenil de aventuras, de la que me siento tan lejana y tan desvinculada, pero debo reconocer que me lo pasé bien con este libro y que consiguió engancharme. Se trata de una trilogía y me temo que no he comprado los otros dos (la edición digital de éste la adquirí en un Kindle Flash), por lo que veo difícil que continúe con ella. No ha sido capaz de picar suficientemente mi curiosidad, aunque lo he disfrutado.

Los juegos del hambre es la típica novela adolescente, llena de aventuras y una especie de idealismo juvenil, con todos los ingredientes para convertirse en el éxito de ventas que ha sido. Pero no deja de ser una lectura divertida.

Valoración: 7





Y hasta aquí puedo leer. Ahora estoy con un libro de David Trueba, al que nunca he leído. A ver si me animo a contaros qué tal. 

6 comentarios:

  1. Al de Almudena Grandes le tengo muchas ganas, que es una autora que me gusta mucho. Y me has dejado con ganas de estrenarme con Savater. Si creo que hasta tengo un libro por casa suyo. Mañana buscaré. Pero éste iré a la biblio, a ver si hay suerte.
    Y que no te importe la cantidad de libros. Lo importante es disfrutarlos, ya sean muchos o pocos. Además, a medida que vaya creciendo tu hija verás como poco a poco tendrás de nuevo más tiempo para leer.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. A ver si es verdad Margari... me cuesta sacar tiempo hasta de debajo de las piedras!

    ResponderEliminar
  3. Me siento identificada... yo leía mucho y no sé qué pasa conmigo, pero también estoy en el camino de vuelta a la lectura.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Cosas de la vida Ali EB, en mi caso que tener una hija, un trabajo y otras aficiones hacen que el tiempo no se estire todo lo que me gustaría.

    ResponderEliminar
  5. A mí la trilogía de "Los juegos del hambre" me atrapó,y más aún, después la saga "Divergente" en la misma línea de literatura para adolescentes. Fíjate que ahora ando enganchada a Harry Potter. El de Almudena estoy deseando leerlo, de Savater hallé el otro día por casa el de ética, el de política no, pero también ando pensando releerlos. Allende no me tienta, mira que "El amante japonés" me gustó, pero no para volver a ella, yo también me quedo con Gabo y Vargas Llosa. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Hola, he leído el libro y visto la película, y puede que sea por mi edad, pero me ha parecido un poco pesada, al menos la peli.
    En fin, cierto es que no es mi tipo de literatura favorita, y que probablemente mis 47 años pidan otra cosa, pero como es un vicio, pues leo lo que sea.
    Si piensas en regalar el libro, adelante, pero si buscas alguna otra cosa, pincha en este enlace y verás cuantas cosas chulas hay http://mochilasyregalos.com/es/regalo-original_c79659/
    Saludos

    ResponderEliminar

Este blog no es nada sin tus comentarios :)